TRADUCTOR-TRANSLATE

TIEMPOS DE ALINEACIÓN O CONJUNCIÓN, Administrador

Salmos 19:1
Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

Creo que fue anteayer que nuestro hermano-amigo colombiano Mauricio, nos compartía un sentir, una palabra, que creía que el Señor estaba trayendo a su mente: "ALINEAR". Nos participaba que el pensaba que fuera algo relacionado con alinear personas o ministerios, no como la unión sino como la unidad en la manera como se relacionan espiritualmente...

Le anticipamos, a bote pronto, en nuestra conversación por WhatsApp, que podría tratarse de ponerse en línea, centrarse, tomar la dirección correcta, ocupar el lugar adecuado; estar muy en la sintonía de lo que el Señor está haciendo en este tiempo y esperar el momento adecuado para el comienzo de los ministerios; sobre todo estar alineados con la perfecta voluntad de Dios para poder calificar como vencedores ... Quedamos en orar por ello...

Esta mañana, en el paseo, que aprovechamos para la comunión con el Señor, cuando orábamos por este hermano y por lo del "alineamiento", el Señor nos traía a consideración la imagen, que ayer nos anticipaba, de una conjunción  o alineación planetaria. Al regresar a casa buscamos en Internet algo al respecto y aquí les mostramos unas fotografías que el buscador de Google nos proporcionó, al solicitar las imágenes de una "conjunción planetaria con relación al sol". Estas imágenes son tan explícitas que casi sobran las palabras: 












Entendemos que en la alineación o conjunción cada uno está en su órbita, pero alineados unos a los otros, por arriba y por abajo, como en la anteúltima imagen se nos habla de una conjunción superior y otra inferior. Esto parece ser algo más fuerte y profundo que el solamente girar independientes alrededor del sol (Cristo).

Al igual que la Luna no puede estar en armonía con el Sol aparte de la Tierra; es decir, que ha de girar con la Tierra alrededor del sol, sin poder abandonar la órbita de la Tierra. (Esta es la imagen que nos dio el Espíritu para el matrimonio hace tiempo: al igual que la Luna no puede orbitar el Sol al margen de la Tierra, la mujer no puede seguir a Cristo sin, a su vez y primeramente, orbitar a su esposo, girar alrededor de su esposo, y juntos girar alrededor del sol. En nuestro primer ministerio, todos en el hogar han de comer el maná que el marido recoge para los de su tienda y no el maná de otras tiendas -Éx. 16:16).

Debemos buscar, pues, el alineamiento en los matrimonios y con los demás vencedores, reconociendo las conjunciones superiores e inferiores con otros hermanos y/o ministerios, que el Señor nos muestre a cada cual. 

Esto nos habla de dependencia no solo de Dios, sino también de los hermanos, en cuanto a autoridad y comunión. No bastará, para la "Cosa Nueva" que viene, estar unidos solo a la Cabeza, sino bien concertados con el Cuerpo, en la posición que el Espíritu haya elegido para nosotros.

Desgraciadamente hay algunos que están, pienso yo, malinterpretando lo que es estar "fuera del campamento", como si se tratara de estar en conjunción solo con la Cabeza, sin someterse a la autoridad, a la conjunción superior, que en el cuerpo les corresponda; digamos, por ejemplo, que la mano pretendiera ser independiente de su conjunción superior al antebrazo y no se acordara de dirigir y sustentar los dedos en sus conjunciones inferiores.

Creo que tal vez llega el momento de que las piedras del templo, que han estado labrándose en secreto, se ensamblen; el tiempo de que el ejército de huesos secos se entreteja por los tendones, para que pueda ser vestido de carne y piel, y así el Espíritu pueda soplar sobre ellos (Ez. 37).

Y cuando se edificó la casa, la fabricaron de piedras que traían ya acabadas, de tal manera que cuando la edificaban, ni martillos ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro.

RELACIONADO:
Nos parece que esto coincide con la visión de Stephen E. Jones sobre "2016 Año del Viento". La conjunción o alineación comienza con la unión por los tendones:

COMENTARIO: Mi amigo, Phil, asistió a esta conferencia y fue capaz de proporcionarme una transcripción de estas profecías. Al orar sobre esto más adelante, el Padre dijo: "Este es el año del viento". Mientras meditaba y oraba más para conocer el significado de esto, fuí llevado primero a Ezequiel 37: 1-14. Es la visión del profeta del valle de los huesos secos. Se le dijo que profetizara sobre esos huesos secos, hablando vida de nuevo en ellos. Entonces vio los huesos unirse, entonces la carne sobre los huesos, y luego el aliento (o viento) de Dios les dio la vida. A continuación, se convirtió en un gran ejército. Esto es lo que Dutch Sheets profetizó sobre el Ejército Cuatro Vientos. (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2016/01/2016-el-ano-del-viento-gods-kingdom.html).

2 comentarios:

  1. Estimado hermano, le doy gracias al Señor por este mensaje, algo dentro de mi vibraba cuando lo leía. Además porque esta palabra llego a mi espíritu luego de la última luna de sangre, pues yo veía que el Señor estaba aliniando cosas para que se cumplieran ciertos propósitos y que eso mismo pasaría con la iglesia. Ayer, otro hermano y amigo llamado Jorge Arvelaez, me hacía ver también que antes que todo esto tome línea, era necesario que el Señor alineara las cosas en el desierto para llevarnos al fracaso total, a la derrota, a entender que antes de la alineación que necesita la iglesia y varios de sus ministerios para conquistar la tierra que nuestro Padre nos prometió, era necesario comprender que el camino de cruz debe ser recorrido a cabalidad, hasta que la lanza cruce el corazón del cuerpo y venza la voluntad, y que en ese brotar de sangre y agua tome vida, ya no una iglesia de pentecostes, sino una iglesia de tabernáculos. Para el Señor Jesucristo con una iglesia crucificada, es suficiente. Gracias hermano.

    Mauricio Sánchez - Mensaje de Paz
    https://www.facebook.com/Mensaje-de-Paz-839134896232961/?ref=hl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy hermoso comentario. Muchas gracias Mauricio. ¡Felizalineamiento!

      Eliminar