TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 9 (3): LA INTERCESIÓN DE DANIEL (2), Dr. Stephen E. Jones


3 de julio 2015

El profeta continúa su oración de arrepentimiento en Daniel 9: 910, diciendo:

9 De Jehová nuestro Dios es el tener compasión [rachamy el perdón [seleekhaw], nos hemos rebelado contra Él; 10 no hemos obedecido la voz de Jehová nuestro Dios, para andar en sus enseñanzas que él puso delante de nosotros por medio de sus siervos los profetas.

La palabra hebrea traducida como "compasión" es racham. Es la raíz de la palabra (verbo) para el sustantivo, rejem, o "matriz". Tal amor y compasión es representado como un atributo maternal de El Shaddai, "El Pecho (ubre)''.

En Isaías 46: 34 el lado femenino de Dios se representa una vez más,

Escuchadme, oh casa de Jacob, y todo el resto de la casa de Israel, los que sois traídos por mí desde el vientre, los que sois llevados desde la matriz. 4 Y hasta vuestra vejez yo soy el mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y libraré [malat].

La palabra hebrea malat, aquí traducida "liberar" tiene la misma gama de significado que en castellano, en que puede significar liberar o salvar de una situación peligrosa o de dar a luz ("liberar") a un bebé. Por lo tanto, Dios evoca una imagen verbal de una madre que lleva a un bebé hasta su momento de liberación.

Esta es la "compasión" que Dios atribuye a "nuestro Dios". Dios tiene todos los atributos de varón y mujer, aunque Él eligió separar la humanidad en masculino y femenino para hacernos incompletos sin la otra parte.

Daniel dice también que Dios tiene "el perdón" ( seleekhaw ). Esta es, quizás, la intención de expresar el lado masculino de la naturaleza de Dios, ya que el perdón es más un término legal. En el Salmo 130: 4 leemos:

4 Pero hay perdón en ti, para que seas temido.

Donde no hay perdón, tampoco hay "miedo", que en este caso significa respeto. Cuando nos arrepentimos, debemos esperar el perdón, pero cuando no se da, o cuando los pecados pasados son continuamente sacados a la superficie y usados contra nosotros después de haber sido perdonados y olvidados, perdemos respeto por quien debe perdonarnos.

Esto lo vemos en el caso de los niños que son castigados por mal comportamiento y luego castigados siempre sin esperanza de perdón verdadero. El primer pecado es castigado, y luego otra vez cuando se hace el siguiente pecado. Los dos primeros pecados se añaden entonces al tercero, y así sucesivamente. Ese tipo de crianza de los hijos sólo puede producir amargura e ira, derivada de la sensación de que el perdón no es posible. El niño se desanima, se da por vencido tratando de comportarse correctamente, y luego se dispone a probar que sus padres tienen razón. Se le dijo que él era un chico malo, y determina en sí mismo darles la razón.

Muchos están bajo la impresión de que Dios es ese tipo de padre. Daniel conocía a Dios como ser compasivo y perdonador, así como el salmista también había descubierto.

Una gran parte del problema a lo largo de la historia es que los hombres han tenido una idea equivocada del carácter de Dios. Dios se presenta más bien como un Dios que los hombres deben evitar para no ofenderlo. Cualquier delito es punible, no sólo por la muerte, sino por la tortura en un fuego que nunca termina. Se les ha dicho que el perdón de Dios se limita a los muy pocos, y que no hay perdón para la mayoría de la humanidad. Esto ha causado que un gran número de personas se amarguen contra Dios, diciendo: "Yo no quiero servir a un Dios así".

Es sobre todo porque los hombres no conocen realmente a Dios que se rebelan contra Él. Una vez que conocen como Él es realmente, van a amarlo y a querer servirle. De hecho, esto va a ser lo que pase en el futuro, como Apocalipsis 15: 4 profetiza,

4 ¿Quién no temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? Por sólo tú eres santo; para todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios han sido revelados.

En otras palabras, una vez que las naciones aprendan que Dios no es como el que se les presenta a ellos por sus líderes religiosos, todos ellos querrán conocerlo y glorificar Su nombre. El problema ha sido la falta de comprensión de Su carácter, según lo establecido por los líderes religiosos de todas las religiones, incluyendo la religión cristiana. Pero una vez que Cristo se dé a conocer al mundo, y los hombres se den cuenta de que hay perdón en Él, y que Él ha ideado un plan por el cual él salvará a toda la humanidad al final, entonces el corazón de Dios será verdaderamente manifiesto.

Una vez que los hombres se dan cuenta de que Dios ha prometido en realidad salvar a toda la humanidad a través de la Nueva Alianza, a continuación, se hace evidente que el juicio o castigo por el pecado, no es eterna, sino olam y aionian,  "perteneciente a una época". La ley del Jubileo nos libera de la deuda (el pecado) al final, puramente por la Ley de la Gracia.

Hace muchos años un hombre en prisión leyó mi libro, Jubileo de la Creación (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/04/el-gran-jubileo-de-la-creacion-o.html).  Cuando terminó, el dijo: "Esa es la clase de Dios al que yo quiero servir!" Él no se convirtió en un creyente por tener predicadores le amenazaran con la tortura de fuego eterno si no se sometía a Cristo con una declaración de fe. Se convirtió en un creyente por aprender del amor de Dios y ver cómo la intención de Dios es salvar a toda la humanidad.

Daniel 9:11 continúa,

11 En efecto, todo Israel ha transgredido tu ley y se desviaron, para no obedecer tu voz; por lo que la maldición ha caído sobre nosotros, junto con el juramento que está escrito en la ley de Moisés, siervo de Dios, porque hemos pecado contra Él.

Daniel se refería a Levítico 26 y Deuteronomio 28, donde Dios hizo un juramento de traer juicio sobre Israel si continuamente rompían su promesa de ser obedientes a la Ley de Dios. La cautividad de Judá fue la manera en que Dios cumplió esa promesa. Sin embargo, incluso entonces, Dios les dio la esperanza de que Sus juicios eventualmente llegarían a su fin, diciendo en Levítico 26:44,

44 Sin embargo, a pesar de esto, cuando se encuentren en la tierra de sus enemigos, yo no los desecharé, ni se los aborreceré tanto como para destruirlos, quebrantando mi pacto con ellos; porque yo soy el Señor su Dios.

Si Israel hubiera recibido sólo el Antiguo Pacto, podrían haber sido destruidos por su desobediencia. Pero Dios también había instituido el Nuevo Pacto, incluso antes de la época de Moisés. Este Nuevo Pacto era un juramento que Dios hizo no sólo con Israel, sino con toda la tierra ( Génesis 9:17 ). Dios había hecho un juramento de salvar a toda la humanidad, pero también hizo un juramento de traer juicio por el pecado. La única forma en que Dios podía mantener ambos juramentos es si el juicio era temporal y si, al final, la misericordia triunfa sobre el juicio.

El carácter temporal del juicio divino se ve por todas partes en la Ley, pero también en la historia. El juicio de Judá fue sólo de setenta años. El juicio de Israel era de 2.520 años, o "siete veces". El juicio de la tierra es por la duración de un Jubileo de Creación, que creo que es 49.000 años. Todo juicio es temporal, porque hay perdón con Dios. Hay perdón, compasión, porque es inherente a Su carácter, él fue lo suficientemente sabio para diseñar Su plan para la tierra, y Él tiene el poder para poner en práctica ese plan.

Daniel 9: 12-14 continúa,

12 Y él ha cumplido la palabra que habló contra nosotros y contra nuestros jefes que nos gobernaron, trayendo sobre nosotros tan grande mal; pues nunca fue hecho debajo del cielo nada semejante a lo que se ha hecho contra Jerusalén. 13 Conforme está escrito en la ley de Moisés, todo este mal vino sobre nosotros; y no hemos implorado el favor de Jehová nuestro Dios, para convertirnos de nuestras maldades y prestar atención a tu verdad. 14 Por tanto, Jehová veló sobre este mal y lo ha hecho venir sobre nosotros; porque es justo Jehová nuestro Dios en todas las obras que ha hecho, pero nosotros no hemos hecho caso de su voz.

El Antiguo Pacto se basaba en los votos del hombre a Dios, que las personas sólo podían guardar en una forma limitada. Por esta razón, el juicio divino vino sobre la nación, como Daniel reconoció. También dice en el versículo 13 que el pueblo no había buscado el "favor" de Dios (es decir, la gracia) por "convertirnos de nuestra maldad". En otras palabras, la gente no se había arrepentido, incluso mientras estuvieron en cautiverio. No se habían arrepentido en la medida en que se necesitaba para ganar la gracia de Dios. Pero ellos estaban a punto de ser puestos en libertad de todos modos. ¿Cómo? ¿Por Qué?

Su sentencia se limitó a setenta años. El juicio divino es siempre limitado, y al final de la frase, iban a recibir la gracia. La gracia es principalmente un término legal que se refiere a ganar un caso ante un juez. En las controversias entre dos partes, el juez iba a escuchar a ambas partes, ver la evidencia, y luego tomar una decisión. El veredicto "favorecía" un lado y "condenaba" al otro. Al que recibía "favor", se le daba la gracia.

Daniel dijo, sin embargo, que Israel y Judá no fueron a buscar el favor de Dios, o la gracia, para convertirse de su iniquidad. Una vez más tenemos que ver esto en el contexto de los dos pactos. Bajo el Antiguo Pacto, el hombre ejerce su propia voluntad y deseo de arrepentirse. Bajo el Nuevo Pacto, Dios obra en los corazones de los hombres para hacer que se arrepientan. Por lo tanto, Pablo dice en Romanos 2: 4, "la bondad de Dios te guía al arrepentimiento".

Las amenazas de castigo llevan a los hombres a acobardarse ante Dios y actuar de manera arrepentida. Pero la misericordia de Dios nos guía al arrepentimiento de corazón. Pedro relaciona esto con el Nuevo Pacto, ya que fue dado a Abraham, diciendo en Hechos 3:25, 26,

25 Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: Y en tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra. 26 Dios ha resucitado a su Siervo, en primer lugar para vosotros; y lo ha enviado para bendeciros, haciendo que cada uno se convierta de sus maldades.

En otras palabras, el llamado de Abraham fue para bendecir a todas las familias de la tierra. ¿Cómo? ¿Cuál fue la naturaleza de esta bendición? Se trata de "haciendo que cada uno se convierta de sus malos caminos". Esta es la bendición del Nuevo Pacto de Dios, que es el llamado de Abraham. Dios tomó la iniciativa de enviar primero a Jesús y más tarde al Espíritu Santo para hacer una obra en nuestros corazones, para que la bondad de Dios nos podría llevar al arrepentimiento y convertirnos de nuestros malos caminos.


Vemos en esto también que los efectos de la bendición de Abraham serían vistos en "todas las familias de la tierra". No se limita a la semilla física de Abraham, sino que se extendió a todos los que tienen la fe de Abraham. Los que siguen el ejemplo de la fe de Abraham son sus "hijos", dice Pablo en Gálatas 3:29. En la forma hebrea de pensar, un "hijo" no era solo un hijo biológico, sino también uno que hacía las obras de su "padre". Así vemos hijos de la sabiduría, hijos del trueno, hijos de perdición, y los hijos de luz.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/07-2015/daniel-9-the-prayer-of-repentance-part-2/#sthash.K5DmcABN.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario