TRADUCTOR-TRANSLATE

PÉRGAMO (313-529 dC) - Parte 3 (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


14 de diciembre 2015




16 Arrepiéntete, pues; o si no, vendré a ti enseguida, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.

Los vencedores se arrepintieron; el resto de la iglesia no lo hizo. En el 410 dC Roma fue saqueada por Alarico el godo, que inició una serie de juicios divinos que implicaron la guerra. Este evento traumático se produjo apenas 30 años después de que el emperador Teodosio hizo del cristianismo la religión del estado en 380 dC- El año siguiente, Agustín, obispo de Hipona (cerca de Cartago en el norte de África) escribió su influyente libro, La Ciudad de Dios, explicando que Roma no era la Nueva Jerusalén, sino que la "Ciudad de Dios" era una ciudad espiritual. En otras palabras, los godos no habían derrocado a la Nueva Jerusalén.

Mientras que su premisa básica era cierta, la verdad ineludible es que Dios permitió que un imperio cristiano quedase bajo el juicio divino. Esto podría explicarse solamente por la apostasía, que la mayoría de los funcionarios de la iglesia probablemente no comprendieron. El mensaje del Espíritu a la iglesia de Pérgamo ayuda a explicar por qué Dios juzgó a Roma.

Como veremos más adelante, Alarico el godo, fue el primer juicio sobre la Roma cristiana cuando el ángel tocó la primera trompeta en Apocalipsis 8: 7.

La espada que sale de la boca de Dios es Su Palabra, es decir, la Espada del Espíritu. La lengua de Dios es semejante a una espada de fuego. La metáfora se representa en términos físicos, pero en realidad es una cuestión de Su Palabra. Su Palabra es Ley. Su Palabra es un decreto de la Corte Celestial, que se aplica a continuación por los hombres de la Tierra. En este caso, Dios levantó a Alarico el godo para hacer cumplir el juicio divino contra la Roma “Cristiana” por su apostasía. Alarico y su ejército utilizaron espadas físicas para saquear Roma.


Maná Oculto (Escondido)
Las recompensas por vencer se dan en Apocalipsis 2:17,

17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, yo le daré del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y un nuevo nombre escrito en la piedra que nadie conoce sino el que lo recibe.

El "maná escondido" es una referencia a la urna de maná que Moisés puso en el Arca de la Alianza, junto con las Tablas de la Ley y la Vara de Aarón. Hebreos 9: 3, 4, dice,

3 Y detrás del segundo velo había un tabernáculo, que llaman el Lugar Santísimo, 4 que tiene el altar de oro del incienso y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que había una urna de oro que contenía el maná, y la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto.

Aparentemente, Moisés reservó el maná en el primer día que el maná fue enviado desde el cielo, aunque la propia Arca aún no se había construido. Éxodo 16: 31-34 dice:

31 Y la casa de Israel lo llamaron maná, y era como semilla de culantro, blanco; y su sabor era como de hojuelas con miel. 32 Entonces Moisés dijo: "Esto es lo que el Señor ha mandado: "Llenad un omer de él que se mantendrá por vuestras generaciones, para que vean el pan que yo os di a comer en el desierto, cuando Yo te saqué de la tierra de Egipto''. 33 Y dijo Moisés a Aarón: " Toma una vasija y pon en ella un omer de maná, y colócalo delante del Señor, para que se guarde a lo largo de sus generaciones. 34 Como el Señor ordenó a Moisés, Aarón lo puso delante del Testimonio para guardarse.

El maná era un tipo de la Palabra de Dios, que el pueblo debía comer todos los días de manera que fueran capaces de crecer espiritualmente. Pero la iglesia en el desierto bajo Moisés pronto se cansó del maná, deseosos de la carne (carne) en su lugar. La historia se da en Números 11, donde indican que las personas en el versículo 6, "no hay nada en absoluto que mirar excepto este maná".

El maná representa la Palabra de Dios. La gente quería carne para comer. La lección aquí es que la iglesia no debe desear que se dispense "carne" desde los púlpitos. Ellos deberían desear la verdadera Palabra de Dios, para que coman la carne de Cristo y beban Su sangre, por así decirlo. Esto también está representado en el pan y el vino de la comunión.

El maná representaba a Cristo mismo, porque Jesús dijo en Juan 6: 48-51,

48 Yo soy el pan de vida. 49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron. 50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera. 51 Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré por la vida del mundo es mi  carne.

Podemos decir, por tanto, que los israelitas que rechazaron el maná en el desierto estaban en realidad rechazando a Cristo sin darse cuenta. En la iglesia del Nuevo Testamento, encontramos un patrón similar. Así que a los vencedores se les da el "maná escondido", y esto implica que el resto de la Iglesia, al igual que la iglesia israelita en el desierto, iba a rechazar a Cristo de la misma manera. Sus líderes se hicieron cada vez más religiosos y carnales, y su mensaje no llegaría por revelación, sino por el estudio mental de la Escritura.

Mientras que Moisés y Aarón simplemente pusieron maná en una vasija y luego la colocaron en el Arca, el Espíritu de Consejo interpretó esto como "maná escondido". En otras palabras, hemos de entender que en la era de Pérgamo de la iglesia, la palabra de Dios se ocultó a la iglesia en su conjunto. Sólo los vencedores tendrían oídos para oír lo que el Espíritu decía a la iglesia. Esto implica que del 313 al 529 dC la política de la iglesia abiertamente comenzó a prohibir a la gente escuchar a Dios por sí mismos.

La historia muestra que comenzó a establecer Concilios de Iglesia para elaborar credos oficiales que definieran a los verdaderos creyentes, en lugar de su amor. El poder de establecer miembros de la Iglesia por lo tanto pasó de Dios a los hombres y llegó a reflejar los valores de los hombres religiosos, en lugar de los valores de Dios. Ya no serían definidos los verdaderos creyentes por su inscripción en los registros celestiales (Hebreos 12:23); ahora los hombres se darían a sí mismos el derecho de grabar y borrar los nombres de los hombres en la Tierra y luego reclamar que el Cielo siguiera su ejemplo.

El abuso de autoridad es en pensar que Dios dio la autoridad de la Iglesia para determinar la voluntad de Dios, en lugar de permitir que la voluntad de Dios determine sus propias acciones.

Lo mismo se ha hecho en el judaísmo, donde, por ejemplo, los sacerdotes del templo expulsaron (o excomulgaron) al hombre a quien Jesús había sanado de la ceguera (Juan 9:34). Los que eran expulsados eran considerados "pecadores" y excluidos de la adoración en el templo. Esos sacerdotes no actuaron de acuerdo a la voluntad de Dios, sino que pensaban que Dios les había dado la autoridad para actuar de acuerdo a su propia comprensión (es decir, las tradiciones de los hombres).

La Iglesia siguió el ejemplo de la Iglesia en el Desierto, sin darse cuenta de que su aborrecimiento del maná les había descalificado para conocer la voluntad de Dios.

Los vencedores, sin embargo, son los que conocen la verdad cuando la oyen. Les encanta la Palabra de Dios porque aman a Cristo, que es el Verbo hecho carne. El que no ama la Palabra de Dios en realidad no conoce a Cristo tampoco. Uno debe conocer la Palabra escrita (la Biblia) por revelación de la Palabra. Para ponerlo en términos legales, se debe comer el alimento espiritual limpio. Uno debe comer (leer o escuchar) la Escritura y luego rumiar el bolo (Levítico 11: 3) con el fin de permitir que el Espíritu Santo lo convierta de carne a espíritu, o de un ejercicio mental y carnal, a revelación. De esta manera, los vencedores tienen acceso al maná escondido que está en el Arca de la Alianza.


La piedrecita blanca
Como hemos citado anteriormente, Apocalipsis 2:17 también dice que los vencedores se les dará "una piedrecita blanca". Cuando los jueces se reunían para decidir un caso, acostumbraban a utilizar ya sea una piedra blanca o una piedra negra, para emitir su voto de culpabilidad o inocencia. Una piedra blanca significaba inocencia. Una piedra negra indicaba culpabilidad.

Aquí Dios da a los vencedores una piedra blanca. Una vez más, esto implica que la iglesia en su conjunto no recibió una piedra blanca, sino más bien una piedra negra. El veredicto de culpabilidad se ve en la advertencia a la iglesia y el llamado al arrepentimiento (Apocalipsis 2:17).


El Nuevo Nombre
La piedra blanca dada a un vencedor tiene "escrito un nombre nuevo en la piedra". ¿Qué nombre es? No se nos dice, y el nombre es deliberadamente velado, porque "nadie conoce sino el que lo recibe".

Yo creo que es el nombre del hombre de la Nueva Creación que ha sido engendrado en nosotros por la palabra de Dios. Es el nombre espiritual de uno, el nombre que se reconoce en el registro celestial como un hijo de Dios. Por lo tanto, 1 Pedro 2: 4, 5 nos llama "piedras vivas" en el templo espiritual que Dios está construyendo. Cada piedra viva es un pedazo de la primera piedra de este templo (Efesios 2:20).

Nuestro "hombre viejo", es decir, el hombre carnal, fue nombrado en el nacimiento. Así también, nuestro "hombre nuevo" también tiene un nombre que es conocido solamente por revelación divina. El propósito de un nombre es revelar la naturaleza de uno. Por tanto, los nombres fueron dados y a veces cambian después de testificar de un cambio en la vida de uno. Esteban (Stephen) es el nombre dado a mi hombre adánico, pero el nombre de mi espíritu engendrado en el hombre de la Nueva Creación es diferente. Así es con todos nosotros, si es que hemos nacido de Dios.

Cada persona es responsable de saber quién es en Cristo, su vocación, su propósito en la Tierra, y su destino. Necesita saber su lugar en el cuerpo de Cristo y su lugar en el templo de Dios. Todo esto se revela en su nuevo nombre.


Creo que nuestro nuevo nombre es revelado por el nombre de nuestro ángel (o ángeles), los que son asignados a ministrar a través de nosotros al mundo en general. Los ángeles son mensajeros de la palabra de Dios. Al menos un ángel se le asigna a cada uno de nosotros, pero en muchos casos permanecen como ayudantes o protectores externos. Es sólo cuando los absorbemos y nos convertimos en uno con ellos que nosotros tomamos de la naturaleza de nuestro ángel y empezamos a manifestar la palabra (nombre) que se encuentra en ese ángel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario