TRADUCTOR-TRANSLATE

FUTURISMO APOCALÍPTICO Y LOS SELLOS (Apoc. 6- Parte I), (APOCALIPSIS 6-22), Dr. Stephen E. Jones



Apocalipsis 6 (Parte I)

Fecha: 11/01/2002
Boletín No. 170

El libro de Apocalipsis comienza por decirnos el título completo del libro en sí. 

Traducido literalmente, se lee: La revelación de Jesucristo.

La palabra griega traducida como "revelación" es apokalupsis, por cuya razón los hombres se refieren a él como "El Apocalipsis". Esta palabra se utiliza generalmente para referirse hoy a acontecimientos divinamente destructivos, porque el libro de la revelación, prácticamente se ha convertido en sinónimo de acontecimientos desastrosos que se dice destruirán el mundo, sobre todo durante "la tribulación".

Pero el significado literal del libro es "Revelación". Significa "revelar" como en la "revelación", pero la imagen más precisa de palabra es correr a un lado el velo para revelar algo oculto. ¿Qué es lo que se da a conocer en este libro? Jesucristo. Es la revelación de Jesucristo, no la revelación de desastres o tribulación o anticristo.

En general, la palabra apokalupsis puede referirse a la revelación divina, como profecía. Pablo usa el término de esta manera en Gal. 01:12, diciendo:

12 pues yo ni lo recibí de hombre, ni me fue enseñado, sino que lo recibí por revelación de [a partir de] Jesucristo.

La palabra indica una revelación de la verdad previamente oculta para Pablo hasta su conversión a Cristo. Sin embargo, la revelación de Jesucristo es algo más que una revelación de la verdad previamente escondida. La verdad real es una Persona. Juan 1: 1  14 dice que Jesús Cristo es el Verbo ( logos ) hecho carne. Juan 17:17 dice, "Tu palabra logos) es la verdad". Así que Jesús también es la Verdad hecha carne (Juan 14: 6). Por lo tanto, la revelación de la verdad es la revelación de Jesucristo. Es algo más que una revelación de hechos o de cosas futuras. Es una revelación de Jesucristo y Su gloria. Pablo dice en Rom. 08:19,

19 Porque el anhelo ardiente de la creación es aguardar ansiosamente la revelación [apokalupsis ] de los hijos de Dios.

No es la revelación profética lo que la creación espera. Es la revelación de Cristo en los hijos de Dios. Porque conocer a Cristo en los hijos de Dios significa que Cristo se hace visible en ellos o a través de ellos. Heb. 10:20 habla de "el velo, esto es, de su carne". Un velo esconde la luz, o la gloria de Cristo. El descubrimiento revela Su gloria en el mundo.

La revelación de Jesucristo, entonces, es el momento en que su gloria se hace evidente para todos. La luz y la gloria que estaba en Jesús se ocultaban por el velo carnal hasta que los tres discípulos vieron su gloria en el monte de la transfiguración ( Mateo 17:. 1 , 2 ). En Pentecostés, la gloria de Dios vino a habitar en nuestros cuerpos, después de haber dejado el antiguo templo de Salomón que fue hecho de la mera madera y piedra. Esto es lo que Pablo quiso decir cuando habló de nuestros cuerpos que son los templos de Dios. También habló de "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" ( Colosenses 1:27 ). Cristo es formado en nosotros, pero Él todavía está velado por nuestra carne. La manifestación hará a Cristo evidente a todos.

Pedro nos exhorta, pues, en 1 Ped. 01:13,

13 Por lo cual, estad preparados para la acción, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá en la revelación [apokalupsis] de Jesucristo.

Pedro habla de esto como un evento futuro. Una vez más, Pedro dice en 1 Pedro. 04:13,

13 pero en la medida en que compartís los padecimientos de Cristo, regocijaos; para que también en la revelación  [apokalupsis]  de su gloria os gocéis con gran alegría.

El punto es que Cristo incluso ahora mora en nosotros, pero Él está velado. Uno sólo puede ver a Cristo por discernimiento espiritual. Pero viene el día cuando Cristo se dará a conocer en los hijos de Dios. Entonces el potencial estará ahí para que todos lo veamos en los hijos de Dios. Rev. 1: 7 dice que "todo ojo le verá," pero no nos dice cuándo o cómo. La mayoría asume que será inmediato, pero la Escritura no dice esto.

Creo que al principio todos los hombres verán a Cristo en los hijos de Dios (los vencedores). Este es el propósito de "la revelación de los hijos de Dios" y "la revelación de su gloria". El patrón se establece en la historia de Moisés del Antiguo Testamento, que salió desde el monte con el rostro resplandeciente por la gloria de Dios ( Ex 34, 27-33 ). Los israelitas en la base de la montaña no se prepararon espiritualmente para ver la gloria de Dios, y se espantaron. Moisés puso un velo sobre su rostro mientras hablaba con la gente.

De la misma manera también, cuando los hijos de Dios salgan afuera de la "montaña" de su propia transfiguración, tendrán que volver a las personas en forma de carne, una vez más, poniendo sobre sus rostros el velo de la carne. Esta es la única forma en que serían capaces de manifestar a Cristo a la gente sin ellos ser aterradores.

Ez. 44: 15-19 representa esto como quitarse las vestiduras de lino y ponerse las prendas de lana, cuando estos sacerdotes ministren a las personas en el atrio exterior (reino de carne).

El libro de Apocalipsis es un relato más detallado de cómo esto se llevará a cabo. Es la historia de la revelación de Jesucristo, porque esa es la meta de la historia y el propósito de este libro.


La interpretación futurista de Apocalipsis

La interpretación futurista del libro de Apocalipsis, que se enseña en muchos círculos evangélicos y fundamentalistas, es una innovación reciente, no habiendo sido enseñada hasta mediados de 1800. Fue popularizada por el Dr. Scoffield, un hombre de carácter dudoso que se apropio su título de médico sin ningún tipo de educación superior. El Scoffield de la década de 1900 fue apoyado financieramente por un abogado judío llamado Samuel Untermyer, que fue uno de los redactores de la Ley de la Reserva Federal y presidente del ocultista Lotus Club en Nueva York. Su motivo era, sin duda, político, sentando las bases para convencer a los cristianos a apoyar ciegamente el Estado judío que estaba previsto.

El punto de vista futurista de Apocalipsis cambió la fiesta de los Tabernáculos por un "rapto." El evento principal de la fiesta de los Tabernáculos viene en el último gran día de la fiesta, cuando el Espíritu Santo se da en su plenitud y el cambio corporal se lleva a cabo en los vencedoresJuan 7: 37-39 ). Los futuristas cambian todo el concepto por lo que ellos llaman "el rapto".

El propósito de la fiesta de los Tabernáculos es capacitar a los vencedores para terminar la Gran Comisión. Daniel dice que el Reino de Dios (el reino de la "piedra" de Dan. 2:35 ) crecerá hasta ser una gran cordillera que llene toda la tierra. El punto de vista futurista saca a los creyentes fuera del mundo y hace surgir a los judíos como los evangelistas durante la "tribulación". Lo más extraño es que este punto de vista dice que el Espíritu Santo será quitado de la tierra en este momento. ¿Cómo podrá hacerse el trabajo de evangelismo sin la presencia del Espíritu Santo?

Por esta visión futurista, el "rapto" es visto en Rev. 4: 1 cuando a Juan se le dice "sube acá", y El resto del libro se interpreta entonces refiriéndose a hechos posteriores al "rapto"; así, según la interpretación futurista, la mayor parte de este libro aún no se ha cumplido. Dicen que se cumplirá en un período de siete años de tiempo que están todavía en el futuro.

Rev. 1: 1 dice que estos eventos escritos en el libro "enseguida tienen que acontecer". Esto no parece encajar bien con la interpretación futurista de que los acontecimientos tendrían que esperar casi 2.000 años.

Me propongo demostrar que la mayor parte de la Revelación ya se ha cumplido. Voy a demostrar que la única razón por la que los hombres son futuristas es porque no están familiarizados con la historia. En segundo lugar, el punto de vista futurista ha engañado a la gente al no estudiar el cumplimiento histórico de estos acontecimientos. Los acontecimientos se cumplieron de manera que no sospechaban, así como el Mesías vino de una manera insospechada cuando nació en Belén.

Rev. 1: 1 dice de este libro: "la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan". La palabra griega que se usa para significar los medios para dar una señal es el verbo, semaino, que se deriva del sustantivo, semeion, "una señal milagrosa". Por ejemplo, cuando Jesús convirtió el agua en vino, se dice que esto es el primero de los signos milagrosos ( semeion ) que hizo para manifestar Su gloria ( Juan 2:11 ).

En otras palabras, el libro de Apocalipsis es un libro de las señales o signos. Está escrito en un lenguaje simbólico y no debe ser tomado tan literalmente. La bestias y los dragones y las langostas no están destinados a ser criaturas literales. Representan las naciones y las personas que actúan, en parte, al igual que estas criaturas.

Y así, en nuestro estudio, vamos a tratar esta revelación como historia verdadera contada en términos simbólicos. De esta manera veremos que el libro desvela la historia de los últimos 2.000 años. No nos hemos quedado esperando el "rapto" de Rev. 4: 1 . Hemos visto el cumplimiento de la obra por muchos años y ahora estamos viviendo cerca del momento de la caída de Babilonia y el momento de la primera resurrección.

Ya hemos hecho un estudio completo sobre las siete iglesias en los primeros capítulos de Apocalipsis. Ese estudio se publica ahora en nuestro libro, Las Siete Iglesias (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/libro-apocalipsis-2-3-las-siete.html). Podríamos, tal vez, estudiar los capítulos 4 y 5 (Ver el estudio de estos capítulos aquí: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/10/libro-apocalipsis-capitulos-4-5-dr.html). Sin embargo, nuestro espacio es limitado en estos boletines, así que en su lugar comenzaremos nuestro estudio con la sección histórica del libro que comienza con los siete sellos en Apocalipsis 6.


Los siete sellos del Apocalipsis 6


Sello 1: El caballo blanco: Los líderes romanos (31 aC - 193 dC)

Apocalipsis 6: 1 , 2 , dice,

1 Y vi cuando el Cordero abrió uno de los siete sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz fuerte de un trueno: "Ven". 2 Y miré, y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba tenía un arco; y una corona le fue dada; y salió venciendo, y para vencer.

El jinete del caballo blanco en Rev. 6: 2 no es JesucristoLos cuatro jinetes representan a los líderes romanos en la historia de Roma. El caballo blanco representa a Roma en su apogeo de la gloria, una época de paz y prosperidad sin precedentes en el Imperio Romano. Roma llegó a su apogeo de poder en el año 31 dC, cuando derrotó a Egipto en la batalla de Actium. En el año 27 aC el Senado romano confiere a Octavio el título de Augusto César. Roma dejó de ser una república y se convirtió en un imperio gobernado por emperadores.

Emperadores romanos y los generales conquistadores montaban caballos blancos en sus desfiles de victoria. Al jinete se le daba una corona. La palabra griega es stephanos, una corona de laurel de un conquistador, no una diadema de un rey. (Véase también el Rev. 19:11, donde Jesucristo también monta un caballo blanco, porque Él es el último conquistador del mundo).

El tiempo transcurrido desde el 31 aC hasta el 180 dC fue la época de oro del Imperio Romano. En Gibbon finales de 1700 escribió en su Decadencia y Caída del Imperio Romano, pp. 41, 42,

"Durante un largo período de doscientos veinte años siguientes al establecimiento de este sistema ingenioso [27 aC] a la muerte de Cómodo [180 dC], los peligros inherentes a un gobierno militar fueron, en gran medida, suspendidos ... Pero Nerón involucró a todo el imperio en su ruina [Se suicidó en el año 68 dC]. En el espacio de dieciocho meses cuatro príncipes [emperadores] perecieron por la espada; y el mundo romano se vio sacudido por la furia de los ejércitos contendientes. Con excepción de esta corta, aunque violenta, erupción de licencia militar, los dos siglos desde Augusto a Cómodo fallecieron sin manchas de sangre civil y sin ser molestados por las revoluciones".

Y así, el caballo blanco representa a los emperadores romanos como conquistadores en una época de relativa paz y prosperidad. La muerte de Nerón en el año 68 dC, durante la rebelión de Judea, fue el único trastorno en la búsqueda de su sucesor.


Sello 2: El Caballo Rojo: Guerra (193-284 dC)

Apocalipsis 6: 34 , dice,

3 Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: "Ven y mira". 4 Y salió otro caballo, rojo; y al que estaba sentado sobre él, le fue dado poder de quitar la paz de la tierra, y que se matasen unos a otros, y una gran espada le fue dada.

El tiempo de relativa paz y prosperidad en Roma se rompió en 193 dC por la guerra civil y derramamiento de sangre. Durante este período de 89 años, Roma se vio inmersa en una guerra civil tras otra. Gibbon atribuye principalmente a la época en que los guardaespaldas personales de los emperadores, la Guardia Pretoriana, vinieron a ver que eran más poderosos que los propios emperadores. Gibbon escribe acerca de esto en su libro, pp. 56, 57,
"Las bandas pretorianas, cuya furia licenciosa era el primer síntoma y la causa de la decadencia del imperio romano, apenas ascendieron a este último número. Ellos derivan su institución de Augusto. Ese tirano astuto, sensible, que las leyes pueden colorear, pero que solo las armas podían mantener; su dominio usurpado, había formado gradualmente este poderoso cuerpo de guardias, en constante disposición para proteger su persona, para asombro del senado, y ya sea para prevenir o para aplastar los primeros movimientos de rebelión".

Él va a explicar cómo estos guardias habían sido dispersados ​​en otros pueblos cercanos, con sólo unos pocos en la propia Roma. Pero después de su muerte en el año 14 dC, su hijo adoptivo, Tiberio se convirtió en emperador. Gibbon escribe de él en la pág. 57,

"Bajo las pretensiones justas de aliviar a Italia de la pesada carga de los cuarteles, y de la introducción de una disciplina más estricta entre los guardias, los reunió en Roma en un campamento permanente ...

"Tales siervos formidables son siempre necesarios, pero a menudo fatales, para el trono del despotismo. Pero introduciendo así las guardias pretorianas, por así decirlo en el palacio y el Senado, los emperadores les enseñaron a percibir su propia fuerza, y la debilidad del gobierno civil; para ver los vicios de sus amos con desprecio familiar, y para poner a un lado el temor reverencial, que sólo la distancia y el misterio pueden preservar, hacia un poder imaginario".

La mayoría de los emperadores fueron corrompidos por el lujo y el poder y tenía poca moral. En su debilidad moral, eran halagados y manipulados por el peor de los hombres fácilmente. Esta situación general empeoró con cada nuevo emperador. Los pretorianos llegaron a despreciarlos más y más, incluso a medida que simultáneamente comenzaron a entender su propia fuerza militar y su potencial.

El emperador Cómodo (180-192 dC) fue el peor de todos los emperadores romanos. Gibbon dice de él en la página 52,

"Pero todos los sentimientos de la virtud y la humanidad se habían extinguido en la mente de Cómodo ... Sus horas transcurrieron en un serrallo de trescientas mujeres hermosas y con muchos chicos de todos los rangos y de todas las provincias; y donde las artes de la seducción resultaron ineficaces, el amante brutal recurrió a la violencia ... y él fue el primero de los emperadores romanos totalmente carentes de gusto por los placeres de la comprensión ... Pero Cómodo, desde su más tierna infancia, descubrió una aversión a todo lo que era racional o liberal".

Cómodo finalmente asesinó a tanta gente que ni siquiera su concubina favorita, Marcia, no tuvo miedo por su vida. Ella entonces lo envenenó, pero antes de que pudiera morir, otro hombre lo estranguló.

En este punto de la historia, las guardias pretorianas perdieron todo respeto por los emperadores. Insistieron en que cualquier persona que sería emperador debía obtener su consentimiento, por lo que se convirtieron, en efecto, en los hacedores de reyes. El sucesor de Cómodo era Pertinax, que fue asesinado por los guardias (193 dC). Gibbon dice de este incidente en la página 57,

"Los pretorianos habían violado la santidad del trono por el atroz asesinato de Pertinax".

El siguiente emperador, Juliano, compró su posición por 6250 dracmas, superando la oferta de su rival que había ofrecido sólo 5.000. El Imperio Romano entró así en un período de guerra civil. En el siglo siguiente, tendría 32 emperadores y 27 pretendientes. Fue de hecho un tiempo de guerra y derramamiento de sangre, representado por el caballo rojo de Rev. 6: 4.

Sello 3: El Caballo Negro: Hambruna (250-300 dC)


5 Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente que decía: "Ven". Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. 6 Y oí como una voz en medio de los cuatro seres vivientes, que decía, "Un litro de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario, y no dañen el aceite y el vino".

Esto habla principalmente de la hambruna causada por la guerra.

En los días de Valeriano, el emperador de Roma desde 253 dC hasta su cautiverio persa en 260, la parte oriental del Imperio Romano estaba en la agitación. Los godos llegaron a través del Mar Negro desde el norte e invadieron las ciudades de Asia Menor y Grecia. Gibbon dice en la pág. 100, 101,

"Por fin la flota gótica anclada en el puerto de El Pireo, a cinco millas de distancia de Atenas, había tratado de hacer algunos preparativos para una defensa vigorosa. . . .

"Una conflagración general ardió al mismo tiempo en todos los distritos de Grecia. Tebas y Argos, Corinto y Esparta, que anteriormente habían hecho tan memorables guerras unos contra otros, ahora eran incapaces de traer un ejército en el campo, o incluso para la defensa de sus fortificaciones en ruinas".

"El templo de Diana en Éfeso, después de haber aumentado a medida que aumenta el esplendor de siete desgracias repetidas, finalmente fue quemado por los godos en su tercera invasión naval".

Poco después, los persas invadieron desde el este, después de destruir el Imperio Parto. El emperador de Roma, Valeriano, fue derrotado en Edesa y hecho prisionero por Sapor, rey de Persia. Los partos luego procedieron a saquear el Asia Menor. Gibbon dice de esto en la página 104,

"Él se desesperó de hacer cualquier establecimiento permanente en el imperio, y sólo buscaba dejar tras de sí un desierto perdido, mientras que él transportaba a Persia a las personas y los tesoros de las provincias".

Casi al mismo tiempo, las paneras de Roma, Sicilia y Alejandría (Egipto), fueron devastadas por la guerra civil. Gibbon escribe en la página 109 sobre la situación en Sicilia:

"La situación [lugar] de Sicilia la preservó de los bárbaros; ni podría la provincia desarmada haber soportado a un usurpador. Los sufrimientos de esa isla una vez floreciente y aún fértil fueron infligidos por viles manos. Una multitud licenciosa de esclavos y campesinos reinó por un tiempo en el país saqueado, y renovó la memoria de las guerras serviles de los tiempos más antiguos. Devastaciones, de las cuales el agricultor era la víctima o cómplice, debían haber arruinado la agricultura de Sicilia ... No es improbable que esta lesión privada pudiera afectar a la capital más profundamente que todas las conquistas de los godos o los persas".

En cuanto a Alejandría, Gibbon escribe en las páginas 110, 111,

"Después de que la cautividad de Valeriano y la insolencia de su hijo habían relajado la autoridad de las leyes, los alejandrinos abandonados a sí mismos a la rabia de sus pasiones sin gobierno, y su desgraciado país fue el teatro de una guerra civil que siguió (con unas pocos treguas cortas y sospechosas) por encima de doce años. ...

"Pero una larga y general hambre era una calamidad de un tipo más grave. Era la consecuencia inevitable de la rapiña y la opresión, que extirpaba el producto del presente y la esperanza de las futuras cosechas. El hambre casi siempre es seguida por las enfermedades epidémicas, el efecto de la comida escasa y poco saludable. Otras causas deben, sin embargo, han contribuido a la plaga furiosa que, desde el año doscientos cincuenta al año doscientos sesenta y cinco, rabió sin interrupción en cada provincia, cada ciudad, y en casi todas las familias del imperio romano. Durante algún tiempo cinco mil personas morían cada día en Roma, y muchas ciudades que habían escapado de las manos de los bárbaros se despoblaron completamente ...

"Un registro exacto se mantuvo en Alejandría de todos los ciudadanos con derecho a recibir la distribución de maíz ... que evidentemente demuestra que por encima de la mitad de los habitantes de Alejandría habían perecido; y podríamos aventurarnos a extender la analogía con las otras provincias, podemos sospechar que la guerra, la peste y el hambre habían consumido, en pocos años, el resto [mitad] de la especie humana".

El libro de Apocalipsis atribuye esta hambruna a la apertura del tercer sello, en el que Dios había desatado el Caballo Negro y su jinete. El Caballo Negro de la hambruna fue particularmente devastador entre 150-165 dC, como Gibbon registró (arriba).

Este Caballo Negro se conectó al caballo Rojo anterior que fue soltado por la apertura del segundo sello. Estos fueron los juicios divinos soltados sobre el Imperio Romano por la depravación del pueblo y sus gobernantes despóticos.


Sello4: El día de la venganza: la muerte (250-265 dC)


7 Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente que decía: "Ven". 8 Y miré, y he aquí, un caballo amarillento; y el que lo montaba tenía por nombre Muerte; y el Hades lo seguía. Y se le dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.

La muerte es el resultado inevitable de la hambruna. Esta fue una época de la hambruna, la muerte y la decadencia del Imperio. Al menos una cuarta parte de la población del Imperio Romano pereció durante este tiempo de hambre o de causas relacionadas con la hambruna, como la enfermedad. ¡Gibbon estima que cerca de la mitad de la población del Imperio Romano murió de inanición en un período de sólo 15 años! Y entonces llegamos la era del caballo amarillo por este

El cuarto sello termina con el primer acto político importante del nuevo emperador Diocleciano, después de que él llegó al poder en 284. En el año 285 se dividió el Imperio Romano en Oriente y Occidente, preparando el escenario para su división permanente de un siglo más tarde. Gibbon dice en la página 124,

"Al igual que Augusto, Diocleciano se puede considerar como el fundador de un nuevo imperio".

"A ejemplo de Marcus, entregó a un colega en la persona de Maximiano, a quien él concedió en primer lugar el título de César, y después el de Augusto".

Más tarde, en 292, estos emperadores conjuntos una vez más dividieron su poder, cada uno nombra a un general menor con el título de César para ayudar a defender el imperio de las invasiones. Los otros dos eran los Césares Galerio y Constancio.

Galerio más tarde indujo a Diocleciano a destruir la Iglesia, pero Constancio, que fue el responsable de la defensa de la Galia, España y Gran Bretaña, favoreció a los cristianos.

La división del imperio en cuatro partes significaba que ahora había cuatro palacios reales y los tribunales a mantener, en lugar de sólo uno. Gibbon escribe en las páginas 131, 132,

"El imperio se dividió en cuatro partes. . . la unión política del mundo romano se disolvió poco a poco, y un principio de división fue introducido, el cual, en el curso de unos pocos años, ocasionó la separación perpetua de los imperios orientales y occidentales.

Esta división provocó un aumento sustancial de los impuestos, así con el fin de apoyar a las cortes fastuosas de los cuatro gobernantes. Ellos compitieron entre sí para retratar la mayor pompa y el lujo, y cada uno tenía su propio conjunto de magistrados, ministros y funcionarios para ocupar sus posiciones separadas del gobierno. Esto sumado al problema de la hambruna que vimos anteriormente en el momento del tercer sello.


Sello 5: La Gran Persecución (303-313 dC)


9 Y cuando él había roto el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que habían mantenido; 10 y clamaban a gran voz, diciendo: "¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, querrás, pues, abstenerte de juzgar y vengar nuestra sangre de los que moran en la tierra?" 11 Y se les dio a cada uno una vestidura blanca, y se les dijo que deberían descansar un poco más de tiempo, hasta que el número de sus consiervos y sus hermanos que habrían de ser muertos como ellos lo habían sido, fuera completado también.

El quinto sello señala un momento culminante cuando el gobierno romano persiguió a la Iglesia. Se desprende de la denuncia de los mártires bajo el altar que la persecución había ocurrido en años anteriores. El punto de este sello es para demostrar que todavía habría más persecución que tendría lugar antes de que se juzgara a los perseguidores. Vemos en la historia que el emperador Diocleciano emitió un edicto en el año 303 dC para destruir la Iglesia en todas las partes del Imperio Romano.

Diocleciano se convirtió en el emperador romano en el 284 AD. Él no era un militar, sino un diplomático y estadista cuyos padres habían sido esclavos de un senador romano. Hasta ese momento, Roma había sido gobernada por los generales militares, simbolizados por los caballos.

Aun así, Diocleciano fue capaz de derrotar a todos sus enemigos en una larga serie de victorias militares. Su mala salud, sin embargo, finalmente le llevó a abdicar de su trono en el año 305, pero no antes de que él emitiera un veredicto decisivo contra la Iglesia. Este es el veredicto en el año 303 dC que Juan previó en su visión del quinto sello.

Los principales eunucos de Diocleciano, que gobernaban su casa y el tesoro privado, eran devotos cristianos. Sus nombres eran Lucian, Doroteo, Gorgonio y Andrés. Disfrutaron el libre ejercicio del cristianismo y también eran un poderoso testimonio cristiano a la esposa de Diocleciano, Prisca, y para su hija, Valeria.

Diocleciano y Constantino eran muy tolerantes hacia los cristianos, mientras que sus dos socios, Maximiano y Galerio, odiaban a los cristianos. Después de la guerra persa, Galerio pasó el invierno con Diocleciano en su palacio de Nicomedia (en Asia Menor). Durante ese tiempo, Galerio convenció a Diocleciano que el cristianismo era un peligro y necesitaba ser destruido antes de que se levantara en armas contra él.

Así, el 23 de febrero de 303 dC comenzó la persecución. El edicto de Diocleciano fue publicado al día siguiente. Todo el que se negara a ofrecer sacrificios paganos debía ser quemado vivo y las iglesias destruidas. Todos los bienes de la Iglesia fueron confiscados. La intensa persecución comenzó en el año 303 dC y no terminó completamente hasta que el reinado de Constantino comenzó en el año 313 AD. Este período de tiempo es paralelo a los 10 días de tribulación en el mensaje a Esmirna en Rev. 02:10.

Los mejores ejércitos de Diocleciano fueron las famosas legiones galas. Ellos eran cristianos. Maximiano, quien fue el co-emperador con Diocleciano, ordenó la ejecución de todas las legiones galas en su odio a los cristianos.

Gibbon nos dice en la página 231,

"Diocleciano apenas publicó sus edictos contra los cristianos, como si hubiera estado deseoso de comprometer a otras manos la labor de persecución, se despojó de la púrpura imperial. [Él dimitió en 305 AD]. El carácter y la situación de sus colegas y sucesores a veces los instó a cumplir, y a veces los inclinó a suspender la ejecución de las leyes rigurosas; ni podemos adquirir una idea justa y clara de este importante período de la historia eclesiástica a menos que consideremos por separado el estado de la cristiandad, en las diferentes partes del imperio, durante el espacio de diez años, transcurrido entre los primeros edictos de Diocleciano y la final paz de la iglesia".

Las persecuciones habían terminado formalmente por el edicto del nuevo emperador Constantino de Milán en el año 313 dC. Aquí la sangre de los mártires era, en cierto sentido, vengadas, porque el Imperio ahora cayó en manos de su primer emperador cristiano. La oración de los mártires en Rev.06:10 fue finalmente respondida, al menos en un sentido político.


Vamos a seguir en nuestro próximo boletín con la apertura del sexto sello y a ver cómo se cumplió en la historia.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario