TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC- 20 – P-2: EL GRAN SÁBADO (Apoc. Nuevo estudio), Dr. Stephen E. Jones


19 de agosto de 2016



En el libro de Apocalipsis, la frase "mil años" aparece seis veces, todo ello dentro del marco estricto de Apocalipsis 20: 1-7. Esto sugiere un período de seis mil años de historia hasta este punto en el tiempo, como para enfatizar la entrada en el Gran Día de Reposo (Milenio).


Siembra y cosecha
Además, Juan trata este tiempo como un día de reposo. La Ley ordena los días de reposo para ser un tiempo de descanso. En años de Sábado siembra o cosecha no debían hacerse. Levítico 25: 3-5 dice,

3 Seis años sembrarás tu tierra, y seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos, 4 pero el séptimo año la tierra tendrá el descanso del sábado, día de descanso para el Señor; no sembrarás tu campo ni podarás tu viña. 5 Lo que nazca espontáneamente de su cosecha no lo cosecharás, y tus uvas de viñas sin podar no recogerás; la tierra tendrá un año sabático.

La Resurrección es la manera de cosechar el fruto de la Tierra de Dios, y así nos encontramos con que hay dos resurrecciones en Apocalipsis 20, una antes y otra después (pero no durante) los mil años.

Además, Dios prometió proporcionar una abundancia en el sexto año con el fin de llevar a la gente a través del sábado sin escasez. Levítico 25:20,21 dice,

20 Pero si tú dices, "¿Qué vamos a comer el séptimo año si no sembramos ni recogemos en nuestros cultivos?" 21 Entonces yo enviaré mi bendición para ti en el sexto año que va a traer fruto por tres años.

El mismo principio se observaba en el día de reposo semanal cuando Israel recogía dos veces la cantidad de maná en el sexto día para llevarles a lo largo del séptimo día (Éxodo 16:22). Juan no lo menciona directamente, pero entendemos que Dios derramará su Espíritu al final del sexto día de reposo al final de la edad, de modo que tenemos provisión durante el Gran Milenio.


El límite de la Serpiente
Coincidiendo con el final de los seis días de trabajo y el inicio del Gran Sábado, la Serpiente es atada por mil años. Esto es necesario, porque cuando Adán y Eva creyeron la palabra de la Serpiente, ellos mismos se sometieron a su engaño. Al ser incapaces de pagar una indemnización por su pecado, se les "vendió" como esclavos de acuerdo con la Ley en Éxodo 22: 3. Pablo dice más adelante en Romanos 6:16, "¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis ...?", Le dice a los creyentes que antes de venir a Cristo eran "esclavos del pecado" (Romanos 6:17).

Así que con el fin de liberar a la humanidad de la esclavitud causada por el pecado de Adán, la Serpiente debe ser limitada e impedida de engañar a las naciones durante el Gran Sábado. Pero una vez que el séptimo "día" haya pasado, la Serpiente se libera de nuevo, porque esto es sólo el final del Primer Día de Reposo de la Historia. Sin embargo, hay otros seis días de reposo antes del Jubileo de la Creación, donde todos son plenamente reconciliados con Dios, y donde cada uno vuelve a su herencia en Dios.


Encender fuegos
Dios también parece observar la Ley del Sábado que se encuentra en Éxodo 35: 3,

3 No podréis encender fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo.

Por esta razón, no leemos del "lago de fuego" hasta después que el Gran Día de Reposo ha pasado (Apocalipsis 20:14,15). La Ley misma profetiza de los actos de Dios, porque Él sigue Su propia Ley. ¿Por qué? Debido a que la Ley de Fuego emana de Su naturaleza, y siempre será fiel a Sí mismo.


Seis días y lino fino
Las Leyes del Sábado nos dan los fundamentos de las Leyes del Tiempo, en que se basan los ciclos proféticos. Por lo tanto, Apocalipsis 20 habla de "mil años" seis veces para sugerir el final de seis mil años y el inicio de un milenio de reposo. La palabra hebrea para "seis" es shesh , en Éxodo 20: 9, "Seis días trabajarás".

Pero shesh, como se usa en Éxodo 39:28 en la descripción de la prenda de vestir del sumo sacerdote, es también la palabra para "lino fino".

Esto sugiere que el lino fino de la novia (en Apocalipsis 19: 7,8) se le da a ella al final de seis mil años. Aunque la novia se compone de individuos que viven a lo largo de muchas generaciones, Juan se refería al momento en que el cuerpo estaría completo. Ella está pues, vestida y "lista" después de seis mil años.


Los tronos
La primera parte de Apocalipsis 20: 4 dice,

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les dio autoridad para juzgar …

Los sentados sobre estos "tronos" son los vencedores. Estos son los "santos" que Daniel 7:27 describe, cuando se les da dominio sobre la Tierra. Sus "tronos" también se mencionan en Daniel 7: 9, "Seguí mirando hasta que fueron puestos tronos". Sus tronos son distintos del Trono del Anciano de días, pero, sin embargo, muestran que Dios ha delegado autoridad a los santos.

En otras palabras, Dios gobierna la Tierra indirectamente, al tiempo que los vencedores gobiernan directamente con el fin de cumplir su propósito original de Génesis 1:26, "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree ... "

Después de un largo período de "siete tiempos" en el que el dominio había sido entregado a los gobiernos "bestias", el tiempo ha llegado al fin de que la autoridad sea transferida a los Santos del Altísimo. Por lo tanto, Revelación 20 se correlaciona con la 20ª letra del alfabeto hebreo, Resh, que significa "cabeza", en este caso denota la jefatura y el gobierno.

Apocalipsis 20: 4 continúa,

4 ... Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, y los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en su mano; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo mil años.

Esta declaración está diseñada principalmente para decirnos que no todos los cristianos gobernarán en el siglo venidero. Los tronos no se les dan a los que tienen la marca de la ilegalidad en sus frentes ni en sus manos. Si ellos adoran a la bestia y a su imagen a través del amor al dinero, no están calificados para el trono. Ellos no tienen que ser literalmente "decapitados" para calificar como vencedores, porque entonces, incluso el mismo Jesús sería descalificado. Ellos necesitan poner al viejo hombre a muerte y sustituir su carnal y adánica mente y su cabeza con la cabeza de Jesucristo.


La primera resurrección

4 ... y vinieron a la vida y reinaron con Cristo mil años. 5 El resto de los muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil años. Esta es la primera resurrección. 6 Bienaventurado y santo los que tienen parte en la primera resurrección; sobre ellos la segunda muerte no tiene poder, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Está claro desde el verso 5 anterior que esta es una resurrección limitada y que sólo creyentes se levantan en este momento. "El resto de los muertos" no resucitan en este momento, sino que esperan hasta la Resurrección General después que los mil años se hayan completado (Revelación 20:11,12). Cuando Juan le llama a esto "la primera resurrección", implica que hay otra resurrección que viene después.

La visión griega de la Escritura trata esta Primera Resurrección alegóricamente e individualmente como una referencia a una de justificación. Dicen que cuando un hombre viene a Cristo y es bautizado, pasa de la muerte a la vida. Este proceso espiritual, dicen, es la primera resurrección, y luego asciende a estar sentado con Cristo en los lugares celestiales.


No me cabe duda de que esto es lo que ocurre con las personas, una a la vez, a medida que pasan a formar parte del cuerpo de Cristo. Sin embargo, Juan no se refería a las personas que vienen a Cristo. Estaba mirando proféticamente a la resurrección del Cuerpo, de muchos miembros, que incluía a los mártires de la historia. Mientras que los creyentes individuales sin duda disfrutan de una medida de autoridad espiritual durante su ministerio en la Tierra, (al igual que el propio Daniel) han estado sujetos a los reyes de las naciones bestia. Los santos de la historia han sido limitados en su autoridad terrenal por el juicio divino sobre Jerusalén y sobre los reyes de Judá que fueron despojados del Mandato de Dominio ( Jeremías 27: 6,11). No es hasta que esos sistemas bestia llegan al final de su mandato divino que a los Santos se les da plena jurisdicción sobre la Tierra.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario