TRADUCTOR-TRANSLATE

¿TRES DÍAS Y TRES NOCHES O EL VIERNES?, Stephen E. Jones

Si lo lees con atención verás que queda astronómicamente demostrado que el día de la crucifixión del Señor cayó en viernes. Establecido esto, la discusión ha de centrarse en el significado del modismo hebreo "tres días y tres noches" y en el cumplimiento con la Ofrenda de la Gavilla... ¡No te lo querrás perder!


Capítulo 1 

Fiestas Proféticas de Primavera de Israel

del libro

"Las Leyes de la Segunda Venida"
Dr. Stephen E. Jones

Cualquier estudio serio de la profecía bíblica debe comenzar con los días de fiesta de Israel que se encuentran en la Ley. Las fiestas nos proporcionan el esquema básico del plan de Dios para la salvación de la persona, así como un esbozo del plan de Dios (como Pablo afirma) "todo lo pusiste debajo de sus pies". Demasiados libros sobre profecías bíblicas muestran muy poca comprensión de los días festivos, lo que resulta en algunos puntos de vista populares, pero engañosos. El propósito de este libro es ofrecer al lector una comprensión de las fiestas proféticas de Israel primero, y luego construir sobre ese fundamento con otras leyes que profetizan acerca de la Segunda Venida de Cristo. Al correlacionar las enseñanzas del Nuevo Testamento con estas poco conocidas -pero muy importantes-  Leyes de la Segunda Venida, la venida de Cristo adquiere un nuevo vestido.
Después de la resurrección de Jesús, Él se apareció a dos discípulos en el camino a Emaús y les explicó el significado y propósito de la Pascua y por qué había tenido que ser crucificado en ese día. Lucas 24:27 dice,
27 Y comenzando por Moisés y por todos los profetas, les explicó lo referente a Él en todas las Escrituras.
Más tarde, Jesús se apareció a sus discípulos y les explicó a ellos cómo la ley de la Pascua había profetizado de Su muerte y resurrección. Lucas 24:44 45 dice:
44 Ahora, Él les dijo: "Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos debe cumplirse". 45 Entonces Él les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras.
No hay duda de que Jesús explicó a esta gente cómo había sido crucificado con el fin de cumplir con la Fiesta de la Pascua y cómo Él había cumplido con la Ofrenda de la Gavilla en Su resurrección. Es probable que también les diera una cierta comprensión de la Fiesta de Pentecostés antes de decirles que se quedaran en Jerusalén ( Lucas 24:49 ).
Nosotros, que hemos sido dotados de retrospectiva 20/20 a menudo nos maravillamos de cómo la gente de la época de Jesús -incluyendo a los discípulos- podría haber tenido tan poca comprensión del verdadero significado de la Pascua. Como cristianos, el significado profético de esta fiesta parece muy claro para nosotros ahora. Pero, aún hoy en día, estas cosas no son del todo claras para aquellos cuyos ojos están cegados por el judaísmo tradicional. Aún más asombroso es que haya tan pocos libros cristianos que describan los días de las Fiestas del Otoño, mostrando la forma en que profetizan de la Segunda Venida de Cristo. Como resultado de ello, la Iglesia de los últimos tiempos de hoy está, en términos generales, como ciega a las profecías de Su Segunda Venida, como lo estuvo el pueblo de Judá en su Primera Venida -porque no entienden el significado de las fiestas bíblicas.
Este libro está escrito para explicar la Segunda Venida de Cristo, comenzando por Moisés. Así como la Pascua, la Ofrenda de la Gavilla Mecida, y Pentecostés se cumplieron en la Primera Venida de Cristo, así también la Fiesta de las Trompetas, el Día de la Expiación y la Fiesta de los Tabernáculos profetizan de eventos que rodean a la Segunda Venida de Cristo. Pero antes de hablar de las Fiestas de Otoño y la Segunda Venida de Cristo, debemos dar una breve enseñanza sobre las Fiestas de Primavera y cómo Jesús podría haberlas explicado, después de Su resurrección.

Jesús crucificado en la Pascua

Jesús fue crucificado en el día 14 del primer mes del calendario hebreo. Este fue el día en que Israel debía matar a los corderos, y poner la sangre en los dinteles y los postes de las puertas de sus casas ( Éxodo 12:67 ). La Ley en Éxodo 12:6 especificó que el pueblo tenía que matar un cordero o una cabra en la tarde entre el mediodía y la puesta del sol, o "entre las dos tardes" (texto hebreo literal). La primera tarde era al mediodía, cuando el sol comenzaba a bajar, y la segunda al atardecer, cuando el sol en realidad se ponía. En su libro, El Templo, Alfred Edersheim dice en la página 211,
"De acuerdo con los samaritanos, los judíos caraítas, y muchos intérpretes modernos, esto significa entre la puesta real y la completa oscuridad (o, por ejemplo, entre las seis y las siete horas), pero a partir del testimonio contemporáneo de Josefo, y de las autoridades del Talmud, no puede haber ni una duda de que, en el tiempo de nuestro Señor, era considerado como el intervalo entre el inicio del declinar del sol y su efectiva desaparición. Esto permite un tiempo suficiente para que los numerosos corderos pudieran ser sacrificados, y está de acuerdo con el relato tradicional de que en la víspera de la Pascua era ofrecido el sacrificio diario de la tarde una hora o, si cayera un viernes, dos horas, antes de la hora de costumbre.
La gente no debía matar a los corderos antes de la ofrenda de la tarde en el templo. La ofrenda de la tarde era sacrificada normalmente a las 2:30 pm (en el medio de la hora novena del día) y se ofrecía a Dios una hora más tarde, a las 3:30 pm. Sin embargo, en la víspera de la Pascua (14 de Abib) los sacrificios de la tarde eran muertos una hora antes (1:30), a no ser que ese día cayera en viernes, el día de preparación para el sábado, en el que era sacrificado a las 12:30 pm
En la próxima sección vamos a mostrar a partir de los escritos de la Iglesia primitiva que Jesús fue crucificado en un viernes. Esto es discutido por algunos, pero mencionamos esto aquí sólo para mostrar que el sacrificio de la tarde en el momento de la crucifixión de Jesús iba a ser sacrificado dos horas antes -es decir, alrededor de las 12:30 pm. Esto era una práctica normal cuando Abib 14 caía un viernes. Sólo entonces podían los corderos de la Pascua comenzar a ser sacrificados. Sin embargo, los corderos sin duda también tenían que matarse a media tarde con el fin de tenerlos plenamente preparados para la puesta del sol, porque todos tenían que estar en sus casas en ese momento. Éxodo 12:22 nos dice,
22 Y tomará un manojo de hisopo, y lo mojará en la sangre que estará en un lebrillo, y aplicará un poco de la sangre que está en la vasija en el dintel y los dos postes de la puerta, y ninguno de vosotros saldrá fuera de la puerta de su casa hasta la mañana.
Esta ley hizo que los hombres hayan tenido preguntas sobre el momento de la última cena que Jesús comió con los discípulos. Hay algunos que enseñan que la Última Cena que Jesús comió con sus discípulos, fue la cena de la Pascua y se comía en la noche del 14 de Abib después que todos los corderos habían sido matados. Este punto de vista enseña que Jesús fue crucificado el día siguiente, 15 de Abib. Esta opinión se basa en la declaración de Jesús en Lucas 22:15"Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer". Era, en efecto, una cena de Pascua, pero sólo pudo ser comida en la noche después del 13 Abib, porque después de esta comida, cantaron un himno y luego salieron al monte de los OlivosMarcos 14:26 ), donde Jesús fue arrestado. Si hubieran comido la cena de la Pascua en la noche después de Abib 14, habría sido ilegal para ellos salir de la casa.
Edersheim nos dice en El templo, en la página 213, que "lo dicho en la primera Pascua: ‘Ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana', no se aplicaba a los tiempos posteriores’". Esta ley tal vez no se aplicaba en la medida en que las tradiciones rabínicas les preocupaban. Uno no puede discutir fácilmente con tan gran autoridad como Edersheim. Por lo tanto, probablemente era una práctica común que las personas pudieran salir de sus casas en la noche de Pascua. Sin embargo, la verdadera pregunta aquí es si Jesús cumplió la ley en todos sus detalles con respecto a la Pascua. No creemos que Jesús habría dado crédito a las tradiciones rabínicas que estuvieran violando Éxodo 12:22, especialmente en vista del hecho de que esta Pascua tenía que cumplirse precisamente de acuerdo a la Ley bíblica.
Por lo tanto, debemos concluir que la Última Cena de Jesús y posterior detención tuvieron lugar el jueves por la noche, al comienzo del 14 de Abib (aproximadamente a las 7 pm como los hebreos cuentan los días). Su juicio se celebró esa misma noche, y fue crucificado en la mañana o al mediodía.
Jesús fue llevado a juicio esa misma noche ante el Sanedrín. Al día siguiente, Jesús fue crucificado. Marcos 15:25 dice, "Y era la tercera hora cuando lo crucificaron",  tal vez cuando Pilato lo condenó a ser crucificado. Ignacio, obispo de Antioquía, escribió algunas décadas después que Pilato condenó a muerte a Jesús a la tercera hora del día, pero que Jesús fue en realidad puesto en la cruz a la hora sexta, es decir, al mediodía. La tercera hora del día era alrededor de las 9:00 de la mañana, que era la hora del sacrificio de la mañana en el templo.

Los Eclipses Ese Día

Al mediodía, o la sexta hora del día, ocurrió algo extraño, el cielo de pronto se oscureció. De la carta de Ignacio, que citaremos más adelante, parece que el cielo se oscureció por tres horas para marcar el tiempo que Jesús en realidad estaba en la cruz. Mateo 27:45 dice,
   45 Y desde la hora sexta [mediodía] oscuridad cayó sobre toda la tierra hasta la hora novena [15:00].
Esto no era un eclipse solar natural, porque los astrónomos han trazado todos los eclipses lunares y solares visibles en el Medio Oriente durante los últimos 5.000 años. De hecho, la Pascua siempre caía en luna llena, era imposible tener un eclipse solar en la Pascua, los eclipses solares pueden ocurrir sólo en el momento de la luna nueva (es decir, cuando la luna aparece en el cielo por la noche). Del mismo modo, los eclipses de Luna se ven sólo en el momento de la luna llena. Y así, mientras que ha habido eclipses lunares en la Pascua, en ocasiones, a lo largo de la historia, nunca ha habido un eclipse solar natural en ese día. La oscuridad que cayó sobre la tierra al mediodía durante el tiempo en que Jesús estaba en la cruz era sobrenatural, no natural.
Los astrónomos nos dicen que en la tarde de la Pascua el viernes 3 de abril del 33, mientras que José de Arimatea y Nicodemo se apresuraban para enterrar el cuerpo de Jesús, también hubo un eclipse lunar. El eclipse comenzó en Europa a las 3:01 pm, cuando Jesús murió, y la luna ya estaba eclipsada cuando  se elevó sobre Jerusalén a las 5:10 pm esa noche.
Es imposible tener un eclipse lunar y un eclipse solar en el mismo día, porque el sol y la luna deben estar en posiciones opuestas en el cielo para estos dos tipos de eclipses. Sin embargo, en este gran día en la historia, Dios marcó el tiempo para que todos lo vieran como un milagro espectacular. En el impresionante libro de Bonnie Gaunt,  Código Numérico de la Biblia, en la página 55, leemos:
"Fue en una colina solitaria fuera de los muros de Jerusalén que Este Celestial, quien vino a la tierra para nacer, sufrir y morir como un hombre, fue colgado en una cruz cruel de la tarde. El cerro se llama de la Calavera. Su nombre griego era Kranion, cuyo valor numérico es 301.
"A las 3:01 de la tarde, mientras miraba hacia el cielo y dijo: "Consumado es, "la luna comenzó a eclipsar. Fue a las 3:01 hora de Greenwich, que comenzó el eclipse. Dios no comete errores con Su tiempo, ni Él confía en las coincidencias. La palabra "luna" en el Nuevo Testamento es Selene, y su gematría es 301Sí, el que había formado la luna y la puso en su órbita alrededor de la tierra, ahora había renunciado a su vida humana a las  3:01, en una colina llamada Calvario (301), precisamente cuando la luna (301) comenzó a eclipsar. Era la hora exacta en que los sacerdotes estaban matando los corderos para la Pascua. "Corderos [en hebreo] tiene un valor numérico de 301".
Para aquellos no familiarizados con los valores numéricos (gematría), el hebreo y las letras griegas sirvieron como números, así como letras. Por lo tanto, cada letra tiene un valor numérico y se puede sumar el valor de cada letra para obtener el valor numérico de la palabra o frase en la Biblia. De esta manera, Bonnie Gaunt demuestra matemáticamente la precisión de Dios en el momento del primer minuto de su muerte (3:01 pm) de acuerdo con un eclipse de Luna (301) en una colina llamada Calvario, cuyo valor numérico es 301. Su muerte coincidió con los "corderos pascuales" (301) que estaban siendo asesinados en ese mismo momento.
¿Por qué Dios también borró el sol al mediodía del día en que Jesús fue crucificado? Los astrónomos nos dicen que el viernes 14 de Abib, 33 AD al mediodía, el sol se colocó en una estrella llamada El Nath en la cabeza de Aries, el carnero. El Nath significa "los heridos o los muertos". Ese fue el momento en que el sol se oscureció. Suponiendo que no hubiera nubes para bloquear su visión, si el pueblo de Jerusalén hubiera mirado hacia arriba para ver donde el sol estaba brillando, habrían visto El Nath, el carnero inmolado.
Algunos dicen que la oscuridad al mediodía era un signo de luto de la creación. No hay duda de que lo era, pero la Ley divina arroja luz adicional sobre este evento. Si explicamos este fenómeno, comenzando por Moisés, observamos en primer lugar que nadie podía matar el cordero de Pascua, mientras que era de noche. Si la oscuridad no habría terminado a mediados de la tarde, la gente no hubiera podido observar la Pascua de ese año, ya que estaba prohibido matar los corderos después del anochecer. Pero la oscuridad duró sólo hasta la novena hora, o media tarde. Salió el sol, y la gente comenzó a matar a sus corderos pascuales.
En ese momento Jesús dijo sus últimas palabras y murió ( Mateo 27:46-50 ).
Dios trajo la oscuridad para que nadie matara a los corderos hasta que Jesús muriera. Esto sin duda lo identificó como el cumplimiento del cordero pascual. Era, como Juan el Bautista había proclamado, "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" ( Juan 1:29 ). Y era bastante importante en el plan de Dios que nadie debía matar a los corderos de la Pascua hasta el momento en que Jesús muriera en la cruz. Jesús no pudo haber muerto en cualquier otro día que Abib 14, pues era la hora señalada establecido por la Ley profética de la Pascua.
Además, Dios borró el sol durante 3 horas con el fin de impedir que el pueblo matara los corderos de la Pascua hasta el momento en que Jesús muriera en la cruz. Como mostramos anteriormente, la tradición rabínica permitía que el viernes mataran los corderos de la Pascua ya a las 2:30, después que la ofrenda de la tarde había sido sacrificada a la 1.30. Así que Dios trajo la oscuridad a la tierra con el fin de obligarlos a cumplir con el momento de la muerte de Jesús -como la Ley dice, "entre las dos tardes". Era el momento preciso de la historia en que el Cordero de Dios estaba destinado a morir por el pecado del mundo.

La ofrenda de la gavilla

La Ley dice que el sacerdote debía agitar una gavilla de cebada de arriba abajo "en el día después del sábado" después de la Pascua (Lev. 23:11). Los fariseos enseñaban que esto se debía hacer en un día fijo del mes, es decir, 16 de Abib, el día después de la Pascua, que era un día de reposo extra, independientemente del día de la semana en que cayera. Los saduceos, por su parte, enseñaban que la gavilla de cebada debía ser agitada en el día después del sábado semanal, es decir, el día en que los romanos llamaban domingo.
En el año 33 d.C. el 14 de Abib cayó en viernes, y el día de la Pascua cayó en Abib 15, que también era el día de reposo semanal ese año. Por lo tanto, la ofrenda de la gavilla cayó el domingo, 16 de Abib. Se reunieron los requisitos tanto de los fariseos como de los saduceos ese año. Esto era conveniente para ellos, pero desafortunado para nosotros, porque la resurrección de Jesús en ese día no resolvió la disputa legal ni nos dijo qué día de reposo indicaba la Ley.
En la Iglesia primitiva, Ignacio, obispo de Antioquía y discípulo de Juan el revelador, escribió una serie de cartas que nos dan alguna información útil sobre este tema. En el capítulo nueve de su carta a los cristianos de Tralles, escribe,
"En el día de la preparación [Viernes] y, a continuación, en la tercera hora, Él recibió la sentencia de Pilato, el Padre permitió que eso sucediera, en la sexta hora fue crucificado; a la hora novena Él entregó el espíritu; y antes de la puesta de sol fue sepultado. Durante el día de Reposo [Sábado], continuó bajo la tierra en la tumba en la que José de Arimatea le había puesto. Al amanecer del día del Señor [el domingo] se levantó de entre los muertos, de acuerdo a lo dicho por sí mismo, 'Como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez, así estará el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el corazón de la tierra'. El día de la preparación, entonces, comprende la pasión, el sábado abraza el entierro, el Día del Señor contiene la resurrección".
De esto vemos que Ignacio, obispo de Antioquía, y cristiano judío, no vió ninguna contradicción en el hecho de que Jesús resucitó al tercer día de su crucifixión, en lugar de a las 72 horas que componen literales tres días y tres noches. Es posible que haya entendido que tres días y tres noches sea una expresión hebrea que significa tiempo continuo que nunca estaría en contradicción con los de muchos otros lugares en los que Jesús dijo que resucitaría al tercer día. Lamsa dice en sus modismos en la Biblia explicada, página 46, que en Oriente para los que están "en dificultades y un dilema" se dice que están "en el vientre de la ballena". Es un modismo hebreo, tipificado, sin duda, por la historia de Jonás. El equivalente en inglés, del hebreo es estar "en un aprieto" o "en un atasco". Desde el momento en que Jesús estuvo en el jardín, donde fue arrestado, Jesús estaba "en el vientre de la ballena" (en apuros) por tres noches y parte del tercer día, cuando resucitó de entre los muertos. Esto también ocurrió "en el corazón de la tierra", por que para el pueblo hebreo Jerusalén era considerada como el centro o corazón de la tierra. Por lo tanto, podríamos decir que, como Jonás, Jesús se encontraba en una situación de estrés durante tres días y tres noches en Jerusalén, el corazón de la tierra.
Ignacio tenía la fama de haber sido el niño a quien Jesús puso en medio de Sus discípulos en Mateo 18:2 como un ejemplo de cómo se debe llegar a ser como un niño para entrar en el reino de los cielos. Mientras que algunos piensan que esto es mítico, todos los historiadores reconocen que Ignacio nació hacia el año 30 d.C. y, como niño, se encontró con Jesús personalmente. De hecho, él nos dice específicamente que había conocido personalmente a Jesús en su carta a la Iglesia de Esmirna, en el capítulo 3. Jerónimo, que tradujo la carta al latín algunos siglos más tarde lo cita:
"En este último él [Ignacio] dio testimonio del Evangelio, que he traducido recientemente, con respecto a la persona de Cristo, diciendo: 'Yo a la verdad lo vi en la carne después de la resurrección, y creo que Él es' ".
Así, Ignacio fue un testigo ocular de Jesucristo no sólo antes de Su crucifixión, sino también después de que Él había resucitado de entre los muertos. Aunque era joven, él fue una de las cerca de 500 personas que lo vieron después de su resurrección ( 1 Cor. 15:6 ). Más tarde se convirtió en un discípulo de Juan, a quien Jesús amaba, y, finalmente, murió como mártir en el año 107 d.C.. Es muy dudoso, pues, que Ignacio habría sido confundido en cuanto a la fecha y el momento de la muerte y resurrección de Jesús.
Justino Mártir (c.114-165 d.C.) fue otro escritor de la Iglesia primitiva. Él escribió en el capítulo 67 de su Primera Apología sobre el momento de la muerte y la resurrección de Jesús:
"Y en el día llamado domingo, todos los que viven en las ciudades o en el campo se reúnen en un solo lugar, y se leen las memorias de los apóstoles o los escritos de los profetas, siempre y cuando el tiempo lo permite... Pero el domingo es el día en el que todos tenemos nuestra asamblea común, porque es el primer día en el que Dios, después de haber forjado un cambio en la oscuridad y la materia, hizo el mundo, y que Jesucristo nuestro Salvador, el mismo día se levantó de entre los muertosÉl fue crucificado en el día anterior al de Saturno [es decir, el día antes del sábado], y en el día después del de Saturno, que es el día del sol [el domingo], habiendo aparecido a Sus apóstoles y discípulos, les enseñó estas cosas, que hemos presentado a usted también para su consideración."
Usando de los nombres de los días de la semana romana para dar cabida a su público, Justino nos dice específicamente que Jesús fue crucificado en un viernes, el día antes del sábado. También nos dice que Jesús fue resucitado de entre los muertos el domingoEsto nos dice que Jesús fue crucificado en el año 33 dC, ya que en ese año 14 de Abib cayó en viernes. Justino también está de acuerdo con todos los otros escritores de la Iglesia primitiva en que nos dice que Jesús resucitó de entre los muertos el domingo para cumplir con la ofrenda de la gavilla.
Una vez más, en su Diálogo con Trifón (el Judío), Capítulo 107, habla de la señal de Jonás, obviamente, con la comprensión de los "tres días y tres noches" como "el tercer día".
"Y que Él resucitaría al tercer día después de la crucifixión, está escrito en las memorias que algunos de Su nación, le preguntaron, diciendo: 'Muéstranos una señal', y Él les respondió: 'Una adúltera y mala generación busca a una señal, y ninguna señal les será dada, sino la señal de Jonás'. Y puesto que Él habló esto oscuramente, era para ser entendido por la audiencia que después de su crucifixión Él resucitaría al tercer día. Y Él demostró que Su generación era más malvada y adúltera  que la ciudad de Nínive, cuando Jonás les predicó, después de que él había sido arrojado en el tercer día desde el vientre del gran pez . . ."
Aunque Justino fue un filósofo griego convertido a Cristo en el siglo II, aprendió las Escrituras de los discípulos de los Apóstoles. Su punto de vista no es aplicable sólo en los escritos de la Iglesia primitiva, ni tampoco se diferencia de la del Nuevo Testamento.
La resurrección de Jesús el domingo 16 de Abib, no nos dijo cómo interpretar la Ley sobre mecer la gavilla de cebada en el día después del sábado, porque el sábado solemne de la Pascua coincidió con el sábado de reposo semanal aquel año. Sin embargo, los escritos de la Iglesia primitiva muestran claramente que desde el principio adoptaron universalmente el domingo como su día santo, en conmemoración de la resurrección de Jesús. Una clara declaración proviene de la Epístola de Bernabé, capítulo 13:
"Además, les dice, 'Vuestras lunas nuevas y vuestros sábados no los puedo soportar". Vosotros percibís cómo Él habla: Sus días de reposo del tiempo presente no son aceptables para mí, sino que, cuando descanse de todas las cosas, voy a hacer un comienzo del octavo día, es decir, el comienzo de otro mundo [edad]. Por lo cual, también, guardamos el octavo día con gozoel día también en que Jesús resucitó de entre los muertos. Y habiéndose manifestado Él mismo, Él ascendió a los cielos".
Hay algunos que, por diversas razones doctrinales, han tratado de argumentar que Jesús resucitó de entre los muertos el sábado por la tarde justo antes de la puesta del sol y que nadie sabía de Él hasta la mañana siguiente cuando llegaron a la tumba con especias. Sin embargo, esto es muy poco probable, ya que los sacerdotes ni siquiera sellaron y protegieron la tumba hasta el final del sábado justo antes de Su resurrección. En otras palabras, los guardias se colocaron en la tumba sobre el tiempo que supuestamente Jesús fue resucitado de entre los muertos. Esto es lo que leemos en Mateo 27:62 a 28:1.
Mat 27:62  Y el siguiente día [sábado], que es el segundo día de la preparación [es decir, el día después del viernes], se juntaron los príncipes de los sacerdotes y los fariseos a Pilato, 63  diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después del tercer día resucitaré. 64  Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el día tercero; para que no vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. 65  Y Pilato les dijo: Tenéis la guardia: id, aseguradlo como sabéis. 66  Y yendo ellos, aseguraron el sepulcro con guardia, sellando la piedra.

Mat 28:1  Y avanzado el sábado, amaneciendo para el primero de los sábados, vino María Magdalena, y la otra María, a ver el sepulcro. 
En el idioma original no había capítulos y versículos como los vemos en nuestras Biblias hoy. Estos fueron hechos por Stephen Langton alrededor del 1.228 AD para facilitar las referencias. Del mismo modo, en el original griego no había puntuación y ningún espacio entre las letras y las palabras. Así la puntuación es también una mera conveniencia para que sea más fácil para nosotros para leer las Escrituras. Sin embargo, a veces los traductores ponen puntuación en los lugares equivocados. Esta fue una de esas veces. Los dos últimos versos de arriba deben ser leídos y puntuados de la siguiente manera:
66 Y fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra además de poner la guardia, pasado el sábado.
1 Al amanecer el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro.
En otras palabras, pusieron el sello sobre la tumba en la noche después del sábado. No habían tenido tiempo de hacerlo en la tarde del viernes de Su sepultura, porque el sábado se acercaba. Así que tuvieron que esperar hasta la noche siguiente cuando el sábado había pasado. Si Jesús ya habría resucitado de entre los muertos en ese momento, la piedra ya habría sido removida, y los soldados habrían regresado corriendo para informar las noticias inmediatamente. Pero la tumba no se había abierto, por lo que pusieron su sello sobre la piedra.
Entonces los soldados acamparon junto a la tumba esa noche para asegurarse de que nadie se robara el cuerpo de Jesús. Luego, cuando al amanecer la mañana siguiente, María y María Magdalena fueron a la tumba, la encontraron vacía y nadie custodiando la tumba. Los soldados ya se habían ido a informar de la resurrección a Pilato.
Pilato mismo informó a Tiberio César sobre estos eventos en una carta que se ha perdido, pero que estuvo disponible por siglos en la Iglesia primitiva. Hay un documento denominado Acta Pilati publicado en la década de 1800 por el Rev. Mahan que pretende ser el documento original descubierto en la Biblioteca Vaticana. Sin embargo, los investigadores posteriores cuestionaron sus afirmaciones, diciendo que él no lo podría haber hecho en el momento en que afirmaba estar en Roma y en Constantinopla. Según el libro de Edgar J. Goodspeed, Strange New Evangelios (1931),
"El Sr. Mahan... no da ninguna referencia al número manuscrito que pueda ayudar a cualquiera a encontrar y examinar los libros que él afirma haber encontrado. La mención de Hilderium con Shamai y Hillel (p. 215) puede ser una reminiscencia de Ilderim en 'Ben Hur', no hay tal nombre judío al igual que en ‘Ben-Hur’, los Reyes Magos son un griego, un hindú y un egipcio. Este con la historia de la muerte de Baltasar en la tarde de la crucifixión, que estaba ausente de la forma original del "Informe", tuvo consecuencias importantes.
"Pero los colegas del Sr. Mahan en el ministerio no tardaron en percibir su endeudamiento, en Eli "Historia de los Reyes Magos", publicado en 1884, en 'Ben-Hur', publicado en 1880. El principal de ellos fue el Rev. James A. Quarles, entonces jefe del Elizabeth Aull Seminario de Lexington, Missouri, y después profesor en la Universidad Washington and Lee...
"Mr. Quarles atacó la autenticidad de los descubrimientos del Sr. Mahan en el Boonville Semanal Anunciante, con gran entusiasmo. Señaló que el Sr. Mahan estaba de vuelta en Boonville el 6 de noviembre de 1883, a pesar de que afirmó que había sido el descubrimiento de manuscritos en Constantinopla en 22 de octubre 1883. Podemos añadir que la mejor opinión actual en Boonville es que el Sr. Mahan no llegó más lejos de Roma, Illinois, un pequeño pueblo al norte de Peoria, y que sus letras extranjeras fueron enviadas desde ese lugar. Estuvo ausente de Boonville menos de dos meses en el otoño en el que afirmó haber visitado Roma y Constantinopla, el descubrimiento y la copia de manuscritos".
Goodspeed menciona también que Mahan respondió las contenciones a Quarles "admitiendo que había erratas en el libro," pero Goodspeed no dice si Mahan había mal impreso las fechas o no,  en que se suponía que debía haber estado en Roma y Constantinopla. Mahan aparentemente seguía en pie por la verdad de sus manuscritos a pesar de que fue "llamado a comparecer ante el presbiterio Líbano en septiembre de 1885 a responder a las acusaciones de falsedad y plagio." En esa investigación, el general Wallace no pudo encontrar evidencia de funcionarios de la Embajada EE.UU. en Constantinopla o de otros misioneros en la zona de que alguno de ellos hubiera visto ni hablado con Mahan. En otras palabras, Goodspeed dice que no podían encontrar a nadie que pudiera comprobar que Mahan nunca había ido a Constantinopla.
Además, cuando los investigadores contactaron con el Vaticano para hablar con el padre Peter Freelinhusen, que se suponía que había mostrado a Mahan el Acta Pilati, se les dijo que nadie con ese nombre fue incluido en los anales de la Biblioteca Vaticana. Goodspeed continúa,
"A la luz de esto y de otras pruebas, el Sr. Mahan fue declarado culpable de falsedad y de plagio, y suspendido del ministerio por un año. Salió de la reunión del presbiterio, con la promesa de retirar el libro de circulación. Pero fue reimpreso en St. Louis en 1887, en Dalton, Georgia, en 1895, y en Filadelfia, por el Book Company anticuario, en 1896."
Nos hemos tomado el tiempo para explicar las circunstancias que rodearon el  Acta Pilati de Mahan, ya que en la primera edición de este libro, que hemos citado, ya eran conscientes de que había sido desacreditado por las investigaciones poco después de su publicación. Este error se corrige ahora en nuestra segunda edición con disculpas por cualquier confusión que en el pasado pudimos haber causado.
Independientemente de la falsificación de Mahan, el hecho es que Pilato emitió un informe oficial a Tiberio César sobre la muerte y resurrección de Jesús. Alrededor del año 200 d.C., el abogado romano cristiano, Tertuliano, nombra informe oficial de Pilato a Tiberio en su Apología V, diciendo:
"Tiberio en consecuencia, en cuyos días el nombre cristiano hizo su entrada en el mundo, habiendo él mismo recibido la inteligencia de Palestina de los acontecimientos que habían mostrado claramente la verdad de la divinidad de Cristo, llevó el asunto ante el Senado, con su propia decisión a favor de Cristo . El senado, porque no había dado el visto bueno en sí, rechazó su propuesta. César mantuvo su opinión, amenazando ira contra todos los acusadores de los cristianos".
El editor de Esclarecimiento IV de Los Padres Ante-Nicea dice de la cita anterior:
"Un gran esfuerzo se va a colocar en el hecho de que Tertuliano fue probablemente un jurisconsulto, familiarizado con los archivos romanos, e influenciado por ellos en su propia aceptación de la Verdad Divina. No es imaginable que un hombre así habría arriesgado su audaz llamamiento a los registros, en protesta con el Senado y en las mismas caras del Emperador y sus colegas, si no hubiera sabido que la evidencia era irrefutable [no puede ser refutada o desmentida]".
Tertuliano reafirma su declaración (en relación con el informe de Pilato a Tiberio) en el capítulo XXI del mismo libro, diciendo:
"Todas estas cosas Pilato hizo a Cristo, y ahora, de hecho, un cristiano en sus propias convicciones, que envió palabra de Él al César reinante, que era en ese entonces Tiberio. Sí y el César también habría creído en Cristo, si alguno de los Césares no habría sido necesarios para el mundo, o si los cristianos podrían haber sido Césares".
El historiador de la Iglesia del siglo IV, Eusebio de Cesarea, registra el informe de Pilato, así en su Historia de la Iglesia, II, 2, donde escribe:
"Y cuando la maravillosa resurrección y ascensión de nuestro Salvador ya fueron divulgadas, de acuerdo con una antigua costumbre que prevaleció entre los príncipes de las provincias, de informar al emperador de los nuevos acontecimientos que tuvieran lugar en ellos, a fin de que nada podría a escapar, Poncio Pilato informó a Tiberio de los informes que fueron divulgados a través de toda Palestina acerca de la resurrección de nuestro Salvador Jesús de entre los muertos.
"Él hizo un recuento también de otras maravillas que había aprendido de él, y cómo, después de su muerte, después de haber resucitado de entre los muertos, ahora era considerado por muchos como un dios. Dicen que Tiberio remitió el asunto al Senado, pero que lo rechazaron, supuestamente por no haber examinado primero la materia (porque una antigua ley prevaleció que nadie debe hacerse un dios para los romanos, excepto por el voto y el decreto del Senado), pero en la realidad, porque la saludable doctrina del Evangelio divino no necesitaba la confirmación y la recomendación de los hombres.
"Pero a pesar de que el Senado de los romanos rechazaron la proposición hecha en lo que respecta a nuestro Salvador, Tiberio aún conservaba la opinión que se había celebrado en un primer momento, y se ingenió medidas hostiles contra Cristo. Estas cosas son registradas por Tertuliano, un hombre muy versado en las leyes de los romanos, y en otros aspectos de gran reputación, y uno de ellos especialmente distinguido en Roma..."
Estos testimonios de la Iglesia primitiva demuestran que Pilato, efectivamente, envió un informe completo a Tiberio César, que, aunque algo desconocido u olvidado, fue durante algún tiempo un asunto de interés público para el que tuvo acceso a los archivos romanos.

¿Cómo cumplió Jesús la Ofrenda de la Gavilla Mecida?

Hablando proféticamente, si Jesús resucitó la tarde del sábado o la mañana del domingo no es la cuestión. La cuestión es si Jesús cumplió la Ofrenda de la Gavilla en el día correcto. Esta ofrenda era un gesto en el templo a la tercera hora del día "en el día que sigue al día de reposo" ( Levítico 23:11 ). ¿La ofrenda en sí coincide con la resurrección de Jesús? No, Jesús se levantó de entre los muertos antes del amanecer. María Magdalena fue a la tumba "temprano, cuando todavía estaba oscuro" ( Juan 20:1 ), pero encontró la tumba ya vacía. La ofrenda de la gavilla coincidió, sin embargo, con su ascensión a presentarse a sí mismo como vivo en el templo en el cielo. Ascendió a tal efecto unas horas después de su resurrección real, mientras que el sumo sacerdote agitaba la gavilla de cebada en el templo. Así que Jesús cumplió la ley de la Ofrenda de la Oavilla, no por su resurrección real, sino presentándose con vida en el templo del cielo en el tiempo señalado.
Esta es la secuencia de los eventos de la mañana de la resurrección : 
Cuando María se encontró la tumba vacía, empezó a correr y pronto encontró a Pedro y a Juan que estaban también en su camino a la tumba (Juan 20:2). Todos regresaron a la tumba para ver por sí mismos que Su cuerpo había desaparecido. Entonces Pedro y Juan fueron a casa (Juan 20:10). María se quedó sola en el jardín. Por este tiempo el sol ya había salido. Jesús, entonces, la encontró, pero al principio ella pensó que era el jardinero. Cuando por fin lo reconoció y quiso tocarlo, Él le dijo en Juan 20:17: "No me toques, porque aún no he subido a mi Padre" (RV). La ascensión a la que se refería no era la de Su ascensión en el cuadragésimo día desde el Monte de los Olivos, que se registra en Hechos 1:3-9. Sabemos esto porque Jesús dejó a sus discípulos que lo tocaran más tarde ese mismo día (Juan 20:19,20Lucas 24:39). Así que Jesús debe haber ascendido a Su Padre algún tiempo después de haber hablado con María, pero ANTES de esa misma noche cuando se apareció a los discípulosLa única posibilidad es que Él tuvo que ascender a la tercera hora del día con el fin de presentarse a Sí mismo como vivo en el templo en el cielo.
Jesús estaba vivo delante del sacerdote que agitaba la gavilla en el templo, pero Él no podía presentarse como vivo en el cielo, a fin de ser declarado legalmente con vida hasta el momento en que el sacerdote diera testimonio en la tierra. Es por esto que es importante en la profecía el día de la Ofrenda de la Gavilla. A pesar de que marcó el DIA, no marcó el momento de la resurrección de Jesús. Marcó el momento en que fue declarado legalmente con vida en la corte del cielo.
Si un hombre fuera a naufragar y estuviera abandonado en una isla durante diez años, él sería declarado legalmente muerto después de unos siete años. Si ese hombre fuera luego rescatado por un barco que pasara, él tendría que ir a la corte y presentarse ante las autoridades competentes con el fin de ser declarado legalmente vivo. Esto ilustra la distinción entre estar realmente muerto y estar legalmente muerto. Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, Él estaba vivo, pero Él no estuvo legalmente con vida hasta el momento de la Ofrenda de la Gavilla, cuando Él se presentó al Padre en el tribunal divino.
Este es otro buen ejemplo en la Biblia de la importancia del momento. Jesús cumplió la Ley en todos los detalles, no sólo por lo que hizo, sino también por cuando lo hizo.
Hay algunos que creen que Jesús fue crucificado en la tarde del miércoles y pasó exactamente 72 horas en el sepulcro. Ellos creen que Él fue resucitado de entre los muertos el sábado por la tarde, pero que esta resurrección no fue descubierta hasta la mañana siguiente. Esta opinión utiliza como pretexto la declaración de Jesús acerca de estar "tres días y tres noches en el corazón de la tierra". Sin embargo, en un examen más detenido, es obvio que fue inventado principalmente con el fin de socavar la observación del domingo como un día de adoración, porque los escritores de la Iglesia primitiva son unánimes en decirnos que se reunían para adorar y "partir el pan" en el Domingo. Su razón aducida es que en este día Jesús resucitó de entre los muertos.
La única manera de que la teoría de la crucifixión el miércoles funcionaría es si los saduceos tenían la razón en su interpretación de la ofrenda de la gavilla. Si los fariseos eran los correctos en su punto de vista y la gavilla fue mecida en el día fijo del Abib 16, entonces el punto de vista de la crucifixión en miércoles no podría ser verdad. Jesús sería crucificado el miércoles 14 de Abib, y luego Jueves, 15 de Abib sería la Pascua sábado, y entonces la gavilla tendría que ser mecida el viernes, 16 de Abib. Pero si Jesús estuvo todavía en la tumba hasta la tarde del sábado, 17 de Abib, entonces esta Ley de la Gavilla no pudo ser cumplida por la resurrección de JesúsLa única manera en que se podría salvar este punto de vista es la adopción de la posición de los saduceos diciendo que la Ofrenda de la Gavilla era el primer domingo después del día de reposo semanal. Pero incluso esta adaptación hace que la resurrección de Jesús se produzca en la víspera de la Ofrenda de la Gavilla. Esto no parece creíble para nosotros. Es nuestra opinión que Jesús debía resucitar de entre los muertos el mismo día de la Ofrenda de la Gavilla, incluso si Él no se presentó al Padre en el cielo hasta unas horas más tarde.
Me han dicho que el único año en torno a ese momento en que el 14 de Abib cayó en un miércoles fue en el 28 dC. Este año no podría haber sido el año de la crucifixión de Jesús, porque Juan el Bautista ni siquiera comienza a ministrar hasta el 15º año de Tiberio en la primavera del 29 d.C. Tiberio comenzó a reinar a la muerte de su padre, César Augusto, el 19 de agosto 14 d.C. Esta es una fecha muy conocida en la historia de Roma, que explicamos en detalle en el capítulo 9 de nuestro libro, Secretos del Tiempo (En cstellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/04/libro-secretos-del-tiempo-dr-stephen-e.html). Jesús fue bautizado en septiembre del año 29 dC. y murió en el año 33 dC, cuando el 14 de Abib cayó en viernes. La resurrección, entonces, se produjo en el tercer día, la mañana del domingo, 16 de Abib.

La Fiesta de Pentecostés ("Semanas")

El día de Pentecostés en Hechos 2:1 se produjo el domingo, el día en que la gente normalmente observaba la fiesta durante ese tiempo de la historia. Sabemos por los relatos bíblicos que los saduceos estaban en el poder en el Templo hasta el momento de su destrucción en el año 70 (Véase también Hechos 4:1). El libro de Paul Jewett, El Día del Señor, incluye una nota al pie en la página 128, que dice,
"...El cómputo de los saduceos, por el que Pentecostés cayó en domingo, regula la observancia judía, siempre y cuando el templo se puso de pie. De ahí la conmemorativa de Pentecostés como un domingo (Whitsunday) en el año cristiano no puede ser impugnada. Después del 70 dC, el cómputo de los fariseos se convirtió normativo en Jerusalén, en el que Pentecostés cae en diferentes días de la semana".
A pesar de que la fiesta de la Pascua marcó el momento histórico del éxodo de Israel de Egipto, así también la Fiesta de Pentecostés marcó el momento histórico que Dios habló los Diez Mandamientos al pueblo desde el Monte Sinaí. Según Edersheim en El Templo, en la página 260,
"De acuerdo a la tradición judía por unanimidad, que fue universalmente recibida en la época de Cristo, el día de Pentecostés era el aniversario de la entrega de la Ley en el monte Sinaí, el cual estaba destinado para conmemorar la Fiesta de las Semanas".
Era una época en que todo el pueblo oyó la voz de Dios que habla en su propio idioma, de en medio del fuego ( Deut. 04:12 ). Sin embargo, el pueblo de Israel tuvo demasiado miedo de la voz de Dios para escuchar el resto de la Ley. Leemos en Éxodo 20:19-21,
19 Y dijeron a Moisés: "Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, porque no muramos." 20 Y Moisés dijo al pueblo: "No tengáis miedo, porque Dios ha venido para para que seáis probados, y con el fin de que el temor de Él pueda permanecer con vosotros, para que no pequéis". 21 Entonces el pueblo se puso a distancia, y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual Dios estaba.
Todos los israelitas tuvieron suficiente fe para salir de Egipto, y por lo tanto celebrar la fiesta de la Pascua, pero muy pocos de ellos tuvieron la fe para experimentar Pentecostés en el Monte Sinaí. Su miedo les impidió oír más que los Diez Mandamientos, por lo que enviaron a Moisés al monte para escuchar el resto de la ley. Moisés recibió la Ley en tablas de piedra, mientras que si el pueblo hubiera estado dispuesto a escuchar la voz de Dios, Él las habría escrito en su corazón, en su lugar.
En Hechos 2:1 se nos dice que el Espíritu Santo fue dado a la Iglesia el día de Pentecostés. Se describe como un momento en que el Espíritu descendió como lenguas de fuego sobre sus cabezas.Debido a que Dios bajó como el fuego en el monte, en los días de Moisés, ahora Él vino como fuego sobre los discípulos. La principal diferencia es que la presencia de fuego de Dios ya no era externa sobre una montaña, sino ahora internalizada en hombres. Por otra parte, Dios no aceptó la (paralela y oficial) ofrenda pentecostal en el fuego del templo. En cambio, Él aceptó la ofrenda en el altar de los propios corazones de los discípulos. Esto muestra un cambio del  templo en el que Dios iba a habitar. Él ya no habita en templos de madera y piedra, porque  ahora somos el templo de Dios (1 Cor. 03:16). Hablando corporativamente, Dios está construyendo un nuevo templo con Jesucristo mismo como la piedra angular, y los apóstoles y los profetas como las primeras piedras, y otros como piedras vivas (Efesios 2:20-22).
Los discípulos en el día de Pentecostés fueron llenos del Espíritu y estaban haciendo y diciendo cosas extrañas. Unos transeúntes pensaron que los discípulos debían estar borrachos. Pedro les contestó en Hechos 2:15, "estos hombres no están borrachos, como vosotros pensáis, pues es solamente la tercera hora del día.La tercera hora del día era cuando el sacerdote en el templo ofrecía a Dios la ofrenda pentecostal de dos hogazas de pan de trigo que habían sido horneadas con levadura ( Lev. 23:17 ). Los discípulos, sin duda habrían querido recibir el Espíritu Santo antes, pero Dios les hizo esperar hasta el momento señalado -no sólo en el día correcto, sino incluso en la hora exacta del día. Esto demuestra lo importante que es el tiempo de Dios mismo. Es otro ejemplo de cómo los días de fiesta fueron proféticos de los acontecimientos por venir -no sólo de lo que estaba por venir, sino también de cuándo.

La importancia del momento y Cumplimiento Histórico

Si el tiempo era tan importante en el cumplimiento de las fiestas de primavera, entonces creemos que el tiempo es igualmente importante en el cumplimiento de las fiestas de otoño. 
Hay muchas personas que no aprecian plenamente el tiempo de Dios. Ellos ven las cosas en sólo un nivel experimental. Pero la Palabra de Dios nos muestra que no es tanto una aplicación experimental a nivel individual o personal, así como un tiempo señalado en el nivel corporativo histórico. Los hombres deben experimentar la Pascua dentro de sus corazones para recibir la justificación por la fe en la sangre del Cordero. Este fue el caso tanto en el Antiguo Testamento y el Nuevo. Pero eso no significaba que no habría necesidad de que Cristo Jesús fuera crucificado históricamente en el tiempo señalado. De hecho, no habría ninguna justificación personal, si no fuera por el cumplimiento histórico de esta fiesta.
Los hombres tienen también que experimentar Pentecostés dentro de sus corazones, para ser santificados por el Espíritu. Esto, también, es cierto tanto en el Antiguo Testamento como el Nuevo. Sin embargo, esta aplicación personal no niega la necesidad de la ocasión histórica registrada en Hechos 2. De hecho, no habría vida en el Espíritu, si no fuera por el cumplimiento histórico de Pentecostés en Hechos 2.
Nuestra opinión es que lo mismo sucede con las fiestas de otoño. Algunas personas ven sólo la aplicación personal de estas fiestas, mientras que otros parece que no pueden ver más allá de los rituales externos, que se celebran cada año en los tiempos establecidos. Creemos que cada día de la fiesta tiene una aplicación muy personal dentro del corazón -pero también creemos que los acontecimientos históricos que rodean la Segunda Venida de Cristo se manifestan en las fiestas de otoño.
Hay, por supuesto, mucho más que se podría escribir acerca de estos días de fiesta de la primavera, pero nuestro propósito es simplemente dar algunos antecedentes que resultarán útiles en la comprensión de las fiestas de otoño y su mensaje profético en relación con la segunda venida de Cristo.

Enlace para leer el libro completo:
http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/05/libro-las-leyes-de-la-segunda-venida-dr.html

Enlace relacionado:
http://www.gospelherald.com/articles/57516/20150831/planets-align-to-form-image-of-crucifixion-of-jesus-on-the-anniversary-of-his-death-historical-researcher-claims.htm

Pueden ver estudio de contraste aquí: 
Passover/Pascua parte2 (3 días y 3 noches)  - Español - Jim Staley

ENLACE PARA DESCARGAR EN PDF (26 Páginas):
https://drive.google.com/file/d/0B3J8IdHJ_36NVU1YWjhGRndwaGc/view?usp=sharing

4 comentarios:

  1. Hola. Despues de leer y re-leer ese estudio respecto de la muerte y resurrección de nuestro Señor, he de decir que en mi opinión está errado. No se ha tenido en cuenta la "actitud" de las mujeres (la compra/elaboración de los unguentos) lo cual, pienso, que es determinante para el asunto. Osease, no se han mencionado a los Evangelistas Marcos 16 - 1 ni tampoco Lucas 23 - 56. (uno dice que las mujeres compraron los unguentos ANTES del dia de Reposo y el otro dice las mujeres compraron los unguentos DESPUES del dia de Reposo, enfin, ahí está la cosa ...
    El estudio que hice al respecto está aqui: --> https://sirium.wordpress.com/2015/02/09/muerte-y-resurreccion-de-nuestro-senormuerte-y-resurreccion/
    Que la Paz de Nuestro Padre este contigo.
    Juan
    sirium@gmx.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aporte Juan. Pásalo bien.

      Eliminar
    2. - Hola Jose María.
      Dicen que es de sabio rectificar a tiempo; pues buceando en entradas antiguas me he dado cuenta de un error en mi comentario anterior.
      - Debe decir lo siguiente:
      (Con respecto a Marcos 16-1 y a Lucas 23-56).

      Uno de los Evangelistas dice que las mujeres COMPRARON las especias DESPUES del día de Reposo y
      el otro Evangelista dice que las mujeres PREPARARON/ELABORARON los unguentos ANTES del día de Reposo.

      Nota: las mujeres son las mismas, tanto en Marcos como en Lucas.
      Mujeres de Marcos: María Magdalena, María madre de Jacobo y Salomé.
      Mujeres de Lucas: María Magdalena, María madre de Jacobo, Juana y ... las demas con ellas.

      https://sirium.wordpress.com/

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Gracias Juan. Un abrazo para ti también.

      Eliminar