TRADUCTOR-TRANSLATE

Libro: LUZ: VINIENDO A LA LUZ (3ª de 3), Gary E. Sigler

​Les bendecirá y se deleitarán. 
Solo 15 páginas. 
Si se lo pierden, será una gran pérdida ...


LUZ : VINIENDO A LA LUZ
Gary E. Sigler
"Porque la oscuridad va pasando y ya brilla la luz verdadera"
(1 Juan 2:8b)

CAMINANDO EN AMOR
El Reino de Dios es caminar en amor. El amor no sabe nada sino del deseo de edificar y construir. Hay una dificultad, por supuesto, en el amar. Es una cosa terrible (a la carne) caer en la mano correctiva de Dios. Pero nosotros debemos comprender que caminar en Dios es simplemente caminar en el amor. Es así de simple. Siempre que usted mire a un ser humano, no importa lo que ellos estén haciendo, no importa lo que ellos estén diciendo, si usted siente resentimiento levantándose en usted, puede estar seguro de que no es Dios. Dios no es insensible a estas cosas, porque el carácter de Dios es para restaurar, no para condenar. Es una cuestión de actitud. Cuando usted camina en amor, su principal preocupación será traer restauración y no condenación.
Así que, en términos simples, caminar en el Reino de Dios es caminar en el amor. Es realmente así de sencillo. ¿Qué es lo que el amor hace ? Aquí hay algo que Dios me dijó que leyera, y lo hice durante meses y meses y meses hasta que empezó a trabajar ello mismo en mí:
"El amor de Dios ha sido derramado grandemente en mi corazón por el Espíritu Santo. Por consiguiente, yo soporto y yo soy paciente y amable. Yo nunca soy envidioso. Nunca hiervo con celos. No soy ningún ostentoso. No me muestro orgullosamente. No soy presumido, arrogante o inflado por el orgullo. No soy rudo. No actúo impropiamente. No insisto en mis propios derechos y mi propia manera, porque no soy ningún 'busca lo suyo'. No soy susceptible. No soy irritante, ni resentido. No tomo en cuenta el mal que se me ha hecho. No presto ninguna atención a un sufrimiento injusto. No me regocijo en la injusticia o en la iniquidad, pero me regocijo cuando la justicia y la verdad prevalecen. Soporto todo lo que viene, y yo siempre estoy listo para creer lo mejor de cada persona. Mis esperanzas son inmarchitables bajo todas las circunstancias, y soporto todo sin debilidad. Yo nunca fallo".
Ésas no son solo palabras para mí (si puedo decir esto sin parecer jactancioso). Si usted habla con mi esposa, ella le dirá que esto es lo que fluye de mí. Éste no es Adán que intenta hacerse piadoso, este simplemente soy yo. ¿Cometo yo todavía errores? Por supuesto que sí. ¿Le fallo todavía a Dios? cada día de mi vida. Pero comprendo hoy, más que nunca antes, que yo soy Cristo, una vez más, siendo manifestado en la tierra. Y mi amigo, usted también. Usted tiene el ser divino y la sustancia de todo lo que Él es. Todo lo que usted necesita es un descubrimiento para ver que lo que yo estoy hablándole es verdad, y usted comprenderá que usted no es de Adán, las luchas han terminado, el trabajo está completo. Usted está completo en Él quién es la cabeza de todos los principados y poderes. Estoy completo en Él. ¿Qué autoridad tiene cualquier influencia demoníaca encima de mí? He sido, como la Palabra dice, sacado del reino de oscuridad, transferido en el Reino de Su Hijo (Colocenses 1: 13). Si eso nos ha pasado a nosotros (y muy ciertamente ha pasado), ¿Qué influencia tiene el poder demoníaco encima de nosotros?
Yo todavía escucho a la gente decir cómo los principados y los poderes de oscuridad están prevaleciendo encima del Noroeste. Bien, usted sabe que, hubo un tiempo en mi experiencia cuando experimente eso y yo sentía la pesadez, pero no ahora no más. Hay una dimensión en Dios donde nada le afecta a usted. No hay nada en Tabernáculos excepto Dios, en el Lugar Santísimo. Usted no puede imaginar cuán maravilloso es para mí poder compartir algunas de estas cosas. "A él que venza, yo le daré de comer del maná escondido" (Ap. 2:17). Y oh, cuando usted empieza a gustar algunas de estas cosas, usted tendrá un deseo tan profundo de compartirlas, pero usted no puede hasta que las personas y el tiempo sean correctos. El mensaje sobre identidad equivocada ha estado en mí durante años, y sólo de persona a persona en ciertos momentos pude compartirlo. Pero hoy hay muchos otros grupos donde puedo ir y puedo hablar sobre esto. Dios ha preparado a una gente, para traerla a la plenitud de Tabernáculos. Nosotros somos una generación bendecida, absolutamente bendecida. ¡Aleluya!


Cada uno de nosotros tiene adentro el sistema de la guía infalible de Dios. El único pre-requisito para poder oír la voz del Espíritu de Dios dentro de usted es estar vivificado, regenerado, nacido de nuevo, salvado, o cualquiera que sea la terminología con la que esté familiarizado. La cosa más importante en su vida es tener esa experiencia de conocer a Dios íntimamente, siendo vivificado por Su espíritu, naciendo de nuevo y sintiendo la liberación y la libertad de todo el pasado.
Jesús dijo a Su discípulos, "Cuando Él, el espíritu de verdad, venga, Él os guiará a toda la verdad" (Juan 16:13). Es asombroso que después de 2000 años, nosotros tengamos tantas voces diferentes y tantas variaciones diferentes sobre lo que la gente piensa que escucha hablar a Dios hoy. ¿Por qué es eso? ¿Cómo podemos estar nosotros completamente seguros que estamos escuchando a Dios y saber que esa es Su voz? La única manera por la que usted puede estar seguro es preguntarse a si mismo, ¿quiere usted realmente oír la voz de Dios? Sobre todas las cosas, ¿quiere usted saber lo que Dios tiene para su vida? La gracia de Dios nos ha traído a cada uno de nosotros un deseo y un corazón que anhelan por Él y por conocer la verdad. Si usted tiene el deseo de conocer a Dios y Su voluntad para su vida, puede estar seguro que Dios le hablará. Usted debe estar dispuesto a tomar tiempo de su ocupado horario para dedicárselo a Él a fin de conocerlo íntimamente.
A menudo comparto que es muy difícil para el cristiano de hoy discernir la voz de Dios, debido a las tradiciones y a las cosas que nos han enseñado. Es muy difícil para nosotros seguir la dirección y la inspiración del Espíritu de Dios, principalmente debido a nuestras mentalidades, a nuestra educación religiosa, y a cómo hemos sido enseñados. La cosa más importante que nosotros podemos hacer es tomar tiempo todos los días y calmar la mente y sentarnos en quietud. Las Escrituras nos dicen "Estád quietos y conoced que yo soy Dios" (Sal. 46:10). Usted encontrará muy difícil, sí no imposible, oír la voz de Dios con una mente tan activa. Cuando usted está intentando deducir lo que Dios está diciéndole a usted a través del pensar sobre de ello y usando su mente natural, usted puede ser mal conducido. Usted puede encontrarse haciendo lo que parece bueno a su mente natural, y errar en oir la voz de Dios y el deseo de Él para usted en el momento actual.
Necesito aclarar que oír la voz de Dios no siempre significa oírlo hablar palabras a usted, sin embargo Él lo hace en todo momento. La mayoría del tiempo, Dios hablará con una inspiración que viene de lo profundo adentro de nosotros y nosotros no siempre lo entendemos con la mente natural, pero cuando continuamos dedicando tiempo a estar en Su presencia, Él nos hará claro lo que nos está diciendo. Si Dios nos hablaría en un castellano sencillo, entonces nosotros siempre estaríamos claros y ninguno de nosotros cometería errores acerca de lo que Él nos estaría diciéndo. Muchas personas dicen que ellos nunca han oído a Dios hablarles, porque ellos no saben cómo habla Él. Ellos están esperando por un castellano sencillo en lugar de por una inspiración. Otras personas siempre están diciendo. "Dios me dijo esto y Dios me dijo aquello" y después descubren que lo que ellos oyeron no era una inspiración de Dios, sino de la mente natural.


LA CONCIENCIA
Muchas personas han dicho en el pasado, y todavía dicen hoy, que su conciencia es la voz de su espíritu y yo creí eso durante mucho tiempo porque así fue como fui enseñado. Pero, entonces un día descubrí (no entienda mal lo que estoy diciendo aquí) que su conciencia puede ser entrenada tanto para condenarle como para excusarle. ¿Qué quiero decir con esto? En muchas culturas hoy es muy común para usted sentarse en una mesa de comedor y tener un vaso de vino, y si usted se educó en esa cultura, usted puede ser uno de los que realmente aman a Dios con todo su corazón y su conciencia no lo condenará por beber un vaso de vino. Sí usted está en Alemania, usted podría beber un vaso de cerveza y su conciencia no estaría ofendida. Sin embargo, si usted está en América, en muchas iglesias a usted se le enseña que es un pecado y una ofensa beber alcohol. Si a usted se le ha enseñado eso, y cree eso, entonces cuando usted bebe un vaso de vino o cerveza su conciencia lo condenará.
Su conciencia se programa de acuerdo al conocimiento de lo bueno y lo malo. Si usted cree que algo está incorrecto, entonces su conciencia lo condenará cuando usted lo haga. Permítame darle un ejemplo religioso de eso. Sí usted es un bautista típico y usted ha crecido en la iglesia bautista, o muchas otras denominaciones por ese asunto, su conciencia es programada de ciertas maneras y usted puede ser enseñado, por ejemplo, que las personas que hablan en lenguas son del diablo. Si usted aprende a vivir por su conciencia y usted es un bautista fiel y se adhiere a sus enseñanzas y cree en lo que usted ha sido enseñado, entonces cuando usted se encuentra alrededor de las personas que son bautizadas en el Espíritu Santo, y hablan en lenguas o profetizan, su conciencia le dirá que eso es del diablo.
Hay libros en librerías cristianas sobre cómo los pentecostales son engañados porque hablan en lenguas. Muchos cristianos creen sinceramente eso y sus conciencias estarán de acuerdo con ellos. Así si ellos van a una reunión pentecostal o ellos con personas pentecostales su conciencia les dirá que es el diablo que habla en lenguas.
Algunos son enseñados en las iglesias llamadas de santidad, donde las mujeres no deben cortarse su pelo, o no deben llevar joyas. Algunos son enseñados que la televisión es mala y que usted irá al infierno por fumar o por muchas otras cosas. Si usted ha sido enseñado de esa manera, entonces su conciencia siempre lo condenará cuando usted haga estas cosas.
La razón por la que quiero señalar esto es que su sistema de guía infalible no funciona según su conciencia ni por el conocimiento de lo bueno y lo malo. Si usted no entiende esto, entonces usted puede escuchar a su conciencia y errar lo que el Espíritu está hablándole. Usted debe aprender a darse cuenta de la guía y la conducción del Espíritu de Dios en usted. Si lo hace, entonces no importa cuanto usted este programado por su conciencia y no importa cuánto su conciencia lo condene o le diga que está equivocado, si usted es uno que está buscando verdaderamente a Dios, habrá otro despertar. Habrá comprensión. Si usted escucha a su conciencia que puede estar programada durante muchos años, la cual es muy fuerte, entonces cuando el Espíritu está diciendo algo diferente, usted perderá a Dios.
Algunas de las personas de Dios han sido enseñadas que es incorrecto tocar instrumentos musicales en el culto, así que su conciencia les dirá que están equivocados. Otras gentes piensan que es maravilloso alabar Dios con instrumentos musicales en el culto, así que su conciencia no los molestará sobre esto.
Hay muchos ejemplos que podríamos usar para mostrar que la conciencia simplemente es programada por el conocimiento de lo que usted ha sido enseñado. Por favor no entienda mal lo que estoy diciendo aquí. Si usted no aprende a vivir en el Espíritu, entonces es importante para usted seguir su conciencia en la mayoría de las cosas.
Un gran engaño en el pueblo de Dios hoy es la manera en que el versículo de Hebreos nos enseña diciendo, "no olvidando congregarnos" (Heb. 10:25). Muchos predicadores usan este versículo para mantener a las personas en esclavitud. Cuando las personas oyen la llamada para salir del sistema del Cristianismo, su conciencia puede condenarlos con este versículo. Este versículo no dice que no abandones la denominación local o el sistema de religión, el simplemente dice que no abandones el congregarse. Usted puede hacer esto en cualquier parte, en cualquier lugar, incluso con dos o tres. Cuando usted viene junto con otra persona a adorar al Señor, usted está congregándose. Jesús dijo. "Donde se reúnen dos o tres en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mt 18:20).
Cuando usted esta aprendiendo a seguir su espíritu, usted también puede darse cuenta de un "elevamiento" y una "caída". Por ejemplo, si algo es de Dios, usted se dará cuenta de un elevamiento del espíritu dentro de usted. Sin embargo, si toda su vida usted ha sido entrenado para simplemente ir por el conocimiento de lo bueno y lo malo o ha sido entrenado para regirse por su conciencia estrictamente, usted dejará las sensaciones y usted dejará la conducción del Espíritu de Dios en usted, pensando que es un espíritu falso o que es un espíritu de engaño, porque su conciencia dice que está equivocado.
La primera vez que me encontré a algunas personas pentecostalés, fuí a mi pastor y compartí con él y me dijo que los pentecostales habían sido engañados. Sin embargo, algo dentro de mí estaba agitándose. Tuve alguna dificultad al principio con ello, pero sólo supe que esto era algo de Dios. Supe que el pentecostalismo tenía algo que yo necesitaba. Ese era mi sistema de la guía infalible que estaba trabajando.
Dios nos hablará muchas veces con solo una sensación, o intuición. Usted va a hacer algo y usted solo tiene un sentir o una intuición sobre si debería o si no debería. Cada uno de nosotros debe aprender a buscar a Dios y decir por encima de todo, "Señor, tú sabes que yo no quiero creer todo lo que cualquiera dice, pero quiero saber la verdad. Quiero oírte hablarme".
El pueblo de Dios ha sido enseñado con tanto miedo sobre el ser engañados que tienen temor de seguir la conducción del Espíritu, porque Él le llevará de una forma diferente a lo que le han enseñado. Hay mucho engaño en el mundo hoy, pero la gente de Dios también ha estado bajo engaño. Todos nosotros hemos estado bajo engaño. La única manera de que nosotros salgamos del engaño es que cada uno de nosotros entienda algunos principios muy básicos de la Palabra de Dios. Una cosa que se necesita desesperadamente entre la gente de Dios es saber que ellos pueden confiar en su unción, ellos pueden confiar en las sensaciones, la conducción del Espíritu dentro de ellos.
Hebreos capítulo 8, comenzando por el versículo 10 dice, "El pacto que haré con Israel después de aquellos días, será éste, dice El Señor: Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Ya no será necesario que unos a otros, compatriotas o parientes, tengan que instruirse para que conozcan al Señor porque todos me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande".
Hoy, he oído a estos versículos posponerlos a una edad futura llamada el milenio, cuando vendrá un día que todos podremos oír la voz del Señor. Ése es un problema real en el mundo cristiano actual, toman algunas palabras muy preciosas y las aplazan para alguna parte en el futuro.
Va a venir un día, amigos, cuando nosotros todos seremos uno. Va a venir un día cuando el hombre glorioso que Pablo habla en Efesios va a estar de pie en la tierra. Va a venir un día cuando cada uno de nosotros podrá oír a Dios por el mismo. Pero, hasta entonces, ¿qué haremos nosotros? Porque si no es hasta ese momento, entonces la única alternativa es escuchar lo que Gary Sigler diga o lo que alguien más diga.
Nosotros debemos comprender que el precio del Calvario nos trajo dentro de tal relación con nuestro Padre que no hay ninguna excusa y ninguna razón para nosotros de no ser capaces de escuchar lo que Él nos habla. Una de las razones principales por la que no podemos oírlo a Él es que nosotros hemos sido programados de acuerdo al conocimiento de lo bueno y lo malo y de acuerdo a los mandatos y conceptos y doctrinas y teologías de hombres con mente carnal.
Si usted está en una mentalidad cristiana típica cuando usted empiece a oír a Dios, usted tal vez pueda reprenderlo como si fuera el diablo. Lo sé, porque lo he hecho. Yo no le diría a nadie que debe violar su conciencia, este no es el punto de este mensaje. El punto es que, su conciencia muchas veces le dirá que algo está malo cuando Dios esté hablándole y revelándole una verdad a usted.
Hay algo más profundo que la conciencia humana. Hay algo más profundo que vivir por el conocimiento de lo bueno y lo malo que puede ser programado. Cuando Él, el Espíritu de verdad viene, Él le guiará a toda la verdad. Usted no puede fallar cuando usted empiece calladamente a escuchar a Dios todos los días de su vida. Una de las cosas más importantes que usted alguna vez hará es sosegarse y escuchar la voz de Dios. No tenga miedo de hacerle a Dios algunas preguntas y entonces no intente deducir la respuesta por su mente.


NO HAY NINGÚN PECADO MÁS
He aprendido más en mi caminar cristiano haciéndole preguntas a Dios que de cualquier otra forma. Por ejemplo, escuché durante mucho tiempo la enseñanza de la Nueva Era sobre la no existencia de pecado, de muerte, de enfermedad, que no existe nada en absoluto sino Dios. La Ciencia Cristiana también enseña esto. Si usted oye esta enseñanza y usted oye esto con la naturaleza Adánica, usted va a resultar engañado. Usted necesita preguntarle a Dios por estas cosas y permitirle que le revele la verdad. Juan dijo sobre Jesús, "Mirad el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29). Dios puede revelarle a usted que en la Cruz, el pecado, la carne, la corrupción, y todas las cosas negativas fueron tratadas y botadas. Usted es UNA NUEVA creación en Él si usted se ha regenerado. TODAS las cosas viejas pasaron y TODAS las cosas se han hecho nuevas. Eso significa, en realidad que no hay ningún pecado, ninguna enfermedad, ninguna muerte o corrupción en Él. Usted está en Él y "Así como Él ES así SOMOS NOSOTROS en este mundo" (1 Juan 4:17).
Usted ve, hay aparentemente dos realidades en este mundo, pero realmente hay solo una. Porque estamos viviendo en la conciencia Adánica, hay dos vidas y hay dos leyes y hay dos hombres en todo el universo. Uno es la conciencia de Adán con la Ley de Pecado y Muerte, y la otra es la conciencia de Cristo con la Ley del Espíritu de Vida. NO hay ningúna otra, hay solo dos hombres y usted esta viviendo su vida de la fuente de la conciencia de Adán o la conciencia de Cristo.
¿Qué significa eso? Sí usted entiende que ha sido totalmente redimido y se ha reconciliado con Dios, entonces usted sabe más allá de toda sombra de duda en lo que usted está interesado, que Dios ha tomado cada pecado, cada error, cada hábito, en el pasado, en el presente y en el futuro, y Él lo ha clavado a la cruz, y ahora nosotros estamos de pie en esta tierra no en una conciencia Adánica sino en la conciencia de Cristo, sabiendo que Dios nos ha redimido totalmente y nosotros estamos de pie como una nueva creación en la tierra. Nosotros ya no estamos de pie en Adán; nosotros estamos de pie en Cristo.
Usted ve, eso es lo que la ofrenda en el Calvario ha suministrado a la persona que puede verlo verdaderamente. Si esta es sólo una enseñanza para usted, no va a ayudarlo, pero si usted ve en verdad que esto es lo que Dios está haciendo hoy, le dará revelación para ver que nosotros estamos de pie en tierra Santa. No sólo estamos de pie en tierra Santa, nosotros somos tierra Santa. Para aquellos que han nacido de nuevo, no hay más pecado.
"Cristo ha entrado en el santuario, ya no para ofrecer la sangre de chivos y becerros, sino su propia sangre; ha entrado una sola vez y para siempre, y ha obtenido para nosotros la salvación eterna. Es verdad que la sangre de los toros y chivos, y las cenizas de la becerra que se quema en el altar, las cuales son rocíadas sobre los que están impuros, tienen poder para consagrarlos y purificarlos por fuera. Pero si esto es así, ¡cuánto más poder tendrá la sangre de Cristo! Pues por medio del Espíritu eterno, Cristo se ofreció a sí mismo a Dios como sacrificio sin mancha, y su sangre limpia nuestra conciencia de las obras que llevan a la muerte, para que podamos servir al Dios viviente." (He. 9:12-14).
"Porque Cristo no entró en aquel santuario hecho por los hombres, que era solamente una figura del santuario hecho por los hombres, que era solamente una figura del santuario verdadero, sino que entro en el cielo mismo, donde ahora se presenta delante de Dios para rogar a nuestro favor. Y no entró para ofrecerse en sacrificio muchas veces, como hace cada año todo sumo sacerdote, que entra en el santuario para ofrecer sangre ajena. Si ése fuera el caso, Cristo habría tenido que morir muchas veces desde la creación del mundo. Pero el hecho es que ahora, en el final de los tiempos, Cristo ha aparecido una sola vez y para siempre. Ofreciéndose a sí mismo en sacrificio para quitar el pecado" (He. 9:24-26).
He hecho esta pregunta una y otra vez, ¿Hizo Él esto? ¿Hecho fuera el pecado por el sacrificio de El mismo? Si Él realmente lo hizo, entonces el pecado no está más, y hasta que usted vea y entienda esto, hasta que usted pueda estar de pie con un corazón agradecido y con alabanza en su corazón y comprenda que el pecado no está más, usted nunca entenderá el verdadero plan redentor de Dios. Usted nunca será libre del pecado por experiencia hasta que usted tenga una revelación de la victoria de Cristo en la Cruz.
"Así también Cristo ha ofrecido en sacrificio una sola vez para quitar los pecados de muchos. Después aparecerá por segunda vez, ya no en relación con el pecado, sino para salvar a los que le esperan" (He 9:2 8).
Nosotros sabemos que este verso no puede estar hablando sobre Cristo, en lo que respecta a aparecer sin pecado, así que ¿de quién está hablando? Para aqellos que esperan por Él, Él aparecerá sin pecado. Observe usted, hay una vida en nosotros que nunca ha conocido el pecado. Hay una vida en nosotros que nunca ha sido corrompida. En esa vida esta la vida pura de nuestro Salvador, Cristo Jesús. Su vida en nosotros no sabe sino de superar todos los obstáculos y estorbos. Su vida es una expresión feliz, exuberante, amorosa y victoriosa de Dios en la tierra.
Ahora, ¿cómo podemos experimentar nosotros esa vida? El plan de redención es mucho mayor de lo que nosotros hemos comprendido alguna vez. ¿Cómo podemos decir que permanecemos de pie sin pecado? Porque éso es lo que la Palabra dice. Las Escrituras revelan esto simplemente. Pero porque nosotros como cristianos hemos estado viviendo durante años con una conciencia Adánica, nosotros conocemos esta mente vieja no renovada, nosotros sabemos los impedimentos, nosotros sabemos los problemas, nosotros sabemos como malinterpretamos terriblemente a Dios en Adán, y debido a que nosotros vivimos mucho desde la conciencia de Adán no podemos recibir la verdad y la revelación de "permanezco de pie sin pecado y sin vergüenza y sin culpa. Camino audazmente, sin vergüenza, en la misma presencia de Dios Omnipotente en cualquier momento para encontrar gracia y ayuda en tiempo de necesidad".
Hay personas en el mundo, por supuesto, que toman algunas de las verdades bonitas de Dios y las usan mal. Hay grupos que consiguen un sostenimiento de estas verdades y se aprovechan de esto, pero no obstante, amigos, es la verdad. Sí Jesús tomó sus pecados, ya usted no tiene ninguno. Y si Él no lo hizo, usted está en un gran problema. Eso no significa que nosotros somos perfectos en Adán, pero quiere decir que nosotros estamos de pie, inocentes y sin mancha o culpa en lo que respecta a Dios.
Hay dos realidades aparentemente , la conciencia Adánica y la conciencia de Cristo. ¿Desde cúal le gustaría vivir a usted? Porque ésa es la opción que tiene hoy. Incluso como cristiano usted tiene esa opción. Si usted no es cristiano, usted no tiene la opción. Si usted no conoce a Dios, no va a vivir desde una realidad de una conciencia de Dios. Pero como cristiano, usted tiene hoy una alternativa de vivir desde la realidad de la conciencia de Adán o desde la conciencia de Cristo. Si usted puede creer algunas verdades sencillas de las Escrituras, usted puede empezar a mirar la conciencia de Adán por lo que es—una absoluta y descarada mentira.
Sé que hay personas que están empleando mal estas verdades. No lo dudo en absoluto. No obstante, si usted no puede recibir la verdad, usted se morirá en una conciencia Adánica. Todos nosotros sabemos que el final de la era está sobre nosotros. Nosotros estamos a la espera de la Manifestación de los Hijos de Dios. Sin embargo, yo le estoy diciéndo que si usted no entiende y si usted no busca a Dios, acerca la revelación que yo estoy dándole, usted se morirá en una conciencia Adánica, nunca conociendo lo emocionante de vivir desde la realidad de Cristo.
Convertirse en un hijo de Dios no es una fórmula mágica donde un día Jesús vendrá y usted será cambiado en un hijo de Dios. Eso no trabaja así. Éso es lo mismo que la mayoría de los cristianos que simplemente se mueren y esperan ir al cielo algún día. Usted nunca será un Hijo Manifestado de Dios en tierra a menos que hoy usted esté siendo transformado y cambiado día a día en Su semejanza. Hay más revelación, hay más presencia de Dios en la tierra que la que ha habido desde que Jesús estuvo aquí en la carne.
"Entonces dijo Él, (hablando de Jesús) 'he aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad'. Quita lo primero, para establecer esto último. En cuya voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre" (He. 10:9-10). Sólo un sacrificio fue necesario, y eso fue una vez para siempre. "Por la cual voluntad" es una expresión graciosa, pero lo que realmente está diciendo es que es por Su voluntad.
¿Cómo somos santificados nosotros? Todos sabemos que esto no puede ser hecho por Adán, por nuestra naturaleza carnal, sino por Su voluntad, nosotros nos santificamos una vez a través del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre. Entonces en el versículo 14 dice, "Por una ofrenda Él ha perfeccionado PARA SIEMPRE a los que están santificados". Esta es la razón por la que debe ser tan importante para usted vivir desde la realidad de la conciencia de Cristo. Durante años, nos han enseñado términos como "viva en el Espíritu". Si usted vive en el Espíritu, usted no cumplirá los deseos de la carne. Pero conocí por años ésa respuesta, pero nunca supe como hacer eso. Jesús dijo, "Sí tu moras en mí y mis palabras moran en ti" (Juan 15:7) esa es la respuesta también, pero ¿cómo hago esto?
Nosotros tenemos que comprender que lo que la Escritura dice, es lo que realmente quiere decir. Si la palabra dice que Jesús quito el pecado del mundo, entonces no hay ninguno. Recuerde, le dije que hay dos realidades. En Adán, en la raza Adámica, en la conciencia de Adán habrá siempre pecado, habrá siempre todos los resultados horribles de la caída de hombre. Pero, de acuerdo a las Escrituras, cuando usted es nacido de nuevo, cuando usted se regenera y es vivificado por el Espíritu, según las verdades de las Escrituras, usted es liberado de la oscuridad, es sacado del reino de oscuridad y colocado en el reino del Hijo de Dios (Colocenses 1: 13)
¿Qué significa eso? soy tomado, elevado desde la conciencia Adánica, y colocado en Cristo. Empiezo a enfocarme en todo lo que soy, no en mis fracasos, no en mis incapacidades, sino que me enfoco en todo lo que soy, en lo que Dios dice que soy. Soy una NUEVA creación. Yo no soy Adán hecho de nuevo. De hecho, Adán no existe. Eso es porque como he dicho hay dos realidades parecidas. En la conciencia de Adán, Adán está muy vivo. Pero en Cristo, en el Espíritu, cuando nosotros empezamos a tener los ojos del Espíritu, empezamos a ver como Dios ve, empezamos a entender como Dios entiende, y empezamos a comprender que si Jesús se llevó el pecado del mundo entonces nosotros no necesitamos estar afuera diciéndoles a los pecadores lo terrible que son. Nosotros necesitamos darles Las Buenas Noticias del Evangelio el cual es el poder de Dios para liberarlos.
No hay mucho poder en enseñarle a usted cómo ser piadoso. Pero si mis palabras pueden convencerlo de que Jesús se llevó su pecado y aunque parezca que usted está lleno de pecado, si puedo llevarle a cambiar su enfoque lejos del pecado y consigo que usted se enfoque en la realidad del evangelio, ahí está el poder para liberarle a usted. ¡Usted no es Adán, usted es Cristo!
Miré a mi pecado durante muchos años y cada día confesaba mi pecado. Fuí enseñado a hacer eso. Nunca me había dado cuenta que Jesús se llevó mi pecado, porque yo estaba viviendo en una conciencia de Adán, yendo a la iglesia, leyendo la Biblia, orando todos los días e intentando que Adán complaciera a Dios. Lo que usted es, es una nueva creación. Usted es nacido de Dios y usted es Su descendencia. En Cristo, usted tiene la naturaleza de Él, Su sabiduría, Su habilidad, Su encanto y usted es parte de Su cuerpo en la tierra. Cuando usted vive desde la realidad de la conciencia de Cristo, usted empieza a experimentar todos Sus atributos.
Nosotros tenemos, en Jesús, el mejor ejemplo de cualquier ser humano de quien tengamos cualquier registro en cualquier lugar. Aún cuando Él no hubiera resucitado de los muertos, la historia simplemente diría que Él fue el hombre más maravilloso que vivió en la toda la historia. Pero no sólo era el hombre más maravilloso que vivió en la historia, Él fue a la Cruz y conquistó la muerte; Él tomó la conciencia Adánica y la enterró. Él sacó a la humanidad de la muerte en Él mismo y de la muerte sacó la cabeza de una nueva marca de creación. Él sacó toda creación de la conciencia de Adán. ¿Por qué no experimentamos eso? Porque nosotros no hemos tenido la revelación. Nosotros leímos la escritura de que Jesús se llevó los pecados del mundo, leímos que Él nos santificó por última vez, y que Él nos perfeccionó para siempre, pero entonces nosotros miramos a Adán y nos decimos, "Eso es maravilloso, deseo que sea verdad".
Durante muchos años estuve en iglesias Pentecostales y una de las canciones que cantábamos casi todos los domingos en el lugar que estaba asistiendo era "Jesús rompe toda cadena". Yo cantaba esa canción con lágrimas virtiéndose por mis mejillas, pensando, "Oh mi Dios, yo deseo que eso sea así". Estas cosas nunca pueden ser así en Adán. Adán nunca experimentará esa preciosidad.
La única persona que puede experimentar el encanto y la belleza de Dios es la nueva creación. Cuando usted es regenerado, es como un nuevo nacimiento, esa es la razón por la que se dice nacido de nuevo. El nacimiento que se regenera en usted es como una semilla pequeña. Una semilla de trigo tiene todo en ella y no le falta nada que la restringa de crecer y producir la llenura del reino del trigo. Nosotros somos de esa semilla de Dios de la que Pablo simplemente dice, "la semilla es Cristo" (Gal. 3:16).
Lo que nosotros tenemos no es la conciencia de Adán hecha nueva; nosotros tenemos la semilla regenerada de Dios dentro de nosotros. Debemos aprender a enfocar toda nuestra atención en la semilla de Cristo y no en la vida de Adán. Usted sabe que, a través de la experiencia, se convierte en lo que usted se enfoca. Todos tenemos esa experiencia. Hoy hay muchas personas que viven y respiran muchas cosas diferentes, y ellos se vuelven un producto de lo que ellos reciben dentro de ellos. Ya sea deportes o cualquier otra cosa. Cuantas personas usted sabe que le pueden decir el nombre de cada jugador de pelota, sus promedios de bateo, etc. Ellos viven, ellos comen, y ellos beben deportes. Este es un principio divino, usted se convierte en lo que usted toma dentro de usted.
Hay una solución simple para usted si está en una conciencia Adánica y es atrapado en el pecado y la muerte. Yo sé que ninguno de nosotros quiere estar allí, pero si usted está allí, usted no puede salir de allí enfocandose en eso. Cuanto más atención usted le da a su pecado más usted se lamentará de su condición, y más grande se volverá. Sin embargo, debe mirar a la semilla de Dios, y simplemente entender la verdad de que cuando usted se regenera, lo que usted tiene es una nueva naturaleza. Usted está descubriendo que usted es espíritu, y ese Cristo está en usted. Usted sólo impide el crecimiento de la semilla de Dios en usted intentando hacer lo mejor de su conciencia de Adánica.
Tantas personas intentan vivir piadosamente por el poder de la voluntad. Muchos Cristianos tienen miedo de permitir dejar ir su poder de voluntad porque ellos saben que si ellos lo hicieran ellos sembrarían en la carne. Así que ellos tienen que estar en esclavitud toda su vida a las reglas y regulaciones mientras intentan ser unos cristianos felices. Esto es muy duro.
Si usted se enfoca en lo que usted ha heredado, simplemente creyendo lo que Dios ha dicho, llegará un día cuando usted revelará y manifestará totalmente al mundo el encanto de su Creador. Cuando eso ocurra, en gran medida, depende de usted, pero pasará. Usted puede continuar, como usted esta ahora, intentando rehacer y reformar su conciencia de Adán en algo que sea más aceptable a Dios, o usted puede dejarla ir. No quiero decir dejar de pecar. Quiero decir, retirar su mente lejos de eso y centrarse, enfocarse en el encanto del perdón. Usted nunca sabrá las alegrías de perdón hasta que usted pueda mirar su pecado y sepa que usted esta perdonado, en lugar de condenarse por ello. Dios sabe más allá de una sombra de una duda que Adán nunca puede, en cualquier condición en absoluto, satisfacer Su corazón. Hay uno únicamente en el universo que puede satisfacer el corazón de Dios, y ése es Cristo. Cristo en usted es la esperanza de gloria (Col 1:27).
Esta es la razón por qué la que dice en 1 Corintios 15:45 que en el día de la resurrección de Jesús hace 2000 años, el último hombre Adán, significando a Cristo, se volvió un Espíritu Vivificante o dador de vida. O pudiera decirse de esta manera : Él se volvió un Espíritu para darte vida. Él pasó por la muerte, salió de la muerte, y simplemente por el aliento de Su boca Él puede dar vida. En el día de resurrección, Él respiró sobre Sus discípulos y dijo, "Recibid El Espíritu santo" (Juan 20:22). Si usted ha sido regenerado, si ha sido vivificado, usted ha recibido el mismo Espíritu. Si usted incluso puede recordar débilmente que hubo un día cuando Dios lo tocó, entonces usted sabe que usted nació de nuevo. La Semilla de Cristo se ha vivificado dentro de usted.
Esa semilla adentro de usted es pre-programada para reproducir todo lo del reino de Dios en tierra. No le falta absolutamente nada en Cristo, pero a causa de vivir desde su conciencia Adánica, usted es un perdedor. El mensaje no es intentar matar a Adán. Probablemente la mayoría de nosotros lo hemos tratado. Es simplemente reconocer, y esto viene por revelación, que usted es de la semilla de Abraham. Usted tiene la semilla de Cristo. Pare de mirar a Adán, deje de condenarse, y comprenda que Jesús pagó la multa por todo, eso es por lo qué Él murió. No para darle una licencia para pecar y quedarse allí. ¡No! El le dio la libertad para retirar su mirada de eso. No hay ningún lugar en la Palabra donde usted pueda encontrar que se le dijo que mirara y se enfocara en su pecado, pero hay un versículo que le dice poner los ojos en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe (He. 12:1-2).
Nosotros sabemos que Dios nos atrajo a él mismo. Él dió origen al nacimiento de Su semilla dentro de nosotros. Nosotros no teníamos nada que ver con ello. Cualquier persona que piensa que ellos tuvieron algo que ver con su salvación y fue su bondad que los trajo a Dios, están en su mayoría engañados. Si usted mismo no se trajo a Dios, si usted no tuvo nada que ver con su redención y su aceptabilidad ante Dios, entonces ¿por qué piensa que usted tiene que tomar a Adán y perfeccionarlo? Si Dios es de verdad el consumador de nuestra fe, como la Escritura dice, entonces cuando Adán se eleva nos damos cuenta que es una oportunidad para perdonarnos a nosotros mismos. Todos deberíamos caminar en perdón. Usted debe aprender a perdonarse cuando la carne se eleva.
¿Cómo no podría estar yo consciente de mi pecado? Cuando empecé a caminar en estas verdades, no sólo perdí la conciencia de pecado, adivine lo que usted perdió conjuntamente con ello. Usted perdió el pecado. Esa es la razón por la que digo eso, en realidad, amigos, hay sólo una realidad. En apariencia hay dos. PERO HAY UNA SOLA, Y LA REALIDAD, LA VERDAD SOBRE ESTE ASUNTO ES, QUE EL PECADO NO ESTA MÁS. Fue totalmente tratado.
Para nosotros Adán es real Porque no hemos estado viviendo desde la conciencia correcta y no nos hemos estado enfocando en Cristo. Mucha gente dice que no hay enfermedad, no hay muerte. En Cristo, esto es una verdad. Pero hay mucho sufrimiento en este mundo. Hay mucho dolor en este mundo. ¿Cómo podemos negar esto? Sin embargo, vendrá un día cuando cada uno de nosotros experimentará que la muerte no existe más, el pecado no existe más, la enfermedad no existe más. Cristo surgirá en nosotros en toda Su gloria y entonces experimentaremos estas cosas en su plenitud.
Si estamos esperando por esto, como un cuento de hadas, que algún día esto vaya a ocurrir, estamos perdiendo el alegre viaje de andar en Él. Si usted no está caminando en Él. Usted se lo perderá hasta que usted camine en Él. Nosotros estamos muy cerca hoy de ver un grupo de gente que se levante en la tierra que traerá totalmente el dominio y el reino de Dios a la tierra. Yo estoy haciendo eso hoy. Pero no afuera (externamente). Yo estoy haciendo eso en esta tierra (internamente).
La mentalidad cristiana tradicional es que algún día Jesús va a regresar y nosotros vamos gobernar y reinar con Él. ¿Va usted a gobernar? No si Él no ha estado gobernando y no ha reinado ahora mismo en usted. La única manera que podemos traer el Reino de Dios a la tierra es reconocer todo lo que no debe estar en Su Reino y asegurarnos que eso no esté en nosotros. Si cada uno de nosotros haría esto individualmente, sin hacer una actuación, nosotros tendríamos éxito trayendo el Reino a nuestra tierra.
Si nosotros nos empapamos de la presencia de Dios y meditamos en estas verdades, nosotros empezaremos a caminar en la realidad y libertad de no tener las esclavitudes de pecado en la carne. Él es tan maravilloso. Ninguno realmente sabe, excepto aquellos que han estado en los elevamientos y esclavitudes de la carne, que maravilloso es despertarse por la mañana y saber que una vez más Cristo va a fluir de su ser. Usted no tiene que preocuparse por la influencia de la carne y de hacer todo tipo de resoluciones y promesas falsas. Usted simplemente sabe que Dios puede hacer en usted eso qué Él ha prometido.
Renueve su mente. Pablo dice que esto es tan importante... ser renovado en el espíritu de su mente. "Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres" (Fil. 2:5-7). A muchas personas les gusta esa frase "igual a Dios", pero ellos se olvidan de la humillación de ellos mismos. Jesús dijo, "y el que vosotros quiera ser el primero, será el siervo de todos" (Mr 10:44).
Muchas personas quieren predicar la Palabra hoy. Muchas personas quieren subir a los púlpitos. Muchas personas quieren hacer muchas cosas. Pero cuando Cristo realmente consigue un agarre de usted, y usted empieza a entender en quien quiere Dios realmente convertirlo, entonces usted se convertirá... no por actuación... sino desde el carácter de aquel a quien sirve. Usted encontrará muy fácil preferir a otros ante que a usted, es su naturaleza.
No hay ninguna actuación en absoluto en el verdadero caminar cristiano. No es, "quiero hacer esto, pero yo no voy hacerlo porque sé que un cristiano no debería hacerlo". Usted ve, cuando está caminando en su naturaleza, no quiere hacer esas cosas que están desagradando al Padre. Se convierte en Su naturaleza, y la vida de Dios simplemente fluye dentro su ser. La vida de Cristo debe crecer en nosotros y entonces nosotros haremos a través de nuestra naturaleza lo que le agrada.
No es una religión, no lo es realmente. No tiene nada absolutamente que ver con estar basado en lo bien que lo realizaste para Dios, tiene que ver con su entendimiento de las verdades simples del Calvario. "Mirad el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29).
Yo pase años yendo ante Dios todos los días confesando mi pecado, y supe, todos los días, cuando estaba confesando mis pecados que los cometería de nuevo mañana. En gran parte, tenía algunos hábitos durante años, y supe cada día cuando estaba confesándolos que probablemente los haría de nuevo, pero no supe que más hacer. Confesaría mi pecado continuamente al Señor, y nunca olvidaré el día cuando el Señor me habló desde dentro de mí y me dijo que no viniera continuamente ante Él confesando mi pecado, porque Éll ya se lo había llevado.
No siga enfocándose en su pecado. Continúe mirando a Sus ojos y enfocándose en lo que Él ha hecho por usted, y aprenda a tener una actitud cordial de agradecimiento, porque no importa cuán malo usted sea en su vida diaria, usted puede recibir el perdón maravilloso de su Creador. Vendrá un día cuando cada esclavitud de su vida se caerá a Sus pies. No porque usted lo ha intentado tan duro por su propio esfuerzo, sino porque usted ha recibido la revelación de que usted está perdonado. Usted ha reconocido que el sacrificio maravilloso de Jesús le ha mostrado el camino al Padre finalmente.
Dios tiene muchas, muchas maneras diferentes y métodos para traerlo a la perfección. No es una cuestión de decir, "!wauu! no hay más ningún pecado y todo es maravilloso, así que simplemente puedo proseguir y puedo vivir de la manera que yo quiera". NO. Es cuando usted busca a Dios al cometer un error cuando su carne se levanta, que Dios simplemente le trae a juicio. Usted tiene que entender Su carácter para que no caiga bajo la condenación de juicio. Usted debe saber que siempre que Dios le traiga juicio y corrección esto será bueno.
¿Dice Hebreos 12:9-10, "Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos; ¿por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquellos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad".
Nuestro Padre es el Padre de los espíritus. Él es el Padre que le ha regenerado y ha puesto dentro de usted Su vida. Todo lo que Él hace para usted es por su bien. No importa cuán severo un juicio sea, no importa cuán severa una corrección sea, cuando usted recibe una revelación y una comprensión del Corazón del Padre usted empezará a orar en su vida diaria, "Señor, júzgame. Señor, tráeme tu juicio. Señor, yo no quiero ser un niño caprichoso".
Hubo muchas veces cuando salí conduciendo al desierto y dije, "Dios, no importa lo que se tome, no importa lo que tengas que hacer, yo te doy permiso para ir contra mi voluntad". Yo tuve una fuerte voluntad que le gustaba hacer muchas cosas que no debía hacer. Entonces yo le dije, "Dios, lo que sea necesario hazlo y transfórmame en un hijo de Dios". Permítanme decirles, amigos, que pasé por algunos sufrimientos terribles, pero cada pedazo de ello mereció la pena, y yo lo haría de nuevo.
El juicio de Dios es temido por Adán, la carne, pero el juicio de Dios debe ser apreciado sobre todo lo demás. Si Él no le corrige y no le trae juicio, usted será siempre un niño voluntarioso. La clave aquí no es que usted pueda hacer simplemente lo que quiera hacer, sino que enfoque todo dentro de usted en recibir lo que Dios ha proporcionado para usted, caminando inmediatamente, informado del conocimiento del perdón y belleza de su Padre Dios. Agradézcale a Él que está transformándolo diariamente en lo que Él quiere que usted sea.
Muchos de nosotros miramos al futuro pensando, "que nunca podré ser como Dios quiere que yo sea". O miramos el pasado, viendo todos nuestros fracasos y pensando que nosotros nunca cambiaremos, ahora mismo, en este mismo momento, no hay otro tiempo sino el ahora mismo para volverse a Él y experimentar Su perdón. Ahora mismo, este mismo momento, usted puede ser lo más despreciable, el pecador más abrumado, la persona más cargada de pecado, la persona más engañada por la esclavitud en el universo, pero en este mismo momento usted puede decir, "Padre, yo estoy tan agradecido por la sangre de Jesús. Yo sé que mi naturaleza Adánica es tan fuerte, sé que hay esclavitudes en mi vida, pero estoy tan agradecido que como mi Padre continúes amándome y perdonándome hasta que mi hombre interno se fortalezca y pueda ser capaz de liberarme de las esclavitudes de la carne. Yo sé que no quiero nunca agregar en Adán. Pero, Señor yo estoy tan agradecido que veo la belleza de tu sacrificio en la Cruz. Padre, sé que debido a eso yo estoy libre de culpa y vergüenza.
Había tiempos cuando hacía cosas horribles en Adán, en mi naturaleza vieja habitual. Sin embargo, experimenté tal perdón. A veces cuando estaba en mi peor momento, Dios simplemente me inundaba con Su amor, para que pudiera aprender a entender cual es la razón por la que Él murió. Él no estaba condenándome. Él estaba simplemente haciendo que el Espíritu de Su vida creciera dentro de mí. Eso no pasa de un día a otro. Nosotros no recibimos a Jesús hoy y entonces estámos manifestando Su gloria totalmente mañana, pero nosotros podemos estar manifestando por lo menos un poco de Él.
¡Oh, Dios es tan honorable! Hoy, La gente de Dios está bajo más esclavitud de lo que ellos han estado alguna vez, pero ellos están bajo esclavitud en una conciencia Adánica, en lugar de comprender que ellos son una nueva creación en Cristo. Usted debe simplemente dejar de mirar a Adán y no enfocarse en él sino enfocarse en Cristo y comprender que en lo que usted se enfoca, es lo que usted recibe, lo que usted pone dentro de usted, es en lo que usted se convertirá. Ésa es una garantía.
Aliméntese de la hermosura de Su Palabra. Aliméntese de la preciosidad del sacrificio que Él hizo. Enfóquese en regar la semilla de Cristo. Mi esposa, Carol, puede decirle que cuando nosotros estábamos recién casados yo tenía más de 800 cintas de enseñanza. Tenía tanta hambre de saber la verdad que dedicaba horas todas las semanas escuchando las cintas y avocándome mucho tiempo a la oración.
Fui enseñado que si usted se llena de cosas espirituales algún día hará que sea liberado de las esclavitudes de Adán. Gasté todo mi tiempo alimentando mi espíritu, escuchando, pasándo tiempo buscandolo a Él, sentado en la quietud, a veces sacando mi libro de canciones y consumía una hora simplemente cantando. Yo quería hacer cualquier cosa que me ayudará espiritualmente. Sencillamente empece a notar un cambio pero muy lentamente al inicio. Entonces conseguí captar algunas de estas verdades simples qué comenzarón para mí con un hombre llamado E. W. Kenyon, quien compartió en algunas de sus escrituras algunas de estas verdades, y Dios abrió mi comprensión para entender que esta persona, que esta naturaleza Adánica, esta persona carnal yo soy, parece tan real, pero en realidad no lo es.
La realidad es lo que Cristo te ha hecho ser a través del sacrificio del Calvario y por el aliento de Su Espíritu. Yo acostumbraba a decir, "Señor, respira sobre mí". Entonces comprendí que el Espíritu de Dios es como el aire que respiramos; está en todas partes. No hay en ninguna parte donde Dios no esté. El Espíritu es como el mismo aire que nosotros respiramos. Nosotros respiramos inconscientemente en lo natural ahora, pero usted puede centrarse conscientemente en su respiración. Usted necesita centrar conscientemente en respirar en el Espíritu de Dios en su vida diaria hasta que se vuelve un acto inconsciente.
"Padre, estoy tan agradecido que Tú seas como la propia respiración que yo respiro. Señor, en mi vida diaria yo simplemente vuelvo mi atención y enfoque a Ti. Dios, respira en mí. Respira tu vida vivificándome". Empiece a enfocar su atención en Cristo dentro de usted y observe qué rápidamente las esclavitudes de Adán caen. El evangelio es tan simple que lo mal interpretamos. (Administrador: “Enfócate en comer, no en crecer; porque el que come crece”).
Uno mis más grandes obstáculos, pienso, era fumar. Fumé durante 13 años siendo cristiano. Pensaba que si podría solo dejar de fumar, realmente podría convertirme en un buen cristiano. Realmente creía eso. Incluso antes de que dejara de fumar, comprendí, que sería bueno para mí, sería bueno para mi salud, podría hacerme una mejor persona, pero no me haría más piadoso. Sin Embargo, si el Espíritu de Dios empezó a levantarse en mí... la Escritura dice, "Dios se levanta y esparce a Sus enemigos" (Salmo 68:1). Cuando Dios empieza a levantarse en usted, cada uno de esos enemigos se esparcirá. Fumar no era NADA. Después de 13 años de agonizar respecto a ese hábito, entonces vino un día cuando Dios me habló estas verdades. Me dediqué cerca de tres meses a algunas de las escrituras de E.W. Kenyon y simplemente en un tiempo corto... me desperté una mañana y me dí cuenta que no necesitaba ya fumar. En ese momento, yo no tire mis cigarros lejos, los deje allí sobre mi cómoda... y nunca los toque de nuevo, ni tuve más deseo de fumar.
Amigos, eso es salvación. Entonces experimenté, que una por una, algunas de las diferentes fortalezas en mi vida iban rompiéndose, y no era difícil. Era simplemente saber que yo no soy un hombre Adánico, que soy una nueva creación. Nosotros podemos decir tan ciertamente como el apóstol Pablo dijo, "Para mí vivir es Cristo" (Fil. 1:21). ¿Qué está diciendo él? Pablo quiso decir una vez más, que Cristo está viviendo y está manifestando el Espíritu del Dios Viviente en la humanidad. Pablo aún así fue intrépido al decir, "Seguidme como yo sigo a Cristo" (vea Fil. 3:12--17).
No hay demasiados hombres hoy que usted querría seguir. Pero Dios está levantando a una gente hoy que pronto va a estar en capacidad para decir, sí usted me sigue a mí, usted estará siguiendo a Cristo. Esta gente está empezando a entender lo que Dios nos está dando realmente y está comenzando a caminar en libertad y abundancia de Su Provisión.
"Padre, estamos tan agradecidos, que hayas depositado todo lo que Tú eres dentro de nuestro ser. Señor, te agradezco que el velo que ha sido arrojado sobre todas las naciones sea quitado. Entenderemos, como nunca hemos entendido antes, que nosotros somos una nueva creación en Cristo Jesús. Padre, estamos agradecidos que estás trayendo esta verdad y esta revelación a Tu pueblo que esta en tal esclavitud, que pueda levantarse sobre sus pies, como un ejército grande y poderoso, que recupere y restaure toda la creación de nuevo a Ti".


Sueño por Tom Anheluk, Springfield OR.
Quiero compartir con usted lo que fue muy real y me impresionó en un sueño hace 3 o 4 semanas atrás. En el sueño, incluso me vi a mi mismo diciendo lo que voy a decirle esta noche. Fue un sueño vivo. En este sueño, yo estaba en un tren. Este era un tren de miniatura donde la gente se sentaba de dos en dos…. el tipo de tren que usted ve corriendo en un parque o zoológico. Yo estaba sentado en este tren cuando me dí cuenta de que mi conciencia estaba muy ansiosa. No tenía paz, porque en mi conciencia, sentía lo que Elaine aludió antes (sobre el final y el comienzo de un nuevo día). Estamos en un tiempo cuando este tren esta llegando a un destino. No quería llegar a este destino con ese tipo de conciencia. Era como una conciencia de ser descubierto injusto. Era una conciencia muy incómoda, una conciencia muy ansiosa. Esa es la conciencia de Adán. Es inestable porque es una identidad equivocada. No es una realidad.
Cuando me estaba acercando a este destino, yo sabía que Jesús me tendría que ayudar. Sabía que había una forma en la que Él me ayudaría, pero también el destino estaba acercándose rápidamente. En la medida que íbamos progresando, me percaté de una pequeña caja en mi pierna que había sido colocada allí. Era como una caja de regalo. Sabía que Jesús había colocado esa caja allí. De esta manera, abrí la caja y saqué una lata… era simplemente una lata ordinaria de tamaño regular.
En este momento en mi sueño, El Espíritu Santo me estaba diciendo todo sobre el sueño. La etiqueta sobre la lata es lo que tiene mayor importancia. La etiqueta eran las tres palabras "LO QUE SOY". Tan pronto como recogí la lata y vi aquellas palabras "LO QUE SOY", pensé, que aquellas eran unas palabras muy extrañas. Sin embargo, me dí cuenta que estaba en completa paz. Tenía la respuesta total a mi búsqueda, pero yo no sabía que hacer con aquellas palabras "LO QUE SOY".
Entonces, el Espíritu me planteó: ¿Quién eres tú? Pensé sobre esto y pensé, "yo sé que no soy Adán". Pero cuando el Espíritu Santo preguntó "¿quién eres tú?" No tenía realmente la respuesta sobre la profundidad de donde esta pregunta era hecha. Entonces pensé, "¿Muchos de nosotros realmente sabemos?" No tenía que abrir el contenedor porque sabía que todo lo que Dios era estaba en la lata (vasija). ¿Dónde encajamos?
El Espíritu Santo contestó mi dilema declarando, "LO QUE SOY ES QUIEN TÚ ERES". Aunque el tope de la lata podía haberse abierto, yo no deseé abrirla. Los versos de la Escritura estaban confusos. Uno de los versículos era, "Yo puedo hacer todas las cosas a través de Cristo que me fortalece" (Fil. 4:13). ¿Y Él preguntó, "quién es ese "yo". Cuando tú mirabas a través de los ojos Pentecostales , a través de los ojos de tu entendimiento pasado, tú siempre pensaste que el "tú" se fortalecería de algún modo, pero tu ves, eso no eres "tú". Yo puedo hacer todas las cosas a través de Cristo. Dice, "Yo hago todas las cosas a través de Cristo".
Yo pregunté, "Señor, ¿por qué era un tren de miniatura y por qué estaban sentándose las personas de dos en dos?" Él dijo, "Porque te quise dar una fotografía, un vislumbre, que éste fuera un testigo doble, de esta manera habría una dualidad confirmando esta palabra. Estoy dándote este testigo en un sueño". Yo recuerdo que Gary hace años compartió sobre 1 Juan 2:27, "Pero ustedes tienen el Espíritu Santo que Jesucristo les ha dado, y no necesitan que nadie les enseñe, porque el Espíritu mismo les enseña todas las cosas, y sus enseñanzas son verdad y no mentira. Permanezcan unidos a Cristo, conforme a lo que el Espíritu les ha enseñado". El Espíritu Santo nos lleva a toda verdad. Nadie puede llevarse la realidad y la unción asegurada en este sueño. Dios me mostró mi identidad en Él, la cual no comprendí totalmente antes.
Se vivificaron otros versos de la Escritura para mí. Éstos son versos comúnes que todos nosotros conocemos. Efesios 4:22-24, "En cuanto a su antigua manera de vivir, desháganse ustedes de su vieja naturaleza, que está corrompida, engañada por sus malos deseos. Ustedes deben renovarse en su mente y en su espíritu, y revestirse de la nueva naturaleza, creada según la voluntad de Dios y que se muestra en una vida recta y pura, basada en la verdad". Dios me enseñó que la etiqueta "LO QUE SOY" y la pregunta del Espíritu "¿QUIÉN ERES TÚ?" son en realidad, "LO QUE SOY ES QUIEN TÚ ERES". Pero todavía, nuestra conciencia no sabe como encajar eso. Ella no sabe como tener sentido porque nosotros nunca hemos tenido realmente sentido de esta nueva creación la cual se ha creado en rectitud. Esta nueva creación nunca ha conocido el pecado en la vida. ¡Nunca! Ella ha sido creada en la santidad de la verdad. Éstas son cosas más santas. Cuando un hombre declara o anuncia ser como Dios, esto es tristemente falso. No es correcto. Estas cosas son verdades casi indecibles porque ellas son la experiencia y la expresión de la vida de Cristo.
Gary nos enseñó anoche sobre la semilla de Cristo. Esta semilla esta habitando dentro de nosotros. Cuando esta semilla crezca y se manifieste totalmente, como cada semilla, ella manifestará la estatura plena de Cristo. La semilla es Cristo. Sí la semilla es de hecho Cristo, entonces ¿quiénes somos nosotros cuándo estamos viviendo en esa nueva creación? ¿Quién es ella, entonces? "LO QUE SOY ES QUIÉN TU ERES". Él quiere derrumbar nuestras imaginaciones que son vanas y distintas de Él. Él está trayéndonos a la comprensión. qué nos hará finalmente libres. "Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes serán verdaderamente libres" (Juan 8:36).
Antes de que este sueño ocurriera, yo había estado pidiendo con seguridad por sabiduría. Nosotros tenemos esta libertad según Santiago 1:5 "Si a alguno de ustedes les falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará; pues Dios da a todos sin limitación y sin hacer reproche alguno". Yo había estado pidiendo y había dicho, "Dios, tiene que haber un avance o progreso para llevarnos a nuestro destino". La creación está sufriendo intensamente. Santiago pregunta "¿Quién entre vosotros es sabio y entendido?". No hay ninguna necesidad de echar una mirada alrededor del cuarto a cualquiera manifestando la vida Adánica. Esta sabiduría no es la que viene de arriba, sino terrenal, natural, demoníaca. La verdadera sabiduría es cualquier persona manifestando la vida de Cristo. "Porque esta sabiduría no es la que viene de Dios, sino que es sabiduría que viene de este mundo, de la mente humana y del diablo mismo. Pero los que tienen la sabiduría que viene de Dios, llevan ante todo una vida pura; y además son pacíficos, bondadosos y dóciles. Son también compasivos, imparciales y sinceros, y hacen el bien" (Santiago 3:15, 17). ¿Puedes oír la expresión de Tabernáculos?
Gary lo hizo muy claro, todos nosotros manifestaremos todo lo que Dios es. Ésta es una declaración grande. Ella magnifica el sacrificio de Cristo. Me gustaría personalizar este último verso de la Escritura para impactar nuestra comprensión. "Cuando Cristo que es mi vida, es revelado, entonces yo seré revelado con Él en gloria" (Colocenses 3:4). Permítanme repetir este verso. "Cuando Cristo que ES mi VIDA, sea revelado, entonces yo seré revelado con Él en gloria."
Cristo es nuestra vida. Nosotros podemos revelar a Cristo. Esto es la razón por la que estoy emocionado para estar en la compañía de aquellos que como Aarón, debido a la manifestación de la vida. Cristo no compartirá Su gloria con otro porque no hay ningún otro. Si hay momentos en que nosotros no estamos manifestando o estamos revelando a Cristo, no caminamos en esta vida abundante. Está disponible y es nuestro regalo.
Dios me dio esta ilustración y es la última cosa que deseo compartir. En Pascua, nosotros venimos al lugar de aceptación y reconociendo el regalo de la sangre de Jesús. Nosotros comprendimos que Él tomó nuestros pecados en la Cruz. Esto era duro de creer. ¿Cómo podría morirse un hombre y hacernos libres? ¡Tales buenas noticias son duras de creer! ¡Que regalo! En Pentecostés, comprendimos que tenemos este Confortador, este Espíritu Santo que nos llevará a toda la verdad, absolutamente toda la verdad.
¿Cuál es el regalo de Tabernáculos? Dios me lo dijo así: el regalo es tan grande y tan completo porque es la misma vida de Cristo como una realidad viviente. Nosotros no somos Adán. Nuestra verdadera identidad como una nueva creación es la misma vida de Cristo. Cristo nos ha dado Su vida misma. "LO QUE SOY ES QUIEN ERES". Ésta es nuestra verdadera identidad. No hay nada más allá de la vida de Cristo. La vida de Cristo es un regalo perfecto.

El sacrificio de Cristo es tan enorme. La sangre nos llevó al Espíritu, el Espíritu nos lleva a vivir una vida de Cristo real. Simplemente como Gary dijo, "Esta vida se vive sin esfuerzo o actuación". Ella es real y es nuestra cuando caminamos en Él. ¡Gracias Jesús!

No hay comentarios:

Publicar un comentario