TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 6 – Parte 5: Recompensa de los Mártires (Apocalipsis, Nuevo Estudio)


29 de enero 2016



En Apocalipsis 6:10 las almas bajo el altar parecen quejarse de que Dios no estaba vengando sus asesinatos lo suficientemente pronto. Pero esta es una percepción errónea. Su queja era que Dios no estaba restaurando el orden legal con la suficiente rapidez. Entre esos mártires, sin duda, estaba Esteban, el primer mártir cristiano, que, cuando estaba muriendo, le pidió al Juez que no los acusara de su asesinato. En esto, él estaba siguiendo propio ejemplo de Jesús, quien les perdonó al morir en la cruz.

Los vencedores son perdonadores, porque viven en el principio del Jubileo. No es que se nieguen a juzgar el pecado o a imputar a los pecadores como responsables. Hay muchas ocasiones en que es necesario tal juicio para traer el arrepentimiento y el crecimiento espiritual del pecador. Por eso Dios nos hace responsables y, de hecho, si no somos disciplinados, no somos Sus hijos (Hebreos 12: 5-8).

Sin embargo, el juicio divino, cuando se administra por la mente y el corazón de Dios, está diseñado para corregir el corazón, no para destruir a la persona. Los vencedores tienen el corazón de Dios y nunca claman a Dios para que destruya para siempre a los que los maltratan. Su oración es llevarlos a juicio con el fin de restaurar el orden legal y traer todas las cosas bajo los pies de Cristo.


La respuesta a la oración
Apocalipsis 6:11 muestra la respuesta de Dios a sus oraciones:

11 Y se le dio a cada uno de ellos una túnica blanca; y se les dijo que descansasen un poco más de tiempo, hasta que el número de sus consiervos y sus hermanos que iban a ser muertos como ellos lo habían sido, se completara también.

La intención de Dios es juzgar a los pecadores a la vez, como grupo, es decir, en el Gran Trono Blanco al final de la era (Juan 5:28, 29; Apocalipsis 20:12). El individualismo, tan desarrollado en los Estados Unidos, es la mentalidad de la cultura y la historia de Occidente, como el colectivismo es la mentalidad de Oriente. La Escritura enseña ambos, por lo que para el equilibrio, debemos ser capaces de ver el mundo en ambos niveles. En el caso de los vencedores martirizados, cada uno ha tenido su propia historia que contar, y cada pecador que los condenó a muerte será juzgado de forma individual; sin embargo, serán juzgados colectivamente al mismo tiempo.

Del mismo modo, los propios vencedores serán recompensados al mismo tiempo como grupo. Así que Dios le dice a los mártires que sean pacientes hasta que el resto de sus hermanos sean muertos. Hay mártires en cada generación, y el cuerpo de Cristo debe estar formado por el polvo de la Tierra poco a poco desde el principio hasta el final de la edad. Sin embargo, a estos mártires se les da una túnica blanca, incluso antes de que se dispensen los premios finales. Las recompensas parciales son como los primeros frutos que prometen una cosecha mayor en el tiempo por venir. Así también las túnicas blancas son una promesa de una recompensa mayor por venir.


Dos Prendas como recompensas
A algunos se les ha enseñado que cuando los creyentes mueren, ellos reciben su recompensa eterna inmediatamente, entran en la gloria que se debe por su fidelidad. Pero Jesús dice en Apocalipsis 22:12,

12 He aquí, yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según lo que haya hecho.

Sin duda, esto es lo que los mártires se les dijo en Apocalipsis 6:10, ya que se les dieron vestiduras blancas. Las ropas blancas, por supuesto, representan "las acciones justas de los santos" (Apocalipsis 19: 8). Ellos se representan en tipos y sombras como las prendas de ropa de los sacerdotes en el tabernáculo y el templo, que debían usar mientras ministraban a Dios en el Santuario (Ezequiel 44:17, 18,19). Pero cuando estudiamos ese pasaje, vemos que los sacerdotes realmente poseían dos prendas.

Los sacerdotes debían ministrar a Dios en sus linos, pero no se les permitió a ministrar a la gente mientras que usaban ropa de lino. Para atender a las personas en el atrio exterior dice la escritura que "quitarán las vestiduras con que han estado ministrando y las dejarán en las cámaras del santuario", y "vestirán de otros vestidos" (Ezequiel 44:19). Estos "otros vestidos" causaban sudor (Ezequiel 44:18). En otras palabras, estaban hechos de lana, no de lino.

Las prendas de vestir de lana, entonces, representan cuerpos mortales -el resultado de la maldición (Génesis 3:19). Los mártires se habían desnudado de sus prendas de lana cuando sus cuerpos fueron asesinados. En su recurso ante el Tribunal Divino, Dios entonces les dio lino blanco, o prendas espirituales. Esta era una buena recompensa, pero todavía no se les dio acceso al "patio exterior", lo que les permitiría ministrar directamente a las personas en la Tierra (que viven en el reino "atrio"). La recompensa final (todavía retenida) era la resurrección, por la cual todos los vencedores tendrán acceso a ambos conjuntos de prendas de vestir con el fin de cumplir los requisitos del sacerdocio como se ve en Ezequiel 44: 17-19.

Las dos prendas se explican por el Apóstol Pablo en 2 Corintios 5: 1-5. Allí Pablo nos dice que tenemos dos prendas (o tiendas de campaña, tabernáculos). Una está reservada para nosotros en los cielos, y, cuando la recibimos, nos vestimos con la inmortalidad. La presente prenda que usamos es el cuerpo mortal, en el que "gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial" (2 Corintios 5: 2).

Por supuesto, la recompensa final, en la resurrección de los muertos, no será el mismo cuerpo que hemos llevado durante nuestra estancia en la Tierra, durante nuestro tiempo de vida. No somos como los escépticos en los días de Pablo que se oponían preguntando, "¿con qué clase de cuerpo vendrán?" (1 Corintios 15:35). Pablo responde a esto en 1 Corintios 15: 42-45,

42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo corruptible, se resucita un cuerpo incorruptible; 43 se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucita en poder; 44 se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual .... 45 Así también está escrito: «El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente." El último Adán, espíritu vivificante.

Los cuerpos "naturales" (pseukikos, "del alma") perecen y se sustituyen por un "cuerpo espiritual". Esto no significa que el resucitado tiene un solo tipo de cuerpo a la vez, primero natural, y luego espiritual. Su comparación de los dos Adanes muestra cómo seremos cambiados de anímico a espiritual.

Jesús fue engendrado por Dios. Todos nacimos de padres naturales, que tienen cuerpos "anímicos". Pero cuando somos engendrados una segunda vez, esta vez por el Espíritu Santo, la simiente santa es un hombre espiritual que tiene un cuerpo espiritual y viste una prenda espiritual. El objetivo no debe ser despojados de un cuerpo físico y vivir continuamente en un cuerpo espiritual. El objetivo es ambas prendas, por lo que, como sacerdotes de Dios, nos sirvan para ministrar a Dios en el Cielo y a los hombres en la Tierra. Sin embargo, para poder hacer esto se requiere la resurrección de entre los muertos, porque es entonces cuando se nos da acceso directo a los dos mundos.

Debido a que la primera resurrección se limita a los pocos (Apocalipsis 20: 5), todavía habrá mucho trabajo para los vencedores puedan hacer como "sacerdotes de Dios y de Cristo" (Apocalipsis 20: 6). El resto de la humanidad necesitará ministerio, pero será ilegal atender a estas personas del "patio exterior", mientras que estemos vestidos con ropa de lino, o prendas celestiales (Ezequiel 44:19). Al mismo tiempo, con el fin de atender a los hombres adecuada y eficazmente, sus vestidos deben ser como ese cuerpo en el que el mismo Jesús fue levantado. Por esta razón, incluso sus cuerpos físicos se deben cambiar en algo diferente a lo que actualmente conocemos. 1 Corintios 15:51, 52, así ha dicho,

51 He aquí, os digo un misterio [secreto]; no todos dormiremos, pero todos seremos transformados 52 en un momento [atomos, "cambio atómico"] en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque la trompeta sonará, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.


Por lo tanto, cuando a los mártires se les dieron vestiduras blancas después de apelar a la Corte Divina por la justicia, es evidente que no estaban recibiendo toda su recompensa, sino sólo una recompensa parcial. Podrían entonces ministrar a Dios en el santuario celestial, pero no directamente a las personas en la Tierra. Todavía habrá una mayor recompensa que se les dará, después de haber descansado un rato. Apocalipsis 6:11 no dice nada más, pero sabemos por el final del libro, que tienen que esperar la resurrección de los muertos y la recompensa completa que Cristo entonces traerá con Él.

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario