TRADUCTOR-TRANSLATE

NO SEAS SANTURRÓN, God's Kingdom Ministries


25 de octubre 2014

En Lucas 18 Jesús dio instrucciones a la vista de la inminente destrucción de Jerusalén. Primero Él les animó a orar sin cesar en lo que respecta a la justa vindicación. Entonces Él les dio una parábola acerca de la humildad y la justa justificación. Lucas 18: 9 dice,
9 Y dijo también esta parábola a unos que confiaban en sí mismos como justos, y miraban a los demás con desprecio.
Es curioso que estas "ciertas personas" deban permanecer en el anonimato. Parece que trataban de seguir a Jesús. Tal vez eran personas -quizá fariseos locales- en una ciudad que vinieron a ver a Jesús cuando Él estaba pasando de camino a Jerusalén. Quienquiera que fueran, Jesús los vio como los hombres justicia propia que despreciaban a los que no eran tan celosos en sus obras religiosas.
10 Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro, un recaudador de impuestos. 11 El fariseo, de pie, oraba consigo mismo: "Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros, ni aun como este recaudador de impuestos. 12 Ayuno dos veces a la semana; pago el diezmo de todo lo que gano".
Jesús estaba retratando la actitud tan frecuente entre los fariseos y muchos líderes religiosos de la época, que estaban orgullosos de su rectitud y creían que eran más aceptables para Dios que los que eran menos religiosos. Dado que los hombres imitan a los dioses que ellos adoran, es claro que ellos creían que Dios despreciaba a los pecadores y también elogiaba a los celosos de hacer actos religiosos.
No había ninguna ley divina que mandara a los hombres ayunar dos veces por semana. Sólo había un día de ayuno, el Día de la Expiación. Tampoco todos los ingresos eran imponibles, pero este hombre pagaba diezmos "de todo lo que gano". Jesús probablemente tenía la intención de retratar a este fariseo santurrón, como alguien que iba mucho más allá de los requisitos de la ley y despreciaba a todos los que no seguían su yugo de servidumbre.
Pero entonces Jesús también establece a un recaudador de impuestos para que contraste con el fariseo en Lucas 18:13,
13 Pero el recaudador de impuestos, de pie a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "Dios, sé propicio [hilaskomaia mí, pecador!"
Debe tenerse en cuenta, por supuesto, que este recaudador de impuestos estaba arrepentido por cualquier pecado que hubiera cometido. Era común en aquellos días para un recaudador de impuestos (publicano) extraer más impuestos de lo que se debía y luego embolsarse la diferencia. Su contrato con el gobierno romano era para extraer una cierta cantidad de impuestos de la gente, y los publicanos no tenían que dar al gobierno romano el exceso que habían extraído. Esto hizo a los publicanos ricos, pero fueron odiados y excomulgados del templo. Jesús nunca perdonó su robo, sino que los clasifica como ovejas perdidas, monedas perdidas, y pródigos. Cuando vinieron a escuchar sus enseñanzas, Él les dio la bienvenida como el padre dio la bienvenida a su hijo pródigo.
La oración del publicano: "Dios, sé propicio a mí, pecador", muestra arrepentimiento. De hecho, la palabra griega traducida como "ser misericordioso" es la forma verbal del sustantivo hilasmos, lo que significa expiación o perdón. Por lo tanto, está conectado directamente con el Día de la Expiación, cuando el pecado era perdonado por la sangre rociada sobre el propiciatorio. La palabra griega para el asiento de la misericordia es hilasterion, cuya raíz es hilasmosA menudo se traduce como "propiciación", que significa apaciguar, como si Dios fuese apaciguado o se estuviera apaciguando, pero esto es inexacto. Expiación es "cubrición", y expiar significa "cubrir" el pecado. Expiación es un mejor sinónimo para perdón.
En otras palabras, podríamos decir que el pecador arrepentido estaba recibiendo la expiación por el pecado, que el sumo sacerdote ofrecía una vez al año en el Día de la Expiación. Hebreos 2:17 dice de Cristo,
17 Por lo tanto, se vio obligado a asimilarse a sus hermanos en todas las cosas, para que él sea un sumo sacerdote misericordioso y fiel, en cuanto a las cosas relacionadas con Dios, para expiar [hilaskomailos pecados del pueblo. [El Emphatic Diaglott]
Vemos, pues, que la parábola de Jesús manifiesta Su propia obra como el "sumo sacerdote misericordioso y fiel", que vino a cumplir la labor de la Día de la Expiación. Jesús concluye la parábola en Lucas 18:14,
14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque todo el que se enaltece será humillado, pero el que se humilla será ensalzado.
El Día de la Expiación era un día de humillación, no  un día para mostrar la humildad de uno como pretensión de justicia. Como el verdadero Sumo Sacerdote, Jesús le estaba diciendo a la gente que fueron verdaderamente justificados por lo que se había hecho en el día de la expiación.
Más tarde, cuando se comenta la crucifixión de Cristo, vamos a ver cómo la Pascua y el Día de la Expiación se relacionan estrechamente entre sí. El cordero de la Pascua y la cabra cuya sangre fue rociada sobre el propiciatorio en el Día de la Expiación ambos hablan de la muerte de Cristo, pero de diferentes maneras. Jesús cumplió los dos tipos, además de ser el sumo sacerdote que rocía su sangre sobre el propiciatorio en el templo celestial ( Hebreos 9: 11-14 ).
La lección que subyace en esta parábola es que debemos acercarnos a Dios con humildad, en vez de venir con una cartera de obras de justicia que podrían hacernos dignos de estar en comunión con Dios. Cualesquiera hechos justos que hacemos no se deben hacer para ganar la justificación; las obras deben surgir de los humildes que han encontrado justificación. Con demasiada frecuencia, sin embargo, los hombres son orgullosos de sus buenas obras y su celo religioso, pensando que estas cosas les hacen dignos de la justificación de Dios.
En sus primeros años, el propio apóstol Pablo trató de agradar a Dios por sus obras,  como un fariseo celosoDespués de que Jesús se reveló a él, se fue a Arabia, probablemente para pasar el tiempo en el Monte Sinaí para recibir una nueva comprensión de la ley y la gracia. Sus escritos posteriores, sobre todo en el tercer capítulo de Romanos, reflejan esta revelación, y es consistente con las enseñanzas de Jesús. Ni Jesús ni Pablo echaron a un lado la ley, sino que revelaron su lugar apropiado en la vida del creyente.

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2014/10-2014/dont-be-self-righteous/#sthash.Zrehy24c.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario