TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO A LAS DOCE TRIBUS, LA FE Y SU FRUTO. PREFACIO. Dr. Stephen E. Jones

Muchos en el pasado han luchado con el supuesto conflicto entre Santiago y Pablo sobre el tema de la ley y la fe. Ambos coinciden en que la fe necesita "fruto"para ser considerada auténtica.



Dr. Stephen E. Jones

A menos que se indique lo contrario:
Escritura tomada de la
New American Bible Standar
© Derechos de Autor Fundación Lockman 1960, 1962, 1963, 1968, 1971, 1972, 1973, 1975, 1977, 1995. Usado con permiso.
Publicado por:
Ministerios Reino de Dios
6201 University Ave. NE
Fridley, MN 55432 (EE.UU.)
Precio sugerido:
$ 15.00 cada uno
Se concede permiso para copiar y citar libremente
de esta publicación con fines no comerciales.

© Copyright 2012
Reservados todos los derechos
Impreso en EE.UU.

Tabla de contenido:




Prefacio


Sería difícil entender la epístola de Santiago, aparte de su contexto histórico.

Santiago fue el primer obispo de Jerusalén, llamado a dirigir la "iglesia madre" después del martirio del otro Santiago, cuya historia se narra en Hechos 12. Este "Santiago el Menor" era el discípulo con ese nombre, y que no debe confundirse con el hermano de Jesús, que también se conoce con el mismo nombre y que escribió la epístola que estamos estudiando.

Santiago había regresado a Jerusalén de un viaje evangelístico en España, porque deseaba celebrar la Pascua allí. Lucas también nos dice en Hechos 12 que después de que Santiago murió, Pedro escapó a Cesarea, el puerto romano en la costa de Judea. Encontró protección de la guarnición romana, aunque el propio Herodes lo siguió e intentó detenerlo. Herodes murió allí, debidamente juzgado por Dios, y Pedro entonces comenzó su ministerio a otras partes del imperio.

Esto ocurrió en el año 44 dC, justo once años después de que Jesús fue crucificado. La resurrección de Cristo finalmente lo hizo un firme creyente, mientras que antes leemos en Juan 7: 5, "Porque ni aun sus hermanos creían en él". Por lo tanto, este Santiago no era uno de los doce discípulos originales.

La carta de Santiago se dirige a las doce tribus, diez de las cuales habían sido dispersadas 700 años antes, cuando la casa de Israel dejó de existir. Las otras dos tribus, aunque encontraron un hogar en Judea, tenían muchos compatriotas que residían en el extranjero. Santiago no tenía la intención de limitar su epístola a unos u otros, sino que se dirigió a todos ellos.


Es importante, por tanto, tener en cuenta a quienes fue dirigida la epístola, porque Santiago abordó las razones de la dispersión de Israel. Él da consejos prácticos sobre cómo vivir una vida santa, mientras que se está en cautiverio, lo que es aplicable también a un público más amplio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario