TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 10 (5): DE PRÍNCIPES ESPIRITUALES, Dr. Stephen E. Jones

28 de julio 2015


Al final de Daniel 10, Peniel le dijo al profeta que tenía que regresar en breve para luchar contra el príncipe de Persia y que el príncipe de Grecia pronto iba a venir. Todas las cosas suceden en la dimensión espiritual antes de que ocurran en la historia mundial. Por lo tanto, la propia Persia pronto iba a caer, dando paso al tercer imperio (Grecia). Esto iba a pasar por primera vez en los cielos y más tarde en la tierra.

Además, se da a entender que Persia iba a caer como resultado de la guerra de Peniel. La guerra continuaría contra el príncipe de Grecia. Peniel entonces parece quejarse de que "no hay nadie que se mantenga firme conmigo contra estas fuerzas, sino Miguel vuestro príncipe" ( Daniel 10:21 ).


Los príncipes de Judá y de Israel
Recordemos que Peniel, "el ángel de su rostro" había sacado a Israel de Egipto y había sido príncipe de Israel hasta el incidente del becerro de oro. Entonces Miguel reemplazó a Peniel como príncipe soberano de Israel. Se necesitarían los dos ángeles más tarde, cuando Israel y Judá se dividieron en dos naciones después de la muerte de Salomón ( 1 Reyes 12:19 ). Cuando se produjo la infracción, Miguel fue asignado a Judá, mientras Peniel se hizo cargo de Israel.

Peniel ya había sido relegado a un segundo plano en el incidente del becerro de oro algunos siglos antes, y él se mantuvo al margen cuando el rey de Israel estableció los becerros de oro en Betel y Dan ( 1 Reyes 12:2829 ).

El papel de fondo de Peniel no terminó hasta hace poco (2.001), cuando nosotros llevamos a cabo una campaña de oración para derrocar esos becerros de oro. Yo mismo no sabía nada de Peniel, hasta que se me apareció en octubre de 1.995 en una conferencia en Carolina del Norte. Escribí sobre esta experiencia en Las Guerras del Señor, en el capítulo 14 (En castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/06/libro-las-guerras-del-senor-dr-stephen.html).

No es que Peniel estuvo totalmente inactivo durante estos siglos. Sin embargo, él no podía hacer nada para restaurar a Israel o para llevar a cabo la manifestación de los Hijos de Dios, mientras que los becerros de oro fueran los dioses oficiales de Israel. Esos dioses (junto con otros delitos) fueron la causa de la desaparición de Israel, como leemos en 1 Reyes 13:34. El becerro de oro en los días de Moisés impidió a la gente entrar vivos y bien en su herencia del Reino a través del ministerio de Peniel. Esta situación continuó cuando Jeroboam estableció los becerros de oro en Israel.

Miguel trae la resurrección por el poder de la Pascua y la ofrenda de la gavilla; Peniel trae la transformación y la glorificación por el poder de la fiesta de los Tabernáculos. Para verlo de otra manera, el llamado de Miguel se cumplió a través de Judá, mientras que el llamado de Peniel se cumple a través de Israel. Fue por esta razón que Cristo tenía que venir dos veces, la primera vez de Judá y la segunda de José-Israel. Como el león de la tribu de Judá, Cristo tuvo que someterse a la muerte y resurrección de acuerdo a la profecía en Génesis 49: 9-12, pero como el fuerte toro de José, Cristo habría de ser la "rama fructífera" (ben, "hijo") de acuerdo con la profecía en Génesis 49:22.

Cuando el cetro y la primogenitura se dividieron entre Judá y José ( 1 Crónicas 5: 12 ), los dos ángeles fueron separados con el fin de atender a cada llamado. Miguel fue asignado al cetro, mientras Peniel fue asignado a la primogenitura. Cuando se dividieron Israel y Judá, los dos ángeles cada cual siguió con sus tareas, por lo que Miguel se convirtió en el príncipe de Judá, mientras Peniel se convirtió en el príncipe de Israel.

Estos dos ángeles, entonces, eran los únicos príncipes que fueron capaces de permanecer unidos y conducir las huestes del Señor en la guerra espiritual. Todas las otras naciones eran naciones "bestia" totalmente paganas, o, gobernadas por príncipes satánicos. Los ángeles de Dios que se les asignan aún no estaban facultados, porque aún no había llegado el momento para que el Reino de Dios venga a ellas.


La División del Trabajo
Durante la época de Daniel, encontramos a Peniel combatiendo en la guerra espiritual contra el príncipe de Persia, pero su victoria sólo trajo al príncipe de Grecia. A cada príncipe sucesivo de los imperios bestia se le había dado un tiempo específico para gobernar, y el tiempo total fue "siete veces", o 2.520 años. Este juicio divino sirvió para retrasar el llamado y ministerio de Peniel para cumplir con la fiesta de los Tabernáculos. Por la misma razón, el Derecho de Nacimiento de José también se retrasó hasta que llegara el momento de que los santos del Altísimo recibieran el reino de las naciones bestia.

La interacción entre Peniel y Miguel durante esta guerra es de interés para nosotros. Peniel le dice al profeta que Miguel era "su príncipe". Miguel era el príncipe de Judá, pero cuando el llamado de Daniel lo convirtió en el principal portavoz de Judá, Miguel también fue asignado específicamente a Daniel mismo. Sus oraciones dirigían las acciones de Miguel, así como las oraciones del rey de Persia dirigían las acciones del príncipe de Persia.

El príncipe de cada nación trabaja principalmente a través del rey o líder de esa nación. En el caso de Israel y de Judá, se suponía que los reyes eran hombres de Dios por medio de los cuales Miguel y Peniel podían ministrar ( Hebreos 1:14 ). En tiempos de apostasía, sin embargo, estos ángeles tuvieron que trabajar a través de otros a quienes Dios levantó, algo así como líderes de las minorías de un partido de oposición (Reino). Está claro, por ejemplo, que Elías era el líder de la oposición al rey Acab y Jezabel, y Pablo prácticamente nos dice en Romanos 11: 2-20 que él era el líder del remanente vencedor en su día.


Apoyando a los Príncipes de Dios
La queja de Peniel de que encontró sólo el apoyo de Miguel se puede entender cuando vemos que los dos ángeles representaban a Israel y Judá. En otras palabras, no había creyentes en Israel y Judá durante ese tiempo a través de los cuales los dos ángeles pudieran trabajar. Los hombres como Daniel y sus tres amigos, Zorobabel, Josué sumo sacerdote, y otros, todos apoyaron el trabajo y la convocatoria de Miguel en su papel de liderazgo sobre Judá.

Del mismo modo, en la lejana Israel hubo quienes repudiaron los becerros de oro, adorando al Dios de Israel, de la mejor manera que podían. Sin duda éstos, Tobías incluido, cuya historia se narra en el libro que lleva su nombre. Tobías 1: 10-13 dice:

10 Y cuando fueron llevados cautivos a Nínive, todos mis hermanos y los que eran de mi parentela comieron del pan de los gentiles 11 Pero me guardé a mí mismo de comer; 12 porque me acordé de Dios con todo mi corazón. 13 Y el Altísimo me dio gracia y favor ante [el rey] Enemessar, porque yo era su proveedor.


El rey Enemessar era probablemente Salmanasar, quien fue uno de los reyes asirios que tomaron los cautivos israelitas ( 2 Reyes 17: 3 ).

También hubo un gran grupo de israelitas que se decidieron a dejar la tierra de su cautiverio y que se separaron de los no creyentes. Al igual que más tarde los peregrinos en Estados Unidos, estos hijos de Israel se separaron con el fin de tener la libertad de culto para adorar al Dios de Israel. La historia es contada en 2 Esdras 13: 40-45,
40  Estas son las diez tribus, que fueron llevadas prisioneras de su propia tierra en el momento de el rey Oseas, a quien Salmanasar rey de Asiria llevó cautivo, y él los llevó sobre las aguas, y así entraron en otra tierra. 41  Pero ellos tomaron este consejo entre sí, que iban a salir de la multitud de los gentiles, y salir a un país más lejos, donde nunca la humanidad habitó, 42  para que pudieran guardar los estatutos, que nunca se guardaron en su propia tierra. 43  Y entraron en el Éufrates por los lugares estrechos del río. 44  Pero el Altísimo entonces mostró señales para ellos, y los guardó de hundirse hasta que pasaron. 45  Porque por medio de ese país había un gran camino por recorrer , es decir, de un año y medio, y la misma región se llama Arsareth. 46  Entonces ellos habitaron allí hasta el último momento;


No tengo ninguna duda de que había muchos (si no todos) dentro de este grupo que eran verdaderos creyentes, y que, por tanto, fueron apoyo del ministerio de Peniel, en lo que respecta al derecho de nacimiento y la fiesta de los Tabernáculos. Probablemente tenían poca comprensión de los acontecimientos espirituales que tenían lugar en los cielos, y es poco probable que incluso supieran que Peniel los estaba guiando, pero sin embargo, si sus corazones estaban bien con Dios, apoyaron el ministerio de Peniel.


El príncipe de Grecia
El príncipe de Grecia era el príncipe satánico de Grecia, ya que era una nación bestia. Sin embargo, Grecia, también, tiene un príncipe angelical asignado a la misma, al igual que todas las naciones. Todos estos príncipes angelicales prevalecerán al final, cuando la gloria de Dios llene toda la tierra.

Pero en el tiempo de Daniel, el príncipe de Grecia seguía dominado esa nación, a pesar de que aún no había surgido a su posición de preeminencia espiritual sobre las naciones. Alejandro Magno no surgiría hasta dentro de dos siglos. Daniel ya había demostrado (en Daniel 8:21 ) que Grecia iba a ser el tercero de los reinos bestia. Así que no fue una sorpresa cuando Peniel mencionó Grecia en Daniel 10:20.


Pero la verdadera revelación aún no fue dada a Daniel. Esta revelación final se daría en los últimos capítulos de Daniel.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/07-2015/daniel-10-of-spiritual-princes/#sthash.dB7dDN1m.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario