TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 9 (5): LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL (1), Dr. Stephen E. Jones


8 de julio 2015



La confesión de Daniel fue un recurso ante el Tribunal Divino para poner fin al cautiverio de Judá. Así, mientras oraba, Gabriel fue enviado a contestar su oración y a dar la visión al profeta en la respuesta a su oración.


20 Ahora, mientras yo estaba hablando y orando, y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios, en nombre del monte santo de mi Dios, 21 mientras yo todavía estaba hablando en oración, a continuación, el varón Gabriel, a quien había visto en la visión anteriormente, vino a mí en mi cansancio extremo sobre el momento de la ofrenda de la tarde. 22 Y me dio la instrucción y habló conmigo, y dijo: "Daniel, ahora he venido para darte una visión con entendimiento".

Gabriel vino a dar al profeta "comprensión y entendimiento", en lo que respecta al tema que nos ocupa, la restauración de Judá y de Jerusalén. La confesión del pecado de Daniel y del pecado de su pueblo es también una de las principales características de su oración. Así que, como veremos, Gabriel se ocupa de estas preocupaciones.

También debemos tener en cuenta que esta revelación vino "cerca de la hora de la ofrenda de la tarde". He visto a lo largo de los años que la fecha o la hora de una revelación siempre tienen algo que ver con su cumplimiento. Había dos ofrendas o sacrificios, todos los días en el templo, la primera a la tercera hora y la segunda a la hora novena del día ( Lev. 6:20 ). Como Daniel estaba bastante cansado, es probable que él había estado en oración durante seis horas desde el momento del sacrificio de la mañana.

La palabra "ofrenda" (minchah) significa literalmente una donación, regalo, o tributo. La palabra se utiliza a menudo de un regalo para un rey, o del tributo que se pagaba a él. En este caso, los "regalos" diarios eran muestras de homenaje para demostrar que la nación estaba subordinada al Rey celestial.

Los dos sacrificios también prefiguran las dos venidas de Cristo. En la primera venida de Cristo, Él se convirtió en el regalo (ofrenda) a Dios por medio de su sacrificio en la cruz. La segunda presenta el Cuerpo de Cristo como un regalo para el Rey. Por esta razón, ambas ofrendas diarias incluían granos y corderos, pero por diferentes razones proféticas.


La Hora de la Oración
La ofrenda de la tarde se llamó "la hora novena, la hora de la oración" en Hechos 3: 1. En esa historia profética, Pedro, junto con Juan, levantó a un hombre cojo de nacimiento. Este milagro se convirtió entonces en su texto de prueba de que los muertos serán de hecho levantados. Cuando los saduceos oyeron lo que se enseñaba, ellos se enfurecieron, porque no creían en la resurrección de los muertos. Así leemos en Hechos 4: 12,

1 Y hablando ellos al pueblo, los sacerdotes y el capitán de la guardia del templo, y los saduceos, vinieron sobre ellos, 2 estando perturbados en gran medida porque enseñaban al pueblo y anunciaban en Jesús la resurrección de entre los muertos.

El sacrificio de la tarde, entonces, proporciona una pista profética en cuanto a su significado y aplicación a través del propio milagro. Aquí está ligado a la resurrección de los muertos, como doctrina y como una cuestión de tiempo (es decir, el sacrificio de la tarde). Por otra parte, los discípulos fueron liberados ( Hechos 4:23 ), así como el segundo macho cabrío ( Levítico 16:21 ) y la segunda paloma ( Levítico 14: 7) eran liberados vivos. Estaban representando el papel profético de la segunda obra de Cristo en este caso, y por esta razón, el evento se produjo en el momento de la ofrenda de la tarde.

En el caso de Daniel encontramos a Gabriel reuniéndose con él en el momento de la ofrenda de la tarde, la hora novena del día, que era la hora de la oración. Dado que la respuesta a la oración parecía centrarse principalmente en las setenta semanas (de años) que conducirían a la primera obra de Cristo en la cruz, es sorprendente que Gabriel no llegara en el momento del sacrificio de la mañana. Sin embargo, si el profeta hubiera comenzado su oración en el momento del sacrificio de la mañana y la hubiera concluido en el momento de la ofrenda de la tarde, entonces podemos ver que su oración coincidió precisamente con el momento de la pasión de Cristo. Fue condenado en el momento del sacrificio de la mañana y murió en la novena hora, la hora de la oración, cuando se hizo la ofrenda de la tarde. Incluso la "fatiga extrema" de Daniel prefigura el cansancio y la angustia de Cristo en la cruz.

Daniel 9:23 continúa,

23 Al principio de tus ruegos la orden se emitió, y he venido revelártela, porque eres muy estimado; así que presta atención al mensaje y entiende la visión.

De nuevo, si la oración de Daniel comenzó en el momento del sacrificio de la mañana, luego este fue también el momento en que el decreto favorable fue emitido en el Tribunal Divino. Sin embargo, no se nos dice por qué se necesitaron seis horas para que Gabriel llegara con la respuesta. No mencionó ninguna oposición espiritual, como la que ocurrió en el próximo encuentro en Daniel 10:1213. Parece que la hora de nona era simplemente la hora señalada en la que la revelación debía darse. Sin embargo, la interacción entre las dos ofrendas diarias profetizaba de lo que vendría.


El calendario bíblico
En Daniel 9:24 Gabriel empieza a dar a Daniel comprensión y entendimiento, diciendo:

24 Setenta semanas [shavuah, "sietes"] han sido decretadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, para expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y para ungir el lugar santísimo.

El calendario bíblico se basaba en "sietes". Ellos tenían una semana de siete días, pero también tenían una mayor "semana" de siete años, como se ve en Génesis 29:2728, donde Labán dijo a Jacob:

27 Completa la semana [shavuahde ésta, y te daremos también la otra por el servicio que servirás conmigo otros siete años. 28 Y Jacob hizo y terminó su semana [shavuah], y él le dio su hija Raquel como su esposa.

Es claro aquí que una "semana" era de siete años, no sólo siete días. Así también es par enterder Daniel 9:24. El tiempo empleado no era 490 días, sino 490 años. Esta vez fue construida no sólo con el número siete, sino también en siete sietes, o 49 años, que es la longitud de un ciclo de Jubileo. Levítico 25: 8 dice,

Y contarás siete semanas de años, siete veces siete años, de modo que los días de las siete semanas de años vendrán a serte cuarenta y nueve años.

Luego debían tocar la trompeta del Jubileo diez días en el 50º año en el Día de la Expiación, señalando el año jubilar. El 50º año era el año del jubileo, pero también era el primer año del siguiente ciclo de Jubileo. Por lo tanto, cuando calculamos múltiples ciclos del Jubileo, debemos calcular cada ciclo de Jubileo como 49 años. Por esta razón, las setenta semanas de Daniel de años es un período de diez Jubileos (10 x 49 = 490 años). Cada año jubilar sería el 50º (o 1º año), terminando con el 491º años, que era el año del jubileo.
Los profetas entendieron que el calendario bíblico establecía el tiempo de Dios para los eventos proféticos en la historia del Reino. Las unidades básicas que figuran en la ley son 7, 14, 49, 70, etc., todas los cuales eran múltiplos de siete. Cuanto mayor es el múltiplo, más largo es el ciclo de tiempo profético.

Los juicios de Dios también se estructuraron en torno a estos números. Los que se vendían a esclavitud como un juicio por el pecado o deuda, debían ser liberados durante el séptimo año ( Éxodo 21: 2 ). En algunos casos, un hombre podía empobrecerse y podía venderse como esclavo para una "semana" de años. Una "semana" en este caso, incluía su descanso del sábado, por lo que, en realidad, su contrato de trabajo era de tan sólo seis años. Esto se ve en el caso de Jacob, que trabajó para Labán un total de 20 años. En Génesis 31:41 Jacob le dice a Labán,

41 Estos veinte años he estado en tu casa; catorce años te serví por tus dos hijas, y seis años por tu ganado, y me has cambiado el salario diez veces.

Al final de seis años, a Jacob se le dio un año de descanso de sábado, y fue durante este tiempo que él decidió no renovar su contrato con Labán. A pesar de que trabajó 20 años para Labán, el contrato fue en realidad contado por 21 años, incluyendo su año de "vacaciones" o "vacación".

Es por ello que el número 21 significa "el tiempo de angustia de Jacob", como fue profetizado en Jeremías 30: 7. Este número aparece de nuevo en Daniel 10: 23, y 13, como veremos.


El Templo de Salomón
También debemos mencionar que desde el éxodo de Israel de Egipto hasta que se completó el templo de Salomón y se dedicó hubo un período de 490 años. Así las setenta semanas de Daniel no fueron sin precedentes. Leemos en 1 Reyes 6: 1,

1 Y aconteció que en los cuatrocientos ochenta años después de que los hijos de Israel salieron de la tierra de Egipto, en el cuarto año del reinado de Salomón sobre Israel, en el mes de Ziv, que es el mes segundo, él comenzó a construir la casa del Señor.

La cuenta en 2 Crónicas 3: 2 es más preciso, al decirnos que el trabajo comenzó en el segundo día del segundo mes. Le tomó siete años para completar el templo en sí, como 1 Reyes 6:3738 dice:

37 En el cuarto año [del reinado de Salomón] el fundamento de la casa de Jehová, fue colocado, en el mes de Ziv. 38 Y en el undécimo año, en el mes de Bul, que es el octavo mes, la casa estaba terminada en todas sus partes y de acuerdo con todos sus planos. Así que en siete años, la construyó.

Para ser precisos, tomó 7 años y medio construir el templo, porque el trabajo se inició en el segundo mes, pero no se completó hasta el octavo mes (7½ años más tarde). El templo, entonces, no pudo haberse dedicado ese año, debido a que la fiesta de los Tabernáculos había ya pasado. 1 Reyes 6: 2 dice específicamente que el templo fue dedicado "en la fiesta, en el mes Etanim, que es el séptimo mes".

Así que sabemos por esto que la dedicación se pospuso durante al menos un año. Pero 1 Reyes 7, dice que después de completar el templo en sí, construyeron los muebles y utensilios del templo, el altar de bronce, y la fuente. No se nos dice exactamente cuánto tiempo tomó esta. 1 Reyes 7:51 simplemente dice: "toda la obra que el rey Salomón llevó a cabo en la casa del Señor se terminó".

A continuación, el Arca fue colocada en el templo, la gloria llenó el templo ( 1 Reyes 8:1011 ), y Salomón dedicó el templo como "una casa de oración para todos los pueblos" ( Isaías 56: 7 ). ¿En qué año fue dedicado el templo? Lo más probable es que ocurrió 490 años después de que Israel salió de Egipto. El tiempo más temprano sería el año 488 en la fiesta de los Tabernáculos, que tenía once meses después que el templo en sí fue completado. Pero saber el momento preciso del plan de Dios, yo no veo cómo el templo podría haberse dedicado en cualquier otro momento que 490 años después de que Israel salió de Egipto. De hecho, creo que por esta razón (en 1 Reyes 6: 1 ) Dios consideró oportuno vincular la construcción del templo con el año en que Israel salió de Egipto.


Así que el templo mismo se completó después 487½ años del éxodo de Israel de Egipto. Parece importante relacionar esto con la mitad de la semana setenta de Daniel. Esa misma correlación también sugiere fuertemente que el templo fue finalmente dedicado al final de setenta semanas desde el éxodo.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/07-2015/daniel-9-daniels-seventy-weeks-part-1/#sthash.aVWAu1xa.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario