TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 20: P-4: LA VIDA EN EL MILENIO, p-1/2 (Apoc. Nuevo Estudio)

23 de agosto de 2016



Juan no dice nada acerca de la vida en el milenio, excepto por el hecho de que los resucitados van a "reinar con Cristo" durante ese tiempo. Él pasa rápidamente más allá de los mil años, ansioso, al parecer, de hablar del clímax de la historia: el Gran Juicio de toda la humanidad. Yo, por el contrario, no tengo tanta prisa, porque creo que es importante para nosotros entender algo sobre la vida en la Tierra durante esta "semana" final de la historia del hombre.

En mis primeros años en la Iglesia, recibí una muy buena educación cristiana en una escuela de la misión. Sin embargo, cuando se trataba el tema del milenio, mis maestros parecían cortos en conocimiento y largos en confusión. A veces me dijeron que cuando muriéramos nos darían la vida eterna e iríamos al cielo. En otras ocasiones me dijeron que nos darían nuestra recompensa en la resurrección de los muertos.

Del mismo modo, se nos enseñó que todas las almas eran inmortales, por lo que la recompensa no era realmente la inmortalidad como tal, sino la calidad de la vida inmortal, ya fuera como dicha eterna o tormento eterno.

La única cosa que nunca se nos enseñó es la diferencia entre la vida eterna y la inmortalidad, sólo con esto habrían aclarado gran parte de nuestra confusión.


¿Almas mortales o inmortales?
La inmortalidad es una condición sin muerte. La mayoría de la gente cree que el cuerpo muere y que la vida tal como la conocemos es un proceso de morir. Los griegos, que eran dualistas, creían que el cuerpo muere y que el alma es inmortal. Para ellos, el alma era espiritual, por lo que utilizaban los términos alma y espíritu de manera intercambiable. La visión hebrea, sin embargo, dice en Ezequiel 18: 4,

4 He aquí que todas las almas [nephesh] son mías; el alma del padre, así como el alma del hijo es mía. El alma que pecare, esa morirá.

Dios reclama la propiedad de todas las almas por derecho de Creación, ya que Adán fue hecho un alma viviente (Génesis 2: 7). Sin embargo, el alma también es responsable por el pecado, como leemos aquí y en Números 15:28 KJV. Por lo tanto, cuando Pablo dice, "todos pecaron" (Romanos 3:23), quiere decir que cada alma ha pecado -no sólo la gente en general, sino específicamente sus almas. Por esta razón, el juicio divino por el pecado es impuesto contra el alma, no sólo sobre el cuerpo, porque "la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23), por lo tanto, el alma muere como un juicio por el pecado.

La visión hebrea se desarrolla claramente en la Ley y su criterio sobre el uso y la finalidad de la sangre. "La nefesh (alma) de la carne está en la sangre" (Levítico 17:11). La NASB traduce Levítico 17:14, "Porque la vida de toda carne está su sangre". Las dos veces la palabra nephesh es traducida "vida" pero, literalmente, se refiere al "alma". Los traductores se encargan de reinterpretar nephesh en el sentido de la vida misma, como para dar a entender que la inmortalidad es residente en el alma, mientras que las Escrituras enseñan que la nefesh ha sido condenada a muerte por causa del pecado de Adán.


El alma carnal y el espíritu espiritual
Mientras que los griegos trazaron una línea clara de separación entre el cuerpo y el alma, la Ley de Dios los ha unido entre sí, no sólo por que ambos son mortales, sino también por la frase "el alma de la carne" en Levítico 17:11. Una mejor manera de leer esta frase es "el alma de la carne" o simplemente "el alma carnal". En otras palabras, el alma es carne, o carnal. No es espiritual, como los griegos imaginaron.

El apóstol Pablo consideró necesario exponer sobre esto a la iglesia de Corinto, que estaba situada en medio de la cultura griega. En 1 Corintios 2: 10-16 que muestra la distinción entre el alma y el espíritu, diciendo:

10 Pero Dios nos las reveló [las revelaciones de Dios] a través del espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre, que está en él? Así tampoco nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. 12 Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que conozcamos las cosas que nos ha dado gratuitamente Dios.

En otras palabras, la fuente del conocimiento revelado es "el Espíritu de Dios", El cual habla al "espíritu del hombre". Pablo continúa en 1 Corintios 2:14,

14 Pero el hombre natural [psykikos] no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios; porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

La palabra griega psique (alma) es el equivalente de la palabra hebrea nefesh en la traducción griega del Antiguo Testamento (la Septuaginta). Por lo tanto, cuando Pablo habla del "hombre natural" (NASB), más literalmente, se refiere al "hombre anímico" y es el equivalente del "hombre viejo" o identidad de Adán de nuestra propia alma. Ese "hombre viejo", dice Pablo, se supone que debe ser "crucificado" con Cristo (Romanos 6: 6 KJV), o puesto a muerte. Eso no sería posible si nuestras almas fueran inmortales.

De hecho, The Emphatic Diaglotón traduce psykikos como "animal", diciendo, "un hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios" (1 Corintios 2:14). La naturaleza animal del alma humana es el origen de los sistemas bestias que han surgido en el mundo y que son descritos por Daniel y Juan. Su egoísmo y su instinto de supervivencia impide que el alma animal escuche, obedezca, o entienda las cosas espirituales.

Pablo expone el espíritu del hombre en unidad con el Espíritu de Dios como el "hombre nuevo" o la nueva identidad en la cual la verdad reveladora es comunicada a nosotros. Nuestro espíritu es capaz de entender las cosas espirituales, mientras que nuestra alma no lo es. Por lo tanto, hay dos "hombres" (o seres) en nosotros: el alma y el espíritu. Estos son diferentes, porque el alma es carnal, mientras que el espíritu es espiritual. Así que Pablo continúa en 1 Corintios 2:15,16,

15 Pero el que es espiritual [es decir, nuestro ser-espíritu] juzga todas las cosas, mas él no es juzgado por nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor, o quién le instruyó? Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.


La mayoría de la gente malinterpreta la enseñanza de Pablo, porque piensan que se refería a los cristianos frente a los no cristianos como tales. Pero Pablo estaba personificando el alma y el espíritu, llamando a cada uno un "hombre" (KJV) o "ser" (NASB). El alma, siendo carne, o carnal, es incapaz de recibir o de entender las cosas espirituales. Por lo tanto, la fuente de la revelación por la cual tenemos comunión (o comunicación) con Dios es a través de nuestro hombre espiritual.


Preservar Espíritu, Alma y Cuerpo
Pablo dice en 1 Tesalonicenses 5:23,24,

23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará ocurrir.

Está claro que somos un ser tripartito, que tiene espíritu, alma y cuerpo. Los dualistas griegos pensaban que el hombre era un cuerpo y un alma espiritual. La revelación hebrea une el cuerpo y el alma y distingue el espíritu de ellos.

Pero Pablo ora para que las tres partes nuestras sean "guardadas irreprensibles", es decir, vigiladas, cuidadas, para que no se escapen, ni se pierdan o desechen. En una breve declaración, Pablo revela la recompensa final de los justos. También es el objetivo del Nuevo Pacto, ya que se basa en Aquel que nos llama. Pablo afirma que "el cual también lo hará ocurrir". En otras palabras, es Su responsabilidad cumplir con Su palabra (voto) tal como se expresa en el Nuevo Pacto.

Pablo lo llama "el Dios de paz", lo que implica que el espíritu, alma y cuerpo, en última instancia, deben conciliarse con el fin de que estemos "completos" y "sin mancha". Esta es una visión muy hebrea, porque restaura las tres partes del hombre que fueron dañadas por el pecado de Adán. La gran "guerra" interior (Romanos 7:23) debe terminar en la reconciliación.

Mientras que los griegos no tenían ninguna esperanza para el cuerpo, tratando de separar el alma espiritual del cuerpo y vivir inmortales en una existencia puramente espiritual (del alma), los hebreos vieron la Creación de Dios como "buena" y había recibido la revelación de una resurrección corporal. Mientras que pasará la forma actual del cuerpo (tal como la conocemos), un nuevo cuerpo y una nueva alma nos esperan, que estarán en paz con el espíritu.


La muerte es un Retorno
La Escritura nos enseña que la muerte es un retorno a un estado original. Rompiéndose en sus partes componentes, el cuerpo vuelve al polvo, el espíritu vuelva a Dios, y el alma vuelve al "Hades", un estado de inconsciencia que normalmente se conoce como "el sueño". Esto es más evidente cuando estudiamos la muerte del mismo Jesús. José de Arimatea enterró su cuerpo en su propia tumba (Mateo 27: 58-60). Su alma fue al Hades (Hechos 2:31). Su espíritu fue a Dios (Lucas 23:46).

Santiago 2:26 nos dice que "el cuerpo sin espíritu está muerto". Tampoco es que el alma vaya al Cielo, sino el espíritu. No es que el alma sea inmortal, sino el espíritu. Tanto el cuerpo como el alma se dice que mueren, pero en ninguna parte leemos que el espíritu muere. Pablo deja claro que el espíritu (es decir, el "hombre espiritual") tiene una mente consciente que es distinta de la mente consciente (carnal) del alma. Por lo tanto, la parte espiritual del hombre vuelve a Dios en un estado de conciencia, pero la mente del alma muere con el cuerpo (Eclesiastés 9: 5).

La desintegración de las tres partes del hombre en el momento de la muerte empieza a ser revertida por la resurrección. La resurrección es una recreación, un reunirse de nuevo del espíritu y el cuerpo, como cuando Dios sopló en el cuerpo de polvo de Adán para crear un alma viviente (Génesis 2: 7). Sin embargo, la calidad de la vida de uno en la resurrección dependerá de la relación de uno con Dios. Como dijo Jesús en Juan 5:29, algunos recibirán "una resurrección de vida", mientras que otros "una resurrección de condenación". Dado que ambos grupos regresan a la "vida", es obvio que se trata de que su calidad de vida es diferente.


Por otra parte, con dos resurrecciones, que ambas tienen creyentes resucitados, es obvio que también hay una distinción entre los creyentes y los vencedores. Hay, pues, tres grupos principales que debemos considerar: vencedores, creyentes, y no creyentes.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario