TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 9 (13): LA DESOLACIÓN DE JERUSALÉN (la del 70 y la por venir), Dr. Stephen E. Jones

17 de julio 2015


Tendemos a ver la revelación dada a Daniel a través de nuestra propia lente. Tenemos una ventaja sobre Daniel, porque vivimos 2.600 años más tarde. Podemos mirar hacia atrás a la venida de Cristo por primera vez como una cuestión de historia. Sabemos cómo se cumplió en realidad la profecía de Gabriel, y tendemos a olvidar que Daniel no disfrutó tal conocimiento. Para él, gran parte de lo que dijo Gabriel era un enigma.

Si nos ponemos en el lugar de Daniel y limitamos nuestro conocimiento de lo que dijo Gabriel, eliminando todo lo que sabemos del Nuevo Testamento y la historia más tarde, podemos tener una mejor idea de la conmoción y el horror que Daniel debe haber sentido. El ángel le estaba diciendo no sólo que Jerusalén sería reconstruida, sino que al fin de los setenta semanas la ciudad y el templo iba nuevamente a ser desolada por un ejército extranjero de algún "príncipe".

Peor aún, el Mesías vendría al final de sesenta y nueve semanas, y haría Su obra justa, pero entonces Él también sería cortado de Su trono y "no tendrá nada". Es decir, Él sería la víctima de la injusticia y perdería Su reino. A Daniel no se le dio plazo para esta desolación, aparte de que comenzaría a final de las setenta semanas.

Daniel no nos dice acerca de cualquier conversación más o revelación de Gabriel. Esto nada más se registra, y parece ser un resumen de todas las revelaciones más destacadas. ¿Le pregunta Daniel a Gabriel más acerca de estas cosas, como lo hizo antes? Si es así, no somos iluminados más. El mensaje termina abruptamente sin explicación.


El ala del Templo
La última pieza de información facilitada es al final de Daniel 9:27,

27 ... y en el ala de las abominaciones vendrá el desolador, lo que está determinado se derrama sobre el desolador.

Qué significa esto? Es bastante oscuro. La Septuaginta parece aclarar o explicar esto desde la perspectiva rabínica:

27 ... y en el templo será la abominación de la desolación; y al final de la época se pondrá fin a la desolación.

Los traductores de la Septuaginta aparentemente creían que el "ala" era un ala del templo. La versión Concordante traduce siguiendo el ejemplo de la Septuaginta, diciendo:

27 ... en un ala del santuario serán las abominaciones desoladoras. Hasta la conclusión de la era de la conclusión determinante a ser derramada en la desolación.

La abominación, entonces, parece estar asociada principalmente con el templo en sí, por lo que es un problema religioso, más que un problema político en Jerusalén.


La Abominación de la Desolación
El término "abominación" se utiliza a menudo como un eufemismo para un ídolo o cualquier cosa que era abominable a Dios. En este caso, parece que la abominación, junto con la "desolación" iba a continuar "al final de la época", o "hasta el final de la era".

¿Por cuánto tiempo pasaría esto? No puedo encontrar nada en el texto que haga alusión a la cantidad de tiempo para esta desolación. Sólo cuando miramos hacia atrás en la historia podemos ver que la desolación de Jerusalén y su templo ha continuado hasta nuestros días. La idolatría o culto falso no ha cesado, a pesar de que la ciudad ha sido reconstruida. De hecho, la razón de su desolación no se ha resuelto. La revelación de Gabriel sugiere fuertemente que el problema en el versículo 26 y en la primera mitad de Daniel 9:27 fue la causa de la ruina en la última mitad del verso. En otras palabras, el corte del Mesías, dejándolo con "nada", parece ser la causa de la desolación. Poco se dice de esto, sin embargo, hasta que llegamos al Nuevo Testamento, donde los escritores de los evangelios aclaran las razones de la desolación de la ciudad. Jesús dio aviso muchas veces, diciendo al pueblo la causa de la desolación y cómo evitar ser atrapados en algo personal.

Por ejemplo, Lucas 19:4344 habla directamente de Jerusalén, diciendo:

43 Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos echarán una barricada contra ti, y te rodearán, y te pondrán en estrecho por todas partes, 44 y te derribarán a tierra y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no conociste el tiempo de tu visitación.

Inmediatamente después de decir esto, Jesús entró en el templo y echó fuera a los cambistas, diciéndoles, "vosotros la habéis hecho cueva de ladrones" ( Lucas 19:46 ). Esta fue la misma razón por la que el templo original fue asolado, porque Jeremías 7:11 dice la misma condenación sobre la ciudad justo antes de que fuera desolada en su día.

Muchas de las parábolas de Jesús revelaron el motivo de la desolación de la ciudad, y se deduce de los relatos del evangelio que como el día de Su crucifixión se acercaba, Jesús habló con aumento de la claridad en Sus advertencias. Él entendió que el rechazo del Mesías era la causa de la venida desolación. Por lo tanto, cuando estudiamos Daniel 9, también nosotros debemos hacer esa conexión de causa y efecto.


Advertencias de Jesús
La traducción de la Septuaginta de Daniel 9:27 utiliza el término "abominación de la desolación" en relación con el templo, o un "ala" del templo. En Mateo 24:15 Jesús se refiere a la "abominación de la desolación de que habló el profeta Daniel" en términos de la guerra en la que Jerusalén iba a ser destruida. Él le dijo a la gente que cuando vieran venir esto, ellos debían huir rápidamente de la ciudad y de la propia Judea. Si era necesario, debían dejar todo atrás.

Esta advertencia, por supuesto, era aplicable a la guerra romana en los siete años 66-73 dC. Josefo dice que la guerra comenzó en la Pascua del 66, cuando el pueblo se amotinó, y Roma usó la fuerza para sofocar la revuelta. La primera batalla, sin embargo, ocurrió en la fiesta de los Tabernáculos del 66 dC, cuando la Séptima Legión de Roma  fue destruida. La represalia de Roma llegó rápidamente y sin piedad.

Pero se produjo una tregua en la guerra después de que Nerón murió en junio del 68. Durante ese período de calma, la iglesia en Jerusalén escapó a Pella al otro lado del Jordán, dejando Judea por completo. Esto es mencionado por el obispo Eusebio en su Historia de la Iglesia, Libro III, V, 2. Jerusalén fue destruida en el año 70, y en la Pascua del 73 la guerra finalmente terminó con la toma de Masada.


Aplicaciones Hoy
A Jeremías se le dijo que tomara una antigua vasija de barro y lo destrozara en el valle del hijo de Hinom [griego: gehenna]. Jeremías 19: 10-12 dice:

10 Y quebrarás la vasija ante los ojos de los varones que van contigo, 11 y les dirás: Así dijo el SEÑOR de los ejércitos: Así quebraré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra un vaso de barro, que no se puede más restaurar; y en Tofet se enterrarán, porque no habrá otro lugar para enterrar. 12 Así haré a este lugar, dice el SEÑOR, y a sus moradores, poniendo esta ciudad como Tofet.


Dios le dijo a Jeremías que Jerusalén iba a ser destruida como un vaso roto que "no puede volver a ser reparado". La ciudad fue destruida en los días de Jeremías (586 aC), pero más tarde fue reconstruida. En el momento en que la ciudad fue reconstruida, era una conclusión inevitable que tendría que ser destruida de nuevo en una fecha posterior con el fin de cumplir la profecía de Jeremías. Por lo tanto, Daniel recibió la revelación, no sólo de la reconstrucción de Jerusalén, sino también de su destrucción.

Sabemos que Jerusalén fue destruida en el año 70 dC. Pero con el tiempo se reconstruyó la ciudad, y esto de nuevo revivió la profecía de Jeremías. Mientras se encuentre en pie Jerusalén, la palabra de Dios a Jeremías aún no se ha cumplido. El hecho de que Jerusalén está hoy en pie, muestra que hay un tercer cumplimiento de la profecía de Jeremías que aún está por venir. Es probable que esta destrucción final de nuestro tiempo será la última. Isaías 29: 1-6 parece describir un incidente nuclear, y si es así, la radiación puede ser lo que impida que la ciudad sea reparada y reconstruida.

Tal destrucción, por supuesto, va en contra de gran parte de la comprensión actual de la profecía. Pero en lugar de ignorar Jeremías 19:11, los hombres deben alterar sus puntos de vista de la profecía para ajustarse a la palabra de Dios. En la discusión de Pablo sobre Jerusalén, él nos dice en Gálatas 4:30 que la ciudad, como Agar, iba a ser echada fuera. Esto sucederá, tanto si los maestros de profecía están de acuerdo con la Palabra de Dios, como si no.

¿Los judíos construirán un tercer templo en Jerusalén antes de que ocurra esta desolación final? No lo sé. Pero si un tercer templo es construido, y los sacerdotes levitas comienzan a ofrecer sacrificios de animales, una vez más (como muchos creen), esos sacrificios serían una afrenta al único verdadero sacrificio que Dios acepta. De hecho, una vuelta a los sacrificios de animales representaría otra abominación de la desolación, porque tal práctica significaría nuevamente un repudio a la sangre del "Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" ( Juan 1:29 ).


Los sionistas cristianos que anhelan el día en que el templo sea reconstruido y los sacrificios de animales se reintroduzcan deben entender que tal evento sería una abominación, no un motivo de alegría. Los cristianos deberían estar advirtiendo a los judíos de salir de Israel, no recaudando dinero para enviar más de ellos a la zona de peligro. La Iglesia primitiva puso atención a la advertencia de Jesús y salió de la zona, mientras que el resto de los judíos murieron en la destrucción. Lo que la Iglesia primitiva hizo es lo que judíos cristianos deben hacer hoy. Si ellos no siguen las instrucciones de Jesús, entonces muchos de ellos podrían perecer junto con la ciudad en la que confiaban.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/07-2015/daniel-9-the-desolation-of-jerusalem/#sthash.o03Ewbom.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario