TRADUCTOR-TRANSLATE

SARDIS (1517-1776 dC), Parte 2/2, (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones

24 de diciembre 2015



Dios elogia a la iglesia en Sardis, diciendo en Apocalipsis 3: 4, 5,

4 Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas; porque son dignos. 5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida; y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

Dios le dio primero las prendas a Adán y Eva en Génesis 3:21. Estas, por supuesto, eran prendas sustitutas hechas de pieles, lo que representaba carne física. Más tarde, los sacerdotes fueron instruidos para usar prendas de lino blanco cuando ministraran a Dios en el tabernáculo y el templo (Levítico 16:32). Incluso a la gente común se le instruyó para lavar sus prendas antes de acercarse a Dios en el Monte Horeb (Éxodo 19:10).

Tener ropa limpia simboliza tener corazones limpios y ser vestidos en el exterior con obras de justicia en la vida diaria. De hecho, se supone que todos ponían un cordón o cuerda de azul en los flecos de sus mantos para recordar los mandamientos de Dios (Números 15: 38-40). Ninguna prenda estaba completa sin esto, y esto era un símbolo de su obediencia a Dios y a Su ley.


Las prendas de Salvación
Isaías 61:10 profetiza,

10 me ​​gozaré en el Señor, mi alma se alegrará en mi Dios; porque Él me vistió con vestiduras de salvación, me ha envuelto en manto de justicia, como el novio se engalana con una guirnalda, y como la novia se adorna con sus joyas.

Estas prendas incluyen necesariamente el cordón azul para mostrar el comportamiento legal (obediente). Pero quizás lo más importante es el hecho de que es Él mismo Dios quien viste a su pueblo con estas prendas. En el tipo y la sombra del Antiguo Testamento, los hombres se vestían con prendas físicas, pero bajo el Nuevo Pacto, es Dios quien lo hace por Su gracia.

Además, se trata de prendas de Yesha, "salvación". La palabra Yesha no es más que otra forma de Yeshua, que se traduce luego como JesúsAsí que Pablo dice en Gálatas 3:27,

27 Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo.

Esta ropa también representa la Creación del Hombre Nuevo, es decir que nos hemos convertido en nuevas criaturas, nuevos seres, que tienen nuevas identidades y ya no las del viejo hombre adánico. Así que Pablo dice en Efesios 4:24,

24 y revestido del nuevo hombre [anthropos], que a semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.

Esto se repite en Colosenses 3:10,
10 y revestido del nuevo hombre [anthropos], que se va renovando hasta el conocimiento pleno según la imagen de aquel que lo creó, 11 una renovación en la cual no hay distinción entre griego y judío, circuncidado e incircunciso, bárbaro o escita, esclavo ni libre, sino que Cristo es todo y en todos.

Estas nuevas prendas están disponibles en igualdad de condiciones a todos los hombres, independientemente de su origen étnico o clase social. Todos tienen la misma oportunidad de llevar las vestiduras de Jesús Cristo, o más bien, de que Dios los vista con las ropas de Jesús.

Sin embargo, nadie se viste con estas prendas hasta que son engendrados por el evangelio, porque es sólo el hombre nuevo el que puede recibir este tipo de prendas. El hecho de que todos eventualmente recibirán estas prendas no contradice esto, porque Dios todavía no ha llamado a todos los hombres a Sí mismo (Juan 12:32). Tampoco vemos aún todas las cosas sujetas a Cristo (Hebreos 2: 8). Este Plan divino está necesariamente haciéndose en pasos, porque no todos los hombres viven en una sola vez o generación. Tampoco todos los que viven en una generación dada llegan a creer en la verdad del evangelio.

Por otra parte, incluso los creyentes en Cristo no son necesariamente dignos de recibir estas prendas, como vemos en el mensaje a Sardis. Esto no quiere decir que van a perder su salvación, sino que no serán cambiados en el momento de la Primera Resurrección (Apocalipsis 20: 4-6). Aquellos que no califican para la Primera Resurrección se les dará la inmortalidad en la Segunda Resurrección, cuando todos los muertos serán convocados al Trono (Apocalipsis 20:12). Esa resurrección incluirá tanto a creyentes como no creyentes (Juan 5:28, 29; Hechos 24:15), y los creyentes en ese momento serán "salvo(s) así como por fuego" (1 Corintios 3:15).

El mensaje a la iglesia de Sardis deja claro que sólo unas pocas personas en esa iglesia estaban caminando en prendas de vestir limpias; es decir, viviendo legalmente de acuerdo a los mandamientos de Dios, en lugar de vivir legalistamente por las tradiciones de los hombres. Estos pocos "andarán conmigo en vestiduras blancas; porque son dignos" (Apocalipsis 3: 4). La clara implicación es que los demás en la Iglesia no se vestirían de blanco, porque no son dignos de este tipo de prendas. Sólo "El que venciere será vestido de vestiduras blancas" (Apocalipsis 3: 5). No todos los creyentes son vencedores.

El Libro de la Vida
Apocalipsis 3: 5 dice de los vencedores, "No borraré su nombre del libro de la vida". Al poner esto como una declaración negativa se implica que Él tiene la intención de borrar los nombres de los no vencedores del libro de la vida. No se puede borrar un nombre, a menos que ya esté pre-escrito. Esto implica que algunos creyentes, quienes eran verdaderamente nacidos de la semilla de la Palabra, que realmente tenían en ellos a Cristo como su esperanza de gloria, pueden perder su lugar en el libro de la vida.

Aquí hemos tropezado con la centenaria disputa entre Calvino y Arminio. Calvino enseñó "una vez salvo, siempre salvo", mientras que Arminio dijo que uno puede perder su salvación si él repudia a Cristo. Ambos estaban medio-derechos. Lo que no entendieron es que la obra terminada de Cristo en la cruz selló el hecho de que todos los hombres serán salvos al final, pero que el momento de su salvación estaba aún por determinarse (desde la perspectiva del hombre).

Por lo tanto, "una vez salvo, siempre salvo" es absolutamente cierto si nos atamos a la cruz. Incluso si se "perdieron", Jesús los va a encontrar al final (Lucas 15: 4-7). Del mismo modo, los creyentes pueden perder su salvación (temporalmente) si renuncian a Cristo. Pueden encontrar su nombre borrado del libro de la vida, pero no para siempre. El libro de la vida registra los nombres de los que son actualmente elegibles para recibir las prendas del cuerpo inmortal glorificado -que Cristo aseguró para ellos por Su muerte y resurrección.


Es obvio que si los nombres pueden ser borrados del libro de la vida que este libro se actualiza constantemente, por así decirlo. No es un libro que registra el objetivo final, que es la salvación de todos los hombres, porque entonces nunca necesitaría una reforma, ni podría ser borrado ningún nombre. Así, Arminio estuvo parcialmente correcto al decir que la salvación se puede perder. Su error estuvo en no reconocer el poder de la cruz para salvar a toda la humanidad. De hecho, ese fue el error principal de Calvino también. La Restauración de Todas las Cosas fue el ingrediente que faltó en ambos en sus enseñanzas, que, si lo hubieran sabido, habrían avanzado en conciliar las dos enseñanzas y traer la paz entre los dos reformadores.
(Nota del traductor: Al respecto, y sin renunciar al concepto de la salvación universal, en el que coincidimos, nos parece que el autor no distingue entre la salvación del espíritu, que una vez salvo siempre es salvo, y la salvación del alma, que solo que hay que ganar y que alcanzan en esta era los vencedores y solamente ellos alcanzarán la recompensa del Reino. Esta es la posición de Watchman Nee, Witness Lee y otros, en la que convenimos. Sugerimos los enlaces: http://txemarmesto.blogspot.com/2010/11/ungido-para-la-sepultura-de-oruga.html; http://txemarmesto.blogspot.com/2011/08/las-tres-etapas-de-la-plena-salvacion.html ).


Confesar los nombres ante el Padre
Apocalipsis 3: 5 dice de los vencedores, "y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles". Esta confesión viene en el entorno de la Corte Divina. Obviamente, ningún nombre se confesará a menos que esté escrito en el libro de la vida.

La palabra "confesar" es la palabra griega compuesta homologeo, que significa "decir lo mismo que el otro, estar de acuerdo con, asentimiento". Por lo tanto, esta idea de confesar el nombre de uno en la Corte Divina establece el hecho de que ambas partes están de acuerdoEsto es, por supuesto, la característica principal de los vencedores. Aquellos creyentes que han experimentado la Pascua tienen fe en la sangre del Cordero. Los que tienen la experiencia (verdadera) de Pentecostés son los obedientes, que son guiados por el Espíritu. Pero aquellos que experimentan los Tabernáculos están en acuerdo con Cristo.

En Mateo 10:32, 3 3 Jesús dice:

32 Cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Pero cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

En otras palabras, todo el que está de acuerdo con Jesús en la época actual, y no tiene miedo de declararlo públicamente, escuchará el testimonio de Jesús diciendo en la Corte Divina, "Estoy de acuerdo con él. Este es mi hijo, que ha nacido de mí, una nueva creación". ¿Cuando se hace la confesión pública de Jesús? En un sentido, por supuesto, Él apoya a Su pueblo en todas las edades, sin importar la hora. Sin embargo, el contexto de Apocalipsis 3: 5 muestra una configuración específica de Corte Divina, que se manifiesta plenamente en el Gran Trono Blanco en Apocalipsis 20:12, donde se abre el Libro de la Vida.

Así que a la iglesia de Sardis, la iglesia del Remanente de Gracia, se le advirtió que no presumiera de que sus nombres están escritos en el Libro de la Vida. Los vencedores entre ellos están de acuerdo con Cristo. El resto tiene que "despertar" y "arrepentirse", no sea que Jesús venga sobre ellos "como un ladrón" para "robar", por así decirlo, sus nombres del Libro de la Vida. Es mucho mejor que orar para que Jesús robe y elimine todas las cosas que dificultan la comprensión de Su gracia, para que podamos entrar plenamente en acuerdo con Su voluntad y Su Plan para la Creación.

Apocalipsis 3: 6 concluye,


6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
-See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/12-2015/sardis-part-2/#sthash.q35c524t.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario