TRADUCTOR-TRANSLATE

JERUSALÉN, LA GRAN RAMERA: Es Babilonia, Sodoma y Egipto, Responsabilidad de ser elegido, Esaú mata a Nimrod, Transferencia de autoridad y responsabilidad civil, El Reino dado a los Vencedores, El fin de Babilonia (Apoc 18), "Apocalipsis Capítulos 6-22", Dr Stephen E. Jones

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados!


Jerusalén, la Gran Ramera

Apocalipsis 18

Fecha: 05/01/2006
Boletín No. 214

Al final de Apocalipsis 18, después que todo se ha dicho sobre el colapso de la gran ciudad, después de todos los gemidos y el llanto de los que se beneficiaron de su poder, Juan identifica a la gran ramera.

Sin embargo, tome en cuenta que el "misterio" o "secreto" del lado de Babilonia no se revela o se expone hasta después de su caída del poder. La clave se encuentra en Rev. 18:20 y 24,

20 Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas, porque Dios ha pronunciado juicio por vosotros contra ella ... 24 Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos y de todos los que han sido muertos en la tierra.

Juan ciertamente sabía quién era, porque había oído a Jesús decir las mismas cosas muchos años antes. Esta ramera-ciudad llamada "Babilonia" se hace responsable de la sangre de “todos los que han sido muertos en la tierra". Esta ramera-ciudad también es responsable de “la sangre de los profetas y de los santos". Jesús dijo en Lucas 13: 33 y 34,

33 ... porque no puede ser que un profeta muera fuera de Jerusalén. 34 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados!

Jerusalén es la única ciudad que se dice que ha matado a los profetas y a los "enviados" a ella. La palabra "enviado" es de la palabra griega apostelo, que es la palabra para "apóstol", uno que es enviado. Por lo tanto, en Apocalipsis 18 vemos Jerusalén hecha responsable por la sangre de ambos, profetas y apóstoles -los que Dios envió a ella.

Escucha, pues, las palabras de Jesús en Mat. 23: 29-39,

29 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos, 30 y decís: "Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en derramar la sangre de los profetas". 31 En consecuencia, dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas. 32 Vosotros también llenad la medida de la culpa de vuestros padres.

Jesús está diciendo que Jerusalén ha "asesinado a los profetas," y que ella iba a seguir haciéndolo hasta que se hubiera llenado su copa de culpa por iniquidad.

33 ¡Serpientes, raza de víboras, ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno [gehenna ]. 34 Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; a algunos de ellos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y los perseguiréis de ciudad en ciudad, 35 hasta que venga sobre vosotros la culpa de toda la sangre justa derramada sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo, hasta la sangre de Zacarías, hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar. 36 De cierto os digo, que todas estas cosas caerán sobre esta generación [ genea, "descendencia o raza"].

Se desprende de la afirmación de Jesús que Él considera a Jerusalén ser culpable de toda la sangre derramada en la tierra desde Abel hasta sus propios días -o por lo menos hasta Zacarías. Pero Juan extiende esto a la gran "Babilonia" hasta el final de la edad, que cae del poder y es echada en el mar como una gran piedra de molino ( Rev. 18:21 ).


Jerusalén es Babilonia y Sodoma y Egipto


Misterio Babilonia, entonces, de alguna manera es sinónimo de la antigua Jerusalén, siempre que a la ley se refiere. Juan alude a esto antes en Apocalipsis 11: 8, en el contexto de las dos testigos:

8 Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también su Señor fue crucificado.

Aquí encontramos a Jerusalén identificada tanto con Sodoma como con Egipto. Así que no es meramente Babilonia. Sodoma es un símbolo de inmoralidad y es recordado por ser destruido por fuego y azufre. Egipto es un símbolo de esclavitud y es recordado por su destrucción por las diez plagas. Y, por último, Babilonia es un símbolo del comercio construido sobre la usura, más que en la ley divina, y de orgullo en su propia riqueza y grandeza. Babilonia es recordada por su repentina caída a manos de Ciro, llamado "Su ungido", o literalmente, un "mesías" ( Isaías 45: 1 ). Él es un tipo de Cristo.

Del mismo modo, la vieja Jerusalén es Sodoma en que su ilegalidad hizo que mataran a los profetas. Jerusalén es Egipto, ya que se identifica con Agar, la egipcia ( Gal. 4:25 ) y está en esclavitud con sus hijos, los seguidores del judaísmo, que rechazaron a Jesús. Por último, Jerusalén es también Babilonia, en que sus "hijos" han ganado el control sobre el sistema -mundo a través de sus imperios financieros y bancarios.

La antigua Babilonia no era responsable de la sangre de los profetas. Incurrió en esta responsabilidad cuando Babilonia y Jerusalén tuvieron una fusión corporativa. La responsabilidad por la anarquía inmoral y la servidumbre se incurrió cuando también se fusionó con Sodoma y Egipto. Si bien esto no ocurrió en un nivel físico o nacional, se produjo "místicamente" (NASB) o "espiritualmente" (KJV).

En otras palabras, Jerusalén es Babilonia espiritual, Sodoma espiritual, y Egipto espiritual. Los que trabajan para establecer a Jerusalén como el Reino de Dios están trabajando para el partido de la oposición. Los sionistas cristianos han sido engañados para apoyar a la oposición, al igual que la gente de hoy se unen a la masonería sin saber quiénes son los líderes que están en la cima de la escalera. Tampoco saben la verdadera agenda. Ellos son "trabajadores" que prestan el dinero para apoyar su propia esclavitud.

La ramera de Babilonia se ve muy hermosa. La antigua ciudad fue probablemente la ciudad más bella del mundo, que podía deslumbrar a los ojos de cualquier hombre de mente carnal. Sin embargo, en su corazón, era una ciudad centrada en el hombre, y en el corazón del hombre estaba la muerte. Jesús dijo que Jerusalén era como una tumba encalada que era hermosa por fuera, pero llena de la muerte en el interior, que transmite la misma idea utilizando una metáfora diferente. Lucas nos dice en Lucas 11:53 que después de que Jesús cargó a Jerusalén con toda la sangre de la tierra desde Abel hasta Zacarías, "los fariseos comenzaron a ser muy hostiles" a Él, "conspiraban contra él, para atraparlo en algo que él pudiera decir".

Los sacerdotes y los líderes hicieron lo mismo con Jeremías cuando habló en contra de Jerusalén y el templo, diciendo que Dios iba a abandonarlo como Abandonó Silo. De hecho, habrían matado a Jeremías, de no ser que el pueblo lo hubiera impedido ( Jeremías. 26:24 ).


Ser Elegido trae Responsabilidad


Israel fue "elegido" por Dios para ser el ejecutor de Su voluntad -ser una bendición para todas las familias de la tierra. Para usar una metáfora bíblica diferente, Israel era la "viña" de Dios que fue llamada a producir los frutos del reino ( Isaías 5: 7 ).

Algunos años después de que Dios plantó la viña en Canaán, llegó el momento de Dios para cosechar algunos beneficios de su trabajo. Pero el pueblo no quiso darle el fruto del Reino que Él deseaba. En su lugar, ellos mataron a los siervos de Dios, los profetas, a quienes envió para obtener esos frutos ( Mat. 21:35 , 36 ). Finalmente, envió a su Hijo, pero cuando le vieron, dijeron, "Este es el heredero; Vengan, vamos a matarlo y apoderarnos de su herencia" ( Mat. 21:38 ).

La parábola de Jesús en Mateo 21 es demasiado corta y concisa en los detalles del cautiverio de Israel. Pero sabemos por la historia bíblica de que Dios vendió a Israel en manos de seis países diferentes durante el tiempo del libro de los Jueces. Por ley, esto eliminaba la carga de Israel y la ponía sobre los hombros de otras naciones por períodos cortos de tiempo. En efecto, esas otras naciones redimían la nota de deuda de Israel y tomaban sobre sí la responsabilidad de pagar su deuda. A cambio, se les daba autoridad sobre Israel como si fueran el pueblo "elegido".

Cuando esas naciones demostraron ser incapaces de producir los frutos del Reino, Dios las destruyó también. El efecto de esto era dar misericordia a Israel y tiempo para arrepentirse, para resolver seguir la ley de Dios, y para volver a intentar dar a luz el fruto que Dios desea. Esos períodos de gracia fueron llamados "cautiverios" porque la gente no entendía en absoluto la misericordia de Dios en esto.

En cuanto a Jerusalén, la gran cautividad finalmente llegó cuando Dios entregó Jerusalén y todas las demás naciones en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia ( Jeremías 27: 5-8). En efecto, Dios "escogió" Babilonia dándole autoridad sobre la ciudad de Jerusalén y todas las naciones. Él estaba tratando a Babilonia como si fuera el pueblo elegido. De hecho, legalmente hablando, Babilonia se convirtió en "elegida".

Eso significa que Babilonia se convirtió en responsable de producir los frutos del reino. El sueño de Nabucodonosor en Daniel 2 nos da más revelación que este cautiverio fue extender más allá de la misma Babilonia. Fue a extender a una larga sucesión de imperios. Por lo tanto, la nota de deuda pasó de Babilonia a Medo-Persia, y luego a Grecia y luego a Roma. Cada imperio terrenal a su vez tuvo la oportunidad de ser "elegido", por lo que nadie podía decir que podrían haberlo hecho mejor, si sólo se les hubiera dado la oportunidad.

En el panorama general, el tiempo de cautiverio a Babilonia se extendió durante 8 períodos de 414 años, desde el primer cautiverio al rey de Mesopotamia (Babilonia) en Jueces 3: 8 hasta llegar a 1948, les expliqué esto con más detalle en la FFI de marzo de 2006.

El año 1948 tuvo la posibilidad de ser el final del sistema babilónico -excepto que había uno más de los extremos suelto que había que abordar. Era el viejo reclamo de Esaú a la primogenitura, que le había sido prometido por Isaac en Génesis 27:40, cuando iba a romper el yugo de Jacob de su cuello. Ahora estamos en ese apéndice final de tiempo que se ha concedido a Esaú para ver qué iba a hacer con el derecho de nacimiento. Al igual que con todas las otras naciones a las que se les dio esa oportunidad, el Esaú moderno ha dilapidado su herencia al cumplir sus propios deseos carnales por el poder y el dinero. Esaú se le dio el derecho de nacimiento de acuerdo con la ley del hijo odiado (Mal 1: 3Deuteronomio 21: 15-21). Pero Esaú también será desheredado de acuerdo con la ley del hijo rebelde ( Deuteronomio 21: 18-21 ), una vez que él mismo ha demostrado su violencia y sed de sangre ( Ezequiel 35: 6 ).


Esaú mata a Nimrod


En el libro de Jaser leemos que Esaú fue el que mató a Nimrod, el rey de Babilonia. Después de correr escapando por su vida, Esaú regresó a su casa muy cansado y con hambre, y así fue como llegó a vender su primogenitura a Jacob, quien se aprovechó de su condición.

Jaser también nos dice que él tomó las prendas de Nimrod, por las que gobernaba. Este era el escudo de piel que Dios había dado a Adán, y se había convertido en un símbolo del derecho divino de gobernar. Las prendas habían sido transmitidas a Noé, pero Cam y Canaán se las robaron después que Noé había bebido demasiado vino. Por lo tanto, "vieron su desnudez".

Estas prendas fueron finalmente entregadas a Cus, que las dio a su hijo, Nimrod. Cuando Nimrod llegó finalmente a la luz pública, vestido con esas prendas, los hombres lo reconocieron como el rey gobernante por derecho divino. Tal vez no se dieron cuenta de que las prendas habían sido robadas y el trono usurpado por Babilonia.

En cualquier caso, Esaú acabó teniendo esas prendas. Él tenía más fe en aquellas prendas que en la capacidad de su padre para transmitir el verdadero derecho de nacimiento. Así menospreció su primogenitura y la vendió a Jacob -que la valoraba, a pesar de que su personalidad aún necesitaba alteración considerable antes de que pudiera calificar para gobernar.

Esta historia es realmente una profecía del tiempo del fin de lo que ocurrió en 1948. En ese momento, Esaú sucedió a Nimrod como rey de Babilonia. Esaú se convirtió en "el elegido". Pero él todavía estaba vestido con las vestiduras de Adán, que era la ropa dada a la humanidad mortal como un sustituto de la ropa inmortal del cuerpo glorificado. Esa prenda representa un cuerpo mortal, cuerpo lleno de muerte que no puede producir los frutos del reino. No puede traer hijos a la imagen de Dios; sólo puede dar a luz hijos a la imagen caída del hombre. Al igual que engendra similares.


La transferencia de autoridad y responsabilidad civil


Babilonia no fue construida hasta mucho después de la época del Diluvio. En otras palabras, el reino de Nimrod apareció mucho después de la época de Adán. Y sin embargo, se basaba en el primer Adán, más que el último Adán. Cuando Nimrod se vistió las ropas de Adán, tomó sobre sí la responsabilidad por el pecado que se había cometido hasta Adán. Eso incluye el asesinato de Abel.

Este tipo profético importante nos muestra que el gobierno de Babilonia se basa en el gobierno del pecado. Nimrod usurpó el derecho divino a gobernar de Noé y Sem. Sem luego se fue a la izquierda de Mesopotamia y construyó la ciudad de Salem, que es Yeru-Shalayim. Él era el original Melquisedec, el título de todos los reyes de Jerusalén. Significaba "Rey de Justicia."
Tenga en cuenta que Adonisedec, "Señor de la Justicia" era el rey de Jerusalén en Josué 10: 1 . Es intercambiable con Melquisedec. Este Adonisedec fue otro usurpador en Jerusalén, porque el derecho de nacimiento de Sem había ido a Isaac y luego a Jacob; pero cuando Sem murió, otra persona se convirtió en rey, que no era el heredero legítimo al trono. Años más tarde, Josué mató Adonisedec ( Josué 10: 23-27 ). Unos siglos más tarde, David tomó la ciudad por sí, y por lo tanto se pasó de nuevo al heredero legítimo.

Más tarde, se nos da otro ejemplo de la usurpación en la historia de David y Absalón. He escrito sobre esto muchas veces y como profetizaba del trono de Jesús siendo usurpado por los líderes religiosos con la ayuda de Judas.

Todos estos usurpadores profetizan de la gran usurpación en tiempos de Jesús, cuando los líderes religiosos dijeron: "Este es el heredero; venid, matémoslo y quedémonos con su heredad". De este modo, se convirtieron en Babilonia espiritual. Ellos usurparon el trono del heredero.

Al hacerlo, ellos tomaron sobre sí la responsabilidad por la nota de la deuda, junto con su propia responsabilidad personal por asesinar al rey ( Hechos 7:52 ).

Hay varios niveles de responsabilidad, dependiendo de qué tema bíblico que se desea llevar a cabo. El hecho más importante que ver aquí es que Nimrod usurpó el trono de Noé y Sem, y Esaú usurpó que a su vez el de Nimrod. El reino de Nimrod es Babilonia, que se extiende más allá proféticamente la ciudad vieja a la sucesión de los imperios vista en Daniel 2. Esto nos lleva a 1948, cuando, proféticamente hablando, Esaú tomó las prendas de Nimrod y reclamó el trono del mundo -y el derecho de nacimiento de Adán.

Por tanto, Esaú se convirtió en gobernante de Babilonia e incurrió en la responsabilidad derivada del Pagaré que Babilonia era responsable de pagar. La Nota se venció en 1948, pero se aplazó el tiempo suficiente para dar tiempo a Esaú para cumplir con sus términos.

Mientras tanto, Babilonia, la gran ciudad, la gran ramera, se convirtió en un gran imperio comercial y financiero que ha traído prosperidad a través de la deuda, la libertad a través de la esclavitud y el poder a través de la anarquía. Se ve hermosa en el exterior, pero está llena de huesos de muertos. Su cara está pintada como la de Jezabel, pero es una prostituta y una usurpadora. Ha sido una falsificación suficiente para engañar gran parte de la Iglesia y los líderes del mundo a fornicar con ella.


El Reino dado a los vencedores


En Jer. 7:11 el profeta dijo:

11 ¿Es cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta casa sobre la cual es invocado mi nombre? He aquí que también yo lo veo, dice Jehová.

Esta era la condición por la que el profeta les dijo que Dios iba a abandonar Jerusalén como lo hizo con Silo. Jesús citó esto en Mat. 21:13,

13 Y él les dijo: Escrito está: Mi casa será llamada casa de oración; pero vosotros la habéis hecho guarida de ladrones.

En otras palabras, Jesús les estaba advirtiendo que la gloria de Dios iba a salir para siempre, como se había apartado de Silo. Jesús era la encarnación de esa gloria. Cuando él por fin ascendió desde el Monte de los Olivos ( Hechos 1:12 ), la retirada de la gloria que se había iniciado en Ezequiel 10, 11 se completó.

Más tarde, en Mat. 21: 33-43 Jesús contó la parábola que muestra las razones por las que el Reino estaba por ser transferido a otros. Después de que les permitió juzgarse a sí mismos, Jesús dio el veredicto final en el versículo 43,

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

Pero en los días de Jesús, Roma estaba todavía en su apogeo de poder. Roma mantenía la nota de la deuda. Jesús se refería en realidad a un tiempo futuro, después de la caída de Roma, cuando los portadores del fruto recibirían el reino y el derecho de nacimiento en 1948, sólo después de 1948 tendrían algo para ser tomado. Ahora nos acercamos rápidamente a ese momento. Hemos visto las señales, por lo que sabemos que está a la mano.


El fin de Babilonia


Así Rev. 18:21 , citado anteriormente, dice que esta Babilonia será "arrojada con violencia, y no se encontrará más". Con ella irá su falsificación del Hijo Varón, el estado israelí. Mientras tanto, los judíos y palestinos se pelean por él, pero al final, ninguno lo tendrá.

La profecía de Isaías 29: 1-8 se cumplirá. Dios traerá a otras naciones a Jerusalén para combatir contra ella y poner sitio contra ella. Ellas tienen hambre y sed de poseer esa tierra. Pero cuando el polvo se asiente, se darán cuenta de que ha sido como un sueño, dice Isaías, donde sueñan con comer o beber, pero cuando se despiertan, se encuentran aún con hambre y sed.

En otras palabras, nadie va a tomar posesión de ella. Para mí, que describe una situación después de un ataque nuclear, cuando Isaías lo describe en los versículos 5 y 6. Nadie será capaz de vivir allí, por lo menos en el futuro previsible.

Del mismo modo, la profecía de Jeremías en Jeremías 19 se cumplirá al mismo tiempo. El profeta fue llevado a romper una vasija de barro en el basurero de la ciudad ("gehenna"), diciendo en el versículo 11,

11 ... y les dirás: Así dice Jehová de los ejércitos: Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de alfarero, que no se puede restaurar más; y en Tófet [ardiente] se enterrarán, porque no habrá otro lugar para enterrar. 12 Así haré a este lugar, dice Jehová, y a sus moradores, poniendo esta ciudad como un Tófet.

Recordemos que Jesús dijo en Mat. 23:13,

33 ¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno [gehenna ].

No hay duda de que se refería a la profecía de Jeremías, que se había dado en el lugar llamado en griego gehenna y en hebreo, el valle de Ben-HinomEl hecho de que Jesús usara la palabra gehenna, en lugar de hades, muestra que es una referencia a la destrucción de Jerusalén -no al juicio final de los muertos. Escribí acerca de esta distinción en mi libro, Los Juicios de la Ley Divina.

Así que cuando ponemos todo esto junto, llegamos a la conclusión de que la vieja Jerusalén es la gran ramera Babilonia de hoy, que está próxima a ser arrojada al mar como una gran piedra de molino, como Juan lo dice, o (en las palabras de Jesús) ser arrojada a la gehenna.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/



No hay comentarios:

Publicar un comentario