TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 21 – P-6: EL MURO Y LAS PUERTAS (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


8 de septiembre de 2016



El diseño de la Nueva Jerusalén es profético, al igual que todas sus características. Revelación 21:15,16 se lee de esta manera en la Versión Concordante:

15 Y el que está hablando conmigo, tenía una medida, una caña de oro, que debe medir la ciudad, y sus puertas, y su muro. 16 Y la ciudad está situada y puesta cuadrangular; y su longitud es tanta como su anchura . Y él midió la ciudad con la caña de oro, doce mil estadios. Su longitud y anchura y altura son iguales.

Cito esta versión debido a que la NASB convierte las mediciones bíblicas en términos modernos, lo que destruye el elemento profético en el versículo. Las "doce mil estadios" se convierten en "mil quinientas millas", que es un número totalmente diferente.

Un estadio era aproximadamente un octavo de milla. Esta medida no era de origen hebreo, a pesar de que era de uso común en toda Judea. Así que en este caso no tenemos más remedio que utilizar su definición griega, que fija la longitud de un estadio en 600 podes. Un pode era más o menos la longitud del pie de un hombre y generalmente corresponde a lo que se llama un "pie". Podemos pensar en un estadio, entonces, como 600 pies (184,9 metros) ó en 12.000 estadios que, entonces, son 7.200.000 pies, que (dividiendo por 5.280 pies por milla) convierte en 1,363.6 millas el perímetro de la ciudad. Dado que se trata de "Cuatro Caras", la ciudad sería de 341 millas por cada lado. Estas cifras nos dan un poco de perspectiva para visualizar el tamaño indicado de la ciudad. Sin embargo, para los propósitos proféticos, estos números tienen bastante sentido.


La Gloria de Dios
La profecía se basa en el número 12.000, lo que significa el gobierno divino. En esencia, cada una de las 12 puertas, 12 tribus y 12 apóstoles están representados por mil. El número 1000 significa la gloria de Dios, por lo que esto sugiere que las 12 tribus y los 12 apóstoles están mostrando la gloria de Dios.

Pablo nos dice en Romanos 3:23, "por cuanto todos pecaron y están privados de la gloria de Dios". El pecador original, Adán, murió a la edad de 930 años (Génesis 5: 5). Cayó destituido de la gloria de Dios por 70 años, y así también 70 es el número de Restauración (para la gloria de Dios).

¿Cómo seremos restaurados para la gloria de Dios? Hay que entrar por una de las 12 puertas; debemos llegar a ser hijos de Israel ("unirse" a una tribu) a través de una de las tribus de Israel representada por las puertas; y debemos tener fe en la palabra que ha sido anunciada por los apóstoles.

Por supuesto, convertirse en un israelita no es cuestión de genealogía, incluso el propio Jacob no nació siendo un israelita. Se le dio el nombre de Israel después de luchar con el ángel Peniel, "el rostro de Dios". Él había sido creyente durante toda su vida, pero cuando se encontró con Peniel, el Ángel de la Fiesta de los Tabernáculos, se convirtió en una nueva criatura, hablando proféticamente. Años más tarde, Moisés manifestó la presencia ("cara") de Dios cuando él bajó del monte con el rostro resplandeciente (Éxodo 34:29).

Por lo tanto, el cuadro profético implícito en las 12 puertas y el perímetro del muro es que la ciudad en sí contiene la gloria de Dios, se rige por la Ley de Dios -de la cual dijo David en el Salmo 19: 7 que es "perfecta, que convierte el alma"- y donde todos los que entran son restaurados para la gloria de Dios.

El muro
La Versión Concordante de Revelación 21:17 dice:

17 Y midió su muro de ciento cuarenta y cuatro codos de medida humana, la cual es de mensajero [ángel].

La NASB nos dice que el muro es de "setenta y dos yardas", escondiendo de nuevo la profecía subyacente en los números bíblicos. El número 144 es lo que la Escritura establece como importante, aunque en este caso incluso 72 puede ser visto como parte de la revelación, ya que es la mitad de 144. Sin embargo, Juan establece el número 144 con el fin de identificar las paredes con los 144.000 -los vencedores resucitados que tienen la gloria de Dios. Hemos demostrado la importancia de los números 144 y 144.000 y hasta 288.000, anteriormente en nuestro estudio de Apocalipsis 7 y 14.

Revelación 21:18 (VC) continúa,

18 Y el material de construcción de su muro es de jaspe, y la ciudad es de oro puro, semejante al vidrio limpio.

El muro no está hecho de piedra ordinaria, sino de jaspe. Isaías profetizando de la Nueva Jerusalén, nos dice en Isaías 60:18,19 (NASB),

18 La violencia no se oirá en tu tierra nunca más, destrucción ni quebrantamiento en tus términos; sino que a tus muros llamarás salvación [Yeshúa], y a tus puertas Alabanza [Tehilla]. 19 Ya no tendrás el sol como luz del día, ni el resplandor de la luna te alumbrará; pero tendrás al Señor por luz perpetua, y por tu gloria el Dios tuyo.

He incluido el versículo 19 anterior con el fin de demostrar que Isaías estaba hablando de la Nueva Jerusalén, ya que, como veremos más adelante, Juan se refiere a esta característica de "Jerusalén" unos pocos versículos más adelante. El capítulo entero de Isaías era una descripción, no de la Antigua Jerusalén, sino de la Nueva. Él habla proféticamente, diciéndonos que "va a llamar a su muro salvación y a sus puertas Alabanza"-

Esta es una de las muchas profecías acerca de Yeshua (Jesús) y Su cuerpo. Se refiere a "el muro de fuego de la ciudad" (Zacarías 2: 5) ya la "ley de fuego" (Deuteronomio 33: 2 KJV) que establece su límite moral. Como ya hemos mostrado, la Ley de Fuego está en la diestra de Dios, y también lo están los santos. De hecho, Jesús mismo habló de ellos, diciendo en Juan 10: 27-29,

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; 28 Y yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano. 29 Mi Padre, que me las dio, mayor es que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Por lo que entendemos que el muro de 144 codos representa a los vencedores, que están en la mano de Dios (como su propia posesión, o especial tesoro), que manifiestan la naturaleza de Dios ("fuego") y que tienen la Ley escrita en sus corazones. En conjunto, representan el cuerpo de Cristo en el Hombre de la Nueva Creación que se está formando como parte del Nuevo Cielo y la Nueva Tierra.


Las puertas
Isaías 60:18, citado anteriormente, también nos dice que las puertas fueron llamadas "alabanza". La palabra hebrea traducida como "alabanza" aquí es Tehilla. Lleva el mismo significado básico que Judá, que también significa "alabanza", y sin duda tanto Isaías como Juan destinan esto para que nosotros hagamos esa conexión. Tehilla es de la palabra raíz halal, "brillar, alabanza, alarde, gloria"; esta es también la palabra de la que deriva Aleluya, o "alabar a Yahweh".

El nombre Judá se diferencia en que se construye sobre la letra Yood, que significa "una mano". El nombre Judá representa a un hombre con las manos levantadas en alabanza y adoración. Tal vez esta imagen no encajaba con las palabras de Isaías que describen las puertas de la ciudad, por lo que utilizó Tehilla, que es más un testimonio de alabanza cuando un hombre glorifica a Dios.

Independientemente de esto, sin embargo, ya que Yeshua vino a través de Judá en Su Primera Venida, la nueva Jerusalén está rodeada por el carácter de Yeshua y el testimonio de alabanza. Nadie tiene acceso a la Nueva Jerusalén, sin pasar por una puerta de alabanza.


La verdadera alabanza, más que una especie de contraseña espiritual, es una expresión del propio ser. Incluso ahora, la verdadera alabanza no es decirle a Dios lo maravilloso Dios que Él es; pues Él ya se conoce a Sí mismo y no necesita a nadie sentirse bien consigo mismo. Dios no está tan preocupado por nuestras palabras de elogio como lo está de nuestras acciones que brotan de nuestro corazón. La forma más elevada de la alabanza es manifestar Su gloria, el ser como Él, y estar totalmente de acuerdo con Él.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

No hay comentarios:

Publicar un comentario