TRADUCTOR-TRANSLATE

(FFI) AMÓS, MISIONERO A ISRAEL - Parte 1, Dr. Stephen Jones




Fecha: 01/08/2017
Número 349

Los eruditos bíblicos suelen vincular a Amós con Oseas, porque eran contemporáneos, y ambos eran misioneros de Judá a Israel. Oseas profetizó durante el reinado de Uzías, rey de Judá, y Jeroboam II, rey de Israel (Os. 1:1). Amós profetizó "en los días de Uzías, rey de Judá y en los días de Jeroboam, hijo de Joás, rey de Israel" (Amós 1:1).

Uzías es también conocido como Azarías.


1 En el año veintisiete de Jeroboam, rey de Israel, Azarías hijo de Amasías rey de Judá fue hecho rey.

2 Crón. 26:1 habla de esa misma coronación, diciendo:

1 Y todo el pueblo de Judá tomó a Uzías, que tenía dieciséis años, y lo hizo rey en el lugar de su padre Amasías.

Azarías o Uzías, fue coronado rey de Judá en el 27º año del rey Jeroboam II de Israel. Jeroboam gobernó 41 años en Samaria, por lo que Uzías gobernó en Jerusalén durante los últimos 13 años de Jeroboam en Samaria.

Este parece ser el marco temporal general donde Amós fue enviado a predicar en Israel. Fue alrededor del 766-753 aC.


Judá e Israel

Para entender el contexto histórico de estos profetas, uno no debe confundir a Israel con Judá. Después de la muerte de Salomón, el reino fue dividido en el 931 aC, y desde entonces, cada reino tenía sus propios reyes separados.

Todos los comentaristas saben que Israel y Judá eran naciones distintas, pero aún así muchos de ellos continúan llamando a todos "judíos", en lugar de distinguir entre israelitas y judaítas o judíos. El término judío es una forma abreviada del nombre Judá y tiene referencia al pueblo del reino meridional de Judá.

Antes del reino dividido, los judíos eran gente de la tribu de Judá. Después de dividido el reino, la definición de judío dejó de ser tribal, para ser nacional. Por lo tanto, un judío era un ciudadano del Reino de Judá, que incluía a Benjamín y a una porción de Leví.

Israel, por supuesto, fue deportada a Asiria desde 745-721 a.C. Judá permaneció en la Tierra hasta que comenzaron las deportaciones a Babilonia un siglo después entre 604 a 586 a.C. Judá regresó después de 70 años; Israel no regresó, aunque los profetas les prometieron restauración en los últimos días.

Para el período del Nuevo Testamento, Israel había estado alejada de la Vieja Tierra por más de 700 años. Así que el término judío tomó un matiz religioso. Tal vez esto fue necesario después de la incorporación de Edom (Idumea) al reino de Judá en 126-125 a. C. Edom adoptó el judaísmo en ese momento, y así, al igual que las tribus de Benjamín y Leví, también ellos fueron conocidos como judíos. De ahí que la definición pasó de una designación tribal a una designación nacional y luego a una designación religiosa a medida que las situaciones históricas cambiaron a lo largo de los siglos.


El terremoto

Amós 1:1 dice,

1 Las palabras de Amós, que fue uno de los pastores de Tecoa, las visiones que tuvo acerca de Israel en los días de Uzías, rey de Judá, y en los días de Jeroboam hijo de Joás, rey de Israel, dos años antes del terremoto.

Los eruditos no saben cuándo ocurrió este terremoto. Por estar en una línea de falla, Israel experimentó muchos terremotos a lo largo de los siglos. Sin embargo, éste debe haber sido notable de alguna manera para que Amós lo usara para fechar su profecía.

De hecho, el terremoto se menciona en una profecía posterior en Zac. 14:4,5, diciendo:

4 Y en aquel día sus pies se posarán sobre el monte de los Olivos, que está enfrente de Jerusalén al oriente; y el Monte de los Olivos se dividirá en su centro de este a oeste por un valle muy grande, de modo que la mitad del monte se moverá hacia el norte y la otra mitad hacia el sur. 5 Y huiréis por el valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; sí, huiréis como huisteis antes del terremoto en los días de Uzías rey de Judá. Entonces Yahweh, mi Dios, vendrá, y todos los santos con él.

En otras palabras, el temblor en los días de Uzías es profético de otro terremoto que golpeará Jerusalén y el Monte de los Olivos en la Segunda Venida de Cristo, cuando "Yahweh, mi Dios, vendrá, y todos los santos con él".

Terremotos golpearon Jerusalén cuando Jesús fue crucificado, pero la declaración, "todos los santos con Él" se refiere a la Segunda Venida de Cristo. Esta profecía está fuera del alcance de nuestro estudio actual, pero sin duda la causa del futuro terremoto estará conectada con la historia del intento ilegal de Uzías de ser rey y sumo sacerdote. Es un cumplimiento ilícito del sacerdocio de Melquisedec, donde los que no están calificados reclaman ese sacerdocio sin someterse al Sumo Sacerdote de esa orden.

El terremoto debió haber devastado a Israel también y debió haber interrumpido su gobierno durante unos 24 años, porque encontramos una larga brecha en la historia de los reyes de Israel en ese momento. Jeroboam gobernó 41 años (2 Reyes 14:23), y Uzías ascendió al trono en Jerusalén durante 27º año de Jeroboam, como ya dijimos. Eso significa que Jeroboam murió en el 13º año de Uzías. Pero entonces no encontramos ningún registro de los reyes que gobiernen en Israel hasta Zacarías (no el profeta). Zacarías se convirtió en rey de Israel en el 38º año de Azarías/Uzías (2 Reyes 15:8).

Parece que no hay reyes, desde el 13º año de Uzías hasta su 38º año, dejando una brecha de 24 años en el liderazgo político de Israel. Amós profetizó durante el reinado de Jeroboam y "dos años antes del terremoto". Parece que el terremoto coincidió de alguna manera con la muerte del rey Jeroboam, aunque aparentemente no murió en el terremoto mismo, sino por la espada (Amós 7:11).

Tal vez el hijo de Jeroboam, Zacarías, era simplemente demasiado joven para asumir el trono de Israel cuando murió su padre. No se nos dice en las Escrituras. En cualquier caso, Zacarías no subió al trono hasta pasados 24 años. Pero ya que muchos reyes ya habían sido coronados a una edad temprana, no es probable que la juventud de Zacarías fuera el problema. Es más probable que la devastación de un enorme terremoto resultara en una larga lucha de poder.

Cuando Zacarías llegó al trono, sólo reinó seis meses (2 Reyes 15:8). El versículo 10 entonces dice,

10 Salum, hijo de Jabes, conspiró contra él, lo hirió delante del pueblo y lo mató, y reinó en su lugar.

Salum mismo reinó sólo un mes en Samaria (2 Reyes 15:13). Fue asesinado y reemplazado por el general de Salum, Menahem (2 Reyes 15:14), quien entonces gobernó a Israel con gran crueldad durante los próximos diez años. El versículo 17 dice que Menahem tomó el trono en el 39º año de Azarías/Uzías.

Estos cortos reinos pintan un cuadro de la turbulencia política durante las secuelas del gran terremoto. Y tenga en cuenta que Amós profetizó dos años antes del terremoto. Su mensaje de juicio divino tuvo un cumplimiento inmediato en Israel. Esta turbulencia debilitó mucho a Israel, y sólo unos pocos años más tarde, Asiria comenzó a conquistar y deportar las tribus de Israel que vivían en el lado este del Jordán (745 aC).

Pero Judá también fue debilitada por el terremoto. De hecho, Josefo implica que el rey Uzías/Azarías fue la causa espiritual de este terremoto. Como dice la historia, Uzías "fue infiel a Yahweh su Dios, porque entró en el templo de Yahweh para quemar incienso en el altar del incienso" (2 Crónicas 26:16). Uzías ignoró las objeciones del sumo sacerdote e insistió en asumir los deberes de un sacerdote. 2 Crón. 26:19, 20 dice,

19 Pero Uzías, con un incensario en su mano para quemar incienso, se enfureció; y estando él con los sacerdotes, la lepra estalló en su frente delante de los sacerdotes en la casa de Yahweh, junto al altar del incienso. 20 Entonces Azarías el sacerdote principal y todos los sacerdotes le miraron, y he aquí que estaba leproso en su frente; y lo apresuraron a salir de allí, y él también se apresuró a salir porque Yahweh lo había herido. 21 Y el rey Uzías fue leproso hasta el día de su muerte …

Cuando Uzías murió, por supuesto, el profeta Isaías vio su gran visión de Yahweh sentado en Su Trono (Isaías 6:1). Parece que Uzías fue leproso durante los últimos 13 años de su reinado de 52 años.

Como dije, Josefo achacó el terremoto a la violación de Uzías del protocolo del templo. Después de contar cómo el principal sacerdote había discutido sin éxito con el rey que insistía en ofrecer el incienso, Josefo escribe en Antigüedades de los Judíos, IX, x, 4,

"Mientras tanto, un gran terremoto sacudió la tierra, y se hizo una grieta en el templo, y los brillantes rayos del sol brillaron a través de ella, y cayeron sobre la cara del rey, de tal manera que la lepra se apoderó de él inmediatamente; y delante de la ciudad, en un lugar llamado Eroge [En-Rogel], la mitad de la montaña se rompió del resto en el oeste, y rodó cuatro estadios, y se paró en el este de montaña, hasta los caminos. Los jardines del rey, fueron estropeados por la obstrucción. En cuanto los sacerdotes vieron que el rostro del rey estaba infectado con la lepra, le dijeron la calamidad que tenía y le ordenaron que saliera de la ciudad como una persona contaminada.

Eroge, o En-Rogel, estaba situada justo al sur de Jerusalén en la coyuntura del Valle de Cedrón y el Valle de Hinom (gehenna en griego, que la KJV hace como "infierno"). Esto tiene una gran significación profética en los últimos tiempos.

En general, podemos decir que cuando se cumpla la profecía de Zacarías, la historia del terremoto de Uzías y la razón de ello será evidente. Ese estudio será para otro tiempo, cuando seamos llevados a estudiar las profecías de Zacarías. Por ahora, podemos decir que las profecías de Amós son aplicables al tiempo presente. Atender estas profecías y arrepentirse podría detener el desastroso terremoto; pero ignorar a Amós y usurpar la autoridad del sacerdocio de Melquisedec podría resultar en que la montaña (nación) sea echada a la gehenna.

Mientras tanto, en nuestro estudio de Amós, encontramos que este terremoto ayudó a que salieran sus profecías y también nos brinda una visión del juicio que debe venir sobre las personas desobedientes.


¿A quién profetizó Amós?

Amós era de Tecoa, una ciudad situada aproximadamente seis millas al sur de Belén y doce millas al sur de Jerusalén. Era un pastizal, y Amós era pastor y ganadero. Él no era un profeta profesional, pero recibió visiones de Dios y fue comisionado para predicar a la Casa, espiritualmente corrupta, de Israel.

Sus profecías, entonces, se aplicaban específicamente a Israel, no a Judá, aunque los principios subyacentes establecidos en sus escritos se aplican universalmente a todas las naciones, incluyendo Judá. Es un error común entre los comentaristas aplicar las profecías de Amós a los judíos o al Estado Judío (mal llamado Israel). Los judíos remontan sus orígenes a Judá, no a Israel. Por lo tanto, si aplicáramos las palabras de Amós específicamente a los descendientes de los israelitas que formaron su audiencia principal, tendríamos que encontrar a las "tribus perdidas de Israel" que son distintas de los judíos actuales. Para ese estudio, vea mi comentario sobre Oseas, donde parecía ser un lugar más apropiado para trazar esas tribus perdidas en sus migraciones de Asiria a Europa (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2017/01/libro-oseas-profeta-de-la-misericordia.html).

Sin embargo, las advertencias e instrucciones de Amós se pueden aplicar a todas las naciones, porque "todos han pecado" (Romanos 3:23) y todo el mundo se ha vuelto culpable y responsable ante Dios (Romanos 3:19). El problema de Israel era que habían adoptado los caminos idólatras y corruptos de las otras naciones. Así que todas tenían el mismo problema, aunque Israel era más responsable, porque había recibido la revelación de la Ley de Dios y, sin embargo, la había rechazado.

La Estructura del Libro de Amós

El libro de Amós viene a nosotros en cuatro secciones:

  1. Juicios Divinos contra las naciones vecinas de Israel
A. Suscripción y proclamación (1:1,2)
B. Acusación de las naciones vecinas (1:3 a 2:3)
C. Acusación de Judá (2:4,5)
D. Acusación de Israel (2:6-16)

  1. Tres sermones contra Israel
A. Declaración de juicio (3:1-15)
B. La depravación de Israel (4:1-13)
C. Lamento por el castigo de Israel (5:1 a 6:14)

  1. Cinco Visiones de la condición de Israel
A. Las langostas devoradoras (7:1-3)
B. El fuego llameante (7:4-6)
C. La línea de plomada (7: 7-9)
D. Oposición eclesiástica (7:10-17)
E. La Cesta de fruta madura (8:1-14)
F. El juicio de Dios (9:1-10)

   IV. La promesa de la restauración de Israel (9: 11-15)



¿Quién era Amós?

En Amós 1:1 Amós se identifica como uno entre "los pastores de Tecoa". Tecoa era pueblo rodeado de ricas tierras de pastoreo, por lo que no es de extrañar que fuera un ganadero. Menos comprendido, sin embargo, era que él pastoreaba una casta especial de ovejas.

La palabra traducida "pastores" (NASB) o "ganaderos" (KJV) es nokdim, por lo que debía poseer ovejas de patas cortas llamadas noked. Estas noked tenían lana muy fina en comparación con las ovejas regulares. Es probable que la familia de Amós poseyera estos costosos rebaños, porque él había tenido una buena educación. El Comentario Bíblico de Wycliffe nos dice,
"La escritura de Amós muestra que él no era un rústico sin instrucción, sino que tenía un profundo conocimiento de la historia y de los problemas de su época. Su lengua, rica en figuras y símbolos, es con el más fino estilo literario en el Antiguo Testamento" (página 829).

Parece, pues, que Amós era de una familia adinerada de Judá. No sólo ellos poseían una vaca, sino también una manada de bueyes, porque en su disputa con Amasías, el sacerdote idólatra de Betel, escribe en Amós 7:14,15,

14 Entonces Amós respondió, y dijo a Amasías: No soy profeta, ni hijo de profeta; porque yo soy un pastor [bokar] y un cultivador de higos de sicomoro. 15 Pero Yahweh me quitó de seguir al rebaño, y Yahweh me dijo: "Ve, profetiza a mi pueblo Israel".

Un bokar, traducido como "pastor" en la NASB, es aquel que reúne bakar, "bueyes". Los bueyes se usaban para arar, así que uno podría decir que tenía un concesionario de tractores además de su negocio de fabricación de lana.

Además, su familia aumentó sus ingresos mediante el cultivo de higos silvestres, una variedad de higos silvestres, que fueron traídos a esa parte del mundo por los filisteos, que vinieron del Mar Egeo (probablemente de Creta) y se establecieron a lo largo de la costa.

Los filisteos también trajeron amapolas de opio con ellos, que pronto se convirtieron en la principal cosecha de Sodoma y Gomorra. Como veremos más adelante, Amós comparó las amapolas (rosh) con la injusticia y el opio (lahana) con la iniquidad (6:12).

Los higos de los sicomoros fueron venerados en Egipto, donde eran representados como el Árbol de la Vida. Daban fruta continuamente, alcanzando su máximo entre julio y diciembre de cada año.

Amos, entonces, parece haber venido de una familia próspera en Judá. Había recibido una buena educación también, como lo demuestra su estilo de escritura educada. Pero él no pretendía ser un profeta, sino sólo un hombre con revelación y una palabra para dar a Israel.

Aún así, el hecho de que Dios le dijera "profetiza a mi pueblo Israel", muestra que la profecía no es sólo para los profetas. El hecho de que alguien profetice no significa que tenga un oficio profético, ni es necesario ser profeta para profetizar. De hecho, todos los que son llamados a uno de los cinco ministerios (Efesios 4:11) deben ministrar al cuerpo con revelación y profecía.


La Respuesta al Mensaje de Amós

Dios envió a Amós a la Casa de Israel, la Casa del Norte, donde predicó el evangelio del arrepentimiento. Si alguien lo escuchó, no tenemos constancia de ello. De Amasías, el sacerdote de Betel, sólo se nos dice la amenaza a su vida. Presumiblemente, Amós pronto regresó a su casa en Tecoa.

Israel había prosperado militar y políticamente en los años que llevaron al gran terremoto. El mensaje de Amós debe haber parecido ridículo a los israelitas, porque los que prosperan generalmente creen que los dioses están de su lado. Pero dos años después del comienzo de su profecía, el terremoto devastó tanto a Israel como a Judá.

Asiria se hizo más poderosa que Israel, y en menos de quince años Asiria comenzó a conquistar a Gad y a la media tribu de Manasés, que vivía en el lado este del Jordán. Esto fue en el 745 a. C. Se necesitaron 24 años para que Asiria conquistara Samaria y pusiera un final completo a la Casa de Israel (en 721 aC), pero las advertencias de Amós resultaron ser verdad.


Restauración en el futuro

Las palabras finales de Amós acerca de la restauración de Israel (9:11-15) no tienen fecha. No podemos decir con certeza si escribió sobre la restauración antes de que Samaria fuera destruida o después, pero parece probable que dio consuelo a Israel al menos después de que viera alguna destrucción y deportación.

El mensaje de Amós es relevante para nosotros hoy, porque también nosotros estamos plagados de idolatría y apostasía. Nuestros dioses son más modernos, por supuesto, pero la idolatría del corazón es la misma. La idolatría del corazón comienza con el rechazo de la palabra de Dios, ya sea escrita o hablada. Tal rechazo establece una falsa opinión, un malentendido de la naturaleza y la voluntad de Dios, y también pone un velo sobre los rostros de los hombres, para que caminen en ceguera espiritual.

El Espíritu Santo ha sido enviado para superar este problema y conducirnos a toda verdad (Juan 16:13). Debido a que Dios prometió la restauración, Él envió al Espíritu Santo para cumplir Su promesa. Sus promesas son la base del Nuevo Pacto, mientras que las promesas del hombre son la base del Antiguo Pacto. Por lo tanto, está claro que el Espíritu Santo fue enviado, no para ayudar a los hombres a cumplir sus votos del Antiguo Pacto, sino para cumplir los votos y las promesas de Dios.

Desde 1948 se ha manifestado a muchos que la formación del Estado de "Israel" es el cumplimiento de las profecías de Amós y otros profetas. No lo es. En primer lugar, los judíos no son los israelitas. Nunca debemos confundir a Judá con Israel, porque cada nación tenía su propio llamado y su propio conjunto de profecías para cumplir. Lo que los hombres llaman Israel es un estado judío. En 1948 debatieron cómo llamar a su estado. Algunos querían llamarlo Judá o el Reino de Judá. Pero otros insistieron en que se llamara Israel para hacerle parecer a los cristianos que era el cumplimiento de las profecías de Israel.


Esto ha sido una fuente de confusión para muchos cristianos hasta nuestros días. Creo que el Derramamiento Final del Espíritu Santo aclarará muchas cosas y derribará muchos supuestos falsos. En ese día los verdaderos israelitas recibirán las promesas de Dios. Su estatus como Israel no se basará en ninguna conexión biológica con Abraham, sino que se basará en su calidad de fe (Gálatas 3:9,29). Daniel 7:27 dice que el Reino será dado a "los santos".

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/ffi-newsletter/ffi-2017/08012017-amos-missionary-to-israel-part-1/

No hay comentarios:

Publicar un comentario