TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 20 – P-9: EL GRAN TRONO BLANCO, p-2/2 (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


29 de agosto de 2016



Juan nos dice en Apocalipsis 20:11, "Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él". Él no nos dice quien estaba sentado en ese Trono. Sin embargo, debido a que vio la misma escena que vio Daniel, es posible identificarlo como "el Anciano de días" (Daniel 7: 9). La Versión Concordante lo llama "el cedente de los Días".

Ambas traducciones son correctas, mostrando un doble significado. Él es "viejo", o, como se puede traducir, "de edad avanzada", pero también es el que transfiere la autoridad de uno a otro. A medida que avanzan los "días" en el tiempo, hay un cambio de la autoridad, primero de Babilonia a los santos del Altísimo, y en segundo lugar de las naciones en general al que está sentado en el Gran Trono Blanco.

Daniel y Juan tienen cada uno su perspectiva única. Uno ve detalles que el otro no, pero ambos tienen en común la suficientemente revelación para hacernos saber que están viendo la misma escena.

¿Quién, entonces, está sentado en este Gran Trono Blanco? Daniel 7:13,14 nos dice,

13 Seguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, y llegó hasta el Anciano de Días y se presentó delante de él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino …

Por lo tanto, vemos dos Seres aquí. El primero es el Anciano de días, pero el segundo es Cristo, que viene "con las nubes del cielo". Cuando Jesús fue conjurado por el sumo sacerdote a decir toda la verdad en el tribunal de justicia, donde estaba siendo juzgado, Testificó en Mateo 26:64, "desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo sobre las nubes del cielo".

Según Lucas 22:70, el Consejo preguntó a Jesús a boca de jarro, " 'tú eres el Hijo de Dios entonces?' Y él les dijo: 'Sí, yo soy' ". Por lo tanto, Jesús se identificó como Aquel a quien el Anciano de los Días iba a dar "dominio, gloria y reino". Luego fue crucificado por una acusación de blasfemia, supuestamente por dar falso testimonio bajo juramento.

¿Por qué se delega a Cristo la autoridad?
La información de Daniel termina en ese punto, y Juan dice mucho menos acerca de la identidad del Uno en el Trono. La revelación importante para Juan es que los muertos eran juzgados. Sin embargo, no hay duda de que Juan sabía que el Anciano de días había delegado todo el juicio al Hijo, porque leemos las palabras de Jesús en Juan 5: 21-23,

21 Porque así como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a los que quiere. 22 Porque el Padre no juzga a nadie, sino que todo el juicio dio al Hijo, 23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que lo envió.

Podemos concluir, entonces, que el Padre es el Anciano de Días que está sentado en el Gran Trono Blanco, pero él ha delegado toda la autoridad al Hijo, que está llamado a juzgar a todos los hombres. Además, debido a que Jesús se convirtió en la víctima del sacrificio por los pecados de todo el mundo (1 Juan 2: 2), se ganó el derecho de perdonar o condenar. Por lo tanto, "también el Hijo da vida a los que quiere". Esta transferencia de la autoridad de juzgar se basa en la Ley de Derechos de las Víctimas. Así vemos que a pesar de que los hombres han pecado contra el Anciano de Días, tan pronto como Jesús tomó la responsabilidad de todos los pecados sobre Sí mismo, Él también recibió el derecho de perdonar o condenar. La Ley de Derechos de las Víctimas es la razón legal de que la sentencia se delegue al Hijo.

Sabemos que la intención última de Cristo, por supuesto, porque mientras estaba en la cruz afirmó: "Padre, perdónalos; porque ellos no saben lo que hacen" (Lucas 23:34). Su intención es perdonar, pero esto no elimina un cierto nivel de juicio. La sentencia hace a los hombres responsables con el fin de formarlos en los caminos de la rectitud y la justicia. Sólo cuando entendemos que el juicio es temporal, podemos ver cómo Cristo tiene la intención de equilibrar el juicio con la misericordia, y llevar a cabo Su objetivo final de perdonar y salvar a todos aquellos por cuyos pecados Él fue víctima.


El miedo a Su rostro

11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de cuya presencia [prosopon, "rostro"] la tierra y el cielo huyeron, y ningún lugar se encontró para ellos.

Esta afirmación parece extraña. ¿Por qué la Tierra y el Cielo querer huir del rostro o la presencia de Dios? ¿Es el Anciano de Días de temer o de ser querido? Una vez más, hay que interpretar esto con los ojos hebreos, en vez de griegos o de cualquier otro punto de vista. La palabra griega prosopon significa rostro, y lleva el significado de la palabra hebrea Panah y su plural, paniym literalmente significa "rostros, caras", pero a menudo es intraducible. Por ejemplo, Éxodo 34:23 dice,

23 Tres veces al año se presentarán todos tus varones ante [paniym] Yahweh, el Dios de Israel.

Se les instruyó a presentarse ante el rostro de Dios el Señor. Porque estar delante de Su propia cara era estar en la propia presencia. Por lo que la NASB traduce Apocalipsis 20:11, "de cuya presencia la tierra y el cielo huyeron". La traducción es correcta, aunque no literal.

Se creía comúnmente en la antigüedad que si alguien veía a Dios,moriría. Esta creencia era debida en que ningún mortal, y pecadora puede vivir en la presencia de Dios (Éxodo 33:20). Pero ¿qué pasa con las personas inmortales que son justas, o aquellos que han sido imputados justos? Se nos ha prometido la capacidad de ver a Dios y vivir. Cuando el rostro de Moisés resplandecía cuando regresaba de la Montaña (Éxodo 34:29), la presencia (rostro) de Dios estaba en su rostro, y esto define la promesa de Dios para todos nosotros.

Los israelitas huyeron del rostro de Moisés hasta que él usó un velo para ocultar la gloria de Dios (Éxodo 34:30). El viejo hombre carnal no puede dejar de huir de la presencia de Dios. La carne carece de la fuerza de voluntad para estar delante del rostro de Dios. Y puesto que el pecado ha permeado tanto el Cielo como la Tierra, se dice que ambos huyen delante del rostro de Dios.

Sin embargo, en la resurrección, toda carne ha sido citada a comparecer ante el rostro de Dios en el Gran Trono Blanco. Esta es una orden del Juez, no una sugerencia que podría convencer a los pecadores a venir. El punto de vista de Juan de la citación se contrasta así con el deseo de la carne de huir, lo que demuestra que no hay lugar para correr y esconderse. Por lo tanto, "ningún lugar [donde huir] se encontró para ellos". Esta es una declaración que muestra que la voluntad de Dios prevalece sobre la voluntad del hombre. El hombre es arrestado y llevado ante el juez, y la voluntad del hombre es irrelevante en este momento de la historia.

El Anciano de Días -El Hombre Anciano- ha llegado, y todos se levantan, como profetiza la Ley en Levítico 19:32. Porque en la Antigua Alianza, la Ley ordena a los hombres levantarse, pero al final, la voluntad del hombre puede o no puede cumplir con la Ley. Pero por el Nuevo Pacto, la Ley es una promesa y profetiza, basado en la voluntad de Dios, que la voluntad del hombre no puede resistirse.


Los grandes y los pequeños
Juan continúa en Apocalipsis 20:12,

12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

Sabemos por la anterior declaración de Juan que los vencedores se levantarán mil años antes que el resto de los muertos. Por lo tanto, es evidente que en el Gran Trono Blanco, los muertos que son levantados incluyen a todos excepto a los vencedores que ya fueron levantados anteriormente. Jesús nos dice en Juan 5:28,29 que esta Resurrección General incluirá tanto a creyentes como no creyentes. Los creyentes recibirán la "vida" en ese momento, mientras que los incrédulos recibirán "juicio". Pablo confirma esto en Hechos 24:14,15.

Pablo también nos dice en 1 Corintios 3: 11-15 que los creyentes -aquellos que han puesto a Cristo como su Fundamento, serán "salvados aunque así como por fuego". Si se construyeron sobre su Fundamento con obras hechas de "madera, heno, hojarasca", sus obras serán quemadas. Si se construyeron con obras de fe hechas de "oro, plata, piedras preciosas", el fuego no las consumirá, y serán recompensados en consecuencia.

Por lo tanto, "los grandes y los pequeños" se califican "según sus obras", ya sean creyentes o no. Pero los creyentes, teniendo fe en Cristo, reciben "vida" inmortal, aunque sus obras no se realizaron en obediencia a Su voluntad. Se nos dice muy poco acerca de la sentencia que resuelve sobre tales creyentes. Los escritores bíblicos presumen que ya hemos estudiado la Ley, por lo que sabemos cómo se juzgan los pecadores.

Es una suerte para los creyentes que el fuego de Dios no sea literal. Todos los que han experimentado Pentecostés han entrado en el fuego de Dios incluso en su vida en la Tierra. Es el bautismo de fuego, profetizado por Juan el Bautista en Mateo 3:11,12, que se cumplió el día de Pentecostés (Hechos 2: 3). El propósito del fuego del Espíritu Santo es para actuar "como una fundición" (Malaquías 3: 3) para purificar y "los afinará como el oro y la plata".

En otras palabras, el "oro, plata, piedras preciosas" que pasan por el fuego en el día del juicio no deben ser vistos como obras de los hombres que están separadas de los propios creyentes. No debemos ver esto como un montón de obras que se prenden fuego fuera de nosotros. En cambio, nuestras obras son parte de nosotros, ya sea espiritual o carnalmente, y por lo tanto necesitan ser purificadas y refinadas.

Juan Bautista lo dice con la metáfora del trigo cuya paja está siendo quemada, mientras que se guarda la porción comestible del trigo que se almacena en el "granero" de Dios (Mateo 3:12).

Se nos ha dado la fiesta de Pentecostés como un regalo divino del Espíritu Santo, no para destruirnos por su bautismo de fuego, sino para purificarnos y refinarnos, y nos prepararnos para la Fiesta de los Tabernáculos. Si permitimos que Pentecostés haga su trabajo dentro de nosotros, entonces seremos vencedores que califican para la Primera Resurrección, que ya no necesitan el fuego para afinarlos en el Gran Trono Blanco.


El hecho de que el hombre busque la fiesta de los Tabernáculos no desprecia la Pascua o Pentecostés. En su lugar, estamos llamados a ser justificados por medio de la Pascua y luego a recibir el Bautismo de Fuego del Espíritu Santo, que abarca la quema, a menudo dolorosa de nuestra carne, con el fin de obtener, con todos los vencedores, "una mejor resurrección" (Hebreos 11:35).

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario