TRADUCTOR-TRANSLATE

ENGENDRANDO ISMAELES, Dr. Stephen E. Jones


La historia del nacimiento de Ismael

La Biblia nos dice que la madre de Ismael era Agar, y que era una egipcia ( Génesis 16:1 ). Ella se dice que era propiedad personal de Sarai, mujer de Abram, pues encontramos que Sarai dio Agar, su sierva, a Abraham para que fuera su esposa ( Gen. 16:3 ). Más allá de esto, sabemos muy poco sobre los antecedentes personales de Agar, por no hablar en primer lugar de cómo Sarai la adquirió. El libro de Jaser nos dice que ella había adquirido Agar durante su estancia en Egipto, diez años antes.
Recuerde que en Génesis 12 Abram había llegado a Canaán justo al tiempo de una hambruna (Gén. 12:10). Así que Abram tomó a Sarai y continuó viajando hasta Egipto. Pero a medida que se acercaban a Egipto, Abram se preocupó de que el Faraón lo matara para conseguir a Sarai, quien aparentemente era muy hermosa, incluso a la edad de 65 años. Entonces Abram decidió decirle a la gente que Sarai era su "hermana". Esta fue una verdad a medias, ya que Sarai era hija de Harán, el hermano mayor de Abram (Jaser 12:44). Sarai era la sobrina de Abram, pero ella era tan sólo diez años menor que Abram.
Cuando llegaron a Egipto, en efecto, el faraón se enteró de la nueva belleza que acababa de llegar, y pronto tomó medidas para negociar con Abram tomarla como una de sus esposas. Faraón hizo una generosa dote a Abram por Sarai ( Génesis 12:16 ), pero entonces Dios llevó plaga a su casa. Cuando el Faraón finalmente descubrió la verdad, la Biblia dice que él devolvió Sarai a Abram y los expulsó de la tierra de Egipto. Jaser nos da más detalles en Jaser 15:30-32,
30 Y Faraón tomó más ganado, hombres criados y criadas, y plata y oro, para darle a Abram, y le devolvió a Sarai su mujer. 31 Y el rey tomó una doncella a quien engendró con sus concubinas, y él la dio a Sarai por criada. 32 Y el rey le dijo a su hija, 'es mejor para ti, mi hija, ser una esclava en la casa de este hombre, que ser una amante en mi casa, después de haber contemplado la maldad que nos aconteció a causa de esta mujer'.
Por lo tanto, el Faraón pagó indemnización a Abram en oro y plata, pero también estaba suficientemente impresionado con Sarai para darle a su hija como esclava. En el siguiente capítulo del libro de Jaser, nos encontramos con una hija de Faraón identificada como Agar. Leemos en Jaser 16:24,
24 Y cuando ella [Sarai] vio que ella dio a luz hijos, tomó a su sierva Agar, quien Faraón le había dado, y ella la dio a Abram su marido por mujer.
El “pedigrí” de Agar explica por qué ella despreciaba a Sarai después de quedar embarazada (Gen. 16:5). Ella no era una sirvienta ordinaria. Ella había sido una princesa en Egipto. Más tarde, nos encontramos con que Dios cambió el nombre de Sarai a Sara ( Génesis 17:15 ), que significa princesa. Lo que es un detalle fascinante es saber que Abraham tuvo dos princesas en su casa: una princesa carnal de Egipto, y la otra una princesa espiritual, llamada así por el mismo Dios.
Dios había prometido a Abraham un heredero, pero año tras año pasaron y Sarai era estéril. No hay duda de Abram oró y buscó una respuesta, pero Dios guardó deliberadamente silencio, como Él hace a menudo. Por último, Abram concluyó que el hijo prometido iba a venir a través de Agar. Este tipo de error es cometido por prácticamente todo el mundo que ha recibido una promesa de Dios. Cuando Dios da promesas, Él nos pone a prueba con el fin de enseñarnos los secretos de Su carácter y mente, que el creyente promedio no puede comprender. Él también nos enseña las limitaciones de nuestra fe haciéndonos renunciar a toda esperanza de volver a ver la promesa cumplida. Esto se llama "la muerte de la visión".
Así que Abram, el padre de la fe, pierde la esperanza de tener algún día un hijo de Sarai y comenzó a buscar otras interpretaciones de la Palabra de Dios que había recibido. No hay manera de saber cuánto tiempo Abram y Sarai discutieron sobre Agar como un posible cumplimiento de la promesa, pero finalmente, Sarai le dio Agar a Abram: diez años después de su estancia en Egipto, cuando Abram tenía 85 años. Entonces Ismael nació el año siguiente.
La principal lección que debemos aprender de esta historia es que las promesas de Dios no se pueden cumplir con un poco de ayuda de la carne. Es una historia del conflicto entre la mente espiritual y la mente carnal. Es también una historia de las dos formas en que los hombres tratan de dar a luz al hijo varón, "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" ( Col. 1:27 ). El primero es el camino de la Ley, que dice que si un hombre sólo puede ser lo suficientemente bueno, entonces él puede recibir el cuerpo glorificado prometido. La segunda forma, dice, si Jesús es lo suficientemente bueno, entonces podemos ser glorificados. De cualquier manera, la Ley debe ser satisfecha, ya que requiere la perfección. Si tratamos de presentarnos ante la Ley, nos encontraremos con que la ley nos rechaza, porque ningún hombre califica. Sólo Jesús fue perfecto, y sólo Él califica. Nosotros debemos presentarle a Él, no a nosotros mismos, a fin de recibir Justificación ante la Ley.
Abram trató de traer la simiente prometida por medio de la carne (a través de la esclava). En eso, Abram es tanto como todos nosotros durante nuestra formación. No era  que Abram fuera un incrédulo. En realidad, era un creyente, alguien que tenía fe en Dios, quien fue justificado por la fe. Sin embargo, su justificación no era suficiente para un cambio de nombre. Dios no cambió su nombre por el de Abraham, hasta que tuvo 99 años. En términos modernos, el cambio de Abram a Abraham no significó la conversión de incrédulo a creyente (o justificación), sino el cambio de Cristiano a Vencedor (o santificación). Como vencedor, Abraham fue circuncidado a la edad de 99, y sólo entonces Sara concibió a Isaac.
Abraham y Sara concibieron a Isaac por la fe; Abram y Agar concibieron a Ismael por una persuasión carnal de la promesa de Dios. Por lo tanto, Ismael nació por la voluntad del hombre "nació según la carne" ( Gal. 4:23 ). Entonces, ¿cómo afectó esto a la simiente de Abraham en las siguientes generaciones?
A la semilla escogida de Abraham iba a ser dada autoridad sobre la tierra. Abraham fue el titular de derecho de nacimiento de Adán, que había sido dado el dominio sobre la tierra ( Génesis 1:26 ). El titular del derecho de primogenitura final sería, por supuesto, Jesucristo, pero hay otros que sirven como tipos y sombras de él. Tal es el caso de Isaac. Él es un tipo de Cristo. Más al punto, él es un tipo de Cristo en ti, que ha de ser dado a luz en el mundo como coheredero con Cristo.

Cuando Abram tomó a Agar para dar a luz a Ismael, fue con la intención de dar a luz la simiente prometida. Trece años más tarde, cuando Dios reveló que Ismael no era la simiente escogida, Abram parecía estar sorprendido y sin duda preocupado por el bienestar de Ismael.
(Fragmento del libro "Secretos del Tiempo", cap. 5)


http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-second-law-speech-1/chapter-4-revolting-situation/

No hay comentarios:

Publicar un comentario