TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS (Apóstoles mal interpretados), Cap. 6 / 2





05 de mayo de 2018



El "día de la salvación" comenzó con el advenimiento de Jesucristo, porque Yahshua significa "salvación". Cada vez que el Antiguo Testamento usa la palabra yahshua ("salvación") o una de sus formas, es de alguna manera una profecía de Cristo. Esto era bien conocido por los escritores del Nuevo Testamento, incluido Pablo. También fue por eso que el anciano Simeón supo cómo identificar al Mesías en Lucas 2:25,26,27.

Simeón era un hombre justo que tenía oídos para oír. Simeón significa "escuchar". Pero Dios le dijo que él también VERÍA. Aparentemente entendió que el Mesías nacería en la Fiesta de las Trompetas de algún año, y entonces sabía que su madre vendría al templo para la purificación en el cuadragésimo día.

El estaba esperando. Y cuando oyó que el hijo de María era Yahshua, y que había nacido cuarenta días antes, dijo en Lucas 2:29,30:

29 Ahora, Señor, tu siervo partirá en paz, según tu palabra, 30 porque mis ojos han visto tu salvación" [Yahshua].

Simeón estableció el patrón para todos los que viven en el día de Yahshua. De hecho, él era como un tipo profético del mismo día de Yahshua. Todos debemos escuchar Su voz como él lo hacía, y al final, en el segundo advenimiento de Cristo, si hemos escuchado, también lo veremos.



No ofender
Luego continúa en 2 Corintios 6:3,

3 no dando ninguna causa para la ofensa en nada, para que el ministerio no sea desacreditado.

¿Qué ministerio? Es el ministerio de conciliación, por supuesto. Se basa en "el ministerio del Espíritu" (2 Corintios 3:8) o "el ministerio de la justicia" (2 Corintios 3:9), que Pablo dijo que estaba basado en las promesas de Dios del Nuevo Pacto (2 Corintios 3:6). Debido a estas promesas, mediante las cuales Dios se obligó a salvar el mundo, nosotros que estamos entre los primeros en ser salvos hemos sido llamados como embajadores de Cristo para el mundo, diciéndoles "que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no teniéndoles en cuenta sus transgresiones" (2 Corintios 5:19).

Este es el ministerio que se nos ha dado, y no es un mensaje ofensivo que diga: "vuélvanse o ardan". Como embajadores, no estamos llamados a ofender a aquellos que todavía piensan que Dios los está combatiendo. Es un mensaje de paz, no una amenaza de guerra si es que no se someten de inmediato. Quizás es por eso que Pablo mismo menciona el Hades ("tumba") solo una vez (1 Corintios 15:55 KJV), e incluso entonces es para hablarnos de nuestra victoria sobre la muerte y el Hades.


La ofensa al mundo
Pablo deja en claro que los embajadores de Cristo no deben ofender al mundo que aún lucha contra Dios; no tienen ese mandato. Siguen luchando, porque no han oído, o aún no creen, el mensaje de paz y conciliación que se les ofrece. Entonces, Pablo lanza una larga descripción de la respuesta normal del mundo a este mensaje. 2 Corintios 6:4,5 dice:

4 pero en todo nos recomendamos a nosotros mismos como siervos de Dios, en mucha perseverancia, en aflicciones, en dificultades, en angustias, 5 en palizas, en encarcelamientos, en tumultos, en trabajos, en insomnio, en hambre,

Los versículos 4 y 5 le dicen a los embajadores qué es lo que pueden esperar soportar durante su misión. Pablo habló por experiencia personal. Continúa en 2 Corintios 6:6, que muestra cómo se espera que los embajadores de Cristo respondan sin ofender a su oposición.

6 en pureza, en conocimiento, en paciencia, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor genuino, 7 en la palabra de verdad, en el poder de Dios; por armas de justicia para la mano derecha y para la izquierda,

Pablo nos dirá más adelante en 2 Corintios 10:4 que "las armas de nuestra guerra no son de la carne, sino poderosas en Dios". Estas son las "armas de justicia" en el versículo 7 anterior. Normalmente, un escudo era llevado en la mano izquierda, y una espada en la derecha. Los embajadores de Cristo debían llevar "el escudo de la fe" (Efesios 6:16) y "la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios" (Efesios 6:17). Por lo tanto, las armas que se nos dan "para la mano derecha y para la izquierda" son la fe y la palabra de Dios (o "la palabra de verdad en el poder de Dios").

Pablo continúa en 2 Corintios 6:8,

8 en honra y en deshonra, en mala fama y en buena fama; considerados como engañadores y sin embargo veraces;

En otras palabras, la respuesta del mundo es mixta. Aquellos que rechazan el mensaje conciliatorio consideran a los embajadores de Cristo "como engañadores", difundiendo informes malvados contra ellos. Otros reciben la Palabra de Verdad y dan buenos informes se ellos. 2 Corintios 6:9 dice:

9 como desconocidos pero bien conocidos, como moribundos, pero he aquí, vivimos; como castigados [paideuo, "entrenados como niños; disciplinados, castigados"] pero no ejecutados,

El mundo generalmente no acepta las credenciales de los embajadores de Cristo; por lo tanto, son "desconocidos" o no reconocidos. Al mismo tiempo, son "bien conocidos" para Cristo mismo. Los embajadores mueren diariamente para sí mismos y para la carne, y sin embargo viven por el mismo poder de resurrección que resucitó a Jesús de entre los muertos.

Cuando los embajadores (hijos) de Cristo son enviados, Dios les da entrenamiento (disciplina) en el trabajo para madurarlos y moldearlos a la imagen de Cristo. Son entrenados, "pero no son ejecutados", porque ningún padre bueno castigaría excesivamente a su hijo. La referencia de Pablo al castigo o disciplina no se refería a la forma en que el mundo responde a los embajadores, ya que muchos de ellos habían sido ejecutados. En cambio, Pablo se estaba refiriendo a las disciplinas de Dios.

Pablo continúa en 2 Corintios 6:10,

10 entristecidos, pero siempre gozosos, como pobres, pero enriqueciendo a muchos, como si no tuviesen nada aunque poseen todas las cosas.

Así como se dijo que Jesús era "varón de dolores y experimentado en aflicción" (Isaías 53:3), así también lo son los hijos de Dios, que son llamados a participar en "la comunión de sus sufrimientos" (Filipenses 3:10).

Sin embargo, también hay muchas razones para regocijarse. Aunque no muchos hijos de Dios son ricos, dice Pablo, sin embargo, enriquecen a muchas personas en espíritu y en el conocimiento de la Palabra. Incluso si no tienen nada, sin embargo, poseen todas las cosas, porque son co-herederos con Cristo, a quien se le ha dado toda la Tierra.


El corazón de amor de Pablo
Mientras Pablo hablaba principalmente sobre la manera en que el mundo trataba a los embajadores de Cristo, también tenía en mente la forma de tratamiento que él mismo recibía a manos de unos pocos en la iglesia de Corinto. Por lo tanto, Pablo esperaba que estos creyentes no quisieran identificarse con el mundo, sino revestirse del amor de Cristo. 2 Corintios 6:11-13 dice:

11 Nuestra boca os ha hablado con toda franqueza, oh corintios, nuestro corazón se ha abierto de par en par. 12 no estáis restringidos por nosotros, sino que vosotros estáis restringidos [stenochoreo, "amontonar, calambres, confinar, restringir"] en vuestros propios afectos. 13 Ahora, en igual reciprocidad -os hablo como a los niños- vosotros también ensanchaos (en vuestro corazón).

Pablo les dice a los corintios que su corazón estaba abierto hacia ellos; es decir, que tenía un gran amor, afecto y preocupación por la iglesia. Pero los malos sentimientos hacia Pablo habían causado que algunos en la iglesia restringieran su amor y afecto por el apóstol. Por lo tanto, utilizando el idioma popular, habían cerrado sus corazones para él.

La tesis de Pablo fue: cambia tu actitud hacia mí; abre tu corazón hacia mí. Pablo estaba trabajando como embajador de Cristo. Estaba soportando mucha oposición del mundo, incluso hasta el punto de intentos de asesinato en su vida. La iglesia debería haber sido un lugar de refugio, pero en cambio, también se le oponían allí. ¡Qué desalentador!


Sin compañerismo con el mundo
Habiendo señalado que los creyentes deberían abrir sus corazones el uno al otro, Pablo luego contrasta con su relación con el mundo. 2 Corintios 6:14 dice:

14 No os unáis con los incrédulos; ¿porque qué compañerismo tienen la justicia y la anarquía [anomia], o qué compañerismo tiene la luz con la oscuridad?

Los creyentes están del lado de la "justicia", y el mundo está del lado de la "anarquía", es decir, rechazan la Ley de Dios como su estándar de justicia. Pablo entonces equipara la rectitud o justicia con la luz y la anarquía con la oscuridad.

Pablo continúa en 2 Corintios 6:15,

15 ¿O qué armonía tiene Cristo con Belial, o qué tiene un creyente en común con un incrédulo?

Belial era un término hebreo que significa "inútil, sin valor". Los hijos corruptos de Elí fueron llamados "hijos de Belial" (1 Samuel 2:12 KJV). Samuel los conocía bien, viéndolos a diario en la casa de Elí. Pablo dibuja un contraste entre Cristo y Belial y entre creyentes e incrédulos. Tal vez esto se ilustre mejor por el contraste entre Samuel y los hijos de Elí.


16 ¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios viviente; tal como Dios dijo, 17 "Habitaré en ellos, y caminaré entre ellos; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo".

Los templos en todas las ciudades sirven al mundo, pero los creyentes son templos de Dios. Pablo dice lo mismo en 1 Corintios 3:16 y en otros lugares. Esto había sido profetizado a menudo en el Antiguo Testamento, incluso antes de que se construyera el templo de Salomón. Pablo cita Levítico 26:12, que otorga la bendición de la obediencia a la Ley de Dios. El mundo no tiene ley, pero los creyentes, sobre cuyos corazones está escrita la Ley de Dios, disfrutan la promesa de Dios de que "habitaré en ellos". En otras palabras, tales personas son templos de Dios.

Pablo concluye en 2 Corintios 6:17,18,

17 Por lo tanto, "salid de en medio de ellos y separaos", dice el Señor. "Y no toquéis lo que es inmundo; y yo os recibiré. 18 Y os seré padre, y vosotros seréis para mí hijos e hijas", dice el Señor Todopoderoso.

Como no hay comunión espiritual entre creyentes e incrédulos, los dos grupos están separados. Adoran diferentes dioses en diferentes templos. Funcionan según diferentes estándares de rectitud. Los templos idolátricos son "inmundos", y los creyentes no deben tocar tales cosas.

La primera cita de Pablo es una combinación de Jeremías 51:45 e Isaías 52:11. Jeremías 51:45 dice:

45 Salid de en medio de ella, pueblo mío, y cada uno de vosotros salvaos del furor de la ira del Señor.

Fue un llamado a abandonar Babilonia en el contexto de la profecía del colapso de Babilonia. Isaías 52:11 dice:

11 Apartaos, apartaos, salid de allí, no toquéis nada inmundo; salid de en medio de ella, purificaos, vosotros que lleváis los vasos del Señor.

Este fue un llamado profético a dejar "Egipto", que era una metáfora de la esclavitud y el cautiverio. Tanto Babilonia como Egipto representan el mundo, su sistema de leyes, moralidad y forma de vida. La última cita de Pablo en el versículo 18 es de 2 Samuel 7:14,

14 'Yo seré padre para él y él será hijo para mí. Cuando cometa iniquidad, lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombres, 15 pero mi misericordia no se apartará de él, como la aparté de Saúl a quien quité de delante de ti.

Esta fue la Palabra del Señor dada por el profeta Natán al hijo de David, Salomón, y a la casa de David en general. Pablo la aplica a los creyentes en Cristo, el Hijo de David, porque aquellos que creen en Él son miembros de Su cuerpo. Dios es su Padre, y ellos son Sus hijos.


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario