TRADUCTOR-TRANSLATE

PARÁBOLA DE LA VIÑA, God's Kingdom Ministries



21 de noviembre 2014

Jesús contó muchas parábolas en el templo durante la semana antes de su crucifixión. Los tres evangelios sinópticos registran la parábola de la viña en considerable detalle. Podemos obtener la imagen completa mediante la lectura de los tres relatos.
El ajuste de la parábola
Lucas 20: 9 comienza la parábola diciendo:
9 Y comenzó a decir al pueblo esta parábola: "Un hombre plantó una viña y la arrendó a labradores, y se fue de viaje por mucho tiempo".
Lucas omite detalles que identifican esta parábola con el "cantar de mi amado" de Isaías   que se registra en Isaías 5: 1-7La versión de Mateo, sin embargo, llena esos detalles, y si comparamos los dos, vemos inmediatamente que Jesús trazó el material de la Canción de Isaías. Isaías 5: 12 comienza,
1  Ahora cantaré por mi amado el cantar de mi amado acerca de su viña. Tenía mi amado una viña en una ladera fértil. 2 La había cavado y despedregado y plantado de vides escogidas; había edificado en medio de ella una torre, y excavado también en ella un lagar; y esperaba que diese uvas, y dio agrazones.

Compare esto con Mateo 21:33,

33 Escuchad otra parábola. Había un propietario que plantó un viñedo y le puso un muro a su alrededor y cavó un lagar en ella, y construyó una torre, y la arrendó a labradores, y se fue de viaje.
Ver también Marcos 12: 1, que dice:
1 Y comenzó a hablarles en parábolas: "Un hombre plantó una viña, y le puso un muro a su alrededor, y cavó un lagar, y edificó una torre, y la arrendó a labradores, y se fue en un viaje.
En cada caso, para la seguridad del dueño construyó una torre para los vigilantes y una prensa de vino (o lagar) para hacer el vino. Isaías añade que Él "retiró sus piedras", pero esto se omite por Mateo y Lucas. Jesús usó la canción de Isaías para retratar la profecía general de Israel plantada en la tierra de Canaán, pero Él lo adaptó a sus propias circunstancias.
Así como Dios había conducido a Moisés a que encargara a Josué (Yeshua) para plantar a Israel en la tierra de Canaán, también fue Jesús (Yeshua) encargado de plantar un nuevo viñedo después de la destrucción del primero.
La razón de esta destrucción, según Isaías, era que "produjo uvas sin valor", es decir, las uvas agrias. En otras palabras, Israel no produjo el fruto del Espíritu ( Gálatas 5:2223 ) que Dios desea de su viña. Pero la versión de Jesús se aplica más específicamente a Judá y a Jerusalén en su día, por lo que Él le da una nueva razón para la destrucción de la viña. Aquí la viña en realidad hizo producir frutos, pero los frutos fueron robados por los cuidadores de los viñedos, que reclamaban los productos para sí mismos.
Usurpando el Viñedo
En estos tres evangelios, los que habían sido contratados para cuidar la viña usurparon el fruto de la viña, se negaron a reconocer el derecho del propietario a disfrutar de los frutos. Mientras que la redacción exacta de los escritores de los Evangelios difiere, los detalles son en gran parte los mismos. Lucas 20: 10-13 dice:
10 Y en el momento de la cosecha, envió un siervo a los labradores, para que le diese algunos de los productos de la viña; pero los labradores le golpearon, y le enviaron con las manos vacías. 11 Y procedió a enviar otro siervo; y lo golpearon también y lo trataron vergonzosamente, y le enviaron con las manos vacías. 12 Y procedió a enviar un tercero; y éste también lo hirieron y lo echaron fuera.
Mateo 21:35 y Marcos 12: 5 indican que los viticultores en realidad mataron algunos de los siervos del terrateniente. Lucas dice que sólo los golpearon y los maltrataron. En cualquier caso, estos funcionarios son, evidentemente, los profetas que Dios envió a Israel en los siglos pasados, Juan el Bautista fue el último de la época. Esto está de acuerdo con Lucas 13:3334,
33 ... No puede ser que un profeta muera fuera de Jerusalén. 34 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que son enviados a ti!
La parábola de Jesús se centra en el problema de los líderes religiosos en Jerusalén -que databa de muchos siglos, en los que habían violado el primer mandamiento. En lugar de reconocer a Dios como su Rey, y verse a sí mismos como administradores bajo Dios, gobernaban como si fueran los dueños del "viñedo". Por esta razón, maltrataron e incluso mataron a los profetas a lo largo de su historia. Entonces, como leemos en Mateo 23:29, que adornaban las tumbas de los profetas y ellos hipócritamente los honraban después de que estaban muertos con seguridad.
Matar al hijo
Jesús continuó su parábola, hasta ese tiempo, diciendo en Lucas 20: 13-15,
13 Y el dueño de la viña dijo: "¿Qué voy a hacer? Voy a enviar a mi hijo amado; quizá a él lo respetarán". 14 Pero cuando los labradores lo vieron, razonaron entre sí, diciendo: "Este es el heredero; matémosle que la herencia pueda ser la nuestra". 15 Y le echaron fuera de la viña y lo mataron. ¿Qué, pues, hará el señor de la viña a ellos?
Obviamente Jesús se refería a Sí mismo como el "hijo amado" del terrateniente. Él sabía que había venido a Jerusalén, no a ser coronado rey, sino a morir en la cruz. Él ya había preparado a sus discípulos para este resultado. Los usurpadores no eran ignorantes de la identidad del Hijo. De hecho, ellos no lo habrían matado si no hubieran reconocido que Él era realmente el Hijo de Dios. Su motivo era robar su herencia, que en este caso era la corona en sí: el derecho divino para gobernar.
Muchos han tratado de restar importancia a esta parte de la parábola, prefiriendo afirmar que los príncipes de los sacerdotes eran ignorantes de la verdadera identidad de Jesús. Ellos tratan a los líderes religiosos como si fueran ciegos -y, de hecho, estaban ciegos en un nivel más profundo, porque ellos no creían que iban a fallar al final. Sin embargo, no eran ciegos al hecho de que Jesús era el Mesías, ni sus antepasados ​​habían sido ciegos al hecho de que los profetas en tiempos pasados ​​habían sido enviados por Dios. De hecho, su conocimiento de la vocación de los profetas fue lo que los motivó a honrarlos a título póstumo, fingiendo que estaban de acuerdo con la palabra de ellos desde el principio.
En Lucas 20:14 se dice, "Este es el heredero".
En Mateo 21:38 que dice: "Este es el heredero".
En Marcos 12: 7 se dice, "Este es el heredero".
Recordemos que todo este drama era una recreación del conflicto entre David y Absalón mil años antes, cuando Absalón derrocó a su padre y usurpó el trono por una temporada (2 Samuel 15-18). Es obvio que Absalón sabía quién era David. De hecho, el motivo de Absalón se basó en el conocimiento. No derrocar accidentalmente David en algún caso de identidad equivocada. Sabía exactamente lo que estaba haciendo. Incluso recibió ayuda de Ahitofel, consejero y amigo que lo traicionó de David. Ahitofel era el Judas de ese día, y todas las referencias de David a Ahitofel en los salmos aplicados posteriormente a Judas. (Compárese Hechos 1:20 con el Salmo 69:25109: 8, y también comparar Juan 13:18 con el Salmo 41: 9 ).
Así que tanto David como Jesús no fueron derrocados por error. Estos fueron actos deliberados, hechos por hombres que no estaban de acuerdo con los herederos legítimos del trono y codiciaban la corona.
El Veredicto
Por el relato de Mateo, sabemos que antes de que Jesús pronunciara el veredicto final, Él primero pidió a los líderes religiosos que juzgaran lo que se debía hacer a los usurpadores de la viña. Su respuesta se da en Mateo 21:41,
41 Ellos le dijeron: "Él Llevará a esos miserables a un fin lamentable, y arrendará la viña a otros labradores, que le paguen los frutos a su tiempo".
Mateo luego trata el veredicto de Jesús como evidente por sí mismo y no vió la necesidad de repetirlo. Sin embargo, Marcos 12: 9 y Lucas 20:16 registraron lo que Jesús dijo después, que los líderes religiosos se habían juzgado correctamente a si mismosLucas 20:16 dice,
16 Vendrá y destruirá a estos labradores, y dará la viña a otros. Y cuando lo oyeron, dijeron: "¡En ninguna manera!"
La expresión, "En ninguna manera" se traduce generalmente en la RV como "Dios no lo quiera!" Implica un fuerte desacuerdo o contradicción, como si quisiera decir que Dios nunca haría eso. En esencia, esta declaración hace un llamamiento a Dios para hacer caso omiso de lo que se acaba de decir. Así que Jesús respondió a su apelación, diciendo en Lucas 20:1718,
17 Pero Él los miró y dijo: "Entonces, ¿qué es lo que está escrito: 'La piedra que desecharon los constructores, esta se convirtió en la piedra angular'? 18 Todo el que caiga sobre esa piedra será quebrantado; y sobre quien ella caiga, lo esparcirá como polvo".
En el versículo 17, Jesús citó el Salmo 118: 22, que era profético de un evento que debe de haber tenido lugar durante la construcción del templo de Salomón. Esto también puede explicar por qué la fundación para el templo no fue colocada hasta cuarto año de Salomón ( 2 Crónicas 3: 2 , 3 ). Al parecer, la primera piedra fue rechazada, y esto profetizó del rechazo de Cristo, en su primera aparición. Pablo dijo en Efesios 2:20 que Jesús mismo era la piedra angular sobre la que se construye el verdadero templo.
En el versículo 18, Jesús se refirió también a otra profecía de la piedra, ésta se encuentra en Daniel 2:35Este es el reino de piedra que iba a surgir después de la final de los reinos de los hombres. Daniel 7 se refiere a los reinos de los hombres en términos de "bestias", pero en Daniel 2 se representan como partes metálicas de una imagen de un hombre: la cabeza de oro, brazos de plata, el vientre de bronce, y las piernas de hierro. El Reino de Dios es visto entonces como una piedra de trituración de la imagen, comenzando por sus pies. Daniel 2:35 dice,
35 A continuación, el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro fueron aplastados, todo al mismo tiempo, y fueron como tamo de las eras del veranoy el viento se los llevó para que no se encontrase un rastro de ellos. Pero la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra.
Más tarde, en la interpretación de Daniel en Daniel 2:44, dice, "va a aplastar y poner fin a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre". Por lo tanto, cuando Jesús dijo en Lucas 20:18 que "sobre quien ella caiga, lo esparcirá como polvo, "Se refería a la gran piedra en el fin del mundo, que caerá sobre los imperios de los hombres y los aplastará en "polvo".
Este fue el segundo testigo de Jesús para el veredicto dado al final de la parábola. Él estaba dando a entender que Jerusalén se había unido a los reinos de los hombres en sus corazones. Su rebelión contra Dios y contra el Hijo iba dar lugar a su destrucción, porque el reino de la piedra la aplastaría, junto con todos los otros reinos de los hombres.
Más específicamente, Él estaba profetizando que iban a encontrarse sentados en los pies de la estatua de Daniel 2, que es la razón de la destrucción final de Jerusalén de acuerdo con la profecía de Jeremías 19:11.
La Reacción
Lucas 20:19 da la reacción a las palabras de Jesús:
19 Y los escribas y los principales sacerdotes trataron de echarle mano en aquella misma hora, pero temieron al pueblo; porque ellos entendieron que Él habló esta parábola contra ellos.
Mateo 21:4546 da más detalles, diciendo:
45 Y los principales sacerdotes y los fariseos, al oír sus parábolas, entendieron que hablaba de ellos. 46 Y cuando ellos trataron de prenderle, temieron al pueblo, porque ellos lo tenían como un profeta.
La importancia de esta parábola se ve en el hecho de que fue registrada por los tres escritores de los evangelios sinópticos. Mateo y Lucas parecen decirnos que se trataba de la parábola que tanto les enfureció que decidieron matar a Jesús. Cuando entendemos que esta parábola fue dicha el lunes en el momento de la segunda entrada triunfal de Cristo, y que también se produjo poco después de que él había expulsado a los banqueros del templo, podemos ver que esto fue cuando los príncipes de los sacerdotes seleccionaron a Jesús como Cordero en ese décimo día del mes.

El Dr. Stephen Jones

- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2014/11-2014/the-parable-of-the-vineyard/#sthash.UEA004TM.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario