TRADUCTOR-TRANSLATE

JOAQUÍN Y EL GRAN JUBILEO DE LOS VENCEDORES, Dr. Stephen E. Jones


Joaquín, Intercesor y tipo de Cristo


Joaquín pagó la deuda de tiempo que su antecesor, Salomón, había incurrido más de tres siglos antes. Era por lo tanto un intercesor, uno que asume las cargas o deudas de otro y las paga como si él fuera el que hubiera incurrido en la deuda. En esto fue como Jesús, el Gran Intercesor, quien tomó sobre sí el pecado de todo el mundo. Por lo tanto, no es casualidad que Joaquín pasó exactamente 37 años en la cárcel, el 37 es el número bíblico de la Palabra de Dios y es, junto con el número 24 (el sacerdocio), particularmente asociado con Jesús mismo. Jesús vino como el Verbo hecho carne ( 1 Juan 1:1 ), para llegar a ser un sumo sacerdote fiel para todos nosotros. Si multiplicamos estos números 37 x 24, obtenemos 888, que es el valor numérico del nombre "Jesús" en griego.
Mientras que algunos pueden no encontrar esto de especial interés o valor, es sólo un detalle más que se abre todo un nuevo entendimiento de la historia de la cautividad de Joaquín. Joaquín no es sólo un tipo de Cristo, sino también tipo de los vencedores, el Cuerpo de Cristo. Los vencedores son intercesores en un nivel u otro, porque ellos son llamados como sacerdotes de Dios y de Cristo (Apoc. 20:6 ). La función principal de un sacerdote es ser un intercesor, que representa a Dios ante los hombres y a los hombres ante Dios. Los vencedores de Dios a lo largo de los siglos han estado en cautiverio en "Babilonia" también. No todos han sido cautivos de la ciudad literal, pero todos han estado en cautiverio a "Misterio Babilonia" y la carne.
Por lo tanto, la liberación de Joaquín de la prisión es también una sombra del gran jubileo de los vencedores que se experimentará pronto. En esa gran liberación, se les darán las tres cosas que Joaquín recibió:
1. La autoridad sobre las naciones de la tierra llevadas cautivas por Babilonia ( Apo. 2:26 ), 
2. Las nuevas prendas de la transfiguración ( 2 Cor. 5:1-3 ),

3.
 Una tasa diaria de alimentos (el maná escondido, el espíritu de revelación) (Apo. 2:17).

Estos premios están reservados para los vencedores. Hay un día que viene cuando los vencedores entrarán en la redención del cuerpo y la plenitud del Espíritu, que les dará en la tierra el poder que Jesús tuvo durante Su ministerio. Entonces se manifestará el avivamiento más grande en la historia de la tierra, que no va a degradarse en las formas muertas y el maná agusanado del confesionalismo embrutecido. Seguirá siendo una fuerza vital en el mundo hasta que todas las cosas hayan sido sujetadas a sus pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario