TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 6: LA ESPERANZA DE RESTABLECIMIENTO, Dr. Stephen E. Jones


22/11/2016



Juan 1:12 y 13 dice que a "los que creen en su nombre", es decir, en el nombre de Jesucristo, se les da el derecho (exousía, "autoridad") para convertirse en hijos de Dios. En esta breve declaración, Juan nos da la solución al problema de Lo-Ammi, "no es mi pueblo".

El nombre del hijo de Oseas era una declaración divina de que llegaría el día en que Israel dejaría de ser el pueblo de Dios, ni Él sería su Dios. Este juicio vino sobre ellos debido a su violación de la Antigua Alianza, en la que habían hecho voto de obediencia con el fin de ser Su pueblo. Pero Dios había hecho un pacto previo con Abraham, Isaac y Jacob para que fueran Su pueblo por el poder de Su propia voluntad y por la sabiduría de Su plan.

Por esta razón, las personas todavía tenían esperanza de reincorporación como el pueblo escogido de Dios. Por un nuevo pacto, Israel cumpliría su Mandato de Fecundidad dado a Efraín, el fructífero hijo de José. Así que Oseas 1:10 dice,

10 Sin embargo, el número de los hijos de Israel será como la arena del mar, que no se puede medir ni contar; y sucederá que, en el lugar donde se les dijo: "vosotros no sois mi pueblo", se les dirá, "vosotros sois los hijos del Dios viviente".

La inversión de la maldición de Lo-Ammi es que los hijos de Israel serán "los hijos del Dios viviente". El profeta no nos dice cómo esto va a ocurrir, ni siquiera cómo esto es legalmente posible. Él se limita a indicar la intención divina en forma de una profecía que seguramente va a llegar a pasar.


A través de Jesucristo
No es hasta que llegamos al Nuevo Testamento que descubrimos cómo Dios es capaz de cumplir Su palabra sin violar Su propia Ley y Carácter. El camino a la filiación es a través de Jesucristo. Él ha pagado el precio de la readmisión, no sólo para los Lo-Ammi ex-israelitas, sino también para todo el mundo. Sin embargo, todo el mundo debe "recibirle a Él" por la fe, y sin Él no hay salvación. Pedro nos dice en Hechos 4:12 ,

12 Y no hay salvación [Yeshúa] en ningún otro; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Oseas 1:11 profetiza del Mesías, así, diciendo:

11 Y los hijos de Judá y los hijos de Israel se juntarán, y nombrarán para sí un líder, y subirán de la tierra, porque grande será el día de Jezreel.

Esta profecía mesiánica nos dice que este "líder" está llamado a revertir la maldición de Lo-Ammi y a restablecer a las ovejas perdidas de Israel. Al mismo tiempo, será reparada la brecha entre Israel y Judá. El profeta también identifica este tiempo como "el día de Jezreel".

Recordemos que Jezreel significa "Dios dispersa", pero la metáfora es la de un agricultor dispersando semillas en el campo a fin de poder obtener una cosecha abundante después. Por lo tanto, el nombre también significa "siembra de Dios". Oseas utiliza el nombre Jezreel aquí, no en el sentido negativo de dispersión, sino en el sentido positivo de la siembra con un propósito. El resto del versículo nos dice qué propósito. Se une la reunificación de Israel y de Judá, no sólo con la venida del Mesías, sino también con una gran cosecha. Es una resurrección de los hijos de Israel y los judaítas que han sido sembrados en la Tierra, como el trigo, cuya semilla debe morir con el fin de producir una gran cosecha de hijos.


La restauración de la primogenitura
El principal enfoque de Oseas no es sobre Judá, sino sobre Israel, es decir, José y su hijo, de Efraín. La promesa que se está cumpliendo en Oseas 1:10,11 es la promesa del Mandato de Fecundidad, que, durante el tiempo de la brecha, se había convertido en sinónimo de la propia Primogenitura. La reunificación de Judá e Israel, por supuesto, reúne el Mandato de Dominio con el Mandato de Fecundidad y restaura el Derecho de Nacimiento de nuevo a su alcance original.

Recordemos que Jacob había dividido la primogenitura en dos partes principales, dando a Judá el Mandato de Dominio, y dejando el Mandato de Fecundidad a José (y Efraín). Para ello era necesario que el Mesías viniera dos veces, cada vez Él demanda una porción diferente. El Mesías vino la primera vez de la tribu de Judá, para reclamar el Trono, y vendrá la segunda vez de la tribu de José, para reclamar el Derecho de Filiación que es inherente al Mandato de Fecundidad. Por lo tanto, los mandatos de la Primogenitura al final se reúnen bajo Jesucristo, el Mesías.

Dado que la Filiación es el principal requisito necesario para ejercer el dominio correctamente, es extraño que Cristo viniera primero de Judá, en lugar de José -de Efraín. Pero debido a que su padre legal era José (el esposo de María), vemos que el Mandato de Fecundidad estaba en funcionamiento incluso en Su Primera Venida. Lo vemos de nuevo en el hecho de que Él fue llamado el Hijo de Dios. Sin embargo, para completar la obra de Filiación se requería un trabajo de muchas generaciones, porque Él optó por tomar unos vencedores de cada generación como representantes de todo el cuerpo.

Por otra parte, crear un hijo de Dios viviente requiere más que una chispa instantánea de fe en el corazón de los creyentes. La Filiación se establece en tres fases que se revelan en los tres días de fiesta principales: Pascua, Pentecostés y Tabernáculos. Pascua engendra a Cristo en nosotros, Pentecostés desarrolla esa semilla santa dentro de nosotros, y Tabernáculos trae el Cristo en nosotros al pleno nacimiento. En otras palabras, a los vencedores se les da un tiempo de vida de experiencia para probarlos y entrenarlos.

Cada generación de vencedores ha muerto sin recibir la promesa, porque es sólo cuando el cuerpo completo se haya formado en más de un período de muchas generaciones que el cuerpo estará completo y podrá convertirse en el Cuerpo de Cristo. Por lo tanto, la resurrección (la cosecha) se produce en el momento de la Segunda Venida de Cristo, cuando venga como José, con su ropa teñida en sangre (Apocalipsis 19:13).

La promesa de Filiación está ligada en esta reunificación de los dos mandatos, porque los hijos de Dios también tendrán la autoridad para gobernar la Tierra como administradores de Su Padre celestial. Por lo tanto, Génesis 1:26 nos dice que el verdadero orden espiritual de las cosas es "hacer al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y que tenga dominio". Una vez más, en Génesis 1:28 los dos mandatos se combinan en el divino mandato: "Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sometedla; y señoread ..."


Gobernando como titulares de la primogenitura
1 Crónicas 5: 2 nos dice que "la primogenitura fue de José" a pesar de que Judá el "líder" estaba por venir. Jacob había dado a Judá el Mandato de Dominio temporalmente, pero al final, los sueños de José ocurrirían, en que todos los hijos de Israel tendrían que inclinarse ante él. En su primer sueño, las gavillas que representaban a los demás hijos se inclinaron ante la gavilla de José (Génesis 37:7), y cuando les contó su sueño, los hermanos se enojaron. Génesis 37: 8 dice,

8 Entonces sus hermanos le dijeron: "¿En realidad se va a reinar sobre nosotros? ¿O realmente se va a gobernar sobre nosotros? "Y lo odiaron aún más por sus sueños y de sus palabras.

El segundo sueño era sobre "el sol y la luna y once estrellas" que se inclinaron delante de José. Jacob cuestionó el sueño en Génesis 37:10, pero debido a que dio al sueño cierto crédito, los hermanos luego se pusieron celosos. Génesis 37:11 dice,

11 Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto.

Todo esto sucedió en un nivel, cuando José fue elevado a su alta posición en el gobierno de Egipto y cuando la familia se sometió a su autoridad. Pero ésta era una historia profética que tendría un cumplimiento mucho mayor en el futuro. Se refiere a una época en que Efraín (los hijos de Dios) iban gobernar el mundo, un momento en que incluso Judá iba a inclinarse ante él. En otras palabras, los hijos de Dios tendrán más autoridad que los que se identifican con Judá ("judíos").

Por supuesto, los hijos de Dios pueden incluir judaítas étnicos, así como personas de otras etnias, debido a que los hijos de Dios son también de la Orden de Melquisedec, que ya no depende de la genealogía para su oficio. De hecho, es a través de esta antigua orden sacerdotal que se logra la verdadera igualdad, donde la pared divisoria es finalmente abolida (Efesios 2:15), y el pueblo elegido de Dios ya no se limita a los que descienden físicamente de Abraham, Isaac y Jacob.

La pared que dividía en el templo había separado a los hombres de las mujeres, también, por lo que cuando este muro fue abolido en Cristo, finalmente se estableció la verdad de que las mujeres eran igualmente "elegidas". Esta verdad siempre existió, pero había sido oscurecida por el cegamiento psicológico de la pared divisoria, que los sacerdotes habían construido, aunque no por orden divina.

El apóstol Pablo tuvo una buena comprensión de la mente de Dios en este asunto, cuando escribió en Gálatas 3:7,8,

7 Por lo tanto, sabed que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. 8 Y la Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles [ethnos, "naciones"] por la fe, anunció de antemano las buenas a Abraham, diciendo: "Todas las naciones [ethnos] serán benditas en ti".

El llamado de Abraham es predicar el Evangelio. Ese mandato evangélico se define como: "Todas las naciones serán benditas en ti". Se cumple cuando todas las naciones vienen a Jesús y se convierten en "hijos de Abraham" de la única manera en que realmente los hace "Hijos". Esto es, solamente por la fe.

En otras palabras, nadie puede afirmar que es un hijo de Abraham en la Corte Divina sin tener fe en Jesucristo. Nadie puede hacer las obras de Abraham o tener su fe a menos que conozca el Evangelio que Abraham conocía. Ese evangelio establece a todos los hombres libres del poder del viejo hombre de carne, ya que les da una nueva identidad, no como hijos de Adán, que fueron engendrados por la carne y por la voluntad del hombre, sino como hijos de Dios, que son engendrados por el Espíritu y por la voluntad de Dios.

No es que cualquiera de los judíos o los hijos de Israel estén siendo reemplazados. Más bien, es que todas las naciones están siendo incluidas a partes iguales en las bendiciones de Abraham.

La conclusión de Pablo se da en Gálatas 3: 26-29,

26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. 27 Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo. 28 No hay ni judío ni griego, ni esclavo ni libre, no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. 29 Y si vosotros pertenecéis a Cristo, sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa.

Pablo describe un reino de nuevas criaturas, porque "carne y sangre no pueden heredar el reino de Dios" (1 Corintios 15:50).

Por lo tanto, cuando Oseas nos dice que la promesa de la Primogenitura será restablecida al final, y que el Cetro se reunirá con la Primogenitura, y que la gente se conocerá como "hijos del Dios viviente". Cómo esto pasa es revelado en detalle en el Nuevo Testamento. Todos los hijos están unidos bajo un solo líder, Jesucristo, ya que son el cuerpo de Cristo. Todos se convierten en hijos por la fe en Él. La división entre Israel y Judá se repara, y la pared divisoria, que había excluido a los no-judíos y mujeres de acercarse a Dios, es abolida.

Dios ha reunido a los dos grupos (los que están dentro y los que están fuera de la pared divisoria) en "un nuevo hombre, haciendo la paz". Luego Pablo asegura a los creyentes griegos en la iglesia de Éfeso lo que dice en Efesios 2:19,

19 Así que entonces ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos con los santos, y miembros de la familia de Dios.


Por lo tanto, la promesa de Dios a los Lo-Ammi israelitas es que, junto con todas las naciones, llegarán a ser hijos de Dios y serán aceptados como "conciudadanos de los santos" y miembros iguales de "la familia de Dios". Ese es el llamado original de Abraham, y ese es también el Evangelio del Reino.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario