TRADUCTOR-TRANSLATE

CEGUERA EN PARTE - Cap. 7, Dr. Stephen E. Jones



Capítulo 7


  • El Antiguo y el Nuevo Pacto


  • El Remanente es Salvado Primero


  • Un Breve Resumen


En nuestro estudio de Romanos 10, pasamos la mayor parte del Capítulo 6 definiendo los términos de Pablo. Es especialmente importante saber cómo Pablo usa los términos "judío", "gentiles", y "el mundo". La palabra "judío" es la abreviatura de Judea, o judaíta. La palabra "gentiles" simplemente significa una nación, sea esa nación Judá, Israel, Siria, o alguna otra nación. Sólo el contexto puede decirle a que nación el pasaje se refiere.

Es importante entender que en Romanos 9-11 Pablo es muy consciente de la época. Por lo general habla de "Israel" para referirse al pasado, cuando rechazaron Yahwéh-Dios (es decir, Jesucristo, antes de Su encarnación terrenal). Este rechazo fue en dos partes. En primer lugar la casa del norte de Israel lo rechazó y fueron arrojados en 745-721 aC. Por último, la nación de Judá lo rechazaron y no tardaron en ser echados fuera también (en el año 70 dC, unos 12 años después de que Pablo escribió la carta a los Romanos).

Por lo tanto, "Israel" en su conjunto había rechazado a Cristo y por lo tanto violó el Pacto Mosaico. Por esta razón, el Pacto mosaico, el Antiguo Pacto, fue anulado. Esa había sido una alianza matrimonial entre Cristo e Israel, pero ese matrimonio terminó completamente en divorcio, primero con Israel, la Casa del norte, y más tarde con Judá.

Todos estos israelitas fueron luego dispersados a través de las "naciones" y formaron muchas naciones en Europa y eventualmente en otras partes del mundo. Se podría decir que se convirtieron en "gentilizados" en el sentido de que después de su divorcio legalmente ya no estaban en una relación matrimonial con Cristo. Por lo tanto, legalmente no eran mejor que cualquiera de las otras naciones del mundo. La única ventaja que tenían era que Dios se había comprometido a volver a casarse con ellos (Oseas 2:20). Así que Él se encargaría de que a esas personas se les diera la Palabra de Dios para preparar sus corazones para un nuevo pacto de matrimonio.

Pero ya que Israel era ahora el tesoro escondido en el campo ("el mundo"), Dios tenía que comprar el campo con el fin de obtener el tesoro enterrado en él. Y así, Dios tuvo a bien venir en forma de un hombre, Jesucristo, y dar todo lo que tenía para comprar aquel campo. Él amó tanto al mundo que Él murió por él. 1 Juan 2: 2 dice:

2 Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

Como dijimos antes, Pablo era consciente de la época. En el pasado, Israel rechazó a Dios. Pero desde la Cruz, mirando hacia adelante a un Nuevo Pacto, el alcance de la salvación claramente incluye finalmente al mundo entero. Y "el mundo" se define como todas las naciones, incluyendo a los israelitas y a los hijos de Judá echados fuera. Esto quedará más claro a medida que avancemos en nuestro estudio, sobre todo en el estudio de Romanos 9: 30-33.

30 ¿Qué, pues, diremos? Que los gentiles [todas las naciones, incluyendo las desechadas Israel y Judá] que no buscaban la justicia, han alcanzado la justicia, la justicia que es por la fe.
31 Pero Israel [en el pasado, cuando todavía llevan ese nombre del derecho de nacimiento, no habiéndolo perdido todavía] que iba tras una ley de justicia [bajo el Antiguo Pacto] no ha alcanzado la ley de justicia.
32 ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por las obras de la ley. Pues tropezaron en la piedra de tropiezo;
33 Como está escrito: He aquí, pongo en Sión la piedra de tropiezo y roca de escándalo; y todo aquel que cree en Él, no será avergonzado.

Se acostumbra a pensar que Pablo se refiere exclusivamente a la nación de Judá que había rechazado a Jesús. Sin embargo, Pablo cita Isaías 28:16 en apoyo de su afirmación. Todo ese capítulo fue dirigido específicamente a "Efraín" (28: 1), la tribu principal de la Casa del norte de Israel. Es evidente que Pablo realmente quiere decir Israel cuando Él usa ese término en Romanos 9:31El rechazo de Jesucristo no era algo que sólo la nación Judá hizo, fue hecho también por la Casa de Israel en los días de Isaías.

Jesús no tenía que estar físicamente presente en la Tierra para que los israelitas lo rechazaran. Era conocido como el Señor de ellos, porque él era el Dios del Antiguo Testamento. Él se identificó en Isaías 49:26 que dice, "toda carne sabrá que yo, el Señor [Jehová], soy tu Salvador y tu Redentor, el Fuerte de Jacob".

Por lo tanto, cuando la Casa de Israel rechazó a Yahwéh, rechazaron a Jesucristo. Es por eso que fueron echados fuera. Fue por la misma razón que Judá fue posteriormente desechado. Así que las dos naciones israelitas rechazaron a Jesucristo, y por eso Dios los divorció, los echó de Su casa, y se llevaron el nombre conyugal de ellos, el nombre de Israel. A partir de ese momento eran, en el mejor de los casos, ex-israelitas entre las naciones del mundo en necesidad de la redención, junto con todos los demás.


El Antiguo y el Nuevo Pacto

Pablo nos dice el plan de salvación con mucha claridad. Iba a ser de acuerdo a la Nueva Alianza. Ya no era por el Pacto Antiguo, que había sido condicionado al voto de obediencia de los hombres (Éxodo 19: 5-8). Los votos de los hombres eran muy fáciles de romper, y si las bendiciones de salvación de Dios estuvieran condicionadas a los votos de los hombres, o a sus "decisiones por Cristo", entonces ellos perderían su salvación cada vez que rompieran sus votos por la comisión de un pecado. Recuerdo en mi juventud tener que "ser salvo" al final de cada día durante muchos años. En ese momento yo no tenía ni la comprensión de que yo estaba tratando de ser salvo por medio de la Antigua Alianza, en busca de la justicia por las obras de la Ley.

Así que Pablo nos dice que el Nuevo Pacto (basado en el pacto incondicional con Abraham en Génesis 15: 21.8) fue puramente por fe. Jeremías 31: 31-34 deja claro que esto iba a ser un Nuevo Pacto que no se basaría en la voluntad de varón, sino de Dios. No habría clausulas "si" o condiciones que los hombres tendrían que cumplir. No habría votos con los que los hombres deberían vivir de acuerdo con el fin de obtener su salvación. No habría buenas obras o normas justas que los hombres tenían que alcanzar antes de que Dios los salvaría.

Por supuesto, todos debemos tomar una decisión consciente (o promesa) de seguir a Jesucristo. Sin embargo, debemos entender que esto no es lo que nos salva, a menos que, por supuesto, seamos capaces de mantener nuestro voto y nunca pecar de nuevo. Pero yo no conozco a nadie capaz de tal justicia. El Nuevo Pacto se basa en la voluntad de Dios, no la voluntad del hombre, así como Juan 1:12 y 13 nos dice:

12 Mas a todos los que le recibieron les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre;
13 los cuales no son engendrados [lit. "Engendrados, concebidos"] no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios [es decir, la voluntad de Dios].

Dios inicia la salvación por hablar la Palabra al hombre. Esta es la "semilla de la Palabra", que es capaz de concebir dentro de nuestras almas, si escuchamos la Palabra. Puesto que la fe viene por el oír la Palabra (Romanos 10:17), la fe es la respuesta natural del hombre a la Palabra hablada por Dios. Es la fe lo que caracteriza a nuestra salvación, dice Pablo. La obediencia a la Palabra (la Ley) es el siguiente paso, por supuesto, ya que uno siempre va a actuar sobre lo que uno cree realmente.

Nuestras debilidades carnales a menudo nos impiden la obediencia verdadera o completa, sobre todo al principio. Pero a medida que crecemos en gracia y fuerza espiritual, nuestras obras empiezan a igualar nuestra fe en Dios. Sin embargo, nuestras enfermedades actuales y debilidades de la carne no son capaces de hacernos perder nuestra salvación, porque la salvación no se obtiene por la voluntad del hombre, independientemente de lo que algunas iglesias pueden enseñar.


El Remanente Salvado Primero

En el capítulo anterior nos quedamos con una introducción al concepto de remanente. Dios murió por todo el mundo, pero sólo un remanente tiene fe en Dios en la actualidad. Pablo nos dice también en 1 Corintios 15:22 y 23 que todos los que murieron en Adán deben ser vivificados en Cristo, pero cada uno en su escuadrón. Dios está trabajando actualmente con el remanente de gracia. Una vez que ha traído esta pequeña obra a la plenitud de la promesa, entonces van a ser plenamente facultados por el Espíritu de Dios para manifestar la presencia divina y el carácter de Cristo para el resto del mundo. Su testimonio y obra luego traerán al resto de la Iglesia y el mundo a las bendiciones del reino de Dios. Esto tomará un tiempo muy largo, sin duda, pero el objetivo final y la esperanza de toda la Creación es que todas las cosas se pondrán en sujeción a Jesucristo (1 Corintios 15:27; Hebreos 2: 8).

Ha habido un remanente en cada época. El hijo de Isaías fue nombrado "Shehar-jasub", que significa el remanente volverá. La compañía remanente será la primera en manifestar la gloria de Dios. Ellos son la compañía de la cebada, que madura primero. Sin embargo, incluso antes de que estén maduros para la cosecha, ellos dan testimonio de la verdad de la Palabra de Dios en todas las edades, ya que son los que tienen oídos para oír el mensaje específico que Dios tiene para cada época. Y así Pablo nos dice en Romanos 9: 27-29,

27 También Isaías clama tocante a Israel: Aunque sea el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo; 28 porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra cabalmente y con brevedad. 29 Y como predijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, habríamos venido a ser como Sodoma, y seríamos semejantes a Gomorra.

Los versículos 27 y 28 están citando a Isaías 10:22, 23. Este es el paso que hemos mencionado antes en relación al hijo de Isaías, Shehar-jasub. Es claro en este pasaje que Israel iba a ser tan numeroso como la arena del mar, pero de ellos sólo un remanente iba a "volver" y "ser salvado" en este tiempo.

La obra de Dios con el pequeño remanente de gracia no niega la mayor obra con Israel o el mundo. Dios hará la obra más extensa en su propio tiempo. Mientras tanto, la presente obra es corta, relativamente hablando. En mi opinión, la presente obra es una semana breve de trabajo de 6 días (es decir, 6.000 años, seguida por el día de reposo en los próximos 1000 años). Pero luego vendrán otra serie de semanas de trabajo en las que Dios trabajará con el resto de la Creación, hasta llegar al Jubileo de la Creación final después de un total de 49.000 años. Entonces, creo, va a suceder lo que está escrito "para que Dios sea todo en todos" (1 Corintios 15:28), y de nuevo, en Filipenses 2:10 y11,

10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y las cosas en la tierra, y debajo de la tierra,
11 y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

La importancia de la presencia de la Compañía Remanente en el mundo se ve en Romanos 9:29, citado anteriormente. Si no fuera por el remanente, el mundo sería como Sodoma y Gomorra y por ley tendría que ser destruido, en lugar de salvado. Sin embargo, la presencia del remanente en el mundo asegura que se cumplirá el Plan Divino de Salvación.

Recuerde cómo Abraham intercedió por Sodoma y Gomorra en los días de Lot. Dios le dijo en última instancia, que Él perdonaría a las ciudades por el bien de sólo 10 hombres justos, si se podían encontrar allí. Pero tal vez sólo una palabra corta sobre esa historia podría ser de interés para usted, especialmente si usted sabe el significado de los números en la Biblia. Dios dijo que no destruiría Sodoma si encontraba:

50 los llenos del Espíritu (Pentecostés / Jubileo), o
45 los preservados, o
40 los probados, o
30 los dedicados, los maduros, o
20 los redimidos, o incluso si encontraba apenas
10 los legisladores.

Antes de continuar nuestro estudio en Romanos 10, vamos a recapitular lo que hemos aprendido: Pablo dice que "Israel" (es decir, los hijos de Israel en el Antiguo Testamento veces) rechazaron a Cristo, porque pensaron que podrían salvarse por sus propias obras de justicia como se especifica en la Ley Divina. Bajo el antiguo pacto condicional, las personas no cumplieron con su voto de obediencia a Dios y, por tanto, fueron juzgados y desechados entre las naciones.


Un breve resumen

En el Plan Divino de Salvación, sólo un remanente regresaría a Dios durante esta época actual, mientras que el resto se cegaría y tendría que esperar a una edad más tardía después que el remanente haya entrado totalmente en la herencia. Y así hasta el día de hoy vemos a Israel buscando ciegamente establecer su propia justicia bajo el Antiguo Pacto.

Esto es así en los círculos judíos ortodoxos, donde abiertamente declaran estar bajo el pacto mosaico. Es más sutil entre las naciones de Israel, donde la Iglesia enseña que uno se salva por la voluntad del hombre cuando desciende al altar y jura ser obediente a Dios de alguna forma. Mientras que la Iglesia siempre afirma que las personas están siendo traídos bajo el Nuevo Pacto, en la práctica es una continuación del Viejo Pacto de salvación. Por lo tanto, Pablo dice en Romanos10,

1 Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por Israel es que sean salvos.
2 Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia.
3 Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios.
4 Porque Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree [o, "tiene fe"].

Pablo vio claramente que la adoración en el templo de Jerusalén era un intento del Viejo Pacto para establecer su propia justicia aparte de la fe. Esto era, por supuesto, el mejor ejemplo en los días de Pablo. Sin embargo, tenga en cuenta que él estaba hablando de Israel. Su alcance era mucho más amplio que solo los judíos y galileos de su época. Se contó con la casa de Israel que ya estaban en ese momento en la migración hacia Europa, ya sea a través de Asia Menor (la actual Turquía) o en la ruta del norte a través de las montañas del Cáucaso. Sean cuales sean las religiones que siguieron durante su cautiverio, todos estaban tratando de llegar a ser justos a través de sus propias obras de voluntad de hombre.

Estaban ignorando la justicia de Dios que viene por la fe. Ellos no entendían que el Antiguo Pacto había sido anulado por el divorcio, y que ahora debían venir a Dios por un camino nuevo y vivo, donde su justicia sería por la fe. Como dice Pablo en los versículos 4 y 5:

4 Porque Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que tiene fe.
5 Porque Moisés describe la justicia que es por la ley, que el hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.

Esto no quiere decir que la norma justa de Dios ha cambiado. No, el pecado sigue siendo transgresión de la Ley (1 Juan 3: 4). Pablo dice claramente en Romanos 3:20, "por la ley es el conocimiento del pecado". Por lo tanto, no es que la definición del pecado de Dios haya cambiado. Es más bien que uno no puede llegar a ser justos en el sentido bíblico haciendo un intento sincero de ser obediente a Dios por la voluntad de la carne (es decir, la voluntad del hombre). Uno puede prometer todos los días ser perfecto y golpear su cuerpo cada momento del día con mortificaciones y auto-disciplinas, pero cuando todo está dicho y hecho, siempre encontraremos que no hemos quedados destituidos de la gloria de Dios
.
Simplemente no se puede alcanzar de esta manera. Si debiéramos ser salvos por nuestro desempeño y nuestra capacidad para mantener nuestro voto de obediencia a Dios, entonces estaríamos todos perdidos. Nosotros no somos mejores que el antiguo Israel.

Así que cuando Pablo dice que "Cristo es el fin de la ley para justicia", no está diciendo que la Ley ha llegado a su fin. Él está diciendo que cuando venimos a Cristo bajo el Nuevo Pacto, somos salvos por fe, no por las obras de la Ley. Dios habla, escuchamos, la fe viene, y el Espíritu de Dios engendra a Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.

La cosa más importante a saber es que es Dios (es decir, Jesucristo), no el hombre, quien inicia la salvación. Simplemente respondemos a Su obra. Nuestra voluntad es una respuesta a Su voluntad. Nuestra fe es la respuesta a su Palabra cuando Él nos habla. Hay un cambio de la religión dela Antigua Alianza de salvación a través de la voluntad del hombre a la salvación del Nuevo Pacto a través de la voluntad de Dios en Cristo.

Como hemos dicho, esto se ilustra principalmente por el pacto de Abraham, donde Dios puso Abraham a dormir e hizo una promesa incondicional de Su solo lado. Abraham no hizo promesas a cambio, que podrían haber hecho el pacto condicionado a la voluntad del hombre o de la fuerza de la carne de cumplir con tales votos de obediencia. Se trata simplemente de un pacto donde Abraham escuchó la Palabra de Dios para él, y él creyó que Dios era capaz de hacer todo lo que Él había dicho que iba a hacer en Abraham y en su descendencia.

Entonces, ¿qué significa todo esto para ti y para mí en nuestra relación con Dios? Esto significa que nuestro voto de obediencia y nuestra intención de hacer lo que es correcto es buena, pero no nos puede salvar si no somos lo suficientemente justos para hacer realidad lo que hemos prometido. Hace años, intenté seguir esa ruta, sólo para descubrir que no estaba en mí el poder hacerlo.

A través de los años he escuchado la Palabra que Dios habló a mi corazón. La Palabra se ha hecho más clara y específica según el tiempo ha progresado. Cuando he creído la Palabra y he respondido a ella en la obediencia, he crecido en mi caminar con Él. Mi respuesta ha sido a menudo limitada, incluso como un niño al que se le mandó limpiar su habitación o construir una casa de aves. Y sin embargo, Dios me ha formado como un niño, sin mirar a mi capacidad de realizar, sino más bien valorando de mi fe, que se manifestó en mi respuesta a la Palabra.

He visto por experiencia y en la lectura de la Escritura que la fe es la única cosa que Dios realmente valora, porque la fe es una relación con Él. Un niño que no responde a la palabra de su padre no tiene ninguna relación con él. Cuando nuestro Padre habla o da una orden, el trabajo a realizar es secundario en importancia a la fe en el niño que escucha y responde a Su voz.


Esto no quiere decir que el obrar en sí mismo no tiene ningún valor. Lo que estoy diciendo es que sin la fe, el obrar en sí no tiene ningún valor para Padre. Un hombre puede construir una hermosa mansión, pero si su padre le había dicho para construir un establo para los caballos, no estará satisfecho con la mansión. Si el hijo discute con su padre que una mansión es realmente un proyecto mucho mejor que el granero, el padre sólo puede incendiar la mansión para llamar la atención de su hijo. El hijo debe aprender a confiar en su padre, a tener fe en que él sabe lo que está haciendo. Luego, a medida que es obediente, va a empezar a entender las razones de su padre. Él comenzará a ponerse en la mente de su padre. Él vendrá a saber no sólo lo que desea el padre, sino también por qué. Luego pasará de ser un siervo de ser un hijo, al que el padre puede hablar cara a cara como amigo (Éxodo 33:11 y Juan 15:15).

No hay comentarios:

Publicar un comentario