TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 2: SUEÑO DE NABUCODONOSOR, Parte 3, Dr. Stephen E. Jones


Daniel 2: el sueño de Nabucodonosor, Parte 3

31 de marzo 2015


En Daniel 2: 31-33 el profeta le dijo al rey,

31 Tú, oh rey, veías en tus sueños una gran estatua. Esta estatua, que era muy grande, y de un brillo extraordinario, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. 32 La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce [nekhash, "cobre"], 33 sus piernas de hierro, sus pies parte de hierro y parte de barro cocido.

Tome en cuenta que no había cuatro, sino cinco reinos que iban a surgir, cada parte de esta gran estatua o imagen. El cuarto y quinto reinos fueron ciertamente conectados por su calidad común de "hierro", pero los "pies" de esta imagen son diferentes de las "piernas", ya que los muslos son de las piernas. Considerando que las piernas son de hierro puro, los pies son una combinación de hierro y barro.

Estos cinco figuran también en Daniel 2:35 y en el versículo 45, donde los "pies" se describen sólo como "arcilla", omitiendo cualquier mención del "hierro".

También tome en cuenta que el peso específico de los metales disminuye de arriba hacia abajo,haciendo la parte superior de la estatua pesada.

Oro = 19,32
Plata = 10,49
Cobre = 8,93
Hierro = 7,85
Arcilla = 1.9

El patrón decreciente nos dice que ni cobre ni de bronce estaba destinada a describir el tercer reino. Aunque era común en esos días para mezclar cobre con otro metal, esto no es un factor en la revelación. Cobre + zinc = latón; y cobre + estaño = bronce. En aquellos días, el estaño se extraía para producir el bronce, y de ahí la NASB traduzca el término como bronce. La KJV traduce como latón, sin entender que el zinc no se utilizaba en esos días.

El peso específico del bronce es de 7,7, y del latón es de 8.4. El dilema es que el latón encajaría entre la plata (10.49) y el hierro (7,85), pero el latón en sí no era utilizado en esos días. Por otro lado, se utilizaba bronce, pero su gravedad específica es sólo 7,7 y es por lo tanto menos que el hierro en 7,85.

Por esta razón, carentes de toda razón de peso para convertir el cobre en una aleación, debemos traducir nekhash como "cobre", cuyo peso específico (8,93) encaja perfectamente dentro de los límites de la plata (10.49) y hierro (7,85).


La imagen Aplastada por una piedra

Daniel 2:3435 continúa, mostrando el destino de esta estatua,

34 Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano ["cercenada de por sí, es decir, no con mano", VC], y que hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los aplastó. 35 A continuación, el hierro, el barro cocido, el bronce [cobre], la plata y el oro fueron aplastados, todo al mismo tiempo, y fueron como tamo de las eras del verano; y el viento se los llevó sin que de ellos quedara rastro alguno. Pero la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte ["una vasta cordillera", VC] y llenó toda la tierra.

En el versículo 34 (arriba), donde, por primera vez, Daniel habla de la "piedra", hay una característica oculta que identifica la piedra como el Mesías. Si comenzamos con la segunda letra de la palabra XVIII en el versículo 34, y contamos cada 26ª letra a partir de entonces, se deletrea "Mesías". Esto es lo que se conoce como Equidistante Espaciado entre Letras (EEL), y varios libros se han escrito en los últimos años sobre esta técnica. Además, un ELS de 7 explica "la casa de David", que, por supuesto, es la familia de quien vendría el Mesías.

Por lo tanto, escondido en el texto en sí está la identidad de la piedra. Se trata principalmente de Jesucristo mismo, y sin embargo, también conlleva la aplicación más amplia de "la casa de David". En otras palabras, que incluye a todos los que son de la casa, que es de Cristo, Su cuerpo. Estos forman el sexto reino en el sueño del rey, el Reino de la Piedra, del que Cristo es el Rey y Su cuerpo gobierna con Él en Su trono.

Esta piedra no fue cortada de una montaña por manos humanas, sino "rota de por sí", como la VC escribe. La estatua en sí está en contraste en su origen con la piedra. La implicación es que la estatua está hecha por el hombre y, de hecho, fue la estatua de un hombre. La piedra, sin embargo, tiene un origen divino y tiene la intención de transmitir un origen celestial de estar formada por el propio Mesías.

La piedra luego crece hasta llenar toda la tierra como una gran cordillera. Las montañas son reinos en el simbolismo bíblico, como vemos en Isaías 2: 3, "el monte del Señor". Una cadena de montañas, entonces, es una Federación de Naciones Unidas, que ha de ser formada de acuerdo con Apocalipsis 11:15 : "Los reinos del mundo se ha convertido en el reino de nuestro Señor y de su Cristo".

Como vemos en la historia, cada uno de estos reinos de "metal" son contados como parte de esta estatua en virtud de su posesión de Jerusalén. El reino final, sin embargo, con los pies en parte de hierro y en parte de barro, implica un control parcial de Jerusalén. El reino de arcilla, como el profeta describe en capítulos posteriores, fue de dos naturalezas, pues tuvo el hierro de Roma, pero también la arcilla de las tribus dispersas de Israel ( Jeremías 18: 1-10 ). Hay mucho más que eso, por supuesto, pero vamos a estudiar esto en mayor profundidad en el momento adecuado.

Al final, el sueño del rey en Daniel 2 debe complementarse con Daniel 7 y 8 con el fin de obtener la imagen más completa de la historia profética, porque alí Dios le dio al mismo profeta una visión más penetrante de los reinos de los hombres que iban a surgir.


Interpretación del sueño por Daniel
Daniel 2:3637 comienza diciendo:

36 Este es el sueño; ahora diremos su interpretación en presencia del rey. 37 Tú, oh rey, eres el Rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado el reino, el poder, la fuerza y la gloria; 38 y donde quiera que habitan los hijos de los hombres, o las bestias del campo, o las aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha hecho soberano de todos ellos. Tú eres la cabeza de oro.

Es muy importante que entendamos que los reinos de los hombres recibieron el mandato divino de Dios mismo. No se pueden dar crédito de obtener el poder por su propia fuerza. Daniel deja claro desde el principio que el propio rey Nabucodonosor había sido autorizado por el Dios del cielo para gobernar "donde los hijos de los hombres habitan".

Esto es consistente con Jeremías 27: 56, donde Dios dice,

5 Yo hice la tierra, los hombres y las bestias que están sobre la faz de la tierra con mi gran poder y con mi brazo extendido, y yo lo daré a aquel que es agradable delante de mis ojos. 6 Y ahora he dado todas estas tierras en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y yo le he dado también a los animales salvajes del campo para que le sirvan.

El derecho de Dios de delegar autoridad se basaba en Sus derechos como Creador del cielo y de la tierra ( Génesis 1: 1 ). El Creador posee lo que Él crea, y esto le da el derecho de propiedad, como se establece en la Ley en Levítico 25:23, donde Dios dice, "la tierra es mía". El Mandato de Dominio para gobernar la tierra se le dio al hombre en Génesis 1:26, cuando Dios delegó Su autoridad (conservando Su soberanía).

Este Mandato de Dominio, en años posteriores, se había reducido a Judá y en concreto a la casa de David. Pero a causa de los pecados de los reyes de Judá, Dios finalmente los despojó de dicha autoridad y se la dio a Nabucodonosor, rey de Babilonia. Tanto Jeremías como Daniel reconocieron esto y se sometieron a Nabucodonosor como "siervo" de Dios.

Jeremías mismo no recibió ninguna revelación sobre cinco reinos. Se le mostraron sólo los setenta años del primer reino ( Jeremías 25:1112 ). Daniel, sin embargo, demostró que Babilonia era sólo el primero de los cinco reinos que habrían de surgir. En otras palabras, la cautividad de Jerusalén se extendería mucho más allá de los setenta años de gobierno babilónico. Cuando Babilonia cayó ante los medos y los persas, el Mandato de Dominio había de pasar al rey de Persia, en lugar de volver a la casa de David.

De Persia, el Mandato de Dominio había de pasar al rey del Imperio Griego, es decir, a Alejandro Magno y sus sucesores. De Grecia, pasaría a Roma y luego al reino de hierro y arcilla de la Roma papal. Este último reino todavía está en existencia hoy.

Sin embargo, nos encontramos con que Cristo vino hace mucho tiempo en la época de las romanas "piernas de hierro". Era la Piedra, pero incluso Él no podía reclamar el reino hasta que el Mandato de Dominio pasara a Él. No pasaría a Él hasta que el final del último reino de los hombres habría terminado el tiempo asignado a él para gobernar la tierra.

Por lo tanto, en una parábola Jesús describe perfectamente esta situación, en Lucas 19:12,

12 Dijo, pues: "Un hombre noble se fue a un país lejano para recibir un reino para sí y después volver".

Jesús tuvo que ascender al cielo, el "país lejano", hasta que recibiera el Mandato de Dominio. La gente de su época eran conscientes de cómo el rey Herodes el Grande había ido a Roma para obtener la autorización del emperador romano para recibir su reino. De manera similar, también Jesús fue al cielo "para recibir un reino para sí mismo". Aunque Él es, obviamente, el heredero legítimo del trono de David, Él tendría que esperar hasta que el quinto reino de los hombres hubiera llegado a su fin.

Mientras tanto, sin embargo, como creyentes podemos ejercer una gran autoridad espiritual, pero como Jesús hemos sido refrenados por los tiempos en los que vivimos. Sin embargo, creo que estamos ahora justo viviendo al final del reino definitivo de hierro mezclado con barro, y que el Mandato de Dominio fue trasladado a los santos del Altísimo en el octavo día de Tabernáculos, el pasado 16 de octubre de 2014. La coronación real de estos "santos" se producirá en otro octavo día, el de la ofrenda de la gavilla el 5 de abril de 2015.


Esto no significa que todos los problemas del pasado se resolverán inmediatamente. Simplemente significa que el Mandato de Dominio ha sido despojado de los reinos de los hombres y dado a aquellos cuyo es el derecho a gobernar durante el siglo venidero. El fallo de la Corte Divina fue decretado, y ahora estamos viendo la manifestación exterior de dicho Decreto. La caída de Misterio Babilonia está en curso, y los vencedores están llamados a preparar sus corazones y aprender las leyes de Dios, por las que puedan ejercer sus llamados de acuerdo con la voluntad de Cristo.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario