TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL (1937): UN JUICIO DE DIOS A JUDÁ E ISRAEL, Dr. Stephen Jones




La SEGUNDA GUERRA MUNDIAL fue una guerra fraticida entre la tribu de Judá, representada por Alemania, y las tribus de Israel, representadas en los aliados. Aprendan el porqué esto fue en realidad un juicio de Dios ...

Capítulo 6


1937 El Jubileo no reconocido




En mi libro, Secretos del Tiempo (En castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html), calculé que el Jubileo 119 desde Adán ocurrió en 1937 en el Día de la Expiación (15 de septiembre 1937). El siguiente jubileo (el 120º) se produjo el 13 de octubre de 1986.

Ahora vamos a hacer frente a la importancia de 1937 y del año del jubileo (1937-1938), no sólo en la historia de Estados Unidos, sino en toda Europa y gran parte del mundo.

La Segunda Guerra Mundial se dice que fue provocada por la visita de Lord Halifax a Hitler en 1937-1938, que comenzó la política británica de apaciguamiento. En el mismo año, el príncipe Konoye fue nombrado primer ministro de Japón, iniciando una agresiva política de guerra japonesa.

No es nuestro propósito hacer frente a las causas políticas y económicas de la Segunda Guerra Mundial, sino centrarnos principalmente en las causas espirituales. Esto es, después de todo, "una historia profética". Por lo tanto, debemos mirar a las razones de Dios para permitir que las naciones fueran juzgadas por esta guerra destructiva.

El año 1937-1938 fue la culminación de dos ciclos proféticos a largo plazo, uno que afectaba a Judá, y la otro que afectaba a Israel. Si sumamos el número total de años de descanso (cada séptimo año) y los Jubileos (cada 50 años) que datan desde la caída de Israel en el 721 antes de Cristo, nos encontramos con que en 1937 el total ascendía a 434. Este es el número que indica "Tiempo Juzgado" como expliqué en Secretos del Tiempo (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html).

En segundo lugar, si sumamos el número de años de descanso y jubileos desde el 597 a.C., que fue cuando el rey Joaquín de Judá (en Jerusalén) fue llevado cautivo a Babilonia, nos encontramos con que en 1937 el total ascendía a 414. Esto es lo que indica el número "Tiempo Maldito", como se explica en Secretos del Tiempo (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html).

Normalmente, nosotros simplemente veríamos 434 y 414 como un conteo de tiempo en años, pero en este caso, es más complejo y oculto. El ciclo de tiempo se determina contando años de descanso y jubileos que nunca fueron mantenidos (observados). Existe un precedente en las Escrituras para mostrar que Israel y Judá fueron juzgados por no observar sus años de descanso y sus jubileos (2 Crónicas 36:20,21; Jer. 34:8-22). Cada año que no guardaron fue añadido a su "deuda por el pecado".

Un ejemplo se encuentra en 2 Samuel 24, donde el versículo 1 dice:

"Y de nuevo la ira de Yahweh se encendió contra Israel, e incitó a David contra ellos a que dijese: Ve, cuenta a Israel y a Judá".

La Biblia no nos dice por qué Dios estaba enojado con Israel y Judá, pero cuando nos fijamos en la cronología de esto, encontramos que en el año 38 de David el pueblo había dejado de observar 70 años de descanso y jubileos. Entonces Dios trajo juicio sobre ellos, haciendo que 70.000 personas muriesen (2 Sam 24:15). Un millar de personas murieron por cada año de descanso que le debían a la Ley.

Este juicio pagó la pena y se hizo borrón y cuenta nueva. Pero después de ese tiempo tampoco pudieron mantener sus años de descanso y sus jubileos. Cuando llegaron a deber otros 70 años de descanso (años sábado) y los jubileos, entonces Dios trajo a Judá a su cautiverio en Babilonia durante 70 años para que pagasen. La deuda 2 Crón. 36:21 nos da la razón de estos 70 años cautiverio:

21 para que se cumpliese la palabra de Yahweh por boca de Jeremías, hasta que la tierra pagó sus sábados; porque todo el tiempo de su asolamiento reposó, hasta que los setenta años fueron cumplidos.

Y así, contando los años sabáticos de Israel y los cautiverios de Judá, encontramos que en 1937-1938, Judá debía 414 años, mientras que Israel debía 434 años. Dios entonces ejecutó la deuda a través del juicio divino, que la historia llama "Segunda Guerra Mundial". Desde la perspectiva divina, fue una guerra civil entre las principales tribus de Israel. Cualquiera que se tome el tiempo para estudiar la historia pronto verá que los asirios capturaron y deportaron a las tribus de Israel al área alrededor del Mar Caspio entre el 745 y el 721 a.C.. Leemos en 2 Reyes 17:6,

6 En el año nueve de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria, y llevó a Israel al destierro en Asiria, y ellos se establecieron en Hala, y en Habor, junto al río de Gozán, y en las ciudades de los medos.

Los asirios llamaban a Israel por otro nombre, debido a que sólo Israel se llamaba a sí mismo Israel. En el Obelisco Negro de Salmanasar, Israel es llamada Bet-Khumri, que todos los historiadores traducen como "Casa de Omri" (Omri fue uno de los más grandes reyes de Israel). Los israelitas, o "Khumri", más adelante emigraron a Europa, donde se hicieron conocidos como los celtas, o kelts.

La Roca Behistun de Darío nos dice que los Khumri también fueron llamados Saka y Sakka, a quienes los griegos llamaron Sacae y los romanos llamaron sajones. Por lo tanto, los israelitas dispersos, las llamadas "tribus perdidas", eran en realidad sajones, celtas, escandinavos, y otros, que se convirtieron en el pueblo europeo, ya que emigraron al oeste desde la tierra de su cautiverio.

Por lo tanto, en la Segunda Guerra Mundial, las tribus de Israel fueron representadas por los aliados, mientras que la tribu de Judá, fue representada por Alemania y las naciones del Eje. Fue una guerra civil entre Israel y Judá, que trajo un juicio, "Tiempo Juzgado", a las naciones aliadas y un juicio "Tiempo Maldito" a Alemania y las naciones del Eje.

Jacob-Israel había profetizado en Génesis 49:10 y 1 Crón. 5:1,2 que Judá fue llamado a proveer a los monarcas de la Casa de Israel. En tiempos antiguos, esto se cumplió a través del rey David, que fue de Judá. También significaba que Jesús, el verdadero Rey, debía venir de la tribu de Judá, a través de la línea de David.

En la historia más tarde, nos encontramos con que casi todos los monarcas de Europa son en realidad alemanes. Incluso la actual monarquía británica fue importada de Alemania en 1714 (el rey Jorge I). De este modo, Alemania ha estado cumpliendo las profecías de Judá durante muchos siglos. No es de extrañar, entonces, encontrar a Alemania pagando la pena de Tiempo Maldito de Judá en la Segunda Guerra Mundial. Del mismo modo, no es sorprendente encontrar las otras naciones de Israel pagando la pena de Tiempo Juzgado de Israel en la Segunda Guerra Mundial.

Y porque el Tiempo Maldito es un juicio más severo que el Tiempo Juzgado, podemos decir que el resultado de la guerra se estableció incluso antes de que el primer tiro fuera disparado. Todas las partes fueron juzgadas con gran pérdida de vidas, pero Alemania perdió la guerra y fue juzgada más severamente.

¿Qué podría haber evitado esta guerra? ¿Qué requería Dios? El precedente se encuentra en Jeremías 34 cuando Judá estaba a punto de entrar en sus 70 años de cautiverio en Babilonia para pagar los 70 años que le debía a Dios. Jeremías fue llevado para decirles que si guardaban ese año-sábado de descanso final, Dios cancelaría toda la deuda y la nación se salvaría.

Las personas accedieron a ello, pero luego cambiaron de opinión (Jer. 34:15,16), por lo que el profeta declaró que tendrían que ir en cautiverio (Jer. 34:17-22). Dios es misericordioso, pero la gente simplemente no creía en el profeta. Pagaron su incredulidad y su rebelión con una guerra destructiva y un cautiverio de 70 años.

Esto es también lo que ocurrió en 1937-1938. La política de "apaciguamiento" que la mayoría de los historiadores de hoy condenan era en realidad la política correcta en el momento. El apaciguamiento tiene que ver con la paz, el perdón y la liberación. Pero Alemania utilizó mal esta política de paz al invadir otras naciones. Alemania estaba amargada por las opresivas secuelas de la Primera Guerra Mundial y se negó a perdonar las injusticias impuestas sobre ella. Se necesitan dos para perdonar en cualquier disputa. Alemania se negó a perdonar y recibió juicio divino por esto. Sin embargo, las naciones aliadas fueron juzgadas también por sus políticas opresivas, que después de la Primera Guerra Mundial instigaron la amargura del pueblo alemán. No se equivocó en ambos lados. Pero en el Tribunal de Justicia Divina, los resultados de la Segunda Guerra Mundial hablan por sí mismos, solo Dios sabe cómo juzgar a las naciones con rectitud.

El año de descanso y los jubileos establecen principios de perdón. Esa es la clave. Todo pecado es contado como una deuda en el Tribunal Divino, y el perdón de la deuda tiene que ver con el perdón por el pecado (delitos) hecho en contra de nosotros. No es la manera del mundo de perdonar las deudas, ya sean monetarias o de pecado. Pero si lo hubiéramos hecho, creo que Dios habría cancelado nuestra cautividad a Babilonia, que fue puesta sobre nosotros en 1914-1917 a través de la Ley de la Reserva Federal. Podríamos haber acortado el cautiverio. Pero no lo hicimos.

Será interesante, entonces, ver el ciclo de 70 años a partir de 1937, lo que nos lleva a 2007. Es posible que esto podría ser significativo en nuestro comunicado de la gran cautividad de Babilonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario