TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE JUAN, Cap. 5 / 4: Los demás testigos. Él nos oye, Dr. Stephen Jones





14 de marzo de 2018



A los tres testigos que testifican que Jesús es el Hijo de Dios se les unen los doce discípulos y una multitud de testigos mientras el Espíritu Santo habla y enseña la verdad a los demás. Juan 15:26,27 dice,

26 Cuando venga el Consolador, a quien os enviaré del Padre, que es el Espíritu de verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí, 27 y vosotros seréis testigos también, porque habéis estado conmigo desde el principio.

El propósito del Espíritu Santo es conceder a todos la misma revelación que recibió Pedro cuando confesó en Mateo 16:16: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente". Tal respuesta a la revelación del Espíritu es evidencia de fe 1 Juan 5:13 dice:

13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna [aioniana, durante la Edad].

Juan habla aquí "en el nombre del Hijo de Dios", actuando como Su portavoz, para asegurar a todos los que tienen esta fe que su fe no es en vano. ¿Por qué tendría que dar tal seguridad a sus lectores? No era que ellos dudaran de que Jesús es el Hijo de Dios; era porque muchos dudaban de ellos mismos.


Duda y confianza
¿Por qué dudarían? La razón más importante es que los creyentes honestos ven sus propias imperfecciones y muchos se apresuran a señalar estas imperfecciones. Los líderes de la Iglesia a menudo no enseñan a la gente que solo el viejo hombre es imperfecto; el hombre nuevo no puede pecar porque ha sido engendrado por Dios (1 Juan 3:9). No conocer los principios básicos de la Filiación o de los dos "yoes" (como diría Pablo), hace que los creyentes genuinos piensen que su fe es probada por la perfección del viejo hombre. Por lo tanto, la gente mide su fe de acuerdo con su éxito en reformar al viejo hombre y en obligar a la carne a ser buena. Ciertamente debemos disciplinar al viejo hombre y restringir sus tendencias carnales; pero debemos hacerlo de la manera correcta. Cuando cambiamos de identidad y ya no nos consideramos viejos sino nuevos, vivimos de acuerdo con el nuevo hombre. Tu viejo hombre debe ser disciplinado continuamente, pero ya no eres tú. Si pecas, no eres tú quien peca, sino el viejo hombre carnal que se niega a actuar de acuerdo con tu voluntad. Por lo tanto, Pablo dice en Romanos 7:20 y 22,

20 Pero si hago lo que no deseo, ya no soy el que lo hace, sino el pecado que mora en mí … 22 Porque con gozo concuerdo con la ley de Dios en el hombre interior.

Pablo era hombre como nosotros, y confesó tener una guerra interna entre los dos "yoes". Pero no permitió que las imperfecciones del viejo hombre lo hicieran dudar de quién era. Él no era el viejo hombre; era el hombre nuevo, porque había cambiado su identidad de carne a espíritu. Por lo tanto, él podía concluir en Romanos 8:1,2,

1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús. 2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús nos liberó de la ley del pecado y la muerte.

En vista de la lucha de Pablo, esta es una asombrosa muestra de confianza, posible solo por una clara comprensión de quién era en Cristo. Pablo recibió el Espíritu Santo a manos de Ananías (Hechos 9:17). Cuando Jesús se reveló a Pablo (o a Saulo) en el camino a Damasco, se sorprendió al descubrir que Jesús era en verdad el Hijo de Dios. El Espíritu Santo dio testimonio de esa verdad a su propio espíritu y engendró a Cristo en él. Entonces Pablo dijo en Romanos 8:16:

16 El Espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.

Este es el mismo testimonio del Espíritu que Juan mencionó en su carta. El testimonio del Espíritu de que Jesús es el Hijo de Dios produce una respuesta en nuestro propio espíritu, para que podamos dar testimonio de la misma verdad. Por lo tanto, vemos las palabras de Jesús cumplidas, diciendo: "También darás testimonio" (Juan 15:27). De hecho, Dios le dijo a Ananías, "él [Saulo / Pablo] es mi instrumento escogido, para llevar mi nombre delante de los gentiles [etnos, "naciones"] y reyes y los hijos de Israel" (Hechos 9:15).

Este es el mismo tipo de confianza que la carta de Juan trataba de impartir. Su carta fue escrita, no para establecer un estándar imposible que pueda traer dudas a otros creyentes, sino para eliminar dudas e inspirar confianza en su nueva identidad como hijos de Dios.

Desafortunadamente, muchos han malentendido las palabras de Juan, especialmente 1 Juan 3:9, enseñando que si un creyente es imperfecto, entonces él no es verdaderamente un hijo de Dios. Tal enseñanza trae miedo y terror, no fe y confianza.

Lo sé, porque tuve que lidiar con esa enseñanza basada en el miedo a una edad temprana. Pero gracias a Dios, Él me reveló Su verdad poco a poco para que yo pudiera vencer esa enseñanza de la iglesia. La revelación fue progresiva durante un período de décadas, porque para comprenderla completamente, uno debe conocer muchas verdades relacionadas. Solo hay una Verdad: Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente, pero está vinculada a muchas verdades: la fe y las obras, el engendramiento y el nacimiento, la identidad del hombre viejo y nuevo, la violación o concordancia con la Ley, el Viejo y el Nuevo Pacto, etc.

A medida que comenzamos a entender cómo todas estas verdades encajan en una sola verdad, obtenemos confianza y claridad en nuestra visión del Reino que tenemos delante.


Él nos oye


14 Y esta es la confianza que tenemos ante Él, que si pedimos algo según su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que Él nos oye en lo que sea que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho.

Hay confianza en saber. Juan escribió esta carta para que supiéramos. Ese conocimiento nos da seguridad y confianza. El resultado de esta "confianza" es que sabemos que "Él nos oye" cuando oramos. Muchas oraciones son sin mucha confianza, lo que generalmente es causado por la falta de oír. La gente ora pero no escucha la respuesta de Dios, y entonces oran por lo mismo una y otra vez:

"Padre, te pido que bendigas a Sally".
"Estoy feliz de hacerlo; tu oración está garantizada".
"Padre, por favor bendice a Sally".
"Sí, haré lo que me pediste".
"Padre, por favor, por favor, bendice a Sally".
"Te escuché la primera vez".
"Padre, por favor, por favor, bendice a Sally".
"¿No oíste lo que dije? Por favor deja de fastidiarme".

He aprendido que la oración no se trata simplemente de que hablemos con Dios. También se trata de escuchar a Dios hablarnos. La oración es una conversación bidireccional, algo que descubrí en 1982. La oración es a menudo una cuestión de comunión con Dios, pero también cuando tenemos necesidades, es importante mantener una conversación bidireccional con Dios. No deberíamos dudar en presentarle nuestras necesidades, pero también deberíamos discutirlas con Él para que conozcamos Su mente con respecto a la situación. Santiago 4: 3 dice:

3 Pedís y no recibís, porque pedís con motivos equivocados, para poder gastarlo en vuestros placeres.

Por lo tanto, Santiago está de acuerdo con Juan en que debemos pedir según Su voluntad y no según la nuestra. Sólo cuando conocemos Su mente y Su voluntad podemos hacer nuestras peticiones con confianza y también con fe. Cuando venimos por primera vez a Dios en oración, no siempre conocemos Su voluntad. La oración (compañerismo con Dios) nos da la oportunidad de conocer Su voluntad, para que podamos orar con confianza. Entonces nuestra oración se hace por medio de la fe, que viene al escuchar lo que Él tiene que decir al respecto.

Cuando Él revela Su voluntad, podemos orar con confianza, sabiendo que estamos pidiendo "según Su voluntad". Estoy convencido de que cada oración que se ora de acuerdo con Su voluntad se concede, porque ese es el privilegio de los hijos de Dios. Dios no responde necesariamente de la manera y en el tiempo que deseamos, por supuesto. Dios a menudo no nos revela tales cosas, y esto puede sacudir nuestra confianza; pero si dejamos que Dios sea Dios y no tratamos de restringirlo para que se ajuste a nuestra propia voluntad, podemos permanecer en paz mientras permanecemos (esperamos) en Él.

Algunos tratan a Dios como un adversario. Para ellos, la oración es una batalla de voluntades, e intentan dominar a Dios para obligarlo a aceptar sus peticiones. Otros intentan convencer a Dios de la rectitud de sus peticiones para cambiar Su forma de pensar. Hay muchos motivos equivocados en la oración, porque no todos los creyentes buscan estar de acuerdo con Dios; en cambio, quieren que Dios esté de acuerdo con ellos en su perspectiva limitada.

Pero la Filiación se trata de hacer las obras de nuestro Padre, imitándolo y pensando como Él. Si queremos ser conformados a la imagen de Cristo, somos nosotros los que debemos cambiar, no Él; somos nosotros los que debemos alterar nuestro pensamiento, no Él. Entonces, en la oración buscamos Su voluntad para que podamos orar de acuerdo a Su voluntad. Incluso Jesús mismo oró, "no se haga mi voluntad, sino la tuya" (Lucas 22:42).

En mi experiencia después de 1982, descubrí que cuando reuníamos a un grupo para orar, podíamos dedicar algunas horas a buscar Su voluntad para saber sobre qué debíamos orar en ese momento. Luego, cada persona recibía una pieza del rompecabezas mientras orábamos y luego discutíamos las cosas. En algún momento, se mostraba la última pieza del rompecabezas y la revelación era completada. Luego presentábamos nuestra petición, sabiendo con confianza que esa era la voluntad de Dios. La reunión de oración podía tomar horas; pero la petición en sí tomaba solo un momento. En el proceso éramos entrenados a escuchar, y aprendíamos que Dios solo da revelación parcial a cada persona, para que aprendiéramos a funcionar como un cuerpo.

En cuanto a mí, también aprendí un principio importante de liderazgo. El liderazgo no se trata de decirles a los demás qué hacer o cómo pensar; se trata de respetar la voz de Dios en los demás y dar a todos (si es posible) la oportunidad de compartir la porción de la Palabra que Dios les ha dado, para que los demás puedan discernir (o "juzgar") su origen (1 Corintios 14:29 KJV) en un seguro ambiente de amor.



Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario