TRADUCTOR-TRANSLATE

Cap. 5 - VERDADES MAYORES PARA EL NIÑO-PROFETA (Las Lágrimas de mi Padre), Dr. Stephen Jones




Por la mañana le dimos las gracias a nuestros amigos por su espléndida hospitalidad y montamos nuestros caballos para comenzar nuestro viaje y tratar encontrar a los padres de Samuel. Samuel estaba emocionado de montar delante de mí en Pegaso, sujetando fuertemente su melena y de vez en cuando se inclinaba para abrazar su cuello. Obviamente, le encantaban los caballos y quedó impresionado con Pegaso.

"¿Has aprendido ya el libro de Levítico?" pregunté. Yo sabía que a todo niño hebreo se le requería que memorizara Levítico a los cinco años y, si fuera posible, toda la Torá para cuando cumpliera los doce años.

-Sí -dijo Samuel. -¿Quieres oírme recitarlo?

Sin esperar respuesta, comenzó de inmediato: "Entonces Yahweh llamó a Moisés y le habló desde la tienda de reunión, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles …" 29

Samuel recitó rápidamente todo el pasaje con respecto a las ofrendas de sacrificio y cómo debían prepararse. "¿Sabes el significado de esas ofrendas?" Le pregunté cuando terminó el pasaje.

-"¿Qué quieres decir?"- preguntó Samuel.

"¿Por qué necesita Yahweh tales ofrendas?" le pregunté. -¿Por qué hay tantas ofrendas diferentes?

"Algunas", respondió, "son para expiar el pecado o la transgresión (infracción); otra es para hacer la paz con Yahweh", dijo. "Las ofrendas por la transgresión requieren incienso para sanar el alma de su enfermedad. 30 Las ofrendas de paz requieren sal, 31 porque la sal representa la paz y la reconciliación". 32

"Muy bien" -dije-. Tu padre te ha enseñado bien. Pero dime esto: ¿por qué es importante la sangre del sacrificio?

-Eso se explica más adelante en el libro -dijo Samuel-. "El alma de la carne está en la sangre, y yo te la he dado en el altar para hacer expiación por vuestras almas; porque es la sangre la que hace la expiación por el alma". 33

-"¿Los animales tienen alma entonces?" -pregunté.

-"Sí, por supuesto" -dijo Samuel con impaciencia-. "Todos los animales que tienen sangre tienen alma, 34 porque el alma vive en la sangre. La sangre lleva el alma, y cuando la sangre es rociada sobre el altar, el alma del animal es dada para expiar nuestras almas. Así es como nuestro pecado es cubierto".

"¿Cuántas veces deben hacerse tales sacrificios?", pregunté.

"Dos veces al día, todos los días", respondió. "Hay un sacrificio de la mañana y un sacrificio de la tarde".

-"Ya veo" -dije. "¿Pero por qué el sacerdote debe ofrecer esto tan a menudo? ¿No es suficiente un sacrificio?

"Esto cubre el pecado sólo por un corto tiempo", respondió Samuel.

"¿Qué tipo de sacrificio cubriría el pecado para siempre?", pregunté.

"Eso es una tontería", se rió. "¡Todo el mundo sabe que ningún sacrificio puede hacer eso!" 35

-"¿Y la historia de Abraham e Isaac?" -pregunté. "¿Por qué Dios le dijo a Abraham que ofreciera a su único hijo como sacrificio? 36 ¿Fue la sangre de Isaac capaz de expiar el pecado?

El chico se quedó en silencio y pensó por un momento. -"No lo sé" -dijo-. "Sabemos que Dios no quiere sacrificios humanos, porque ha condenado a las naciones por hacer esto. Mi padre dice que el pueblo de Canaán sacrifica a sus hijos primogénitos y que muchos de estos hijos fueron engendrados por los sacerdotes de Baal durante sus ritos de purificación.

"Si los sacerdotes representan a Dios, como dicen, entonces sus hijos también podrían ser conocidos como hijos de Dios", dije. "Tú también fuiste llamado hijo de Dios, y pronto serás ofrecido a Dios".

-"No me matarán, sin embargo" -dijo Samuel-. "¡Gracias a Dios que mi padre no es cananeo! Yo soy hijo de Dios y le serviré en Silo".

"Sí, Dios es misericordioso, porque no requiere que nuestra propia sangre pague por el pecado", le dije. "Nos ha dado sustitutos: animales, que son matados para pagar por nuestros pecados, su sangre por la nuestra, sus almas por nuestras almas. Pero te diré un secreto que pocas personas saben. Dios no nos dice que hagamos lo que es ilegal, ni nos dice que hagamos lo que Él no haría".

-"Lo sé" -dijo Samuel-, "pero ¿qué quieres decir?"

"La historia de Abraham e Isaac fue una profecía de un tiempo que está por venir", le expliqué. "Dios hará lo que Él le ordenó a Abraham hacer. ¿Conoces las profecías de un Mesías venidero?"

-"Sí, por supuesto" -dijo Samuel-. Todos sabemos eso.

"Bueno, el Mesías será llamado el Hijo de Dios", le dije. "Él es como Isaac, el hijo de Abraham. Dios requerirá que Su Hijo, el Mesías, sea el Sacrificio Final por el pecado. Su sangre será derramada para cubrir el pecado del mundo entero, 37 y Su sacrificio será el último que se necesite. La sangre de los animales sólo puede cubrir el pecado por un corto tiempo, como has dicho, pero su sangre cubrirá el pecado de una vez por todas”. 38

Samuel reflexionó sobre mis palabras, y pude sentir su espíritu orando mientras buscaba comprensión. Finalmente, dijo pensativo, "Nunca he oído tal cosa. Debido a que es algo nuevo, debo pedirle a Dios un doble testigo".

-"Sí, eso está bien" -dije-. "Dios siempre establece la verdad por dos o tres testigos. 39 Esta verdad te está siendo dada antes de tiempo, y si Dios te la confirma, ten cuidado de cómo la compartes con otros que todavía no tienen ojos para ver ni oídos para oír".

-"Puede que sea de ayuda" -dijo Pegaso-.

-¿Quién dijo eso? -preguntó Samuel, mirando a su alrededor.

-Yo dije eso -dijo Pegaso, volviendo la cabeza para mirar a Samuel-.

-"¿Cómo puedes hablar?" -dijo con gran sorpresa. -"Nunca he oído hablar de un caballo que hable ... ¡excepto en mis sueños!"

"Soy de un país lejano", respondió.

-"Y yo también" -dijo Pléyades-.

-"¡Dos caballos que hablan!" -exclamó Samuel. -"¿Has estado escuchándonos todo este tiempo?"

-"Sí" -dijo Pegaso con una breve carcajada-. "Hemos disfrutado mucho de tu conversación; estás dotado en la palabra y también tienes gran comprensión".

"Pero tu llamado como hijo de Dios", agregó Pléyades, "requiere que sepas más que otros. Tú tienes parte del llamado del Mesías, que será llamado el Hijo de Dios. Tú tienes Su don como profeta. La principal diferencia es que Él será el Rey de Israel y del mundo, mientras que tu llamado será solo como juez en Israel. Como tal, tu autoridad se limitará, pero todas las cosas serán puestas debajo de Sus pies". 40

Y a su vez la autoridad se limitará a Su tiempo de vida corto”, Pegaso continuó, “pero Su reino no tendrá fin” 41

-"Esto es mucho para que un niño pequeño lo entienda de una sola vez" -dije-. "Aunque es pequeño y frágil para su edad, es obviamente un genio y dotado de entendimiento espiritual. Sin embargo, la revelación de la verdad no ha progresado mucho en su tiempo. Su padre ya le ha enseñado mucho sobre lo que se conoce, pero estamos estirando su fe con una revelación conocida sólo por Dios y por los futuros".

-"Sí, eso es cierto" -convino Pegaso; y le dijo a Samuel: "Déjame decir que como caballo de Yahweh, doy testimonio de lo que Anava te ha dicho acerca de la sangre del Mesías. Isaac no tuvo que morir, porque llevaba sólo una porción del llamado del Mesías. En su día, todavía no era tiempo para que el Mesías muriera como el Sacrificio final por el pecado. Sin embargo, Dios le pidió a Abraham que realizara movimientos para revelar el Plan Divino que sería implementado en el futuro".

"No puedo imaginar por qué Dios pondría esto en Su plan", dijo Samuel. "Cuando pienso en cómo mi propio padre se ha afligido por mí desde que nací, ¡sabiendo que él me perdería! ¡Incluso hoy piensa que soy un esclavo de un amo filisteo y que quizás nunca me vea de nuevo! Sé que él se aflige por mí, incluso sabiendo que no estoy muerto. ¿Cómo pudo Dios entregar a Su Hijo y permitir que lo mataran?"

"Él no permitiría esto si la muerte fuera el final de la historia", dijo Pegaso confidencialmente. "Pero la muerte no es el fin. El Mesías será resucitado al tercer día, triunfante sobre la muerte, y entonces Él estará listo para reinar hasta que todas las cosas sean puestas bajo Sus pies".

"¿Estás diciendo que Su muerte y resurrección son requisitos para ascender a Su trono?" preguntó Samuel.

"Sí, ese es el camino que Él debe tomar. Él debe probar al mundo que los ama lo suficiente como para morir por ellos, y entonces el mundo sabrá que no es un tirano. Cuando vean que Él vino a servirles y a asegurar su felicidad, entonces sabrán que Su amor lo califica para ser el Rey y el mayordomo principal de todo lo que ha sido creado".

"Entonces, ¿qué tiene que ver esto conmigo?", preguntó Samuel. -"¿Por qué me cuentas estas cosas? ¿Qué derecho tengo para saber esto?"

"Tú serás el último de los jueces en Israel", le respondí, "porque ungirás a dos reyes en Israel. Los reyes harán que los jueces queden obsoletos.

-¿Dos reyes? -preguntó Samuel con mirada desconcertada.

-Sí, dos reyes -dije-. "El primero será coronado antes de que Israel deba tener reyes, ese primer rey les será dado por la impaciencia de Israel. Su reinado no irá bien, porque no tendrá el carácter de un mayordomo. Será egoísta, no amoroso. Él estará dispuesto a matar a otros para retener su trono. Sólo el segundo rey estará dispuesto a morir desinteresadamente, porque no buscará su propia voluntad, su comodidad o su propia posición de autoridad.

"Serás la transición entre juez y rey", añadí. "También serás el primer profeta en el nuevo orden de los reyes. 42 Debes conocer la voluntad de Dios más que nadie en la Tierra. Debes entender Su Palabra mejor que todos los demás. Debes discernir los corazones de los hombres con mayor percepción que todos los demás. Ungirás al Rey mesías que vendrá de Judá, pero no vivirás para ver su reinado. Tu llamamiento como juez es preparar el camino para el primer rey y, como profeta, preparar el camino para el segundo -el Rey Mesías-. Incluso entonces, no será el final de la historia, porque su reino no será la forma final del Reino de Dios".

"Esto es más de lo que puedes comprender ahora", agregó Pléyades. No te preocupes por esto. Cuando tal entendimiento sea necesario, el Espíritu de Dios traerá todas las cosas a tu memoria. 43 Sabrás todas las cosas cuando necesites saberlas".

Caminamos un rato en silencio mientras el sol se alzaba en el cielo. Sippore, que había estado explorando el camino por delante, voló y se posó en el hombro de Séfora.

"Sippore ve a siete hombres descansando al lado del camino más adelante", dijo ella en un momento. "Me dice que no parecen muy amigables".

-Bien, veamos lo que están haciendo -dije-. Continuamos por el camino, y después de dar la vuelta a una curva, los hombres entraron en nuestra vista. No se movieron, pero nos observaron cuidadosamente mientras nos acercábamos. Finalmente, cuando nos acercamos, se pusieron de pie y nos rodearon.



Notas a pie de página


  1. Génesis 1:20 habla de las criaturas en movimiento que tienen nephesh, "alma".

No hay comentarios:

Publicar un comentario