TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 9 (7): LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL (3), Dr. Stephen E. Jones



10 de julio 2015



Dios determinó en la Corte Divina que se necesitarían setenta semanas de años para llevar a cabo cinco cosas. Ya hemos cubierto las tres primeras. La cuarta es "para traer la justicia perdurable".


Justicia perdurable
Los objetivos mencionados en Daniel 9:24 se relacionan entre sí, porque todos se cumplieron por la muerte de Cristo en la cruz. Allí se ocupó de los aspectos negativos como la transgresión, el pecado y la iniquidad. Pero Él también trajo en el lado positivo, la "justicia".

Ya hemos visto cómo la justicia fue por la fe, con Abraham como el gran ejemplo. Romanos 4: 3 dice:

3 Pero ¿qué dice la Escritura? "Y Abraham creyó a Dios, y le fue contado [logizomai, "contado, imputar, cuenta"] por justicia".

Por lo tanto, es por fe, dice Pablo, que la justicia de Cristo se cuenta a nosotros, la fe en las promesas de Dios, de acuerdo con la Nueva Alianza, en lugar de a través de la Vieja. Pablo va más allá al recordarnos en Romanos 3:2526 (hablando de Jesús),

25 a quien Dios puso como propiciación [hilaskomai, "expiación"] por la fe en su sangre. Eso fue para manifestar su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente, 26 para la demostración, digo, de su justicia en el tiempo presente, que él es el justo y el que justifica al que es de la fe en Jesús.

En otras palabras, Pablo dice, la crucifixión de Cristo era la manifestación de la justicia de Dios, porque esto fue prometido y profetizado en las Escrituras. La idea de la justicia tiene muchas aplicaciones, pero en este caso significa que Dios cumple Su palabra. Sus votos del Nuevo Pacto se mantendrán, aunque los votos del Antiguo Pacto de los hombres se rompen continuamente.

El significado de Daniel 9:24, "para traer la justicia perdurable", es oscuro en sí mismo sin la iluminación de los escritos de Pablo, pero está claro que el profeta lo vincula con los otros logros de la obra del Mesías en la cruz. La cruz expió la transgresión, el pecado y la iniquidad del hombre, y también trajo la justicia perdurable, que es imputada a nosotros por la fe en Su obra en la cruz.

Ferrar Fenton traduce esta frase, "llevar adelante la justicia eterna". Creo que esta traducción es la más cercana a la interpretación de Pablo, porque "llevar adelante" implica una manifestación histórica y pública de la justicia de Dios.

La palabra hebrea habitual de "justicia" es tsedeq (o Sadoc). Otra forma de la misma palabra es tsedeqah, que se centra en las obras exteriores de un corazón justo. La palabra es de uso frecuente para la generosidad que viene de un corazón generoso. No hay duda de que Jesús usó esta palabra en Mateo 6: 1, donde dice: "Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos". Él estaba hablando de dar limosna para ser vistos por los hombres.

Así que cuando Daniel profetizó que se necesitarían setenta semanas para llevar a cabo la obra de adelantar la justicia, la promesa mostró la generosidad de Dios. Esto se expresa también en Juan 3:16 : "Porque tanto amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito". La generosidad y la benevolencia de Dios vinieron de un corazón de amor.


Sellado de la visión y la profecía
Daniel 9:24 también dice, que se cesitarían setenta semanas de años para "sellar la visión y la profecía". Sellar tiene una variedad de significados, porque sellar puede significar asegurar o proteger algo en el sentido de mantenerlo oculto. Se utiliza en este sentido en Daniel 12: 9, en que las palabras de la profecía fueron "selladas hasta el fin de los tiempos". En ese mismo sentido, el libro de Apocalipsis muestra la ruptura de los sellos con el fin de darnos "revelación" y comprensión de la profecía.

Otro significado de sellar es cuando un documento debía ser firmado por el rey. Normalmente, él firmaba en cera con su anillo. Pablo aplica este sentido al Espíritu Santo en Efesios 1:1314,

13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, también habiendo creído, fuisteis sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia, con vistas a la redención de la posesión adquirida pr Dios, para alabanza de su gloria.

En este sentido el Espíritu Santo era el sello de anillo del sello de Dios sobre el documento escrito que nos promete una herencia. Estábamos en necesidad de esta promesa, porque la herencia (completa) estaba siendo diferida hasta el tiempo del fin. Por lo tanto, hemos recibido el Espíritu Santo como una promesa, de acuerdo con la ley de las promesas ( Deuteronomio 24: 610-13 ). En este caso, el Espíritu Santo fue dado como una prenda (garantía, seguridad) en un préstamo.

Como escribí en el Discurso 7 de la serie Deuteronomio, Dios había despojado a Adán de su manto espiritual después de que pecó en el Jardín. Entonces Dios le dio vestiduras terrenales como sustitución, limitándolo a la tierra hasta que se pagara su deuda (el pecado). Pero cuando Jesús pagó esa deuda en la cruz, la situación se invirtió, y Dios entonces "debía" a los hombres sus vestiduras espirituales. Dios, sin embargo, optó por mantener sus prendas en el cielo, como dice Pablo en 2 Corintios 5: 12, dejándonos en nuestras prendas terrenales, en las que "gemimos". Pablo entonces nos dice en el versículo 5 que Dios "nos dio a nosotros el Espíritu como arras (prenda)". Es la garantía de la prenda que está ahora prestada a Dios.

Por lo tanto, el Espíritu Santo es la "garantía de nuestra herencia", y el bautismo del Espíritu Santo es el "sello" en el documento en el que la promesa está escrita.

Así que cuando entendemos el propósito de un sello, podemos ver cómo Daniel 9:24 aplica este término. Este sellado iba a ser el resultado final de lo que Cristo realizaría en la cruz. Ferrar Fenton dice, "para lograr la visión y la profecía". Él entiende que el sello es el final (o resultado) de la visión o profecía de la cruz. Los sellos, después de todo, no se aplicaban a los documentos hasta que la escritura se había terminado, o logrado. Así que el Espíritu Santo iba a sellar lo que Gabriel estaba profetizando en lo que respecta a las setenta semanas.


Para ungir el lugar santísimo
Daniel 9:24 dice: "y para ungir el lugar santísimo" (NASB). La palabra "lugar" puede estar implícita, pero no aparece en el texto. Los traductores NASB creen que "el santísimo" era una referencia a la sala interior del templo, donde la presencia de Dios moraba.

Sin embargo, Ferrar Fenton traduce "y el Mesías, el Lugar Santísimo del Santo". La palabra hebrea para " ungir" es mashach, que es la raíz (verbo) de la palabra Mesías (sustantivo), o "el ungido". Yo no sé por qué Fenton convierte el verbo en un sustantivo, o si se justifica el hacerlo. Obviamente, él cree que la revelación no se trataba de la habitación del templo en sí, sino del Mesías, Jesucristo.

En la riqueza de la lengua hebrea, por supuesto, en el Lugar Santísimo podría ser visto como una metáfora del Mesías (o manifestación de). Así que creo que ambos puntos de vista tienen mérito. En la medida que a la unción en el Lugar Santísimo se refiere, sabemos por Éxodo 30:26 y Éxodo 40: 9 que el Arca de la Alianza fue ungida, junto con todos los utensilios del templo, cuando fue consagrado el tabernáculo de Moisés. Esto tenía que hacerse antes que "la gloria de Jehová llenó el tabernáculo" ( Éxodo 40:35 ).

Si "el lugar santísimo" en Daniel 9:24 representa el Arca de la Alianza que fue ungida en la consagración original, entonces parece que Gabriel estaba profetizando de la consagración y dedicación del Templo Nuevo hecho de "piedras vivas" ( 1 Pedro 2: 5 ).

5 También, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

La unción de este Templo Nuevo todavía era parte de la preparación para el momento en que la gloria de Dios lo llenaría. Quizás en el sentido de un llamado, podríamos ver la crucifixión de Cristo como la unción, que luego fue seguida por la gloria de Dios llenando su templo nuevo en Hechos 2: 4 .

Pero, ¿podemos ver la cruz como la unción de Cristo? El bautismo era una unción, ya que se administró "desde arriba" a través de la aspersión o riegoIsaías 32:15Joel 2:28Ezequiel 36:2539:29 ). Había muchos bautismos o "lavados" ( Hebreos 6: 29:10 ), algunos de sangre, algunos de agua, y algunos de aceite y aun de “fuego”. Todos fueron representados como que descendían del cielo sobre el bautizado.

Entonces Jesús preguntó a sus discípulos en Marcos 10:38, "¿Sois capaces de beber la copa que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?" Se refería a su unción, llamado, o bautismo, y era una referencia específica a la cruz, donde Él debía pagar el precio por el pecado del mundo.

Parece, entonces, que Gabriel estaba revelando una vez más la unción del Mesías, a la vez como hombre y como "el Lugar Santísimo". Fue una velada referencia al llamado del Mesías. Su obra fue revelada en la primera parte de Daniel 9:24, pero la manera en que Él iba a hacerla (es decir, la cruz) fue velada. Si Gabriel lo hubiera revelado para que los hombres pudieran entenderlo fácilmente, entonces los príncipes de los sacerdotes podrían haber actuado de otra manera. Pero Dios a menudo oculta Sus propósitos y ciega los ojos de los hombres, para que se cumpla el plan divino.


La muerte de Cristo en la cruz fue Su unción, o llamado. Se podría decir que fue ungido por la sangre en ese momento con el fin de prepararse para la unción del Espíritu que vendría después. Se precisaron setenta semanas de años para llevar este propósito divino a su punto culminante.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/07-2015/daniel-9-daniels-seventy-weeks-part-3/#sthash.hwYtFkBb.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario