TRADUCTOR-TRANSLATE

MADURANDO EN AMOR [Primera Corintios 13 (20)], Dr. Stephen Jones



08/08/2017



Pablo dice en 1 Corintios 13:11,

11 Cuando era niño, solía hablar como un niño, pensar como un niño, razonar como un niño; cuando me hice hombre, acabé con las cosas infantiles.

Habiendo acabado de hablar de "las cosas parciales" que llegan a su fin cuando "llega el perfecto", Pablo entonces implica que esto es una cuestión de crecer hasta la madurez. La manera en que los niños hablan, piensan y razonan es desde el punto de vista del entendimiento parcial. Todo el mundo tiene que empezar en alguna parte, y nadie empieza con pleno conocimiento o en una posición de madurez.


Madurez espiritual
Así como esperamos que los niños cometan errores, también Dios nos permite cometer errores mientras estamos en el proceso de crecer espiritualmente. Los bebés no son disciplinados, pero se espera más de nosotros cuando comenzamos a crecer hasta la madurez. Jesús dijo en Lucas 12:48,

48 Y de todo aquel a quien se ha dado mucho, mucho se le exigirá; y a quienes confiaron mucho, de ellos pedirán más.

Algunos, sin embargo, prefiere permanecer como niños para siempre. Historias como Peter Pan romantizan esto. La Iglesia misma, no entiende las leyes alimentarias de la Biblia, tiende a alimentar a los creyentes de manera que les impide madurar. La Ley espiritual de Levítico 11:21-23 nos enseña que los insectos que saltan más alto (como langostas y saltamontes) son limpios, mientras que los que siguen arrastrándose para siempre son inmundos (como las hormigas y los bebés espirituales). Comer un saltamontes proporciona muy poca comida, pero está limpio porque nos enseña a saltar más alto. Gran parte de la enseñanza de la Iglesia, sin embargo, está diseñada para hacer que el pueblo dependa de la Iglesia, como los bebés de sus madres.


Los oráculos de Dios
En Hebreos 5:12-14 el autor (Pablo, yo creo), expresa el problema de la Iglesia de esta manera:

12 Pues aunque ahora debéis ser maestros, necesitáis de nuevo que alguien os enseñe los principios elementales de los oráculos (rudimentos) de Dios, y habéis llegado a necesitar leche y no comida sólida. 13 Porque todo aquel que toma sólo leche, no está acostumbrado a la palabra de justicia, porque es un niño. 14 Pero el alimento sólido es para los maduros, que por la práctica tienen sus sentidos entrenados para discernir el bien y el mal.

La leche de la Palabra es aquí equiparada a "los principios elementales de los oráculos de Dios". ¿Qué son esos oráculos (rudimentos)? Hechos 7:38 dice,

38 Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación [ekklesia, "iglesia"] en el desierto junto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y que estaba con nuestros padres; y recibió los oráculos de vida para transmitirnos.

Los "oráculos de vida" dados en el Sinaí eran la Ley. De nuevo, Pablo dice en Romanos 3:2 que la ventaja de ser judío era:

2 Grande en todos los aspectos. En primer lugar, que se les encomendaron los oráculos de Dios.

En otras palabras, eran los custodios de la Ley de Dios, dada en el Monte Sinaí. La mayoría de la gente en la Tierra no tenía tal ventaja.

Así vemos que "los oráculos de Dios" son las Leyes de Dios. Por lo tanto, Hebreos 5:12-14 se queja de que muchos creyentes eran espiritualmente inmaduros.


La dieta de leche
Como bebés, muchos, incluso en la Iglesia del primer siglo, necesitaban leche. En otras palabras, ellos necesitaban que se les enseñara la Ley, los oráculos de Dios. Este problema ha persistido hasta nuestros días, porque incluso ahora hay muchos creyentes que nunca han sido enseñados en las Leyes de Dios. ¿Por qué? Primero, porque han redefinido la "leche" para que signifique otras cosas.

Hay muchas enseñanzas de "leche" que son absolutamente necesarias. Pablo enumera las principales en Hebreos 6:1,2. Enumera el arrepentimiento, la fe, los bautismos, la imposición de manos, la resurrección y el juicio aionian. Cuando éstos se enseñan aparte del fundamento de los oráculos de Dios, la Iglesia tiende a recibir una perspectiva infantil de estas cosas, que es parcial. Para crecer, la gente debe re-aprender los oráculos de Dios con un entendimiento maduro (adulto).

Por ejemplo, muchas iglesias enseñan el arrepentimiento, e instan a la gente a dejar de pecar, pero no les dicen que "el pecado es iniquidad (infracción de la Ley)" (1 Juan 3:4). Pablo dice en Romanos 7:7, "Yo no hubiera sabido acerca de la codicia si la Ley no hubiera dicho: 'No codiciarás' ". El pecado es pecado porque la Ley lo dice, "porque sin la Ley, el pecado está muerto" (Romanos 7:8).

Por lo tanto, el arrepentimiento se enseña de una manera parcial, y por lo general se mezcla con las tradiciones de los hombres, que han sustituido a la Ley de Dios. Se les enseña a los pecadores a arrepentirse del robo, el asesinato y la fornicación, pero a éstos se añaden restricciones a los códigos de vestimenta, longitud del pelo, lápiz labial, joyería, fumar, beber y una serie de otras restricciones religiosas que no se encuentran en la Ley de Dios.

Por esta razón, Pablo dice que algunos creyentes de muchos años aún necesitaban regresar a las enseñanzas fundacionales de la Ley, es decir, la leche de la palabra. No se les había enseñado correctamente la Ley, por lo que su entendimiento del Nuevo Testamento era parcial, como sucede con los niños. ¡Hoy en día el problema es mucho peor, porque muchas iglesias enseñan que la Ley ha sido abolida por completo, y por lo tanto, evitan cualquier estudio de la Ley por temor a caer de la gracia! Es un problema enorme.


¿Qué es una dieta de carne?
Pablo no define claramente la "carne" en sus escritos. Debemos definirla principalmente contrastándola con la "leche". Sin embargo, si nos fijamos en el espíritu general de los escritos de Pablo, sabiendo que estaba tratando de alimentar a la gente con la carne de la Palabra, podemos obtener un cierto entendimiento de "carne". En primer lugar, los ejemplos de "leche" de Hebreos 6:1,2 pueden ser eliminados de nuestra definición de "carne", aunque la mayoría de la gente tiende a pensar en esas cosas como "carne".

La leche se da a los bebés, y los bebés la beben sin dudar. La carne, sin embargo, es para aquellos a quienes se les enseña a pensar por sí mismos. Llegar a la madurez es una cuestión de asumir más y más responsabilidad por la propia vida, en oposición a depender de la Iglesia y de sus maestros. En otras palabras, pasan de ser alimentados a ser capaces de alimentar a otros que aún están creciendo.

El alimento de carne es la capacidad de aplicar los principios básicos de la Ley a la vida real. Los que comen carne son aquellos que son capaces de comprender conceptos tales como la guerra espiritual, que tiene mucho que ver con el uso de la autoridad espiritual de manera legal para establecer el gobierno del Reino en la Tierra. La carne también implica una mayor revelación de la Palabra, sabiendo cómo y cuándo aplicarla con autoridad.

Una persona debe primero tener un asimiento o comprensión de la Palabra misma antes de que él o ella tenga la capacidad de aplicarla en el mundo real. Cada nueva aplicación enseña a una persona algo nuevo o único. Eso es carne. Pero no se pueden aplicar Leyes que uno todavía no conoce. Primero debemos aprender los oráculos de Dios (leche) para que podamos entender cómo aplicarlos en la obra del Reino.

A medida que aprendemos y crecemos, encontramos que ya no pensamos y actuamos como lo hacíamos hace unos pocos años. Este crecimiento constante viene de la experiencia, que a su vez viene de aprender a aplicar las Leyes del Reino de formas que nos eran desconocidas en años anteriores. Sólo entonces podemos decir con el apóstol: "Cuando me hice hombre, dejé las cosas infantiles".


La naturaleza siempre expansiva del amor
El amor es vivo; por lo tanto, crece y se expande constantemente. A menudo he enseñado que nuestro nivel de madurez puede ser medido por nuestra capacidad de amar. El tipo de amor más inmaduro es el eros, que (en el mejor de los casos) es la atracción física. Esto puede ser bueno o malo, dependiendo de cómo lo tratemos. Si permanece en ese nivel bajo, la relación nunca saldrá realmente del suelo. Debe crecer a phileo, y de allí madurar y alcanzar la perfección a ágape, el amor de Dios.

Sin embargo, incluso el amor ágape continúa expandiéndose en nuevas formas, mientras no alcancemos la imagen completa de Cristo. El amor de Dios ya es perfecto, por lo que no puede expandirse dentro de Su propio carácter. Por esta razón, Dios busca nuevos objetos de amor y nuevas formas de expresarlo. En otras palabras, Dios nos ha creado para duplicar el patrón su naturaleza amorosa y por lo tanto multiplicar Su amor en el universo.


El amor nunca falla. Por lo tanto, Su plan de amor tendrá éxito en cada forma concebible.

Etiquetas: Teaching Series
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario