TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS (algo más sobre el velo), Cap. 5 / 1, Dr. Stephen Jones






30 de abril de 2018



(Énfasis de mayúsculas, negrita y subrayado del traductor en todo el párrafo)

Habiendo establecido que hay cosas terrenales que son cosas tangibles y temporales y celestiales que son aionianas, envueltas en misterio, Pablo se mueve hacia una discusión de los dos tipos de cuerpos que tenemos.

Recordemos de algunos versículos anteriores en 2 Corintios 4:16 cómo Pablo escribió acerca del hombre exterior que está decayendo y el hombre interior que se renueva día a día. Pablo estaba haciendo una transición a un comentario sobre los dos tipos de cuerpo como se discutió en el capítulo 5. Él comienza en 2 Corintios 5:1,

1 Porque sabemos que si la tienda terrenal que es nuestra morada es derribada, tenemos un edificio de Dios, una casa no hecha con manos, eterna [aioniana] en los cielos.

Pablo se refiere a cada uno de estos cuerpos como una "tienda", una "morada" y un "edificio". Más tarde, llama a estos cuerpos "vestimenta". Independientemente del término específico usado, estas son todas metáforas que se aplican a la morada del hombre interior y exterior.

Pablo dice que "la morada terrenal" está siendo "derribada" porque es temporal o provisional. En otras palabras, el hombre exterior, que fue engendrado por nuestro padre terrenal con una semilla corruptible, es mortal. Con el tiempo envejece y eventualmente muere, porque esa fue la sentencia impuesta a Adán por el pecado original.

En contraste, también tenemos otro "edificio de Dios, una morada aionian no hecha con manos, en los cielos". Esta casa no está en la Tierra, todavía; está "en los cielos". Esta morada es inmortal y aioniana, que en este caso significa "oculta", ya que aioniano es el equivalente de la palabra hebrea olam, "escondida". Por lo tanto, la casa de nuestro hombre interior está escondida en los cielos.


Siendo revestidos
Pablo continúa en 2 Corintios 5:2-4, diciendo:

2 Porque ciertamente en esta morada gemimos, deseando ser revestidos con nuestra habitación del cielo; 3 por cuanto nosotros, habiéndonos revestido, no seremos hallados desnudos. 4 Porque en verdad, mientras estamos en esta tienda, gemimos, agobiados, porque no queremos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.

Pablo dice que en esta morada terrenal "gemimos" y estamos "abrumados", porque estamos divididos entre nuestro instinto de supervivencia y nuestro deseo de vestirnos con las vestiduras celestiales. En otras palabras, actualmente estamos vestidos con una vestidura carnal, pero nuestro deseo es vestirnos con las vestimentas que actualmente están escondidas en los cielos.

Nuestro deseo se basa en el conocimiento de que esas vestiduras celestiales nos darían la inmortalidad. Cuando finalmente recibimos esas vestiduras, entonces "lo que es mortal puede ser absorbido por la vida". El problema es que cuando fuimos engendrados por nuestro Padre celestial con simiente incorruptible e inmortal, el hombre de la nueva creación fue concebido, un hijo de Dios que es inmortal e incorruptible en sí mismo, pero continúa estando revestido de carne mortal y corruptible.

Ese hombre interior todavía está velado por la carne humana, como lo estableció Pablo en el capítulo 3. Ese velo de carne se va eliminando poco a poco a medida que morimos diariamente y según "somos afligidos en todo sentido" (2 Corintios 4:8). En otras palabras, a través de la aflicción y la muerte, estamos siendo desvestidos. El lado bueno de estar desvestido es que el velo del Antiguo Pacto se va eliminando, a medida que crecemos en la fe en las promesas de Dios. El inconveniente de ser desvestidos es que expone nuestra mortalidad y nuestro instinto de supervivencia, lo que nos causa estrés.

Entonces, si nos hemos identificado con este hombre de la nueva creación, estamos atrapados en una transición embrionaria entre la concepción y el nacimiento. De hecho, somos nuevas criaturas, engendradas por Dios, pero aún no hemos "nacido de nuevo". Pocos enseñan la distinción entre engendrar y dar a luz, por lo que no tienen forma de entender esta transición embrionaria experimentada por aquellos que son de la familia de fe.


La historia de Judá
Pablo luego introduce un pensamiento radical en 2 Corintios 5:5,

5 Ahora el que nos preparó para este propósito es Dios, quien nos dio el Espíritu como prenda [arrabón].

El Espíritu de Dios se nos ha dado "como una prenda". La KJV y otras traducciones usualmente traducen esto como "una fianza o pago a cuenta", lo que implica un pago inicial por algún tipo de compra. Pero esa traducción es un poco desviada. Pablo usa aquí la palabra hebrea arrabon, a pesar de que está escribiendo su carta en griego. Él hace esto para transmitir un significado específico de la Ley Divina; no quiere que esta verdad se pierda en la traducción al griego, por lo que enseñó a su audiencia griega esta palabra hebrea arrabon.

La historia del nacimiento de los hijos gemelos de Judá, Zera y Fares, en Génesis 38 usa la palabra hebrea arrabon dos veces. Es nuestra mejor ilustración del significado de esta palabra. En la historia, se nos dice que Judá se casó con una mujer cananea llamada Súa (Génesis 38:2), que le dio tres hijos: Er, Onán y Sela. Cuando el hijo mayor creció, él encontró una esposa para él, y su nombre era Tamar. Génesis 38:7 dice:

7 Pero Er, el primogénito de Judá, era malo a los ojos de Yahweh, así que Yahweh le quitó la vida.

Como Er no tenía hijos, la Ley decía que el próximo hijo mayor, Onán, debía tomarla y tener hijos con ella. De esta manera, el hijo mayor sería el heredero de la herencia de Er. Ese hijo sería hijo biológico de Onán, pero hijo legal de Er. Entonces Génesis 38:8 dice:

8 Entonces Judá dijo a Onán: Ve a la mujer de tu hermano, y cumple tu deber como cuñado de ella, y levanta descendencia a tu hermano.

Es de interés notar que esto tuvo lugar mucho antes del tiempo de Moisés, quien legisló esta ley en Deuteronomio 25:5-10, y sin embargo, Judá también conocía esta ley. En otras palabras, esta ley precedió al tiempo de Moisés. De hecho, es una Ley de Filiación que tiene aplicación en un entorno de Nuevo Pacto. Jesús murió sin hijos, y Hebreos 2:11 dice que "no se avergüenza de llamarlos [a nosotros] hermanos".

Jesús fue engendrado por Dios a través del Espíritu Santo (Mateo 1:18), y nosotros también hemos sido engendrados por el mismo Padre. Por lo tanto, como hermanos más jóvenes de Jesús, tenemos la responsabilidad de levantar descendencia a nuestro hermano mayor a fin de edificar Su casa (Deuteronomio 25:9).

Pero volviendo a la historia de Judá y sus hijos, Onán fingió cumplir con esta Ley de Filiación, pero "desperdició su simiente en la tierra para no dar descendencia a su hermano" (Génesis 38:9). Entonces dice en Génesis 38:10 que Dios también le quitó la vida.

La responsabilidad de levantar un heredero (hijo) para Er cayó sobre el hijo menor de Judá, Sela. Pero él era demasiado joven para casarse. Entonces Judá le dijo a Tamar que esperara unos años hasta que Sela fuera lo suficientemente mayor como para casarse con ella. Mientras tanto, sin embargo, Judá comenzó a ponderar la situación, y aparentemente dudaba del carácter de Sela. No queriendo perder al último de sus hijos, silenciosamente retrasó la entrega de Tamar a Sela.

Luego Tamar, a su propia manera carnal, tomó medidas para corregir este problema. Ella se cubrió con un velo y fingió ser una prostituta, sentada junto a la carretera en un lugar donde sabía que Judá pronto pasaría cuando llegara a casa por la tarde después de esquilar ovejas todo el día. Su plan funcionó, porque Judá fue tentado a tener relaciones con esta mujer sin darse cuenta de quién era. Estaba velada, e incluso cuando se descubrió, estaba demasiado oscuro para que él la reconociera. Génesis 38:15 dice:

15 Cuando Judá la vio, pensó que ella era una ramera, porque se había cubierto la cara.

En una nota lateral, vemos que en esos días las rameras velaban sus caras. Debido a que Tamar había velado su rostro, Judá pensó que ella era una ramera. En vista de nuestro estudio anterior sobre cómo los velos representan el Antiguo Pacto, podemos ver que aquellos con una perspectiva del Antiguo Pacto son rameras espirituales y no pueden producir a los hijos de Dios para que hereden el Reino. Pablo dice en Gálatas 4 que los hijos verdaderos vienen a través de Sara, el Nuevo Pacto, no de Agar, el Antiguo Pacto.

Génesis 38 muestra que tener un velo del Antiguo Pacto sobre la cara de uno crea una relación de prostitución, no un matrimonio verdadero que pueda generar un heredero/hijoPor esta razón, las mujeres no deben usar velos, SIEMPRE Y CUANDO TENGAN UNA RELACIÓN DEL NUEVO PACTO CON DIOS. Mientras que las culturas del Antiguo Pacto acusarían a una mujer desvelada de prostitución, la cultura del Nuevo Pacto reconocería a una mujer velada como la verdadera ramera. Mientras que las culturas del Antiguo Pacto acusarían a una mujer desvelada de prostitución, la cultura del Nuevo Pacto reconocería a una mujer velada como la verdadera ramera. Entonces Judá reconoció a Tamar como una ramera, porque estaba velada.

Cuando llegó el momento de pagar a Tamar por sus servicios, Judá no tenía dinero con él, porque no estaba preparado. Génesis 38:16,17,18 dice:

16 ... Y ella dijo: "¿Qué me darás, para que entres a mí?" 17 Él dijo, "Te enviaré un cabrito del rebaño". Ella dijo, además, "¿Darás una prenda [arrabon] hasta que lo envíes?" 18 Y él dijo: "¿Qué prenda [arrabón] te daré? Y ella dijo: "Tu sello y tu cordón, y tu báculo que está en tu mano". Entonces él se los dio; y entró a ella, y ella concibió por él.

Es obvio que la promesa (o anticipo o garantía o prenda) de Judá no fue seria; es decir, no fue un pago parcial de su deuda. Era una prenda que sería redimida más tarde cuando él le diera un cabrito del rebaño para pagar su deuda. El compromiso era una garantía por su deuda. Judá nunca tuvo la intención de que Tamar guardara la prenda como un pago parcial por sus servicios.

Por lo tanto, cuando Pablo utiliza el término arrabon, la NASB está correcta en la traducción como una prenda en lugar de una fianza (anticipo o pago a cuenta). Las implicaciones de esto en 2 Corintios 5 son enormemente importantes. Cuando entendemos que el Espíritu Santo nos fue dado como una prenda por una deuda, en lugar de un pago inicial (pago parcial, anticipo) de una deuda, obtenemos una visión completamente nueva del Plan Divino.

Explicaremos esto la próxima vez.

Mientras tanto, solo para atar los cabos sueltos en la historia de Judá, debemos decir que Tamar concibió gemelos como resultado de su relación con Judá. Cuando nacieron los gemelos, se llamaron Zera y Fares/Pérez (Génesis 38:28-30).

Aunque Fares se convirtió en el heredero de los bienes (y el llamado) de Judá, la brecha espiritual causada por las circunstancias de su nacimiento demoró el llamado de Judá por diez generaciones (Deuteronomio 23:2). David fue la décima generación de Fares; por lo tanto, fue ungido rey de Israel, y él fue el primero en ejercer el Mandato del Dominio, que Jacob le había dado a Judá en Génesis 49:10 y 1 Crónicas 5:2.


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario