TRADUCTOR-TRANSLATE

Cap. 6 - LOS LADRONES (Las Lágrimas de mi Padre), Dr. Stephen Jones




"Shalom", dije a los siete hombres. -"¿Cómo podemos servirles?"

Los hombres se rieron. "Queremos pedir prestado sus caballos, ya que tenemos un largo camino por recorrer", dijo el líder.

-"Si quieres montar estos caballos, deben elegirte" -dije. "Si no te eligen, será imposible montarlos".

"Soy un jinete experto", dijo el líder. "Estos caballos considerarán un privilegio ser montados por mí y mis hombres".

Los hombres estaban armados con espadas, y obviamente pretendían robar los caballos. -Bueno, si eres tan hábil, mereces intentarlo -dije-. Séfora y yo desmontamos, y pusimos a Samuel en el suelo. Nos hicimos a un lado mientras los hombres llevaban a los caballos bajo custodia. Les echaron cuerdas alrededor del cuello, pero no tenían bridas. Entonces el líder levantó su pierna y montó a Pegaso, mientras que su segundo en mando montó a Pléyades.

Inmediatamente, ambos hombres se encontraron volando hacia atrás, golpeando la carretera con fuertes golpes.

"Te lo advertí", dije medio disculpándome. "-No son caballos corrientes. Permiten solamente jinetes con corazones puros. Vuestros corazones no son puros delante de Dios. Tal vez deberíais orar y ayunar durante algún tiempo y purificaros en el Tabernáculo".

La vergüenza de los hombres se convirtió en ira. El jefe sacó su espada con un gesto amenazador. "¡Si estos caballos no nos dejan montar, entonces no nos serán de ninguna utilidad, ni vivirán otro día!"

Pero su amenaza fue cortada por un fuerte rugido detrás de él, mientras dos leones saltaban de detrás de los árboles cerca de la carretera. Los ladrones dejaron caer sus espadas aterrorizados y corrieron por el camino temerosos por sus vidas. El líder, sin embargo, permanecía petrificado en medio del camino, como si sus piernas estuvieran congeladas y supiera que éste era su último momento de vida.

Los leones se acercaron a él y luego se detuvieron frente a él, mirándolo fijamente. Mientras tanto, nosotros y nuestros caballos nos quedamos quietos. Aunque Samuel nos miró con los ojos muy abiertos, sonreíamos, porque reconocíamos a nuestros leones amigos, nuestros guardianes- de nuestro viaje anterior a Timnat.

-"Creo que estos leones le están diciendo que arreglen sus maneras" -le dije al petrificado ladrón. "Parecen hambrientos, pero tal vez no quieren comer carne sucia. Parecen vacilantes de probar su pierna. Deberías limpiarte para que seas apto para el consumo".

El ladrón estaba mudo de miedo, pero Séfora se acercó a ellos y se paró entre los leones. Luego puso un brazo alrededor de cada uno de ellos y dijo, "¿Cómo estáis, mis queridos amigos? ¡Qué bueno veros de nuevo!

Ahora el ladrón estaba sorprendido y en shock. -"¿Son tus leones?" -preguntó tartamudeando.

"No, por supuesto que no", respondió Séfora rápidamente. "Estos son leones de Dios. ¡Son sólo mis amigos! Dios los ha enviado para protegernos y mostrar a los pecadores el camino para obtener la vida. ¿Te han enseñado el camino? ¿Te han revelado el secreto de la vida?"

"Supongo que el secreto de la vida es arrepentirme de mis malos caminos", tartamudeó el ladrón. Su rostro estaba lleno de mandamientos rotos.

"¡Maravilloso!", contestó Séfora. "Ustedes han recibido una poderosa revelación de Dios a través de Sus leones. Es un buen comienzo. Pero su confesión de fe viene debida al temor, no al amor, por lo que necesitarán revelación posterior para que su relación con Dios pueda llegar a la plena madurez".

-"Si me salvan de los leones" -dijo con temor aún en su voz-, prometo servir a Dios por el resto de mi vida.

-"Está coaccionado por el miedo" -le dije, estudiando su rostro-. "Su fe recién encontrada será probada para ver si es verdadera fe o mera persuasión. Cuando ya no esté en peligro de perder su vida, entonces los hombres sabrán la calidad de su fe. Aun así, usted ha tenido un buen comienzo. Es probable que no se olvide de esta experiencia. Ahora vaya y encuentre a sus compañeros ladrones y diles qué grandes cosas Dios ha hecho por ti. Luego vayan a Silo y ofrezcan un sacrificio al Dios que los ha salvado. Recuerde que la verdad que no se sigue es sólo una verdad a medias".

El ladrón retrocedió lentamente, medio esperando que los leones saltaran sobre él tan pronto como se moviera. Pero los leones se mantuvieron en calma y, por así decirlo, tomando valor se volvió y corrió por el camino en dirección a la huida de sus amigos. Entonces me uní a Séfora abrazando a los leones, mientras Samuel miraba con asombro.

Entonces el león dio dos pasos hacia Samuel y dijo con su voz profunda: "Shalom, hijo mío. Yo soy el león de Judá. El Dios de Israel te envía un mensaje de esperanza y alegría. El Espíritu de Yahweh está sobre ti para dar testimonio de la verdad, para derrocar a los reyes de este mundo y para coronar al Mesías Rey de Israel. Tú has sido redimido para este propósito. Cuando Yahweh te hable, no caiga en tierra ninguna de Sus palabras. 44 Guarda un registro de todo lo que Él te diga, y escribe una historia precisa de las fallas de Israel mientras son gobernados por jueces. 45 De esta manera, las generaciones futuras sabrán la falacia de hacer lo que es correcto a sus propios ojos y de adoptar a los dioses de las naciones que los rodean.

-Pero -dijo Samuel pensativo-, nadie me creerá si escribo sobre leones y caballos que hablan.

-No necesitas escribir toda la verdad -dijo el león-, pero lo que escribas debe ser la pura verdad. Hay algunas cosas que deben ser reveladas solamente en parábolas, y algunas cosas no deben ser reveladas en absoluto, hasta que los corazones de los hombres estén listos para oír. La verdad antes de su tiempo es locura para los hombres. Es suficiente que los hombres sepan que Dios se ha revelado a vosotros, y los que perciban esto vendrán a ti para guía. Ellos respetarán tu conocimiento de Dios, aunque no sepan cómo recibiste este conocimiento".

"Pensaré en tus palabras y haré como el Espíritu me guíe", dijo Samuel seriamente.
-"Eso es todo lo que puedo pedirte" -dijo el león alegremente-. "Recuerda que el amor siempre encuentra una manera de descubrir la verdad en el momento adecuado. Pero nuestra tarea aquí está ahora hecha, y debemos partir una vez más".

-"¿Todavía tienes hijos?" -preguntó Séfora a la leona.

"Recientemente he concebido", respondió. "Tardará 120 días desde la concepción para finalizar el tiempo hasta el parto completo".

Tomando la cabeza peluda de la leona en sus manos, Séfora dijo: "Te bendigo a ti y a tu descendencia. Tal vez uno de esta camada reciba esa misión especial".

-"Gracias" -respondió ella. "Creo que el especial estará en esta camada. Sinceramente lo siento en mi corazón".

Después de nuestra despedida, continuamos nuestro viaje por el camino. Samuel cabalgó en silencio, reflexionando sobre todo lo que había visto aquel día. Nunca había visto a un niño de cinco años con un intelecto y un entendimiento tan grandes. Pero pronto rompí el silencio. -"¿Cómo se llama tu madre?" -pregunté.

"Ana", respondió.

-"Ese es un buen nombre" -dije-. -"¿Por qué la llamaron así?"

"Se refiere al favor y la gracia de Dios", dijo. "Mi abuelo sabía que ella era bendecida. Pero más tarde, cuando ella fue incapaz de tener hijos, apeló a Dios por la promesa en su nombre. Dios la miró con benevolencia, y así nací".

"Eso es maravilloso", dije. -"¿Tu madre tuvo más hijos?"

-"Sí" -dijo Samuel. "Un año después de mi nacimiento, tuvo otro hijo, mi hermano Coat".

"No hay duda de que pronto tendrás más hermanos y hermanas", le dije. "En mi país cantamos una canción sobre la gracia, en honor de la gracia mostrada a tu madre".

-"¿De verdad?" -preguntó Samuel con sorpresa. -"¿La gente de tu país sabe de mi madre?"

"Sí, la conocen", dije con confianza. "El nombre del canto es Amazing Grace". Fue escrito por un capitán de barco de esclavos que se arrepintió y fue perdonado por la gracia de Dios. Él era un esclavo del pecado hasta que Dios lo redimió de la esclavitud".

-"¿Como yo?" -preguntó Samuel.

-"Como tú" -dije-.

"Enséñame la canción", imploró. -"Por favor, enséñamela".

-"Bueno, mi voz no es muy buena, pero mi esposa puede cantarla para ti" -dije-.

"¿Es como la hermana de Moisés?", preguntó. "¡Ella también cantó una canción!"

-"Sí, es como Miriam" -dije-.

Mientras recorríamos el camino, Séfora cantó los seis versos de Amazing Grace. Sippore la acompañó. Al final de la canción, Samuel había aprendido la melodía y estaba cautivado con la letra también.

Gracia asombrosa, qué dulce es el sonido,
Que salvó a un desgraciado como yo;
Una vez estaba perdido, pero ahora fui encontrado,
Era ciego, pero ahora veo.
Fue Gracia que enseñó
mi corazón a temer.
Y Gracia, mis miedos alivió.
Cuan preciosa fue esa Gracia que apareció
la hora en que creí por primera vez.
A través de muchos peligros, trabajos y trampas
ya hemos llegado.
Fue Gracia que nos trajo a salvo hasta el momento,
y Gracia nos llevará a casa.
El Señor me ha prometido el bien;
Su palabra mi esperanza asegura.
El será mi escudo y porción
mientras dure la vida.
Cuando hayamos estado aquí diez mil años,
brillando como el sol.
No tendremos menos días para cantar la alabanza
de Dios que cuando comenzamos.
Gracia asombrosa, qué dulce es el sonido,
Que salvó a un desgraciado como yo;
Una vez estaba perdido, pero ahora fui encontrado,
Era ciego, pero ahora veo.

"Tu madre", le dije a Samuel, "te ha enseñado a temer al Señor y luego a amarlo. Fue la gracia de Dios la que te trajo a salvo hasta ahora, y Su gracia ahora te lleva a casa. Dios te ha prometido el bien y ha asegurado tu esperanza con Su palabra. Él continuará protegiéndote y proveyendo para ti mientras vivas. Algún día, cuando tu rostro brille como el rostro de Moisés durante diez mil años, no tendrás menos tiempo para cantar la alabanza de Dios. Tú ha sido bendecido por la gracia, porque la mayoría de la gente permanece ciega a esta revelación, pero ahora tú ves".

Cuando el sol se hundió más abajo en el oeste, una niebla surgió, y nos fuimos transportados a un nuevo lugar que Samuel reconoció.



Notas a pie de página


  1. Samuel escribió los libros que llevaban su nombre, así como Jueces y Rut.

No hay comentarios:

Publicar un comentario