TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 11 (1): PENIEL FORTALECE A MIGUEL, Dr. Stephen E. Jones

29 de julio 2015



1 Y en el año primero de Darío el Medo, yo mismo surgí para ser un estímulo y una protección para él.

Este verso pertenece propiamente al final del capítulo 10. No estaba destinado a establecer la fecha de la revelación en el resto de Daniel 11; en cambio, fue el final de la conversación de Peniel, en lo que respecta a su alianza con Miguel. El "él" en este caso no es Darío el Medo, sino Miguel el Arcángel.

En la lectura de la versión Concordante, la declaración de Peniel dice de esta manera:

29 ... Nadie va a ser firme conmigo en estas cosas excepto Miguel vuestro jefe. 1 Y en el primer año de Darío el Medo, mi posición fue hacerle firme y para fortalecerlo.

Daniel se enteró de que cuando Babilonia cayó y Darío de Media tomó la ciudad, la "posición" de Peniel (AMAD, "se puso de pie, tomó una posición") para "hacerle firme" (khazakh, "fortalecer, endurecer, animar") y para (maowz, "fortificar") la posición de Miguel en la guerra.


Los resultados de la asistencia de Peniel
Parece que Miguel había sido el arcángel principal que estaba llevando a cabo el derrocamiento de Babilonia, y que Peniel apareció después para fortalecer la posición de Miguel y consolidar su victoria. Debido a que Miguel es el equivalente al Dragón Rojo, esto implica que el Dragón Rojo es el príncipe espiritual de Babilonia. Cuando el mandato del Dragón Rojo para gobernar venció (después de 70 años), Miguel fue enviado para derrocarlo, y el resultado fue que Babilonia fue derrocada a manos de Ciro y Darío.

A continuación, en el primer año de Darío, Peniel vino a consolidar esa victoria. Ya hemos visto en Daniel 6: 1-3 cómo Darío reorganizó el reino bajo 120 sátrapas (gobernadores) y colocó a Daniel como el presidente de los tres comisionados. Sin duda, este fue el resultado de la asistencia de Peniel. Peniel fortaleció la posición de Miguel, y ya que Miguel era príncipe de Daniel, significaba que la posición de Daniel fue fortificada y consolidada también. Las cosas suceden en el mundo espiritual antes de que sucedan en la tierra. El acontecimiento espiritual es la causa del suceso terrenal.

Esta fortificación fue necesaria porque el príncipe de Persia seguía siendo el líder espiritual de esa nación bestia. De hecho, al príncipe de Persia se le había concedido el poder por una temporada por el Tribunal Divino. Sin embargo, el plan de Dios también incluyó un momento en que Ciro actuaría como un tipo mesiánico y Darío daría el dominio a los santos del Altísimo. Este lado positivo de Medo-Persia iba a ser temporal, por supuesto, porque en el panorama Persia era sólo otro imperio bestia. Sin embargo, se establecieron estos tipos temporales del Mesías y el Reino en ese momento para alentarnos a nosotros hoy. Estos actos de Dios (a través de Miguel y Peniel) revelan el plan divino en los últimos días cuando Misterio Babilonia es derrocado y se establece el Reino de Dios.

Cabe señalar también que, para llevar a cabo la transferencia de la autoridad a Daniel (en representación de los santos del Altísimo), se requería no sólo la victoria de Miguel sobre Babilonia, sino también la asistencia de Peniel. Se requieren dos arcángeles para trabajar juntos con el fin de establecer el Reino, al igual que los dos estaban obligados a unir a los santos habiendo resucitado de los muertos con los santos de esa generación final "que están vivos y permanecen" ( 1 Tesalonicenses 4:17 ). Es un esfuerzo de equipo, debido a los diferentes llamamientos de los dos ángeles. Uno el que preside el cetro de Judá, mientras que el otro preside el Derecho de Nacimiento de José-Israel.


Las división anterior en Mahanaim
Esta división no fue causada por Jacob-Israel cuando bendijo a sus hijos, dando el cetro a Judá y la primogenitura a José. La división se determinó desde el principio y por escrito en el plan de acción de la historia. Jacob-Israel se limitó a seguir el guión, ya sea consciente o inconscientemente. Años antes, cuando Jacob se detuvo para acampar en su camino de Harán a casa, los ángeles de Dios le salieron al encuentro, y por eso llamaron al lugar Mahanaim, "dos campamentos". Génesis 32: 12 dice:

1 Ahora, como Jacob siguió su camino, los ángeles de Dios le salieron al encuentro. 2 Y dijo Jacob cuando los vio: "Este es el campamento de Dios". Así que llamó aquel lugar Mahanaim ["dos campamentos" o "dos compañías"].

Es posible que fue llamado Mahanaim por dos ángeles que llevan dos compañías de ángeles. En el viaje por el desierto de Jacob, sus campamentos prefiguraron los días de fiesta que aún estaban por establecerse. En su camino a Harán, sus campamentos profetizaron de las fiestas de primavera; en su camino de regreso a Canaán, sus campamentos profetizaron de las fiestas de otoño.

Mahanaim, entonces, representa la Fiesta de las Trompetas, que profetiza de la resurrección de los muertos. Por lo tanto, parece que Miguel estuvo presente en este campamento, el establecimiento de la división entre la compañía Lea y la compañía Raquel. Lea era la madre de Judá, que recibió el cetro; Raquel era la madre de José, quien recibió la primogenitura. Parece que Jacob dividió su familia, así como su ganado. Esta división hizo necesario el ministerio de protección tanto de Miguel como Peniel contra Esaú.

También es interesante notar que el enemigo natural de Miguel es el Dragón Rojo, como se ve en Apocalipsis 12: 7. Por lo tanto, en Mahanaim la amenaza venía Esaú, cuyo apodo era Edom, o "Rojo" Génesis 36:19 ). El Dragón Rojo iba a fomentar el odio y el conflicto entre Jacob y Esaú con el fin de matar a Jacob, justo cuando estaba a punto de serle dado un "nuevo nacimiento" como Israel.


Otras manifestaciones de la Batalla Espiritual
Esta situación se repitió de un modo diferente, muchos años después, cuando nació Jesús. En esa ocasión, el rey Herodes, que era medio idumeo, fue el primero a quien el Dragón Rojo trabajó. Herodes intentó matar a Jesús en el momento de Su nacimiento ( Mateo 2:13 ). En ambos casos (Jacob y Jesús), vemos los acontecimientos terrenales que reflejan la misma batalla espiritual en los cielos como en la imagen en Apocalipsis 12.

Cuando empezamos a entender el llamado de Miguel en el Plan Divino, se hace evidente que él era también el llamado para proteger a Moisés del decreto de Faraón ( Éxodo 1:22 ). Ochenta años después, Miguel fue llamado a proteger y liberar a Israel, a quien Dios llamó  Mi hijo, mi primogénito" ( Éxodo 4:22 ), de modo que Peniel podría sacarlos de Egipto por la columna de nube de día y la columna de fuego de noche ( Éxodo 13:21 ).

Miguel presidió el nacimiento de Israel, mientras Peniel debía llevar a Israel a la herencia, la tierra prometida.

Miguel también presidió el nacimiento de Jesús, pero Peniel lleva a los vencedores a su herencia, el cuerpo glorificado.

Peniel fortalece a Miguel en el desempeño de su profesión. Miguel fortalece Peniel en el desempeño de su profesión. Nigún arcángel es completo en sí mismo, más de lo que el Cetro y la Primogenitura (Derecho de Nacimiento) son completos en sí mismos.

Y así, en nuestro tiempo, vemos por el Espíritu de Dios una santa alianza entre Miguel y Peniel para superar la nefasta alianza entre las dos bestias en Apocalipsis 13:1112. La manifestación terrenal de esa alianza impía llegó hace unos 200 años en 1.815 en lo que los historiadores llaman "La Santa Alianza". La llamaron "Santa" porque la Iglesia estaba involucrada. Pero en realidad era impía, porque se formó en un "pacto con el diablo" entre la Iglesia de Roma y el sistema bancario Rothschild.


Esa historia debe ser reservada para nuestro estudio futuro del libro del Apocalipsis. Sin embargo, hice un estudio de esto en 2.004, por lo que si desea ver ese material, puede verlo aquí:



No hay comentarios:

Publicar un comentario