TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 18 – P-4: BABILONIA, SODOMA, Y TIRO: Babilonia cae en 1 hora (2016-2031) versus 11-S (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones

2 de agosto de 2016




15 Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentándose, 16 y diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, que estaba cubierta de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas! 17 Porque en una hora han sido consumidas tantas riquezas. Y todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos

Aunque Babilonia es opresiva, también es un lugar donde la gente podía obtener mucha riqueza. De hecho, la oportunidad de ganar dinero ha sido su principal atractivo. Los afectados por "el amor al dinero" (1 Timoteo 6:10) en gran parte no se preocupan por la falta de moral o la servidumbre de Babilonia. Este tipo de cosas son secundarias para la mayoría de la gente. De hecho, como la gente se corrompe, llega a aborrecer las restricciones morales de Dios, que se preocupa más por el carácter personal que por la fortaleza de las familias en la riqueza.

Cuando a los hijos de Judá se les permitió salir de Babilonia, menos de 50.000 lo hicieron, prefiriendo permanecer en Babilonia, donde abundaban las oportunidades económicas. Durante siglos, Babilonia siguió siendo el centro religioso del judaísmo. Los más grandes eruditos judíos vivían en Babilonia. Por ello, el Talmud de Babilonia tenía mayor autoridad que el Talmud de Jerusalén.


La comparación de Sodoma y Babilonia
En épocas anteriores, Lot escogió la fértil llanura de Sodoma y Gomorra, mientras que Abraham se quedó en la tierra de Canaán. Génesis 13: 11-13 dice:

11 Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente. Por lo tanto, se separaron el uno del otro. 12 Abram se asentó en la tierra de Canaán, y Lot se asentó en las ciudades del valle, y se trasladaron sus tiendas hasta Sodoma. 13 Mas los hombres de Sodoma eran malos en extremo y pecadores contra Yahweh.

La perspectiva de la riqueza atrae incluso los hombres justos, que piensan que no van a ser afectados personalmente por la inmoralidad de sus vecinos. Lot mismo fue capaz de mantener un estilo de vida recta, porque cuando Dios destruyó a Sodoma y Gomorra, 2 Pedro 2: 7-9 dice,

7 y libró al justo Lot, abrumado por la conducta sensual de los malvados 8 (por lo que vio y oyó el hombre justo, viviendo entre ellos, sentía su alma justa atormentada día tras día con sus hechos inicuos), 9 sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos bajo castigo para el día del juicio;


Sin embargo, Lot aún dudó mucho en salir ante la insistencia de los ángeles (Génesis 19:15,16). Le rogó a los ángeles que le permitieran viajar a corta distancia a la cercana ciudad de Zoar (Génesis 19:19,20).Por supuesto, una vez que fue visto el impacto total de la destrucción, Lot "tuvo miedo de quedarse en Zoar", por lo que cambió de idea y se fue más allá a una cueva en las montañas (Génesis 19:30). En el Día del Señor "se meterán en las cavernas de las rocas" (Isaías 2:19). Parece ser que esto incluirá a los creyentes, así como los no creyentes.

En esta historia, Lot representa a la Iglesia, mientras que Abraham representa a los vencedores que heredan el Reino. Dios no destruiría Sodoma y Gomorra hasta que Lot hubiera sido evacuado, pero al mismo tiempo, Lot perdió casi todo, toda la riqueza que había acumulado en Sodoma.


La quema de la Ciudad
Podemos aprender muchas lecciones de esta historia, porque el derrocamiento de estas ciudades es muy similar a la destrucción de Babilonia. Génesis 19:27, 28 dice:
27 Y Abraham se levantó temprano en la mañana, donde había estado delante de Yahweh; 28 y él bajó la mirada hacia Sodoma y Gomorra, y hacia toda la tierra del valle, y vio, y he aquí que el humo de la tierra subía como el humo de un horno.

Compare esto con lo que los comerciantes de Babilonia ven cuando su ciudad es destruida en Apocalipsis 18:18,

18 y gritaban al ver el humo de su incendio, diciendo: "¿Qué ciudad es semejante a la gran ciudad?"

Estos comerciantes y capitanes están obligados a permanecer a distancia (Revelación 18:15,17,19), viendo como su amada ciudad es reducida a cenizas. Muchos, también, observaban a distancia cuando el valle estaba en llamas. En tiempos más recientes, las torres gemelas del World Trade Center en la ciudad de Nueva York fueron destruidas en 2001 como un símbolo de la destrucción de Babilonia. Las dos torres se sugieren en el versículo de Apocalipsis 18: 2, "Cayó, cayó Babilonia".


En una hora
Apocalipsis 18:10 y 17 indica que la caída de Babilonia será "en una hora". El ángel da ningún punto de partida para esto, pero a menudo las emisoras de noticias indicaron que las torres gemelas se derrumbaron "en una hora". Esto sugiere que la destrucción de las torres gemelas en 2001 fue profética y puede haber establecido el tiempo de la caída real de Babilonia, a una escala más grande.

Si un "día" profético es lo mismo que un "tiempo" de 360 años, y entonces una “hora” es ya sea 1/12 o 1/24 de esto, dependiendo de si se incluyen las horas de la noche junto con las horas del día. Por lo tanto, una "hora" profética es o 30 años o 15 años. Se encuentra a 15 años desde 2001 a 2016; o se encuentra a 30 años desde 2001 a 2031. Estos son, pues, los tiempos para observar las señales de la caída de Babilonia.

También podríamos considerar un día de mil años (Salmo 90: 4; 2 Pedro 3: 8), pero cuando tratamos de dividir mil por 12 o 24, no sale con un número par. En otras palabras, un día de 1 mil años no se puede dividir uniformemente en horas, por lo que es poco probable que esta fuera la forma en que hemos de medir una hora profética.


Los comerciantes de Tiro
Revelación 18:19 continúa,

19 Y ellos [los comerciantes] echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: "¡Ay, ay, de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas, porque en una hora ella ha sido devastada!"

Echarse polvo en la cabeza era una señal de duelo, como vemos en Josué 7: 6,

6 Entonces Josué rasgó sus vestidos y cayeron en tierra sobre su rostro delante del arca de Yahweh hasta la tarde, él y los ancianos de Israel; y se echaron polvo sobre sus cabezas.

Las profecías sobre Babilonia también están relacionadas con las dirigidas a la ciudad de Tiro. Tiro era otra ciudad comerciante que se había hecho rica debido a sus buques mercantes. Tiro estuvo situada en la costa del mar Mediterráneo, por lo que no es ninguna sorpresa leer acerca de la caída de Tiro en Ezequiel 27, en términos de los buques mercantes. Parece extraño que Babilonia, una ciudad del interior, se describa en Apocalipsis 18 como puerto marítimo. Pero las proféticas Tiro y Babilonia no son ya las antiguas ciudades. Son la misma ciudad profética de los últimos tiempos.

Por lo tanto, Ezequiel 27 describe la destrucción de Babilonia de Apocalipsis 18. Ezequiel 27: 27-32 dice,

26 A alta mar te condujeron tus remeros; el viento solano te quebrantó en medio de los mares. 27 Tus riquezas, tus mercancías, tu tráfico, tus remeros, tus pilotos, tus calafateadores y los agentes de tus negocios, y todos tus hombres de guerra que hay en medio de ti, con toda tu compañía que en medio de ti se halla, caerán en medio de los mares el día de tu ruina. 28 Al estrépito de las voces de tus marineros temblarán las costas. 29 Descenderán de sus naves todos los que toman remo; remeros y todos los pilotos del mar se quedarán en tierra, 30 y harán oír su voz sobre ti, y llorarán amargamente. Se echarán polvo sobre sus cabezas, se revolcarán en la ceniza. 31 También se raparán por ti los cabellos, y se ceñirán de cilicio ; y endecharán por ti en amargura de alma con amargo duelo. 32 Y levantarán sobre ti endechas en sus lamentaciones, y endecharán sobre ti, diciendo: "¿Quién como Tiro, la silenciosa en medio del mar?"

La similitud entre la profecía de la destrucción de Tiro y la de Babilonia es evidente. "¿Quién como Tiro?", se dice en Ezequiel 27:32. "¿Qué ciudad es semejante a la gran ciudad?" Se dice de Babilonia en Apocalipsis 18:18. Los comerciantes de ambas ciudades "echaron polvo sobre sus cabezas" y lamentan sus pérdidas financieras en lugar de arrepentirse de su inmoralidad e idolatría.

Al ver a Tiro y Babilonia como la misma opresora-ramera-ciudad del tiempo del fin gobernando el mundo, es evidente que su objeto principal es la acumulación de riqueza y prosperidad al usurpar la tierra de Dios ilegalmente. El éxito económico no es una medida de la moral, la verdad o la justicia. De hecho, el sistema de Babilonia tiende a crear una clase de ricos a expensas de la mayoría. Los ricos se hacen más ricos, mientras que los pobres se hacen más pobres. Por lo tanto, los ricos tienden a esclavizar a los pobres.

Las Leyes de Dios con respecto a la tierra, la herencia, e incluso la Ley de Jubileo están diseñadas para apuntalar todas las familias con una forma básica de riqueza que no les puede ser quitada en el largo plazo. Babilonia (o Tiro) no tiene en cuenta las leyes, lo que permite que la riqueza de la Tierra fluya en la dirección de los pocos hasta que quedan sólo los ricos terratenientes y sus pobres esclavos.

Por esta razón, el Ángel de Liberar a los Cautivos concluye su revelación diciendo a Juan en Apocalipsis 18:20,

20 Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas, porque Dios ha pronunciado juicio a vuestro favor contra ella.

Mientras que los comerciantes de Babilonia lloran y se lamentan por su pérdida, los justos se les dice que "alégrate sobre ella", es decir, que se alegrarán de caída de la ciudad. El motivo de alegría es que "Dios ha pronunciado juicio a favor de vosotros contra ella". La Diaglotón Emphatic aclara esto: "porque Dios juzgó su sentencia en ella".


En otras palabras, los santos, apóstoles y profetas habían llevado a Babilonia a la Corte Divina, y su caso fue un éxito. Dios decretó a favor de los santos del Altísimo, como Daniel 7:22 dice. La caída de Babilonia se produce, no solo porque Dios ejecuta juicio, sino porque Él ha fallado a favor de los santos en su recurso ante el gran Juez del Cielo y de la Tierra.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario