TRADUCTOR-TRANSLATE

"FIJACIÓN BAJO LA LEY": 9- MI SIERVO MOISÉS, Joseph Herrin





He encontrado que mediante el estudio de la naturaleza parabólica de la vida de los personajes del Antiguo Testamento, puede ser adquirida mucha penetración en relación con asuntos que están envueltos en una niebla de confusión. En el capítulo anterior nos fijamos en la vida de Agar. ¿Quién hubiera sabido que las dos esposas de Abraham fueron destinadas por el Señor para servir como testimonios de dos pactos que se harían con Su pueblo? Si el apóstol Pablo no hubiera declarado que esto es así, sin duda, la cuestión habría estado oculta a los ojos de la mayoría de los cristianos. Hagamos una pausa y consideremos a Agar por un momento más antes de pasar a Moisés.

Sabiendo que el Señor aborrece el repudio, y que él es un Dios que guarda el pacto, ¿no llama la atención de uno a detenerse ante la expulsión de Agar? ¿Por qué el Señor sancionó el divorcio en este caso (porque en verdad esto es lo que ocurrió)? Aunque a Agar no se le dio un certificado de divorcio (estos no se utilizaron hasta 430 años más tarde, cuando se dio la Ley) su marido la rechazó, echando fuera a la esclava y a su hijo. Tal acto parece injusto para aquellos que no perciben el patrón espiritual que se representa. ¿Cómo sobrevivirían Agar y su hijo? Ambos fueron enviados lejos con un poco de pan y agua. Tenían un desierto que cruzar a pie. ¿No hace tal acto oler a traición a Abraham? De hecho, habría sido un acto injusto tener que llegar a esta situación por el consejo de su propia alma. Sin embargo, fue el Señor quien le dijo a Abraham que enviara lejos a la esclava y a su hijo. Hoy en día muchos cristianos ven el extrañamiento del pacto de la Ley como un acto de traición. Es difícil para la mente natural justificar tal acción. La Ley ha sido el compañero constante del pueblo de Dios desde los días de Moisés. Ha dado fruto según su capacidad. El pueblo de Dios, entró en alianza con la Ley. ¿Cómo puede ser justo echarla a la basura con tan evidente poca consideración como Abraham manifestó echando a Agar? A pesar de que muchos no pueden justificar en sus mentes un curso de acción tal, las Escrituras revelan que es la voluntad de Dios.

Gálatas 4:24, 30, Porque estos son los dos pactos: el de Monte Sinaí, que da a luz hijos para servidumbre, que es Agar ... Sin embargo, ¿qué dice la Escritura? "Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la sierva no ha de heredar con el hijo de la libre".

Lo que se habla aquí es muy sencillo. La Ley que entró por el pacto del Monte Sinaí debe ser echada fuera. Sin duda, esto ofende a la mente del hombre hoy, tanto como lo haría para los cristianos modernos observar a Abraham echando a Agar e Ismael fuera de sus tiendas de campaña. Como a cualquier persona, ¿no condenaría la conciencia moral a Abraham por tal acto? Además de escuchar a Yahweh declarar que se trataba de Su voluntad, Abraham sería condenado por los que fueron testigos de sus acciones. Esta es la forma de las cosas en esta misma hora. Los que no han discernido la mente del Señor en este asunto están muy turbados, incluso ofendidos, ante la idea de echar fuera el Pacto aceptado en el Sinaí. La vida de Agar no es el único testimonio que nos ha dado el Señor de Su voluntad en este asunto.

Se trata de un asunto que vemos aún más claro si nos fijamos en la vida de Moisés, el Legislador. Moisés sirvió como un guardián, pastor y maestro de escuela para los hijos de Israel. Moisés es un tipo de la Ley. Cuando aparecieron Moisés y Elías con Cristo en el Monte de la Transfiguración, el Hijo de Dios se representó de pie con la Ley (Moisés) y los Profetas (Elías). El testimonio a la Ley y los Profetas se les dio para señalar a Cristo a los hombres. Cristo es la meta, el cumplimiento y el fin de la Ley.

Romanos 10:4, Porque Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree.

La palabra "fin" se traduce del griego telos, que la Concordancia Strong define de la siguiente manera,
"telos": (tel'-os); (partir hacia un punto o meta definida); adecuadamente, el punto dirigido como límite, es decir, (implícitamente) la celebración de un acto o estado (terminación) [literalmente, en sentido figurado o indefinidamente].

La Ley señalaba a Cristo a través de sus diversos tipos y sombras. Cristo es el sacrificio expiatorio. Él es el Cordero de la Pascua. Cristo es la Ofrenda de los Primeros Frutos. Yahshua es la justicia de Dios. Él es el cumplimiento del reposo del sábado, etc ... El hijo de Dios es también el punto de terminación de la Ley, ya que cuando la adopción como hijo es recibida, el niño se libera del gobierno del tutor.

Al ver que las dos esposas de Abraham representan los dos pactos que el pueblo de Dios emprendería, ¿cuánto más podemos anticipar la enorme penetración de que esto sea revelado a través de la vida de Moisés? De hecho, Dios ha utilizado la vida de este hombre para revelar mucho más que lo que la mayoría de los santos hoy se han imaginado. Un gran misterio se da a conocer cuando uno examina la denominación más común que Yahweh utiliza cuando se habla de Moisés.

Éxodo 14:31, y el pueblo temió a Yahweh, y creyó a Yahweh y a Su siervo Moisés.

Yahweh elige Sus palabras con gran precisión. Enseña verdad profunda a través de lo que el hombre erróneamente toma como detalles insignificantes. ¿Por qué el Señor se refiere a Moisés como Su siervo? Es debido a que la Ley fue dada a hombres que eran esclavos del pecado. ¡Cristo vino para liberarlos, dándoles corazones de hijos obedientes!

Hebreos 3:5-6, Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa, como siervo, para testificar lo que se había de decir; pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos el la confianza y la gloria de la esperanza hasta el final.

Las Escrituras revelan que hay una diferencia muy grande entre siervos e hijos. Es necesario comprender esta distinción para que podamos reconocer la naturaleza temporal de la Ley. He mencionado anteriormente que hay un misterio contenido en el hecho de que el pueblo de Dios en el desierto fuera llamado "los niños de Israel". Lo que vemos en la vida de Moisés y el pacto en el Sinaí es el trato de Dios con la humanidad inmadura.

A pesar de que esos niños fueron llamados a ser hijos, no fueron tratados de manera diferente que los esclavos, mientras que eran menores de edad.

Gálatas 4:1-5, Ahora bien, entre tanto que el heredero es niño, no difiere en absoluto de un esclavo, aunque es señor de todo, sino que está bajo tutores y administradores hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos la adopción de hijos.

¿Ve usted una transición en el trato de Dios con Su pueblo en el pasaje anterior? Cuando éramos niños estábamos confinados bajo la Ley. "Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo ..." Dios redimió a los menores de la Ley a fin de que entraran en la filiación. Un argumento a menudo encontrado entre los que argumentan a favor de una continuación de la Ley es que Dios no cambia, por lo tanto, la Ley aún debe conservar su papel como guardián de la moral del pueblo de Dios.

Tales argumentos se basan en una lógica muy pobre. El carácter y la naturaleza de Dios no cambian, pero Su trato con la humanidad a menudo ha cambiado. El hombre existió por 2.500 años en esta Tierra ANTES de que la Ley fuera dada. Abraham fue llamado por Dios para ser el patriarca de un pueblo que sería la posesión única de Yahweh, 430 años antes de que se diera la Ley. ¿Dios no alteró Su trato con el hombre cuando Él escogió una nación para ser Su propio pueblo? ¿Acaso no lo cambió de nuevo cuando dio a este pueblo la Ley en el Sinaí? Anteriormente sólo tenían el Pacto de la Promesa. ¿Cómo entonces se puede argumentar a favor de una continuación perpetua de la Ley sobre la base del argumento de que Dios no cambia?

Pueblo de Dios, entiéndanme claramente. No estoy enseñando una posición de ilegalidad (anarquía). En Cristo hemos muerto a la Ley para que llevemos fruto para Dios. La Ley, como Agar, no podía producir fruto agradable a Dios.

Romanos 7: 4, Por lo tanto, hermanos míos, también habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro -del que resucitó de entre los muertos, para que llevemos fruto para Dios.

Si morimos a la Ley, pero no para entrar en la obediencia al Espíritu de Cristo, somos verdaderamente antinomianos. Este es el triste estado de muchos cristianos hoy en día, y proporciona mucha carne de cañón para los que proclaman que es un error enviar lejos a la esclava. Cristo vino para que el hombre pudiera estar en condiciones de cumplir la voluntad y el placer del Padre. Las miríadas que han adoptado la opinión de que Yahweh existe para la voluntad y el placer del hombre, están siguiendo el "camino que parece derecho al hombre, pero su fin es la muerte", porque ser gobernados por el alma es el camino ancho que lleva a la destrucción.

Para ser como Cristo debemos ser guiados por el Espíritu en todas las cosas. Pablo está testificando a los creyentes en el cuerpo de Cristo que la Ley fue dada al pueblo de Dios, mientras que eran niños. Que llegaría el día cuando recibirían un espíritu nuevo. Es después de haber recibido este nuevo corazón que son capaces de dar fruto para Dios. Los que caminan por el Espíritu, no están bajo la Ley.

Gálatas 5:18, Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley.

Esto es lo que yo os anuncio. La Ley no termina de manera que los hombres puedan ser guiados por sus almas, finaliza en que puedan ser guiados por el Espíritu. El Espíritu nunca conducirá a un hombre en contra de la voluntad y el placer del Padre. El Espíritu Santo va a conducir a los hombres a una obediencia mucho mayor, que la sombra de la Ley nunca podría dar a conocer. Además, el Espíritu nos da la vida divina necesaria para caminar como nuestro Padre. El apóstol Pablo da testimonio de que mientras que los hombres estaban bajo el guardián de la Ley, no fueron tratados de manera diferente que los esclavos. Esta tutela debía continuar hasta que los niños entraran en la madurez de la filiación.

¿Cuál es la línea de demarcación entre la servidumbre y la filiación? Es Pentecostés, el don del Espíritu (Nota del traductor: creemos que la frontera no es Pentecostés, sino el final o resultado de Pentecostés, que nos lleva a la muerte a la carne en el Jordán, para que podamos entrar en la vida. Pascua es el engendramiento, Pentecostés el embarazo y, mediante el nuevo nacimiento del alma, entramos en Tabernáculos). Tengamos en cuenta que en la época de Moisés descendió del monte Sinaí con las tablas de la Ley, tres mil hombres murieron. Un día en que el Espíritu descendió sobre los 120 hombres y mujeres reunidos en un aposento alto, tres mil personas se salvaron.

Éxodo 32:25-28, Ahora viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado (porque Aarón no les había restringido, para vergüenza entre sus enemigos), se puso Moisés a la entrada del campamento, y dijo: "El que esté por el Señor, júntese conmigo"! Y todos los hijos de Leví se juntaron con él. Y él les dijo: "Así ha dicho Yahweh Dios de Israel: 'Que cada uno ponga su espada sobre su muslo, pasad y volved de puerta a puerta por el campamento, y que cada uno mate a su hermano, cada uno a su compañero, y cada uno a su prójimo". Así los hijos de Leví lo hicieron conforme al dicho de Moisés. Y unos tres mil hombres del pueblo cayeron ese día.

Recuerde, Moisés es un tipo de la Ley. El día que la Ley fue dada por Moisés dio la orden de matar "a su hermano, cada uno a su compañero, y cada uno a su prójimo". La Ley no discrimina. La Ley es un ministro de condenación y muerte.

Romanos 7:9-11, Yo vivía en un tiempo sin la ley, pero al venir el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. Y el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte. Porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató.

Miren el contraste revelado cuando Cristo envió a Su Espíritu para que morase en el hombre.

Hechos 2:38-42, Entonces Pedro les dijo: "Arrepentíos, y que cada uno de ustedes sea bautizado en el nombre de Yahshua Cristo para la remisión de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios quiera llamar ... ". Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y aquel día como tres mil almas fueron añadidas a ellos.

En la inauguración del Pacto de la Ley tres mil personas murieron. En la inauguración del Pacto del Espíritu tres mil almas fueron vivificadas. La vida de Cristo se presenta como el punto central entre estos dos pactos. Cristo cumplió la Ley y fue condenado a muerte por los hombres que se sentaban en la cátedra de Moisés. Los jefes de los sacerdotes y todo el sacerdocio que le condenaron eran de la tribu de Leví, la misma tribu a la que Moisés mandó matar a sus hermanos. La justicia de la Ley se cumple en Cristo, y la pena de la Ley fue pagada por Cristo. Su muerte puso fin al imperio de la Ley. Con su último aliento Él dijo: "Consumado es". Cuando Él envió su Espíritu 50 días más tarde para residir en la humanidad, se renovó el Pacto de la Promesa.

Moisés es un símbolo de la Ley. Él vigiló y dio instrucciones al pueblo de Dios en su estado infantil. En su inmadurez el pueblo, aunque llamado a ser hijos, no fue tratado de manera diferente que los esclavos. Tal condición sólo podía ser temporal.

Juan 8:34-35, Yahshua les respondió ... ". Un esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre". Moisés, el siervo de Dios, no podía permanecer para siempre. Desde el momento en que Moisés descendió de la montaña, fueron contados los días de su ministerio. Esto es observado aún más en el hecho de que su rostro brillaba con una radiante gloria cuando venía de la montaña llevando la Ley de Dios, pero la gloria pronto comenzaba a desvanecerse.

II Corintios 3:7-11, Pero si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, ¿cómo no será para mayor gloria el ministerio del Espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, el ministerio de justicia lo supera mucho más en gloria. Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en este respecto, a causa de la gloria más eminente. Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más será lo que permanece glorioso.

Moisés y la Ley cumplen un papel intermedio para el pueblo de Dios. Moisés guió a los hijos de Israel por el desierto. Sin embargo, no les podría llevar a su herencia como hijos. Esto requeriría que otro surgiera para llevarlos a su herencia. Este era Joshua (Josué), que lleva el mismo nombre que el Salvador Yahshua. En este una gran verdad se revela. La Ley lleva a los hombres a Cristo, que es el único capaz de llevarlos a su herencia como hijos de Dios. Los sirvientes no heredan, sólo los hijos reciben una herencia. Por lo tanto, a Moisés no se le permitió establecer siquiera un pie en la tierra de la herencia de Israel. Moisés tuvo que cumplir con el tipo de la Ley a la perfección. Yahweh fue absolutamente inamovible cuando oyó la petición de Moisés para poder capaz entrar en la tierra prometida. Sólo aquellos que son del pacto de la promesa pueden entrar en la tierra prometida.

Deuteronomio 3:23-28, "Entonces rogó a Yahweh en aquel tiempo, diciendo: 'Oh Yahweh Dios, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza y tu mano poderosa, porque ¿qué dios hay en el cielo ni en la tierra que pueda hacer nada como tus obras y tus hechos? Oro, déjame cruzar y ver la buena tierra más allá del Jordán, aquel buen monte y el Líbano'. Pero Yahweh se había enojado contra mí a causa de vosotros, y no me escuchó. Así me dijo Yahweh: 'Basta ya de hablarme a mí de este asunto. Sube a la cumbre del Pisga, y levanta tus ojos hacia el oeste, el norte, el sur y el este; he aquí con tus ojos la verás, porque no pasarás este Jordán. Pero ordena a Joshua (Yahshua), y anímalo y fortalécelo; porque él ha de pasar delante de este pueblo y él les hará heredar la tierra que verás' ".

Moisés cumplió esta orden de fortalecer a Yahshua cuando apareció con Él en el monte de la transfiguración justo antes de la crucifixión. ¿Cómo Moisés y Elías ministraron a Cristo, fortaleciéndolo a Él? Lo más seguro que lo hicieron recordándole todas esas cosas que la Ley y los Profetas testificaron en relación con el sufrimiento que debía soportar y las glorias que seguirían.

Sólo Yahshua puede llevar a los hombres a su herencia. Lo hace mediante el envío de Su Espíritu a nuestro corazón. Este es el espíritu de adopción, por el cual clamamos: "¡Abba, Padre!"


Dejemos, pues, de lado a Moisés, la niñez y la esclavitud, para que sigamos a Yahshua para obtener la posesión de nuestra herencia como hijos de Dios. Agar e Ismael fueron despedidos. Moisés murió y fue enterrado sin entrar en Canaán. Moisés, el siervo de Dios, no podía permanecer en la casa para siempre. El hijo permanece para siempre.

Publicaciones Heart4God :