TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO 27: ORACIÓN POR LOS ENFERMOS, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 27
ORACIÓN POR LOS ENFERMOS


La enfermedad se considera a menudo causada por el juicio divino. Hubo muchas causas, por supuesto, siendo la más grande el pecado de Adán, agravado en las generaciones posteriores. La mayor parte de la enfermedad y la debilidad actual tienen sus raíces en el pasado, ya sea en reino el físico o en el espiritual.


26 Y dijo: "Si escuchas atentamente la voz de Yahweh tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos y guardas todos sus estatutos, no te enviaré ninguna de las enfermedades que envié sobre los egipcios; porque yo, el Señor, soy tu sanador".

Por el contrario, si violamos Su Ley y nos negamos a prestar atención a Su voz, Deut. 28:60 dice,

60 Y él hará volver sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y se te pegarán. 61 Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrito en el libro de esta ley, el Señor la hará venir sobre ti hasta que seas destruido.

Estados Unidos es la nación más medicada de la historia, y una de las menos sanas. La enfermedad es tratada y controlada, pero no curada, lo que nos da una vida más larga, pero una mala calidad de vida. Parece que tenemos muchos dispositivos maravillosos para garantizar que los enfermos permanezcan vivos para sufrir el mayor tiempo posible. Hay pocas dudas de que estamos sufriendo la maldición de la Ley, como Dios reveló en Deut. 28.

Hay un juicio colectivo a la nación, así como un juicio individual a las personas. No es mi propósito aquí dar una disertación sobre el tema de la sanidad divina, ya que hay muchos que están más capacitados para escribir sobre este tema que yo. El hecho de que Jesús llevó nuestras enfermedades sobre Sí mismo en la cruz es bastante conocido (Mat. 8:17). La apropiación de Su provisión para la curación es algo por lo que muchos todavía luchar.

¿Por qué Dios sana a algunos de forma instantánea, y a otros durante un período de tiempo más largo, o nada en absoluto? No tengo la respuesta a esto, pero sospecho que tiene que ver con un juicio colectivo de Dios por el rechazo nacional de la Ley de Dios. No somos meros individuos en nuestra relación con Dios; pero también somos parte de un cuerpo nacional de personas, y como tales, a menudo se nos afecta lo que hacen los demás.

La solución de Santiago es, "todo miembro debe orar". Debemos creer que hay una solución para cada problema, y como Santiago escribió en 1: 5, "si alguno tiene falta de sabiduría, pídala a Dios". Jesús sanó a todos los que se llegaron a Él en busca de curación, porque Él no carecía de sabiduría para hacer frente a todos los problemas. No creo que nuestro problema sea la falta de poder o autoridad espiritual, porque Jesús nos dio la autoridad para hacerlo como el lo hizo (Mat. 10: 8). Nos falta la sabiduría para aplicar esa autoridad.


Limitación personal y testimonio


13 … ¿Está alguno alegre? Que cante alabanzas. 14 ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Que llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor, 15 y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

Escribir un comentario versículo por versículo tiene una seria desventaja. Es inevitable que en algún momento el comentarista llegue a un pasaje que no puede enseñar desde su experiencia. Siempre trato de enseñar lo que he aprendido por experiencia, y no sólo por el estudio de la Biblia y la revelación. Si he "pasado por ello", entonces puedo enseñar con confianza, porque entonces creo que mi punto de vista ha sido confirmado por el doble testimonio y demostrado por la experiencia.


Al comentar la enseñanza de Santiago de la oración por los enfermos, puedo decir que tengo poca experiencia en esta materia, pero no lo suficiente para hablar de verdad con autoridad. Es algo que todavía estoy aprendiendo, y yo estoy esperando en el Señor para ver más sanidad divina en mi ministerio.

Entiendo que algunas personas tienen dones espirituales especiales en esta área (1 Cor. 12: 9), pero he leído en Santiago 5 que los ancianos de la Iglesia son llamados también a orar por los enfermos. Es difícil para mí creer que para ser un anciano uno debe estar dotado con el don especial de curación. Me parece que su autoridad sobre la enfermedad es más general y, sin embargo, obviamente, incluye el llamado a orar por los enfermos y esperar ver gente curada.

En junio de 2004, una mujer vino a mi oficina que estaba oprimida por los malos espíritus. Estos habían causado muchos problemas físicos y psicológicos, que datan desde su vida temprana, cuando sus padres la habían dedicado a Satanás como parte de un ritual masónico de alto nivel. Cuando tomé autoridad sobre ese espíritu maligno y lo eché, un gran peso cayó de encima de sus hombros. Entonces oré por su curación. Su oídos sordos "estallaron", y su oído se curó.

A continuación, ella me preguntó si había movido las luces. No, le respondí. No me había movido de la silla de oficina. Ella entonces me informó que había sido daltónica por 27 años, ciega para el color, de hecho, veía todo en blanco y negro. Pero ahora ella estaba admirando los diferentes colores de mis libros en el estante.

Más tarde ese mismo día, después de haber cenado, me enteré de que por primera vez en 27 años fue capaz de comer normalmente sin derramar comida por todas partes. Ella me mostró su mantel manchado fuertemente con el punto redondo limpio en el medio, donde el plato se asentaba. Ya no necesitaría tener a alguien para barrer el suelo después de cada comida, porque ahora podía llevarse la comida a la boca sin derramarla.

Cuando las personas tienen enfermedades causadas por fuerzas espirituales, es muy fácil de sanar. Todo lo que hay que hacer es echar fuera a los espíritus malignos, y las enfermedades nos abandonan fácilmente con ellos. He visto esto otras veces en el pasado. Sin embargo, para orar por la curación de una enfermedad que no es causada por un espíritu maligno es algo que está en gran medida más allá de mi experiencia.

Una vez recuerdo haberme ocupado en la guerra espiritual durante casi una semana completa. Esto no implicaba la posesión demoníaca como tal. Yo estaba fuera de la ciudad durante ese tiempo, y de vuelta a casa no me di cuenta de que mi esposa se había puesto muy enferma tan pronto como comenzó la guerra. Cuando la guerra se había completado, y se ganó la batalla, mi mujer se curó repentinamente por completo. Había soportado el peso principal de la batalla sin mi conocimiento, y esto terminó en el momento que se ganó la batalla. Esto podría ser visto como un ejemplo de curación que he visto personalmente, pero, también, fue a través de circunstancias extraordinarias.

Todavía tengo que ver un ejemplo personal de curación clara y dramática, que no sea por oración en grupo. Aunque espero que esto cambie en algún momento pronto, le agradecería su oración continua para mí y para este ministerio, para que estemos totalmente equipados para hacer el trabajo que queda por delante.

Ciertamente, he visto gente curada cuando llamaron a los ancianos de la iglesia para orar por ellos y los ungieron con aceite. Incluso he participado en los grupos de oración. Tales ejemplos son importantes y útiles, pero no es lo mismo que ver resultados de la oración de uno-por-otro.


El perdón y la curación

Santiago 5:15 dice que la oración de fe, no sólo va a restaurar y sanar a los enfermos, sino también que "si hubiera cometido pecados, le serán perdonados". ¿Cuál es la conexión entre la enfermedad y el pecado? Una vez más, tenemos que volver al Evangelio de Mateo con el fin de entender lo que quería decir Santiago. Leemos en Mateo 9: 2-7,

2 Y he aquí que estaban trayéndole un paralítico, acostado en una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: "Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados". 3 Y he aquí, algunos de los escribas decían dentro de sí: "Este hombre blasfema". 4 Y conociendo Jesús sus pensamientos dijo "¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? 5 Porque ¿qué es más fácil, decir: 'tus pecados te son perdonados', o decir: 'Levántate y anda'? 6 Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados", le dijo entonces al paralítico: "Levántate, toma tu lecho, y vuelve a casa". 7 Entonces él se levantó y se fue a casa.

Hay pocas dudas de que Santiago habría estudiado este pasaje muchas veces y que sus palabras en 5:15 eran su propio comentario sobre el relato del Evangelio. Toda enfermedad tiene su origen en el pecado de Adán, y la condición del mundo sólo ha empeorado progresivamente desde entonces. El pecado sin perdón se ha acumulado con el tiempo.

La muerte de Cristo en la cruz resolvió este problema de raíz, porque leemos en 1 Juan 2: 2,

2 Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

Isaías 53: 5 profetiza,

5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Pedro, que era estrecho colaborador de Santiago, escribió en 1 Pedro 2:24,

24 él mismo quien llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

Jesús sanó sobre la base de Su propia muerte en la cruz, incluso antes de ir a la cruz. Nosotros miramos hacia atrás a ese acontecimiento histórico, y esto es la base de nuestro llamado a orar por los enfermos. En otras palabras, Su muerte en la cruz pagó la pena no sólo por el pecado de Adán, sino por todo el pecado del mundo, como nos dice Juan. Esto da a los creyentes autoridad para sanar a los enfermos.

Como agentes de Cristo en este mundo, también tenemos la autoridad para perdonar el pecado. No es que nosotros mismos perdonemos el pecado, sino más bien que hacemos lo que vemos hacer nuestro Padre, y hablamos lo que nuestro Padre habla. Si somos portavoces de Él, entonces estamos llamados a dar voz a Sus veredictos que vienen desde el Trono de Dios. Si tenemos la capacidad para oír Su voz, entonces no sólo tenemos el derecho, sino también la responsabilidad de hablar lo que hemos oído.

Esta responsabilidad es obligatoria en la propia Ley, que ordena a los testigos a declarar en la Corte Divina (Lev. 5: 1). Es la misma Ley por la cual los apóstoles anularon la orden del Sanedrín en Hechos 4: 15-20. Así también, en este asunto de la curación y el perdón, así como en cualquier otro asunto en el que hayamos oído realmente la voz de Dios, estamos obligados a dar testimonio de Él en Sus palabras hablando y haciendo lo que le vemos hacer o hablar. Tengo experiencia en esta área de la Ley, pero menos experiencia en su aplicación a la curación. No obstante, sé que es aplicable.


La clave parece ser que las palabras que decimos no pueden ser nuestras propias palabras, ni los hechos ser nuestros propios hechos. Deben ser las palabras y los hechos de Jesucristo mismo, que operan a través de nosotros por la fe y por el poder del Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario