TRADUCTOR-TRANSLATE

SIGNIFICADO DE LOS 12 CIMIENTOS DE LA NUEVA JERUSALÉN, por Peter White


Hace muchísimo tiempo pedí al Señor que me revelara el significado de las piedras preciosas
que adornan los cimientos de la Nueva Jerusalén en Apocalipsis 21. Varios años después me
regalaron un libro muy viejo donde encontré una sección con el título de "El Antiguo Significado
de las Piedras Preciosas". A medida que leía, el Espíritu Santo me iluminó repentinamente para
comprender lo que comparto en las líneas que siguen. Que el Señor también ilumine tu
entendimiento sobre sus significados espirituales, cuando los apliques a tus propios progresos,
tanto en el plano personal como en el espiritual.

1) JASPE: es cuarzo opaco e impuro que se encuentra en las rocas metamórficas. Denota un
proceso de cambio. Todos los creyentes sufrimos esta metamorfosis, a partir del momento en
que somos nacidos del Espíritu de Dios. Aunque el jaspe es una piedra preciosa muy bella y
muy fina, le falta brillo y rareza, pues es muy abundante, como los millones de cristianos que
creen en el Señor. Siempre contiene impurezas, como todos nosotros.

2) ZAFIRO: significa libre de encantos. Indica que los múltiples atractivos de Babilonia ya no
nos pueden engañar por más tiempo. El zafiro también denota arrepentimiento, pues quiere
decir que hemos renunciado a nuestra discusión con Dios y abandonamos todas las tradiciones
religiosas que en alguna oportunidad tuvieron tanta importancia dentro de nuestras vidas
espirituales.

3) ÁGATA: quiere decir progreso hacia menos impurezas. Es menos opaca que el jaspe. A
medida que respondemos al llamado que Dios siempre nos está haciendo de ser santos como
Él es santo, rechazamos toda impureza de pensamiento y de obra. Entre más íntima sea
nuestra relación personal con el Señor, más creceremos en Su semejanza, y más vamos a
aborrecer y a rechazar el pecado. La Esposa se ha preparado y se viste de acciones justas, es
decir, de lino fino, limpio y resplandeciente (Apocalipsis 19:7-8).

4) ESMERALDA: descubre falsos amigos y asegura un amor verdadero. Implica
capacidad para discernir con todo poder lo falso de lo real. El Señor nos da estas capacidades a
medida que ve la sinceridad de nuestros corazones hacia Él. El amor verdadero apenas se
puede dar a Jesús cuando la belleza de la ciudad ramera ya no nos cautiva ni nos encanta más,
y cuando Él tiene no sólo el primer lugar sino también el único lugar en todo. Asimismo, en
nuestro crecimiento espiritual es factible alcanzar un punto donde podemos ver a través de
quienes profesan ser nuestros amigos, pero que en verdad no lo son.

5) ÓNICE: se cree que asegura la felicidad conyugal, el éxito en el amor y la alegría en
la unión. Esto habla de la fiel relación de la Esposa con Jesús. El adorno con esta piedra
significa que ya no tenemos más relaciones adúlteras con Babilonia. Gozamos con Jesús de
una íntima unión personal de amor que nos llena de gozo y hace que, en comparación, todo lo
demás carezca de importancia.

6) CORNALINA (CARBUNCLO o RUBÍ): se encuentra en el pectoral de Aarón (Éxodo
28:17). Como todo creyente es un sacerdote, puede interceder ante Dios por quienes están sin
Cristo, y también puede proclamar el Evangelio del Reino. Cuando actuamos como sacerdotes
en favor de los incrédulos, se nos adorna con esta primera piedra sacerdotal.

7) CRISÓLITO: se supone que es el antídoto para la locura y denota una libertad total de
las pasiones malignas. Cuando estamos libres por completo de la forma sutil de locura
religiosa que nos mantenía cautivos en Babilonia, y que no es el Camino, quedamos en libertad
de las malas pasiones que nos hacían amarla y con las que la amábamos. Entonces somos
adornados con crisólito.

8) BERILO: es otra piedra que también aparece en el pectoral de Aarón (Éxodo 28:20). A
medida que madura nuestro compañerismo con el Padre, progresamos en nuestra comprensión
y en nuestra capacidad para obrar como sacerdotes de Dios. Funcionamos entonces
exactamente de la misma manera como Jesús actuaba en su humanidad, mientras estuvo en
este mundo, al representar y revelar a Dios ante los demás, cuando se nos adorna con el berilo.

9) TOPACIO: denota fidelidad, compañerismo y amistad. Estas características son
resultado de un afecto personal muy estrecho e íntimo con el Señor.
"14Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. 15Ya no os llamaré siervos,
porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas
las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer" (Juan 15:14-15).
El topacio se reserva para los amigos de Jesús, completamente leales y dignos de toda
confianza y que, además, también se aman entre sí de manera incondicional.

10) CRISOPRASO: resplandece en la oscuridad. Jesús dijo que sus discípulos son la luz
del mundo. Sólo podemos ser la luz del mundo cuando Cristo se haya formado en una manera
completa y total en nosotros, y se manifieste en nuestras vidas a quienes están alrededor
nuestro. Muchas actividades "cristianas" en el nombre de Jesús, no glorifican a Dios, pues a
veces hablamos y obramos en una forma más que impía. El crisopraso se destina para quienes
reflejan a Cristo en sus actitudes, palabras y comportamiento, de manera tal que brillan y
resplandecen en medio de las tinieblas del mundo.

11) JACINTO: es translúcido y permite el paso de la luz, pero la difunde en una manera
tan peculiar y especial que quien mira a través del jacinto no puede distinguir con
claridad los objetos que están más allá de él. Todo profeta adornado con jacinto puede recibir
en forma directa de Dios y revelar su luz y su verdad del Evangelio a los demás. Los que las
reciben por medio del profeta no ven ni oyen las cosas con suficiente claridad. Antes de poder
adquirir el adorno de esta piedra preciosa, debemos crecer en compañerismo con Dios hasta
cuando podamos recibir las cosas que ojo no vio ni oído oyó.

12) AMATISTA: implica sinceridad y es un preventivo de las pasiones violentas. En
todos nosotros se encuentra el deseo de aparecer como espirituales frente a otros cristianos.
Podemos hablar o actuar sin espiritualidad cuando no nos observan nuestros hermanos o
hermanas; el grado hasta donde hagamos esto, revelará la insinceridad y la hipocresía
escondidas en nuestros corazones. A medida que maduramos en Dios dejamos de
preocuparnos por las opiniones ajenas y vencemos este deseo de tener buena fama y buena
opinión ante los demás. En este punto pasamos a ser completamente sinceros y permitiremos
que los otros vean nuestra verdadera naturaleza y nuestros verdaderos sentimientos íntimos.
Luego, si hay ira injusta, impaciencia, intolerancia, u otras impurezas ocultas en nuestro interior,
se revelan y se exponen nuestras pasiones violentas. Quienes nos aman y cuidan de nuestras
almas, pueden entonces ayudarnos a vencer estas cosas, y podremos así ser liberados de sus
efectos dañinos para nuestro andar en la vida interior del espíritu. Sólo quienes de manera
voluntaria han despreciado la fama y han muerto verdaderamente al ego, podrán ser
galardonados con amatista.

El Espíritu Santo nos revelará muchísimo más sobre estos temas si tenemos voluntad para
oír la voz de Jesús y fijar con firmeza nuestras raíces y afirmar nuestros terrenos en la Palabra
de Cristo.

(Fuente: "SALID DE ELLA PUEBLO MÍO", de peter White)

No hay comentarios:

Publicar un comentario