TRADUCTOR-TRANSLATE

LA IGLESIA (SAÚL) PERSIGUE A LOS VENCEDORES (GABAONITAS), Dr. Stephen E. Jones


Saúl persigue a los gabaonitas

Cerca de 400 años después de Josué, hubo hambre por tres años en Israel, y David consultó a Dios para encontrar la razón de ello. Dios le dijo que era porque Saúl había matado a muchos gabaonitas ( 2 Sam. 21:1 ). Así que David tuvo que restituir a los gabaonitas. Los gabaonitas exigieron que David les entregara siete de los hijos de Saúl para su ejecución ( 2 Sam. 21:6 ). David cumplió plenamente, y la hambruna terminó. Leemos en 2 Samuel 21:9,
9 Y él los entregó en manos de los gabaonitas, y ellos los ahorcaron en el monte delante de Jehová, y murieron juntos aquellos siete, lo cuales fueron muertos en el tiempo de la siega, en los primeros días, en el principio de cosecha de la cebada.
En otras palabras, los hijos de Saúl fueron condenados a muerte el día que el sumo sacerdote mecía la gavilla de las primicias de la cebada. Muchos años más tarde, fue en este día que Jesús resucitó de entre los muertos. Todas las historias de la Biblia acerca de la cebada y el día de la Cosecha de Cebada (es decir, la Ofrenda de la Gavilla Mecida) se refieren a la vida, la resurrección, o entrar en la filiación. Por tanto, es irónico que los hijos de Saúl fueran ahorcados el mismo día por la persecución de los gabaonitas debida al exceso de celo de su padre.
Saúl mismo fue coronado en el día de Pentecostés, o "de la cosecha de trigo" ( 1 Sam. 12:17 ). Como tal, es un primer representante de la Iglesia. Una vez que entendemos el simbolismo bíblico, tipos y sombras en la historia, es evidente que las siete iglesias ( Apoc. 1:4 ) bajo la unción de Pentecostés desagradan a Dios al perseguir a los vencedores que buscan servir al Dios de Sem en el Orden de Melquisedec. La Iglesia cree que hace un servicio a Dios al perseguir a estos "gabaonitas" pero en realidad, ellos están trayendo una hambruna sobre la tierra, un hambre de oír la Palabra ( Amós 8:11 ).
La lección que debemos aprender de esto es la siguiente: todos nacemos bajo la maldición de la Ley por el pecado de nuestro padre Adán. Dios en Su misericordia nos ha vendido a la tierra, que redimió nuestra nota de deuda. Por lo tanto, estábamos obligados por la Ley a trabajar como siervos para la tierra durante toda nuestra vida. Pero entonces Jesús vino como nuestro pariente cercano para redimir nuestra nota de deuda, que nos libera de la "extraña", pero nos hace siervos de Jesucristo ( Rom. 1:1 ). Ahora somos libres de la Ley del Pecado y de la Muerte (la Ley de la tierra que promueve el pecado y conduce a la muerte). Es decir, ahora somos libres para poder seguir las leyes de Dios, que nos llevan a Cristo, nos enseñan de Su carácter, y promueven la vida y la felicidad.
A medida que aprendemos de Él y Sus caminos, empezamos a entrar en un acuerdo con Sus leyes.Vemos Su sabiduría, luz y amor. Vemos cómo Él trata con toda la Creación de acuerdo con esas leyes amorosas. En nuestro acuerdo con Sus caminos, Sus leyes vienen a ser escritas en nuestros corazones, para que pasen a formar parte de nuestro carácter, como también manifiestan Su carácter. De este modo, llegamos a reflejar los valores y el carácter de nuestro Padre Celestial, y Él nos llama hijos e hijas porque hacemos Sus obras y Le manifestamos en nuestras vidas.
A lo largo de todo esto, sin embargo, nos encontramos con una feroz oposición, tanto del mundo como de los cristianos que no están de acuerdo con Dios y odian o temen Sus leyes, porque piensan que Dios es opresivo, carnal, u odioso e injusto. Por lo tanto, como los vencedores intentan entrar en el pleno cumplimiento de Su Ley, los que son de Saúl (los que permanecen en el reino de Pentecostés y se niegan a avanzar a los Tabernáculos) comienzan a perseguirlos. Los vencedores, con el aprendizaje de la mente de Su Padre, reciben la Palabra con gozo; pero como la Iglesia y el mundo persiguen a los vencedores traen un "hambre" de oír la Palabra, porque rechazan la Palabra que ha llegado a los Vencedores.
Esta hambruna se rompe por la elevación de la Gavilla Mecida, primero por el poder de la resurrección de Jesús, pero en segundo lugar por el cumplimiento corporativo de esa fiesta el día de la primera resurrección, de la Compañía de la Cebada. Este evento comienza la Era de los Tabernáculos, que será testigo de una nueva unción de poder sobre los vencedores de la cebada nunca visto antes de ese tiempo, salvo en el propio Jesús. Esto también pondrá fin a la dominación de los hijos de Saúl, las siete iglesias que están bajo la unción pentecostal. Será un momento en que la nota de deuda de los vencedores será completamente cancelada por el 120º Jubileo, un momento en que los vencedores regresarán a la herencia que perdieron cuando Adán pecó.

Para los vencedores, la Hora Maldita de la Tierra va a terminar por completo. Ellos serán los primeros frutos de la Iglesia y de la Creación, porque Dios los usará para enseñar Sus leyes justas y caminos en la tierra y para impartir el Espíritu Santo en una escala no vista en los avivamientos anteriores a lo largo de la historia.
(Fragmento del libro "Secretos del Tiempo", cap. 4: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario