TRADUCTOR-TRANSLATE

ENTRANDO EN EL REPOSO DE DIOS, por David Gooding


Entrando En El Reposo De Dios
David Gooding
Texto: Hebreos 3-4

Un Ejemplo Espantoso
El ejemplo histórico al que el Espíritu Santo ahora nos dirige puede resumirse en pocas palabras de la siguiente manera: Los antepasados de los cristianos hebreos receptores de esta epístola, eran una vez esclavos en Egipto. Finalmente hallaron la libertad, siendo primero salvos de la ira de Dios mediante la sangre del cordero pascual; y luego libertados de la tiranía de Faraón por el poder sobrenatural de Dios. Fueron bautizados en Moisés en la nube y en el mar (1 Co. 10:2); y comenzaron a viajar hacia la tierra prometida, tierra del reposo. Pero pocos de ellos llegaron a ese destino. Se rebelaron contra el Señor de tal manera que Él juró que no entrarían en Su reposo. Y así fue: nunca entraron.
Debemos tener doble cuidado aquí. Primero, debemos asegurar que entendemos exactamente qué es lo que el Espíritu Santo dice que falló, exactamente por qué causa nunca entraron en el reposo prometido. Y segundo, debemos ver cómo el escritor aplica la lección a sus lectores y a nosotros.
Primero, consideraremos la afirmación llana y clara de Hebreos 3:19, “Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad”. El término es: “incredulidad”. No dice mundanalidad, descuido, falta de devoción, etc., sino incredulidad. “Sí, pero esto podría aplicarse a cualquiera de nosotros”, dicen algunos, “incluso a cualquier verdadero cristiano. Todo creyente puede ser a veces culpable de no creer. Pedro fue culpable cuando salió de la barca para andar sobre el mar e ir al Señor, y repentinamente perdió su fe y comenzaba a hundirse. Supongamos que el Señor me manda hacer algo para Él y me da una promesa para animarme, pero luego encuentro que me falta fe – no confío en la promesa. ¿No es eso incredulidad? ¿Y eso no me descalificaría de entrar en el reposo que Dios me ofrece?”
Pues, ciertamente la incredulidad es incredulidad; pero debemos notar exactamente qué era lo que aquellos hebreos no creyeron. Lo encontramos en el 4:2, “Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron”. Y luego en el 4:6, “...y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia”. Estas declaraciones no podrían estar más claras; lo que no creyeron fue el evangelio. Lo escucharon; pero no les aprovechó porque nunca lo creyeron.

¿Qué Es El Evangelio?
Ahora bien, si no tenemos la idea correcta de qué fue el evangelio en su caso (y qué es en el caso nuestro) tendremos dificultad para entender eso de que ellos nunca creyeron el evangelio. Nos inclinaremos a argumentar que después de todo, salieron de Egipto y fueron bautizados en Moisés. Aparentemente entonces creyeron el evangelio, o al menos parte del evangelio, porque de otro modo no habrían salido de Egipto. Solamente no creyeron las partes posteriores del evangelio, esto es, el informe de los espías (Nm. 13:27) y especialmente el informe de Josué y Caleb (Nm. 14:6-10), y así vino el desastre.
Pero es justo aquí que cometemos un gran error. El evangelio predicado a los israelitas no consistía de dos o tres partes separadas para que pudieran creer y aceptar una parte sin necesariamente creer y aceptar las otras. Moisés no iba diciendo: “Mirad, lo principal es escaparse de la ira de Dios en la noche de Pascua, y luego escaparse de la esclavitud a Faraón en Egipto. Éste es el evangelio que Dios os ofrece. No compliquemos la cosa. Lo principal es salir de Egipto al desierto. Luego quizá os guste tomar alguno de los cursillos avanzados de Dios, tales como el caminar en comunión con Él en el desierto, y luego entrar al final en la herencia en la tierra prometida. Pero esos cursillos avanzados son opcionales. No tenéis que tomarlos si no queréis. Así que podéis decidir esto más tarde. De momento, simplemente creed el evangelio sencillo y salid de Egipto”.
Por supuesto que no. Moisés no predicó así el evangelio, porque no hubo ninguna buena nueva así que predicar. El evangelio era que Dios había venido para redimirles; y la redención significaba ser librado de la ira de Dios mediante la sangre del cordero pascual, ser librado del poder de Faraón, ser aceptado como el pueblo de Dios, salir de Egipto, cruzar el desierto y entrar en la herencia en la tierra prometida. Fue todo un paquete o entidad indivisible. No podían creer y aceptar la primera parte pero rechazar el resto. Era todo o nada; y esto es lo que fue claramente expresado a ellos desde el principio (ver Éx. 6:6-8).
Como sabemos, todos ellos profesaron creer el evangelio y salieron de Egipto. Pero cuando llegaron al lugar donde podían ver la tierra prometida, deliberada y persistentemente rehusaron entrar. ¿Qué demostró eso? ¿Que ellos habían creído el evangelio, pero no el resto de la Palabra de Dios? ¿O que ellos habían creído algunas partes del evangelio pero no otras partes? ¡No! Afirmar esto sería reducir la seriedad del veredicto del Espíritu Santo. Él dice que el mensaje que ellos oyeron no les aprovechó, no tuvo valor para ellos, porque ellos no lo acompañaron de fe. No creyeron el evangelio.
Y “también a nosotros”, añade el escritor, “se nos ha anunciado la buena nueva”. Debemos asegurar que hemos entendido qué es el evangelio y que realmente lo hemos creído. Entonces tengamos mucho cuidado respecto a cómo lo presentamos a los demás. No debemos dar a la gente la impresión de que el evangelio solamente nos ofrece el perdón de pecados; y que después de esto hay algunos cursillos opcionales tales como progreso en santidad, conformidad a Cristo al final, y entrar en nuestra gran herencia celestial. La esperanza del evangelio guardado para nosotros en los cielos es parte integral del evangelio, y los primeros predicadores cristianos solían dejar claro desde el principio este punto a sus oyentes inconversos (ver Col. 1:5). El evangelio es una entidad sola e indivisible. Lo crees todo o nada. Es cosa muy grave profesar creer el evangelio, y luego rehusar deliberada y persistentemente progresar en la senda de la santidad ni entrar en la gran herencia guardada para nosotros “en lugares celestiales en Cristo Jesús” (Ef. 2:6). Tal comportamiento pone en duda si realmente hemos creído el evangelio o no.

El Significado de “Desobediencia”
Pero quizá tengas una objeción más o menos así: “Está bien que citas 3:19 y 4:2 y luego afirmas en base a estos versículos que aquellos que no entraron en la tierra prometida eran personas que no creyeron el evangelio, en otras palabras, totalmente incrédulas. Pero mira al 3:18 y 4:6; estos versículos dan otra razón. Dicen que el pueblo que no entró fue aquel que desobedeció. Y además, el 4:11 nos advierte que tengamos cuidado para no seguir su ejemplo de desobediencia. Seguramente no vas a decir que es imposible que un verdadero creyente jamás desobedezca. Todos nosotros desobedecemos al Señor a veces; y estos versículos seguramente nos advierten que un verdadero creyente podría desobedecer al Señor tan gravemente como para perder su salvación”.
Pues, no, ciertamente no voy a decir que es imposible que un verdadero creyente jamás desobedezca. Tristemente, todos nosotros desobedecemos éste o aquel mandamiento del Señor de tanto en cuando, o bien porque desconocemos Su Palabra de modo que no sabemos que trasgredimos, o porque creemos que algunos de Sus mandamientos no son importantes, o porque la tentación o la voluntad propia nos sobrecoge y nos inunda. Además, si no nos arrepentimos de esto, conducirá a la disciplina en esta vida (ver 1 Co. 11:30-32) y pérdida de recompensa (no de salvación) en la vida venidera (ver 1 Co. 3:11-15). Esto es verdaderamente serio, y no tengo intención alguna de quitar su importancia.
Pero de momento nuestra tarea es examinar qué clase de desobediencia es aquella a la que el Espíritu Santo se refiere aquí en los capítulos 3 y 4 de Hebreos. La palabra griega para “desobediencia” en 4:6 y 4:11 es apeitheía. Incluyendo estos dos textos, aparece un total de siete veces en el Nuevo Testamento (1). Como verbo, apeitheo, “desobedecer”, aparece en Hebreos 3:18 y 11:31, y catorce veces más en el Nuevo Testamento, para un total de dieciséis veces (2). El adjetivo, apeithes, “desobediente”, no aparece en Hebreos; pero sí en otros seis lugares(3) en el Nuevo Testamento. Entonces, esto da un total de veintinueve veces que aparecen el sustantivo, el verbo y el adjetivo, y ninguna vez se usa ninguno de ellos para describir la desobediencia de un verdadero creyente. Siempre cuando estas palabras son empleadas, los desobedientes son los que rechazan a Dios, rechazan Su ley, rechazan Su evangelio y rehúsan creer en Él o creer lo que Él dice.

David Gooding,

No hay comentarios:

Publicar un comentario