TRADUCTOR-TRANSLATE

FE VERDADERA versus PERSUASIÓN (Cristianismo Sionista: la locura judaizante reaparece en los tiempos finales) (Hebreos 10), Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 10
Hebreos 10:
Fe verdadera y fe falsa (persuasión)


El noveno capítulo de Hebreos ya se ha discutido la diferencia básica entre el Antiguo y el Nuevo Pacto en términos de los dos tabernáculos -terrenal y celestial- así como la importancia de la sangre en la ratificación de cada convenio. Llegamos ahora al capítulo 10, que en muchos aspectos es una continuación del capítulo 9.

1 Porque la ley, ya que sólo tiene la sombra de los bienes venideros, no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios, que se ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan. 2 De lo contrario, ¿no habrían cesado de ofrecerse, porque los adoradores, una vez purificados, ya no hubieran tenido conciencia de pecado?

El autor apunta que la continua repetición de los sacrificios "año tras año", muestra la insuficiencia de cada sacrificio. Después de todo, si un sacrificio sólo era eficaz por un año (desde el Día de la Expiación hasta el mismo día en el año siguiente), entonces, en el mejor de los casos podía perfeccionar a un hombre sólo temporalmente, es decir, para un solo año.

Sin embargo, incluso entonces, es claro que tales sacrificios de sangre en realidad no perfeccionaban a nadie, ni siquiera temporalmente, porque si se hubiera perfeccionado la nación durante el año siguiente, no habría habido necesidad de matar a otro macho cabrío el próximo año para cubrir los pecados de la gente.

El hecho es que, el Día de Expiación CUBRÍA el pecado, pero no QUITABA el pecado. Este es el significado de Yom Kippur, el "Día del Perdón". La palabra hebrea Kippur significa "cubierta", no eliminación. De hecho, aquí está la diferencia esencial entre los dos machos cabríos que eran elegidos para la ceremonia del Día de la Expiación.

La primer macho cabrío era sacrificado y su sangre era rociada sobre el propiciatorio del Arca en el Lugar Santísimo. Aprendemos de la razón por a que el sumo sacerdote entraba en el Lugar Santísimo una vez al año mediante la lectura de Levítico 16:17,

17 Cuando él entre a hacer la expiación [CUBIERTA] en el santuario, nadie estará en la tienda de reunión hasta que él salga, para que pueda hacer expiación por sí y por su casa y por toda la asamblea de Israel.

Entonces el sumo sacerdote tenía que poner las manos sobre la cabeza del segundo macho cabrío, imputar todas las iniquidades del pueblo sobre él, y enviarlo con vida al desierto, a un lugar solitario no habitado por personas (Lev. 16:22). Este segundo macho cabrío significaba la eliminación del pecado de la gente. Su función era completamente diferente de la del primer cabro, que se limitaba a cubrir pecado.

Porque cubrir el pecado significa ponerlo fuera de la vista, algo como poner una manta sobre la tierra en la casa de uno. Porque quitar el pecado es sacar realmente la suciedad de la casa, para que esté realmente limpia.

Estas dos ceremonias establecen la distinción entre dos formas de justicia. El primer tipo es justicia imputada, que se discute en detalle en Romanos 4, donde la palabra griega logizomai se usa 15 veces y se traduce como "imputar, hacer cuentas, o contar". Imputar justicia en realidad no hace a una persona realmente justa, pero hace a una persona legalmente justa, es decir, justa ante los ojos de Dios y de Su Ley.

El gran ejemplo dado en Romanos 4:17 es el hecho de que Dios llamó a Abraham "padre de muchas naciones" cuando, en realidad, no tenía hijos en el momento. El verso dice que Dios "llama las cosas que no son como si ya existiesen" (Diaglotón Enfático). La versión King James dice, "llama las cosas que no son, como si fuesen".

Por esta definición de "imputar", vemos que a pesar de que en realidad no son justos, Dios llama a lo que no es como si se tratara. En otras palabras, a pesar de que no estamos realmente perfeccionados hoy, sin embargo, Dios nos llama justos. Lo hace sobre la base del primer cabro -Jesucristo- cuya sangre ha cubierto nuestro pecado.

Sin embargo, se necesitará un segundo cabro, una Segunda Venida de Cristo, para eliminar realmente el pecado de nuestro ser. Los dos cabros en el Día de la Expiación profetizaban de las dos venidas de Cristo y el efecto de cada uno de nosotros en la medida en que se refiere a la perfección o maduración.

Aun así, el hecho de que estos dos cabros en el Antiguo Testamento eran animales y no Jesús mismo, significa que los animales fueron tipos de Cristo imperfectos. Por esta razón se lee en Heb. 10: 4,

4 Porque es imposible que la sangre de los toros y de los machos cabríos pueda quitar los pecados.

Esto se muestra sobre todo en el hecho de que tenían que pasar cada año por la misma ceremonia el Día de la Expiación. Pero Jesús, que cumplió como primer cabro en Su Primera Venida a través de Su muerte en la cruz, nunca más tendrá que morir por el pecado. Sin embargo, también debe venir de nuevo con el fin de cumplir con el tipo del segundo cabro, que fue enviado al desierto para quitar el pecado del pueblo.

El desierto es un tipo de la Tierra. En este caso, Cristo se envía desde el verdadero Tabernáculo en el Cielo al desierto de la Tierra con el fin de quitar el pecado. Esta Segunda Venida será una obra viva. Mientras que Él vino la primera vez a morir para cubrir el pecado, de nuevo vendrá completamente vivo para quitar el pecado de nosotros.

Otra forma de ver esto es ver que somos el verdadero templo de Dios, en donde Él mora ahora. Entonces, no sólo va a volver desde el Cielo mismo, sino que también saldrá de nuestros seres más íntimos (nuestro Lugar Santísimo). En este modo de hablar, Él se "manifiesta" en los hijos de DiosY en la manifestación, o salida a la luz, Él quitará el pecado de nuestros corazones. Esta será la perfección de los hijos de Dios que heredarán la Primera Resurrección.

Volviendo a nuestro estudio en Hebreos, el autor nos dice que la continua repetición de sacrificios año tras año, es un recordatorio de que aún somos pecadores y que el pecado aún no se ha eliminado:

2 De otra manera, ¿no habrían cesado de ofrecerse, porque los adoradores, una vez habiendo sido purificados, ya no tendrían conciencia [recuerdo] de los pecados? 3 Pero estos sacrificios son un recordatorio de los pecados año tras año. 4 Porque es imposible que la sangre de toros y machos cabríos quite los pecados.

Así, durante todo el período del Antiguo Testamento de sacrificios de animales, las ceremonias tuvieron que repetirse continuamente, y esto sirve como un recordatorio de que los sacrificios de animales fueron sólo un tipo imperfecto y la sombra de algo más grande aún por venir. Ese mayor sacrificio vino en la persona de Jesucristo, que murió en la cruz. Pero debido a que había dos cabros, y no sólo uno, Cristo todavía tiene que cumplir con el resto de la Ley. Por esta razón, aunque en realidad somos imputados justos, todavía no somos realmente justos. Todavía no se ha manifestado en nuestros cuerpos, nuestros templos -para llevarse nuestros pecados a un lugar solitario.

Hay algunos que enseñan lo que se llama "la obra terminada de Cristo". Se basa en la declaración de Jesús en la cruz, diciendo: "Todo se ha cumplido". El problema es que Jesús no definió "la misma". Si Él hubiera querido decir que se había cumplido toda la Ley, habría sido incorrecto, pues aún quedaba mucho por cumplirse. El hecho más evidente es que Él cumplió la Pascua el día que murió, pero Él no cumplió con la Ofrenda de la Gavilla hasta que fue levantado de entre los muertos y se presentó ante el Padre. Luego pasaron otras siete semanas antes que la fiesta de Pentecostés se cumpliera, como se registra en Hechos 2. ¿Y qué diremos de la Fiesta de los Tabernáculos, que aún tiene que cumplirse? Del mismo modo, el segundo macho cabrío en el Día de la Expiación no se ha cumplido, junto con la segunda paloma de Levítico 14, que también habla de Su Segunda Venida.

Es claro, entonces, que cuando Jesús dijo: "Consumado es," El quería decir que había terminado su primera obra y el propósito de Su Primera Venida. Se terminó la obra del la primer cabro y la primera paloma. Se terminó la obra de la Pascua. Sin embargo, debido a que quedaba aún más por cumplirse, no nos es posible tomar Su declaración como el cumplimiento de todos los tipos y sombras de la Ley. Por esta razón, ahora estamos casi 2.000 años después de la cruz, pero aún no puede verse que todas las cosas estén debajo de Sus pies (Heb. 2: 8). Así vemos que Jesús "consumó" Su obra en la cruz, pero esto no significa que toda Su obra se completara.

Me acuerdo de un tiempo anterior cuando terminó Su obra de creación. He. 4: 3 dice, "Sus obras estaban acabadas desde la fundación del mundo", después de lo cual reposó en el séptimo día. Sin embargo, cuando Jesús fue acusado de trabajar en el sábado por la curación de las personas, Él respondió en Juan 5:17, "Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo también trabajo". En otras palabras, el hecho de que Dios terminó Su obra de creación no significaba que había dejado de funcionar por completo. Así también es con la obra de Jesús en la cruz. Que la obra de la muerte estaba terminada, pero eso no quería decir Jesús se retiraría de toda obra. Ciertamente, había una segunda obra de Cristo por realizar, y por esta razón hay un Segundo Advenimiento.

Sin conocer estas verdades fundamentales como se revelan en la Ley, hay algunos maestros de la Biblia que han entendido mal He. 10: 2 en el asunto de "conciencia de pecado". Esto debe tomarse en su contexto, donde significa que los sacrificios anuales eran un recordatorio de que la sangre de los animales nunca podría llevar al hombre a la perfección, y que precisaría un mayor sacrificio para llevar a cabo esta obra.

Sin embargo, algunos han pervertido las Escrituras en el sentido de que el problema no es que el hombre es un pecador, sino que él cree que es un pecador. Dicen que cuando él cree que es un pecador, entonces él es como piensa. De acuerdo con este punto de vista, el pecado se define como ignorancia, más que como una ofensa contra Dios y el hombre. La solución, entonces, es que el hombre reciba una mejor enseñanza, en lugar de obtener perdón por la sangre de Cristo.

Este punto de vista dice que la solución se encuentra en un aula de iluminación, mientras que la Biblia nos lleva a la corte de justicia donde los delitos son tratados por la sangre.

Esta visión pervertida interpreta Hebreos 10: 2 en el sentido de que el problema del hombre es que él es consciente del pecado. La solución, entonces, es borrar de su mente todas las ideas "falsas" de que el hombre es un pecador en necesidad de redención. El hombre debe dejar de decir que él es un pecador y comenzar confesando que él es justo.

En otras palabras, el problema no es el pecado en sí, sino el reconocimiento del mismo. De alguna manera el reconocimiento crea la realidad, y nada existe de verdad en sí mismo, sino que deriva de su existencia puramente por el proceso de pensamiento del hombre. Y, por supuesto, el siguiente paso lógico en esta forma de pensar, es decir que el hombre crea a Dios a su propia imagen. Dios sólo existe si los hombres piensan que Él existe, porque deriva su existencia misma del hombre.

Si una confesión de la justicia se realiza sobre la base de la muerte de Cristo en la cruz, no hay ningún problema en ello. Ciertamente, aquellos cuyos pecados han sido cubiertos en realidad debería creer que Su sangre cubre el pecado y seguir adelante con el negocio de aprender a seguir Su dirección. Aquellos que no pueden hacer esto sufren de una falta básica de fe, porque ellos no creen realmente que la sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1: 7). Ciertamente, hay una necesidad de perdonarse a uno mismo, sabiendo que Dios también nos ha perdonado de nuestro pecado.

El evangelio pervertido, sin embargo, se niega a creer que el hombre fue alguna vez un pecador. El problema, dicen, es que el hombre piensa que es un pecador y hace la confesión, pero en realidad nunca había sido pecador en absoluto. "Pecado" es solamente la ignorancia, dicen, y en este caso, el pecado es la ignorancia del hecho de que el hombre no tiene pecado, excepto lo que confiesa por sí mismo. Pero tal perversión es desconocida para el apóstol Juan, quien escribió en 1 Juan 1: 8-10,

8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Juan dice que el pecado es anarquía, no ignorancia (1 Juan 3: 4). La solución no es negar la existencia de la condición humana pecadora, sino confesar que de hecho existe y que por lo tanto estamos en necesidad de un Salvador para pagar el castigo por ese pecado. Sin embargo, se sorprendería mucha gente al saber que el mayor y más exitoso ministerio "Cristiano" en Estados Unidos, visto por millones de personas semanalmente, está dirigido por un pastor que enseña esta perversión del evangelio. Él es tan suave, sin embargo, que la mayoría de la gente ni siquiera se da cuenta de lo que está haciendo. Por esta razón, es importante que entendamos la base de nuestra fe y el propósito de la muerte de Cristo en la cruz, para que no seamos engañados por un falso evangelio.

5 Por lo cual, entrando en el mundo, dice: "Sacrificio y ofrenda no has deseado, pero un cuerpo has preparado para mí; 6 Holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron".7 Entonces dijo: "he aquí, he venido (en el rollo del libro está escrito de mí) para hacer tu voluntad, oh Dios".

Esta es una cita de la versión de los Setenta del Salmo 40: 6-8, que es la traducción griega del Antiguo Testamento utilizada ampliamente en el primer siglo. David conocía la mente de Dios en este asunto del sacrificio. No es que la sangre no fuera importante e ineficaz, sino más bien que la sangre de los animales era sólo un tipo y sombra imperfecto. Ninguna cantidad de sangre animal podría llevar a cualquier hombre a la perfección. Pero David profetizó de un mayor sacrificio aún por venir. Tomaría la forma de "CUERPO has preparado para mí".

El autor de Hebreos nos dice que este era el cuerpo de Cristo, que se hizo el verdadero sacrificio por el pecado. En la encarnación en Belén, Dios tomó sobre sí un cuerpo en la Persona de Jesucristo, como Éxodo 15: 2 también profetizó, diciendo:

2 Yahweh es mi fortaleza y mi canción, y ha sido mi Yeshua; este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y le ensalzaré.

Yeshua era el nombre hebreo de Jesús, que significa "salvación". Yeshua era el nombre del "cuerpo" que el Yahweh tomó. La deidad de Cristo se expone aquí, así como el misterio de la encarnación y de cómo Dios tomó forma humana a través del nacimiento virginal de María.

La traducción Septuaginta del Salmo 40 es citada en el libro de Hebreos, "un cuerpo has preparado para mí". Pero el texto hebreo dice de manera diferente, como notamos al ver el Salmo 40: 6, donde dice: "has abierto mis oídos".

No está claro por qué hay una discrepancia entre las versiones griegas y hebreas del Salmo 40: 6Sin embargo, la conexión entre los dos indica que la apertura de los oídos califica al "cuerpo" para hacer lo que sea necesario para cumplir con el verso. Abrir los oídos hace referencia a la Ley del Siervo Voluntario (dispuesto) en Éxodo 21: 5 y 6, como hemos explicado en el capítulo tres. Abrir el oído de esta manera significaba proféticamente que el esclavo había "escuchado" la voz de Su amo. En el idioma hebreo, la palabra Shemá significa tanto oír como obedecer. En esencia, como David nos dice, este esclavo voluntario (Jesús) dice: "Mis oídos Has abierto. . . He aquí, yo he venido a hacer tu voluntad, oh Dios".

Jesús vino como el Siervo Sufriente de Isaías 53, y el libro de Marcos lo presenta como el gran Siervo, cuando Mateo presenta a Cristo como el Rey. Los esclavos eran generalmente obligados por ley a ser obedientes, a menudo con el fin de pagar una indemnización por el pecado. La intención de Dios al legislar esta Ley de la Esclavitud era poner al pecador bajo la autoridad de un redentor santo, que le enseñara los caminos de Dios con el ejemplo. Por lo tanto, después de seis años de ver a Cristo en su maestro, pudiera ser que el esclavo llegase a quererlo tanto que él nunca querría partir.

David usa esta ley para profetizar de Cristo, y el libro de Hebreos aplica este pasaje a Jesús. Él es el gran Siervo que voluntariamente trata de hacer la voluntad del Padre, no por fuerza, sino porque él y Su Padre son uno (es decir, que están de acuerdo). Ese es el "cuerpo" que fue preparado para él. Fue cualitativamente diferente de los cabros, que generalmente tenían que ser arrastrados al atrio exterior y atados a los cuernos del altar para evitar que se escapasen. Jesús vino voluntariamente como un cordero.

Diciendo más arriba: Sacrificio y ofrenda, holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni en ellos te complaciste (las cuales cosas se ofrecen según la ley), 9 ha dicho luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer lo segundo. 10 En la cual voluntad hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

Este cuerpo voluntario, que estaba dispuesto a hacer la voluntad del Padre y morir en la cruz, es lo que nos santifica. Se nos diferencia para el servicio divino de una manera que ningún cabro ni ningún otro animal podrían hacer. Esta es la razón por la que la primera forma de sacrificios tuvo que ser quitada con el fin de establecer lo segundo.

11 Y en verdad todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; 12 pero Cristo, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados, para siempre se ha sentado a la diestra de Dios, 13 esperando de ahí en adelante hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;

Aquí vemos que la obra terminada de la cruz dio lugar a Su ascensión al Trono en el Cielo, donde espera el momento en que "sus enemigos sean puestos por escabel de sus pies". ¿Qué significa esto?¿Qué es un escabel para pies?

Un escabel es un reposapiés para los pies, de modo que los pies de uno no tengan que colgar hacia abajo y girar alrededor. Sentarse en una silla con uno de los pies en el suelo es incómodo. Esto se utiliza como una metáfora para mostrar que la Tierra es estrado de Sus pies. En Isaías 66: 1 Dios dice: "El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies".

Esto no indica que Dios desprecia la Tierra o la materia como malas. Los griegos eran de la opinión de que el espíritu era bueno y la materia era mala. Ellos enseñan que la materia fue creada por el Demiurgo, que es, al diablo. Pero la Escritura enseña que la Tierra fue creada por Dios mismo, y que entonces dijo que todo era "muy bueno" (Génesis 1:31).

Por eso, cuando Dios declara que la Tierra es el estrado de Sus pies, es una indicación de que la Tierra es necesaria para su "comodidad". Y aunque se siente en Su trono en el Cielo, la Tierra es el lugar de Sus pies. Se hace alusión a la finalidad misma de la Creación, que ha de manifestar Su gloria en la Tierra (Núm. 14:21 ). También insinúa el significado del Consolador, que es el Espíritu Santo que fue enviado a la Tierra (Juan 14:26). En un sentido, un estrado es un consolador para los pies de uno. También prefigura el hecho de que Jesucristo vendría a la Tierra en la carne, y que el Espíritu Santo Consolador iba a habitar en nuestra carne como un templo de Dios.

A pesar de que era incomprensible para un griego que un buen Dios pudiera habitar en carne "mala", las Escrituras enseñan claramente que somos el templo de Dios, en quienes habita Dios. Dios no tiene en cuenta este tipo de templos materiales como dignos de Su presencia. Él no está contaminado por el mal en la vivienda de nuestros corazones por la fe. Por lo tanto, los conversos griegos a Cristo tenían que cambiar toda la base de su anterior punto de vista sobre Dios y Su carácter.

14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

Como he mostrado anteriormente, hay dos obras de Cristo, pero sólo "una ofrenda". Ese ofrecimiento fue hecho en su primera obra, pero la plena aplicación de esta perfección, pasando de una justicia imputada a una justicia real, tendría que llevarse a cabo por dos venidas de Cristo, no sólo una.

15 Y el Espíritu Santo también nos da testimonio; porque después de haber dicho, 16 "Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor; Pondré mis leyes en su corazón, y en sus mentes las escribiré", Luego dice, 17 "y de sus pecados y de sus iniquidades no me acordaré más".

Esto es obviamente una referencia a la Nueva Alianza, ya que la Vieja se ha limitado a imponer la norma de justicia de la Ley sobre la gente en contra de su voluntad. El Antiguo Pacto impone la Ley para restringir su corazón sin Ley, mientras que el Nuevo Pacto en realidad cambia el corazón por el poder del Espíritu Santo, para que nos acerquemos a un acuerdo con Él. De ese modo, escribe Sus leyes en nuestros corazones. La intención de la carne, que está en enemistad con Dios, es crucificada con Cristo. El nuevo hombre que ha sido engendrado en nosotros es "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria". Ese hombre nuevo es perfecto y no puede pecar, porque es nacido de Dios (1 Juan 3: 9) por el mismo principio que el mismo Jesús fue engendrado de Dios en María.

Es que el hombre de la nueva creación en todos los creyentes viene al Padre, tal como lo hizo Jesús, diciendo: "He aquí, vengo para hacer tu voluntad". Ese hombre de la nueva creación es uno con Su Padre celestial tanto como Jesús era uno con Su Padre celestial. Ese hombre nuevo tiene la Ley de Dios escrita en su corazón, por lo que no tiene ningún deseo de pecar, incluso si el viejo sigue creciendo en deseos sin Ley.

18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.

En otras palabras, Cristo vino a morir como el Sacrificio perfecto, "una vez por todas", para obtener el perdón para nosotros. Desde entonces, ha hecho que, "ya no haya ofrenda por el pecado". Recordemos de Hb. 6: 6 que si un creyente cristiano vuelve al judaísmo, con su sistema de sacrificios, no hay manera de que pueda encontrar un remedio para su pecado en esa vieja religión. Los sacrificios del judaísmo por el pecado, ahora que el verdadero Sacrificio ha llegado, ya no son aceptables a Dios.

La única manera de encontrar el perdón, entonces, es el verdadero Sacrificio de Cristo. Y donde hay perdón, "ya no hay ofrenda por el pecado". Ningún creyente en Cristo tiene que depender de los sacrificios de animales en el templo carnal en Jerusalén, realizados por sacerdotes de Aarón.

19 Así que, por lo demás, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, 20 por un camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, 21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, 22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Con los antiguos sacrificios de animales inutilizados, tenemos "un camino nuevo y vivo" para acercarse a Dios. Es por la sangre de Jesús, y no por la sangre de los toros y cabros. Y es la única manera por la cual los hombres pueden acercarse a Dios, ya sean judíos, griego, esclavo o libre. El mismo Jesús dijo en Juan 14: 6,

6 .. . Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Hay quienes han pervertido estos pasajes en el sentido de que si un cristiano peca, no hay manera de que pueda volver a ser salvado. Si eso fuera cierto, entonces yo reto a cualquiera que me muestre un verdadero creyente que no ha pecado después de ser salvo. El mismo Juan nos dice que los creyentes deben confesar sus pecados para ser perdonados por ellos (1 Juan 1: 7-10). ¿Si el perdón no se da a quienes pecan después de convertirse en cristianos, entonces, ¿cómo es que Juan les ofrece el perdón mediante la confesión?

No, los únicos que se atreven a creer tal doctrina son los que se creen estar perfeccionados. Oro para que Dios en Su misericordia haga que tropiecen, revelando así sus corazones, para que puedan aprender algo de la humildad que tanto necesitan.

La verdad es que tenemos un camino nuevo y vivo abierto a nosotros por la sangre del sacrificio perfecto por el pecado, introducida en el santuario celestial por el mismo Sumo Sacerdote. Este es el fundamento de nuestra fe.

23 Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió.

El libro de Hebreos está más preocupado por que los cristianos, especialmente los cristianos hebreos, vuelvan a caer en la religión del judaísmo, con su dependencia de los sacrificios y templos carnales y el viejo orden de sacerdotes. Por lo tanto, los exhorta a aferrarse a la Nueva Alianza "sin vacilar".

24 y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Los creyentes, especialmente en Jerusalén, habían seguido el culto en el templo cada día de reposo mucho después de la época de Cristo. Pero en las semanas después de Su resurrección, Él se había reunido con ellos todos los domingos (octavo día) durante los cincuenta días previos a Pentecostés. No todas estas reuniones fueron fechadas, por supuesto, pero las que fueron fechadas siempre se decía que eran en el octavo día (o el primer día de la semana). Comenzó con el día de Su resurrección (Juan 20: 1,19). La siguiente aparición fue "después de ocho días" de nuevo (Juan 20:26). Esto estableció la práctica apostólica de reunirse el primer día de la semana, por lo visto les explicó el significado de la Fiesta de las Semanas y cómo se establecía un nuevo día de reposo (shabat) sobre la base de Su resurrección. Hemos hablado de esto en un capítulo anterior.

El problema, sin embargo, estaba en el hecho de que los cristianos judíos de Jerusalén todavía estaban atados al viejo culto del templo. El propio Santiago fue llamado "Santiago el Justo" o "Santiago el Recto", y fue venerado en el templo incluso por los judíos no cristianos, hasta su martirio allí en el 62 dC. Los cristianos de Jerusalén se inclinaban hacia atrás tratando de demostrar que son respetuosos de la Ley, y por esta razón se reunían en el templo como judíos en el antiguo día de reposo y luego en las casas como cristianos en el nuevo día de reposo.

Durante esas décadas de transición, la Iglesia de Jerusalén siguió dependiendo en gran medida del templo y continuó ofreciendo sacrificios de animales. En efecto, ellos simplemente añadían Jesús al judaísmo. Es por esta razón que el libro de Hebreos fue escrito. Era a romper su dependencia de judaísmo y su Antiguo Pacto en favor de la nueva manera con su Nuevo Pacto.

Y así, el autor de Hebreos alienta a los cristianos hebreos a no abandonar el reunirse como cristianos (10:25). Algunos, sin duda, sentían que los rituales sabáticos en el templo satisfacían sus necesidades, y no sentían particular urgencia acerca de encontrarse como cristianos separados al día siguiente. Esto fue parte del problema más grande abordado por este libro.

26 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, 27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

Una vez más, somos llevados de vuelta al tema que nos ocupa, que es el propósito del libro de Hebreos. A los que pensaban que los rituales del templo, los sacrificios, los sacerdotes y los sábados eran suficientes, se les recuerda que el templo no contenía nada por lo cual un hombre podía obtener un verdadero sacrificio por los pecados. Cualquier persona dependiente de tales sacrificios de animales, y cualquier persona que siguiera identificándose con el judaísmo, sólo podía esperar recibir los juicios sobre Jerusalén, de los que Jesús había profetizado. Jesús profetizó de Jerusalén y su destrucción a manos de los romanos en Mat. 22: 7, diciendo:

7 Pero el rey [es decir, Dios] se enfureció y envió a sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos, y estableció su ciudad en llamas.

Una vez más, Jesús dijo en Mat. 23:38, He aquí vuestra casa os es dejada desierta!" Estas profecías fueron sólo una continuación de las palabras similares de Isaías y Jeremías y muchos otros profetas, que hablaron de la destrucción de Jerusalén. En el momento en el libro de Hebreos fue escrito, estas profecías estaban al menos cerca de ser cumplidas. Era urgente, pues, que Hebreos se escribiera con el fin de que la fe de los cristianos hebreos no se rompiese cuando la ciudad y el templo fueran destruidos.

28 El que viola la ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. 29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha pisoteado al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?

¿Quién son los que podrían estar en peligro de pisotear al Hijo de Dios y despreciar Su sangre? Evidentemente, los cristianos hebreos que no se desconectaban de la Antigua Alianza y su sistema religioso en Jerusalén. Parecían a considerar la idea de que el Antiguo y el Nuevo Pacto podían ser disfrutados de forma simultánea y sin conflicto. Pero el libro de Hebreos fue escrito para refutar esa idea, diciendo que cualquiera que siga dependiendo de los sacrificios de animales "ha pisoteado al Hijo de Dios". Cualquiera que depende de la sangre de animales para su purificación "ha tenido por inmunda la sangre de el (nuevo) pacto en la cual fue santificado". Además, "ha insultado al Espíritu de Gracia".

Aquellos que hoy piensan que Dios tiene la intención de volver a la Antigua Alianza, o de añadir los sacrificios de animales a la Nueva Alianza, son culpables del mismo insulto al Espíritu de Gracia y necesitan arrepentirse, para que la próxima destrucción de Jerusalén no destruya su fe también. En muchos sentidos, nos estamos acercando a la misma situación que se vio cuando Hebreos fue escrita.

30 Pues conocemos al que dijo: "Mía es la venganza, yo pagaré". Y también: "El Señor juzgará a su pueblo". 31 Es un Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo.

Esta cita es de Deut. 32:35. Es particularmente significativo, porque el contexto identifica el problema del primer siglo. Los versículos 37 y 38 de lectura,

37 Y dirá: "¿Dónde están sus dioses, la roca en que buscaban refugio, 38 que comían el sebo de sus sacrificios, y bebían el vino de sus libaciones? ¡Que se levanten y os ayuden, sean ellos vuestro amparo!"

En otras palabras, Moisés habló del juicio sobre las personas en el momento en que rechazaran a su Dios. Moisés profetizó de Jesucristo, que era el Dios del Antiguo Testamento, así como del Nuevo. Él predijo el día en que la religión misma rechazaría al verdadero Dios, y luego, en el tiempo de su aflicción, clamarían a Dios por ayuda. Dios les dice que clamen a sus falsos dioses en busca de ayuda. "Sean ellos vuestro amparo", les dice. Pero, por supuesto, que no iban a recibir ninguna respuesta y ninguna ayuda.

Esto se cumplió en el tiempo de Jeremías cuando Jerusalén fue destruida por primera vez por los babilonios. Se volvió a cumplir en el año 70 cuando la ciudad fue destruida otra vez por Roma. Volverá a ser cumplido en nuestros días, con el fin de cumplir con la palabra de Jeremías, que nos dice que la ciudad sería quebrada de tal manera que nunca más será reconstruida (Jer. 19:10,11). Puesto que la ciudad fue reconstruida después de las dos primeras destrucciones, todavía debe ocurrir una tercera destrucción que cumpla la Palabra.

Aquellos cristianos actuales que apoyan al estado actual de Israel en su rechazo de Jesucristo, y que apoyan el movimiento de vuelta bajo el Antiguo Pacto y el sacrificio de animales en un templo en la Jerusalén terrenal, están en peligro del juicio que ha de venir sobre Jerusalén. La forma de evitar tal juicio es adherirse plenamente a la Nueva Alianza y dejar de tratar de fusionar Cristo con el sistema religioso del Antiguo Testamento que fue abolido hace mucho tiempo.

32 Pero recordar los días pasados, cuando, después de haber sido iluminados, sufristeis gran combate de padecimientos, 33 por una parte, siendo hechos un espectáculo público en oprobios y aflicciones, y por otra, siendo partícipes con los que eran tratados así. 34 Porque tuvisteis compasión de los prisioneros, y sufristeis con gozo el despojo de vuestros bienes, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable posesión en los cielos.

¿A que "gran combate de padecimientos" se está haciendo referencia aquí? Se cuenta la historia con más detalle en el libro de Hechos. Los apóstoles fueron golpeados en Hechos 5:40. Esteban fue apedreado en Hechos 7:59. Saulo inició una persecución general de la Iglesia en Hechos 8, y escribió sobre ella años más tarde en Gal. 1:13,14, diciendo:

13 Porque vosotros ustedes habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, como solía perseguir a la iglesia de Dios sin medida, y la asolaba; 14 y yo estaba avanzando en el judaísmo a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo más celoso de las tradiciones de mis padres.

El apóstol Santiago fue ejecutado en Hechos 12: 2, y Pedro fue detenido con la intención de ejecutarlo también, si el ángel del Señor no le hubiera liberado. Todo el ministerio del apóstol Pablo vio problemas incitados contra él por las sinagogas, y más de una vez fue salvado por los soldados romanos de una muerte segura. Si Pablo de hecho escribió el libro de Hebreos, entonces debemos ver 1 Tes. 2: 14-16 como referencia cruzada:

14 Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de manos de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de manos de los judíos, 15 los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos expulsaron; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres, 16 impidiéndonos hablar a los gentiles para que éstos sean salvos; así colman ellos siempre la medida de sus pecados, pues vino sobre ellos la ira hasta el extremo.

La persecución se menciona en Hebreos 10 no es la persecución romana, que no comenzaría hasta el 64 dC. Es una referencia a la persecución de los cristianos por los sacerdotes del templo y gobernantes en Judea y en Jerusalén. El lenguaje utilizado en Primera de Tesalonicenses es similar al usado en Hebreos 10 y tal vez puede ser visto como evidencia de que Pablo escribió el libro de Hebreos. Ciertamente, Pablo sabía de esta persecución de primera mano, tanto como perseguidor bajo el judaísmo, y más tarde, como uno de los perseguidos bajo Cristo.

La intención de Hebreos 10: 32-34 es recordar a los cristianos hebreos que la misma religión del judaísmo, que algunos de ellos continuaron apoyando, era hostil a Jesucristo, y que rechazaba absolutamente la sangre del Nuevo Pacto que Él ofreció libremente. Porque permanecer en tal religión era arrojar su confianza en Cristo, porque leemos en los versículos 35, 36,

35 Por lo tanto, no perdáis vuestra confianza, que tiene una gran recompensa. 36 Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, podáis recibir lo prometido.

La clara implicación aquí es que si permanecían en el judaísmo estaban desperdiciando su confianza en Cristo. Habían, en efecto, vuelto a caer en el judaísmo, cuyos sacrificios animales ya no tenían ninguna eficacia en cuanto al perdón del pecado se refiere. Por lo tanto, tenían "necesidad de la resistencia (paciencia)" a fin de recibir la promesa. Otra forma de decirlo es la siguiente: Si permanecen en el judaísmo o depositan su confianza en los sacrificios del Antiguo Pacto, no van a recibir la promesa de Dios.

En otras palabras, que se asemejarían a aquellos israelitas que murieron en el desierto sin haber recibido las promesas (He. 3). Al igual que ellos, estos cristianos hebreos carecían de resistencia. Esto no quiere decir que no se puedan salvar, sino más bien que son descalificados para ser vencedores como Caleb y Josué.

37 Porque aún en muy poco tiempo, el que ha de venir vendrá, y no tardará. 38 Mas el justo por la fe vivirá; y si se vuelve atrás, mi alma no se complace en él.

El versículo 38 anterior es una cita de la traducción de los Setenta de Habacuc 2: 4. Es el verso el apóstol Pablo utiliza para establecer la justificación por la fe en Rom. 1:17 y de nuevo en Gal. 3:11. El texto hebreo de Hab. 2: 4 dice,

4 He aquí al soberbio: su alma no es recta dentro de él; pero el justo vivirá por su fe.

El texto de la Septuaginta dice:

4 Si retrocediere, mi alma no se complace en él; pero el justo vivirá por la fe.

Este último texto es el que se cita en Hebreos 10:38. Por lo que este capítulo termina con una advertencia a los judaizantes que tratan de subordinar a Cristo a la Antigua Alianza y que desprecian la sangre del verdadero sacrificio por el pecado, por seguir promoviendo la eficacia de los sacrificios de animales.

Esto es realmente acerca de la definición de la verdadera fe. ¿Es verdadera fe una cuestión de tener fe en Cristo, pero aún adherirse a los sacrificios de animales? No, según el autor de Hebreos. Esto debe servir como una advertencia a los cristianos sionistas y dispensacionalistas hoy, que de la misma manera enseñan y apoyan el retorno a la Antigua Alianza. Deben examinarse para ver si tienen una verdadera fe bíblica.

39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición [apoleia, "pérdida, perdición"], sino de los que tienen fe para preservación del alma.

El uso de la palabra griega apoleia en este verso nos lleva de vuelta a la situación con Judas en Juan 17:12, donde Jesús dijo de él,

12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió [appolumi, "se perdió"], sino el hijo de perdición [apoleia, "pérdida, perdición"], para que la Escritura se cumpliese.

Apollumi está relacionado con apoleia y apollyon. Cuando Jesús habló de las "ovejas perdidas de la casa de Israel" en Mat. 10: 6, la palabra griega que significa "perdida" es apollumi. La palabra relacionada, apollyon, a menudo se traduce como "destructor", y se utiliza en Rev. 9:11, pero realmente tiene que ver con pérdida o causar pérdida. El espíritu de Apollyon es el espíritu que hizo que la casa de Israel se convertirse en "perdida". En Heb. 10:39 la NASB traduce la palabra apoleia en el sentido de "destrucción". En Juan 17:12, sin embargo, se traduce la palabra como "perdición". Perdición es en realidad una palabra latina que significa "destruir o perder".

Jesús llama a Judas "el hijo de perdición". ¿Qué significa esto? El significado se ve claramente en el ejemplo real de Judas, lo que hizo, y lo que él representaba. Fue uno de los discípulos de Jesús, cuya fe se demostró ser falsa por su última traición, cuando asistió a los líderes judíos en la detención y la identificación de Jesús. En esto, Judas desempeñó el papel profético de Ahitofel, que había sido amigo de David y que le entregó en la revuelta de Absalón.

Entonces, el término "perdición", como es usado en las Escrituras, se refiere a uno que parece tener fe durante un tiempo, pero cuya la fe no persevera hasta el fin. Cuando la fe no resiste la prueba del tiempo, se demuestra que era mera persuasión, en lugar de una fe genuina. La persuasión logra convencer a alguien de la verdad; la fe es por el oír la voz de Dios. La primera es del alma; la segunda es del espíritu.

Cuando nos fijamos en el propósito del libro de Hebreos, podemos ver por qué 10:39 hablaría de los que retroceden para apoleia, "perdición, o pérdida". Así como los israelitas se habían "perdido" la promesa por su falta de fe, también los creyentes pueden perder la promesa de la fiesta de los Tabernáculos.

Dando un paso más allá, los creyentes cristianos también pueden llegar a ser como Judas, en que terminan del lado de los usurpadores en el intento de forzar a Jesús a que hiciera un milagro y se probara a Sí mismo mediante la manifestación de Su gloria. No hay duda de que Judas pensó que al traicionar a Jesús, él se vería obligado a hacer un gran milagro para librarse a Sí mismo de una muerte segura. Cuando esto no sucedió, se ahorcó (Mateo 27: 5).

Esencialmente, Judas no estaba de acuerdo con el método de Jesús para establecer Su Reino. Él pensó que podía ayudar a Jesús a convertirse en el Mesías aceptado por todos, pero su "ayuda" sólo sirvió para traicionarlo. Así como Judas traicionó a Jesús, ayudando a Sus enemigos a usurpar Su trono, hoy en día también muchos cristianos traicionan a Jesús, ayudando a los líderes judíos a usurpar Su Derecho de NacimientoTales cristianos desean tanto ver la Segunda Venida de Cristo que están dispuestos a tratar de forzar Su regreso, al alentar a los israelíes a adoptar una política de línea dura en contra de sus vecinos. Lo que realmente están haciendo es tratar de provocar el Armagedón con el fin de obligar a los judíos en su desesperación a reconocer a Jesús como el Mesías, y forzar el retorno de Jesucristo para salvar a los judíos de la destrucción.

Como parte de esta traición, estos "cristianos sionistas" han adoptado las mismas doctrinas que el libro de Hebreos pretende refutarEn esencia, han adoptado la idea de que el cristianismo de la Nueva Alianza cesará en la Segunda Venida de Cristo, y que el judaísmo del Antiguo Pacto triunfará al final.

El libro de Hebreos nos advierte que no debemos volver a entrar en el judaísmo, porque esto nos llevaría de nuevo a "perdición". Hacerlo sería "perder" algo. Debemos perseverar hasta el fin y ser firmes en nuestra fe en la Nueva Alianza, con sus cosas "mejores", su nuevo sacerdocio, y su sacrificio perfecto que tiene el poder de salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario