TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 19: P-3: LA NOVIA ESTÁ LISTA (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


9 de agosto de 2016



La voz del Trono continúa en Apocalipsis 19: 7, diciendo:

7 Gocémonos y alegrémonos y démosle a El la gloria, porque las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado.

La Novia surge después de la caída de la falsa Esposa, es decir, la Gran Ramera de Babilonia. Por esta razón, el momento de aparición de la novia verdadera es establecido por el período de tiempo en el que Babilonia iba a gobernar la Tierra, pretendiendo ser la verdadera Novia. Sabemos que a Babilonia se le dio dominio sobre las naciones durante siete tiempos como un juicio sobre Israel y Judá. Por lo tanto, es evidente que la exposición y la caída de la Gran Ramera es el momento en que Israel es reconocida como la Novia.

Pero mucho ha cambiado desde que Israel y Judá estaban en su antigua tierra. Recordemos que fueron expulsadas de la tierra debido a que violaron continuamente el (Antiguo) Pacto. Ese pacto fue declarado nulo por razón de su negativa e incapacidad para cumplir su promesa de hacerlo. Por esa razón, Jeremías habló de un Nuevo Pacto y la razón por la que este era necesario. Jeremías 31:31,32 dice,

31 "He aquí, vienen días," declara el Señor, "cuando haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá, 32 no como el pacto que hice con sus padres el día que tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos", declara el Señor.

Se desprende de esto que el profeta entiende que el Antiguo Pacto fue un pacto de matrimonio, que habían roto. Los votos hechos en el Monte Sinaí en Éxodo 19: 6-8 fueron los votos matrimoniales, y Moisés fue el ministro en la realización de ese matrimonio. Dios se convirtió en el esposo de Israel, tres días más tarde, después que el pueblo se había preparado en Éxodo 19:10,11,

10 El Señor dijo a Moisés: "Ve al pueblo, y santifícales hoy y mañana, y deja que ellos laven sus vestidos; 11 y deja que ellos estén preparados para el tercer día, porque al tercer día Yahweh descenderá sobre el monte Sinaí a la vista de todo el pueblo.

El matrimonio estaba por consumarse tres días después, cuando el marido llegaría a reclamar Su novia en el día que más tarde se conocería como Pentecostés. El vino en apariencia de fuego y habló los Diez Mandamientos a la gente, con el fin de impregnarlos con la semilla de la Palabra para engendrar a Cristo en ellos.

Por supuesto, el problema era que Israel tenía demasiado miedo de oír la Palabra, y le dijo a Moisés que subiera él al monte y les transmitiera las Palabras de Dios (Éxodo 20: 18-21). Con el tiempo, este matrimonio se disolvió, y Dios se divorció de Israel por el adulterio con otros dioses (Jeremías 3: 8).


El remanente de Gracia
Este matrimonio, entonces, no pudo producir los hijos de Dios, porque la nación en su conjunto tenía demasiado miedo de Su marido para tener hijos Suyos. Por lo que sólo a nivel individual alguno de ellos realmente consumó el matrimonio con el fin de darle hijos a Dios. Estos pocos individuos llegaron a ser conocidos como el Remanente de Gracia. Había 7.000 de ellos en el tiempo de Elías, y Pablo comenta sobre ellos en Romanos 11: 4-7. Pablo muestra la distinción entre la nación y el Remanente de Gracia en los versículos 5-7, diciendo:

5 De la misma manera, entonces, ha quedado en la actualidad un remanente de acuerdo a elección de la gracia de Dios. 6 Pero si es por gracia, ya no es sobre la base de las obras, de otra manera la gracia ya no sería gracia. 7 ¿Entonces que? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado, pero los que fueron escogidos lo alcanzaron y los demás fueron endurecidos.

Bajo el Antiguo Pacto, se requería que la nación cumpliera su promesa, pero Israel fue incapaz de hacerlo. No obstante, debido a que Dios ya había hecho un voto de Nueva Alianza para hacerlos Su pueblo por el consejo de su propia voluntad, Él preservó un Remanente de Gracia en cada generación que venció su miedo a una relación directa con Dios y lo abraza por la fe. Estos formaban sólo una pequeña minoría de la nación misma. "El resto fueron endurecidos", dice Pablo.

Cuando Jesús vino como el Mediador de la Nueva Alianza, se esperaba que todos los que le siguieran serían parte del Remanente de Gracia. Sin embargo, la iglesia siguió en gran medida el patrón de Israel bajo Moisés, por lo que el Remanente de Gracia se mantuvo como una minoría en toda la era de Pentecostés. Por definición, la Iglesia tenía fe en Jesucristo, y así Cristo fue engendrado en ellos; sin embargo, su problema se produjo durante el embarazo, porque el Cristo que estaba en ellos a menudo estaba desnutrido por el hambre de oír la Palabra. Muchos incluso rechazaron la Ley.

Por esta razón, los cristianos a menudo han abortado y algunos han abortado deliberadamente el Cristo que estaba en ellos. Escribí sobre esto en mi libro, Las raíces Proféticas de los Modernos Abortos.

La conclusión es que la Iglesia como un todo ha fallado tanto como la antigua Israel. Sin embargo, en ambas Dios ha preservado un Remanente de Gracia a lo largo de los años, de manera que al final de la edad haya un número suficiente de ellos para formar un "bebé" (hijo) profético que pueda nacer en el mundo. Ellos son los Hijos Manifestados de Dios que nacen de la novia emergente en Apocalipsis 19: 7.

La novia es la "nación" que produce los frutos del Reino. Esta nación es la que Jesús profetizó en Mateo 21:43,

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

Esta era una referencia directa al Remanente de Gracia que ha necesitado miles de años para ser completamente formado. Esta nación es una novia de la Nueva Alianza, escogida por gracia, realmente el pueblo elegido de Dios.


Israel, la Novia
Hay una clásica disputa sobre la identidad de la novia. Algunos dicen que es Israel; otros dicen que es la Iglesia. Ambos tienen razón, pero los que toman una posición o la otra no está viendo la imagen completa. Israel es llamada "la iglesia en el desierto" (Hechos 7:38 RV). Toda la nación fue llamada a salir de Egipto con el fin de convertirse en la Iglesia. Lo mismo es cierto con la Iglesia del Nuevo Pacto que fue llamada a salir de Judea y de Jerusalén, lo cual era su "Egipto", el lugar de la persecución y la servidumbre. Pablo llama a Jerusalén "Agar" en Gálatas 4:25 , porque Agar era una egipcia.

La Escritura nos muestra que en realidad hay dos novias, cada una correspondiente a un pacto diferente. Israel bajo Moisés era la novia Antigua Alianza; la Iglesia bajo Jesucristo es la novia del Nuevo Pacto. En Gálatas 4, Pablo muestra que Abraham tuvo dos mujeres que alegóricamente representaban estos dos pactos: Agar y Sara. Ambas estaban casadas con Abraham, pero sólo una podría traer la semilla escogida.

Sería absurdo insistir en que sólo una de las esposas de Abraham estaba casada con él. Hay que reconocer la validez de ambos matrimonios. Sin embargo, hay que reconocer que uno de los matrimonios produce hijos de la carne, mientras que el otro produce hijos de Dios o hijos espirituales. La Antigua Alianza (Agar) no podía producir hijos espirituales, ya que este Pacto se basaba en la voluntad del hombre, o la promesa de hombre (Éxodo 19: 8). Sólo la Nueva Alianza (Sara) puede producir los hijos de Dios, porque se basa en la promesa (o voto) de Dios mismo y por lo tanto se basa en la gracia, que es por Su voluntad. Así que Pablo dice en Gálatas 4:28,29,
28 Y nosotros, hermanos, como Isaac, somos hijos de la promesa. 29 Pero como entonces el que había nacido según la carne [es decir, Ismael] perseguía al que había nacido según el Espíritu, así es también ahora.

Los hijos de Agar-Jerusalén persiguieron a los hijos de Sara (Nueva Jerusalén), empujándolos fuera de Jerusalén y Judea (Hechos 8: 1). La ciudad de la Antigua Alianza, siendo el primogénito, creyó que era la "madre" del pueblo elegido. No les gustaba cuando otro hijo nació a través de una madre diferente y por un Pacto diferente. Sabían, con razón, que este hijo espiritual de la Nueva Alianza era su competidor para las promesas de Dios.


¿Quién es Israel?
Escritura siempre llama a Israel una "nación" no una raza. De hecho, la nación de Israel, aunque dirigida por doce tribus que eran descendientes directas de los hijos de Jacob, también incluía muchas de las otras naciones. Había miles de personas en el campamento de Abraham, incluso antes de que tuviera un solo hijo, cuando envió 318 hombres "nacidos en su casa" (Génesis 14:14) para derrotar a los reyes de Sinar. Estos fueron "la familia de la fe" (Gálatas 6:1 ), porque eran "hijos" espirituales de Abraham (Gálatas 3: 7,9,29). A través de los siglos, las familias que no son, literalmente, de la simiente de Abraham, forman la mayor parte de la nación de Israel.

Cerca de 400 años más tarde, cuando la nación salió de Egipto con una población de alrededor de seis millones de personas, los de la casa de Abraham estaban plenamente integrados en las tribus de Israel, incluso si no eran de su linaje directo. Por otra parte, muchos egipcios dejaron su tierra con Israel (Éxodo 12:38). Dado que no se había reservado la tierra para una tribu de Egipto en la tierra de Canaán, es evidente que estos egipcios también se establecieron en la tribu de su elección y se hicieron conocidos por dicha tribu.

La Ley nunca excluyó la gente de otras naciones, sino más bien alentó a Israel a ser una luz para las naciones y a ser una bendición para todas las demás naciones. Finalmente, por supuesto, la nación de Israel se divorció y fue echada fuera de la casa de Dios a la tierra de Asiria. Pero cuando Dios les prometió reunirlos, dijo a través del profeta en Isaías 56: 8,

8 Yahweh el Señor, el que reúne a los dispersos de Israel, dice: "Aún, a otros con ellos, además de los congregados".

Al final, Israel bajo el Antiguo Pacto no solamente no siguieron a Dios por sí mismos, sino que tampoco pudieron dispensar de las bendiciones de Dios a todas las naciones. Bajo el Nuevo Pacto, Jesús dio a Sus discípulos la "Gran Comisión" (Mateo 28:19,20), que era esencialmente cumplir con el convenio de Abraham, que los hijos de la carne se habían negado a cumplir.

La gente ha tratado de distinguir entre Israel y la Iglesia porque piensan que Israel se limitó a una genealogía particular, no dándose cuenta de que la mayoría de los israelitas no eran incluso descendientes físicos de Abraham, Isaac o Jacob. Eran una nación, no una sola genealogía. De hecho, el objetivo era que todos los hombres fueran hijos de Abraham por la fe. El Plan Divino no estará completo hasta que toda la humanidad se convierta en hijos de Israel.
En tiempos de Jesús, la Iglesia se inició en su mayoría por gente de Judea y Galilea y unos griegos. Debido a la gran rebelión de Judá contra su legítimo Rey, la mayor parte de esa nación fue "cortada" como la Ley ordena (Levítico 17: 4). Los que apoyaron a Jesús como el Heredero se convirtieron en el remanente de Judá (reconocido por Dios), y por lo tanto, lo que los hombres ahora llaman "la Iglesia" era en realidad la tribu o nación de Judá. A estos se añadieron muchas de las otras naciones, ya que llegaron a creer en Jesucristo y a sostener Su derecho al trono de Judá y del mundo.

Por desgracia, incluso la Iglesia degeneró con el tiempo, por lo que llegó a haber una distinción entre la Iglesia como un todo y el Remanente de Gracia dentro de ella. Al igual que Ismael y los judíos antes que ellos, la Iglesia también persiguió al Remanente de Gracia. Las Inquisiciones demuestran que la iglesia en Roma era otra religión carnal manifestando el espíritu de Agar e Ismael, en lugar del de Sara e Isaac.

En el final de la era, pues, la verdadera novia que emerge en Apocalipsis 19: 7 no es toda la Iglesia, sino el Remanente Gracia que ha surgido a partir de su tiempo de persecución a manos de los hijos de la carne. Esta novia "Sara" es la nueva Alianza y la Nueva Jerusalén (Gálatas 4:24,25), cuyos "hijos" son aquellos engendrados por el Espíritu. La novia es sin duda "Israel", pero no se puede limitar este término a aquellos que son israelitas por razón de nacimiento carnal.


Por esta razón, como ya hemos visto, los vencedores (es decir, el Remanente de Gracia) se describen en Apocalipsis 5: 9,10 como gente "de toda tribu, lengua, pueblo y nación". Son todos los hijos de Israel que han seguido los pasos de Jacob en su búsqueda para convertirse en un israelita; han caminado por la fe y, finalmente, han luchado con Dios para encontrarse cara a cara con una nueva revelación de la soberanía de Dios.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

4 comentarios:

  1. Abraham no estaba canado con Agar, Agar era una esclaba, pero nunca fue casado Abraham con ella. Error del escritor decir que Agar la esclaba estaba casada con Abraham

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Anónimo, muchas gracias por su aporte. Al leerlo me quedé perplejo, pues Agar efectivamente era una sierva egipcia de Sara, que le fue dada a Abraham por su esposa Sara para procrear. Sin embargo el Espíritu Santo a través de Pablo la asimila a una esposa, cuando habla en Gálatas que ambas representas a los dos Pactos. Ambos Pactos fueron matrimoniales, por lo tanto hemos de deducir que a los efectos ambas eran esposas. El autor en uno de sus libros creo que explica la condición de esposa de Agar, pero no recuerdo donde. Voy a trasladar su comentario al autor y si me contesta, lo cual es poco probable, le trasladaré lo que me diga.
      Sería muy bueno que usted se identificara en una próxima vez.
      Páselo bien.

      Eliminar
    2. Ver Génesis 16: 3, "Sarai tomó a Agar la egipcia, su sierva, y la dio a su marido Abram por mujer." (Esposa)
      Stephen

      Eliminar
  2. Es la misma palabra que se usa en Génesis 4:1
    Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón.

    ResponderEliminar