TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 19 – P-2: LA VOZ DEL TRONO (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


5 de agosto de 2016




5 Y salió una voz del trono, diciendo: "Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes".

¿La voz de quien venía desde el trono? No parece adecuado que el mismo Dios le diga a la gente "alabad a nuestro Dios". El que habla es un co-adorador que reconoce a "nuestro Dios" como alguien distinto de sí mismo.

Sabemos que los veinticuatro ancianos "se sientan en sus tronos delante de Dios" (Apocalipsis 11:16).También adoran a "Dios que está sentado en el trono" (Apocalipsis 19: 4), es decir, otro trono (mayor). Por lo tanto, la voz no puede venir de los tronos de los veinticuatro ancianos.


La controversia
La voz sólo puede venir desde el trono más alto, y sin embargo las palabras implican que alguien que no es Dios mismo está hablando. ¿Pero es que hay más de un Dios, o Dios-identidad? Después de todo, el mismo Moisés era "un dios para Faraón". Del mismo modo, el Salmo 82: 6 dice: "Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo". Jesús validó esto en Juan 10: 33-36,

33 Los judíos le respondieron: "Por una buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces pasar por Dios". 34 Jesús les respondió: "¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? 35 Si dijo, dioses, a los que vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), 36 ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?"

Esta controversia es una de las diferencias básicas entre el judaísmo y el cristianismo, sobre todo porque implica el equilibrio entre el monoteísmo y la filiación. Ser un "dios" es ocupar una posición de poder o autoridad que es más alto que otros. Si bien no es realmente sólo un Dios en el sentido último, hay "dioses menores" también -incluyendo a Moisés (Éxodo 7: 1) y todos los que el salmista llama "dioses" en el Salmo 82: 6.

La pregunta es si un "hijo de Dios" tiene el derecho a ser llamado "Dios" sin infringir la posición del dios más alto y sin crear una religión politeísta. Sin embargo, incluso el término "Dios Altísimo" implica posiciones subordinadas que todavía pueden ser llamadas "Dios". Por lo tanto, cuando todo haya sido sometido bajo los pies de Cristo, Él es el Dios de toda la Tierra, sin embargo, "Y cuando dice que todas las cosas han sido sometidas a él, claramente se exceptúa aquel que sometió a él todas las cosas" (1 Corintios 15:27). Pablo nos dice en el versículo siguiente, 1 Corintios 15:28,

28 Y cuando todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó todas las cosas a Él, para que Dios sea todo en todos.

Hay dos grandes temas involucrados en esto: sustancia y posición. Jesús y Su Padre son de una sustancia, y en ese sentido Pablo podía hacerlo igual a Dios en Filipenses 2: 5-7,

5 Tener en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 quien, aunque existía en forma de Dios, no consideró la igualdad con Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo y haciéndose semejante a los hombres.

En otras palabras, Cristo Jesús, a pesar de su condición de "Dios", no se negó a tomar sobre sí la posición de "siervo", con que apareció en la Tierra "en la semejanza de los hombres".

Aun así, el Hijo se somete al Padre en su posición. Otra forma de verlo es que el Altísimo Dios tiene poder auto-derivado (dunamis), mientras que al Hijo se le dio autoridad (exousia), como él mismo dijo en Mateo 28:18,

18 Y Jesús se acercó y les habló, diciendo: "Toda autoridad [exousia] me ha sido dada en el cielo y en la tierra".

La autoridad está autorizada, o "dada" por un poder superior. De ninguna manera esto descalifica a Jesús de ser llamado Dios, Hebreos 1: 8 dice,

8 Pero del Hijo dice: "Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre, y el cetro de equidad es el cetro de tu reino".

Por lo tanto, Jesús tiene un "trono" que es distinto del trono del Padre. Hebreos 12: 2 dice que Él "se ha sentado a la diestra [es decir, en el lado derecho] del trono de Dios". Puesto que hay más de un trono, entonces, desde cual trono viene la voz, diciendo al pueblo que alabe "nuestro Dios" en Apocalipsis 19: 5? ¿Es el trono del Padre? ¿O es el trono del Hijo en la imagen a la derecha del trono del Padre?

Sólo puede ser la voz del Hijo de Dios, diciendo al pueblo que alabe "nuestro Dios", Jesús siempre se refería a Su Padre, diciendo en Juan 20:17, "Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios". Por esta razón, llego a la conclusión de que la voz que salía del trono en Apocalipsis 19: 5 es la voz de Jesús mismo.


La Autoridad de Concilios de la Iglesia
Ha habido muchos libros escritos en el intento de explicar la naturaleza de Cristo y Su relación con el Padre. Esta controversia dominó todos los demás temas desde el siglo IV en adelante, y muchos murieron incluso por desviarse un poco de los credos establecidos (en todos los lados de este tema). De hecho, en la controversia entre los arrianos y los ortodoxos, la creencia de uno en este tema sustituía en gran medida a la fe como la prueba de fuego de un verdadero creyente. Se planteó la importancia de los credos de la iglesia y la comprensión de Dios y de Cristo por lamente de los hombres, hasta el punto donde se creía que los verdaderos creyentes eran los que confesaban los credos establecidos, en lugar de la fe en Cristo.

Si los Concilios de la Iglesia verdaderamente hubieran sido guiados por el Espíritu Santo, como pretende la iglesia, los obispos habrían actuado en amor. Hubieran orado hasta que la palabra de profecía viniera para darles el conocimiento necesario para saber la verdad. Sin embargo, vinieron a discutir con sus propias respuestas preconcebidas, soborno, y amenazas a sus oponentes, con el fin de establecer la verdad por el poder de la carne.

En el año 382 dC Gregorio Nacianceno, uno de los obispos más venerados en la iglesia primitiva, describe un concilio ecuménico celebrado un año antes:

"A decir verdad, me siento inclinado a rechazar todas las colecciones de los obispos, porque aún no he visto que un sínodo llegara a buen término, o que redujera los males en lugar de aumentarlos. Porque en esas asambleas (y no creo que me expreso con demasiada fuerza aquí) una indescriptible conflictividad y ambición prevalecen, y es más fácil para uno incurrir en el reproche de querer erigirse en juez de la maldad de otros, que alcanzar cualquier éxito en poner la maldad a distancia. Por lo tanto me he retirado a mi mismo, y ha encontrado reposo mi alma sólo en la soledad "[Philip Schaff, Historia de la Iglesia Cristiana, vol. III, p. 347].

Schaff hace su propio comentario en las páginas 347-348, diciendo:

"Sin embargo, sigue habiendo suficiente en sus muchas imágenes desfavorables de los obispos y sínodos de su tiempo, para disipar todas las ilusiones de su pureza inmaculada ... En el siglo V que no fue mejor, sino peor. En el tercer consejo general, en Éfeso, 431, todas los relatos están de acuerdo en que la intriga vergonzosa, la lujuria falta de caridad de la condena, y la gruesa violencia de conducta eran casi tan frecuentes como en el famoso consejo-ladrón de Éfeso en el año 449; aunque con la diferencia importante, que en el primer sinodal se estaba luchado por la verdad, este último por el error. Incluso en Calcedonia, la introducción del reconocido expositor e historiador Teodoreto provocó una escena, que casi involuntariamente nos recuerda las peleas modernas de monjes griegos y romanos en el santo sepulcro bajo la supervisión de restricción de la policía turca".

Este tipo de comportamiento entre los líderes de la iglesia no inspira confianza en que se abriera paso a la verdad. Si Jesús hubiera llevado realmente tales Concilios de la Iglesia, la sabiduría de Dios se habría hecho evidente para todos, y entonces hubieran tratado sus decisiones con respecto a la misma Escritura. Pero, por desgracia, Cristo ya había sido expulsado de los consejos que se hicieron en Su nombre, por lo que sus decisiones eran meras "tradiciones de hombres". Mientras que sus credos sin duda contienen la verdad, no son tan fiables como la Escritura misma.

No hay manera de hacer frente plenamente a la naturaleza de Cristo y a Su relación con Su Padre, ni vamos a tratar. Nuestro objetivo principal es determinar qué voz venía del trono, diciendo a la gran multitud que alabara a "nuestro Dios".


La respuesta
Revelación 19: 6 continúa,

6 Y oí, por así decirlo, la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas y como el sonido de fuertes truenos diciendo: "¡Aleluya! Porque el Señor nuestro Dios, el Todopoderoso, reina.

El elogio aquí va para ambos, el Padre y el Hijo. Ambos puede decirse que reinan, como lo vemos en la enseñanza de Pablo en 1 Corintios 15:27,28. ¿Cuál es esta gran multitud? Obviamente, todos ellos están de acuerdo con Dios y Sus juicios sobre la Gran Ramera y Babilonia. La multitud es sin duda el mismo grupo visto antes en Apocalipsis 5:11.

Aún no parece incluir la mayor multitud de Revelación 5:13, que representa los elogios de "todo ser viviente que está en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra y en el mar". La voz del Cielo parece limitar la orden a "Sus siervos, y los que le temen", como si todavía hubiera otros que no son siervos de Dios. Ya que este elogio llega en el momento del juicio de Babilonia, es evidente que no todas las cosas aún están puestas bajo Sus pies. Por lo tanto, no podemos pensar de esto como una escena de la reconciliación universal y acuerdo con Dios.

De hecho, a medida que avanzamos en nuestro estudio, encontramos que el juicio de Babilonia y la alabanza de los santos viene todo en el tiempo de la venida de Cristo (Apocalipsis 19: 11-16). Sabemos por otras Escrituras que habrá muchos rebeldes que estén en la Tierra en ese momento, y que durante la época del Reino que sigue muchos van a querer aprender Sus caminos (Isaías 2: 3). La curiosa idea que la Segunda Venida de Cristo es una fecha límite para creer y ser salvo es, por supuesto, una mala comprensión del Plan Divino. La Segunda Venida de Cristo es sólo una fecha límite para la inclusión en el cuerpo de vencedores que son levantados en la primera resurrección. Estos dicen "reinaremos sobre la tierra" (Apocalipsis 5:10) "por mil años" (Apocalipsis 20: 4,6).


El propósito de su reinado será demostrar el poder de Dios cuando se predica el Evangelio a las naciones, ya que el gran Reino de la "piedra" crecerá hasta llenar toda la Tierra (Daniel 2:35). Por lo tanto, en lugar de ver la Segunda Venida de Cristo como fecha límite para la salvación, debemos verla como un nuevo punto de partida para que el Evangelio sea predicado con más energía que la que nunca se ha visto, incluso superando las señales y maravillas que se produjeron después que Pentecostés se cumplió en el libro de los Hechos.

Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

2 comentarios:

  1. Este esta exclente : La curiosa idea que la Segunda Venida de Cristo es una fecha límite para creer y ser salvo es, por supuesto, una mala comprensión del Plan Divino. La Segunda Venida de Cristo es sólo una fecha límite para la inclusión en el cuerpo de vencedores que son levantados en la primera resurrección. Estos dicen "reinaremos sobre la tierra" (Apocalipsis 5:10) "por mil años" (Apocalipsis 20: 4,6).

    Creo que todos hemos pensado eso!! Pero si no estoy mal, justamente cuando llegue la manifestacion de nosotros los hijos de Dios, ahi empezaremos una gran cosecha con toda la gente que esta aun en tinieblas. Me corrijes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Byron. Una gran cosecha hasta que todas las naciones sean naciones del Reino y la gloria del Señor cubra toda la Tierra como las aguas cubren el mar. Empezará con el Gran Derramamiento de Tabernáculos que tal vez comience en 2016-2017.

      Eliminar