TRADUCTOR-TRANSLATE

"FIJACIÓN BAJO LA LEY": 8- AGAR, Joseph Herrin





En los capítulos anteriores he establecido una vista panorámica del plan de Yahweh para dar a luz hijos e hijas espirituales maduros. He trabajado para mostrar el lugar de la Ley en el Plan de las Edades de Dios. El hombre no fue creado en pecado, ni tenía intención Yahweh de que el hombre permaneciera perpetuamente esclavizado al pecado. La Ley no siempre será necesaria, para servir como una restricción sobre la gente carnal. El Señor ha determinado que tendrá hijos e hijas que compartan Su naturaleza divina. Un gran paso adelante en el Plan Divino ocurrió cuando Cristo envió Su Espíritu para que morase en el hombre. Yahshua anunció a Sus discípulos:

Juan 16:7-8, "Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio".

No se puede poner demasiado énfasis en las palabras: "os conviene ... ". La palabra griega que se traduce en castellano como "conveniencia" es "sumphero". Se deriva de dos raíces de palabras que significan "reunir juntos, como si fuera para recoger". Lo que Cristo estaba expresando a Sus discípulos es que iban a cosechar un crecimiento, serían provistos en abundancia; que se ampliarían en gran medida y mejorarían en todos los sentidos, cuando Cristo les enviara el Espíritu Santo.

Lo que el hombre ha adquirido a través de la recepción del Espíritu Santo no tiene medida. Los que estaban muertos en sus delitos y pecados, fueron vivificados. Los que estaban sin forma (que carecían de la imagen de Dios) y sin efecto (que carecían del Espíritu de Dios) fueron formados en una nueva creación.

II Corintios 5:17, De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Fue realmente un trabajo inútil para cualquier hombre tratar de lograr el deseo de Yahweh de tener descendencia a Su imagen a través de obras de la carne. La carne para nada aprovecha. Lo mejor que podemos hacer en nuestra propia fuerza es inaceptable en los ojos del Padre.

Nuestros intentos de alcanzar las promesas de Dios se reflejan en la vida de Abraham. Abraham deseaba fervientemente un hijo a su imagen, que surgiera de sus propias entrañas. Cuando Abraham no pudo adquirir un hijo través de su esposa Sara, entró a Agar, esclava de su esposa, en un intento de producir lo que deseaba en gran medida su alma. Ismael fue el fruto de esta obra carnal y no tenía sentido para Yahweh. Dios nos ha dado este testimonio de la vida de Abraham para revelar asuntos importantes relacionados con la Ley.

Gálatas 4:24-30, Porque estos son los dos pactos: el de Monte Sinaí, que da a luz para servidumbre, es Agar -Agar es el de Monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta en servidumbre con sus hijos- pero la Jerusalén de arriba es libre, es la madre de todos nosotros ... ¿Qué dice la Escritura? "Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la sierva no ha de heredar con el hijo de la libre".

Considere esta parábola que se encuentra en la vida de Abraham. Abraham quería un heredero según Dios que viniera de sus propias entrañas. Su esposa Sara, aunque muy hermosa, era estéril. Sara es un símbolo de la Jerusalén celestial.

Hebreos 12:22-24, Pero vosotros habéis llegado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, a Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la asamblea general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, a Yahshua el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

Abraham y sus descendientes pactaron con la Jerusalén celestial antes que ser unidos a la Jerusalén de abajo. Dios dio a Abraham el Pacto de la promesa 430 años antes de que sus descendientes recibieran el Pacto de la Ley.

Gálatas 3:16-18, A Abraham y su simiente fueron hechas las promesas. No dice, "Y a las simientes", como refiriéndose a muchos, sino como de uno: "Y a tu simiente", que es Cristo. Y esto digo, que la ley, que vino cuatrocientos treinta años después, no puede anular el pacto previamente ratificado por Dios en Cristo, para dejar la promesa sin efecto. Porque si la herencia fuera por la ley, ya no sería por la promesa; pero Dios la concedió a Abraham mediante la promesa.

Tenga en cuenta que Pablo dice que este pacto anterior fue "confirmado antes por Dios en Cristo". ¿Cuando se hizo esto? El sacrificio de Cristo fue prefigurado cuando el Señor cortó un pacto de sangre con Abraham. Abraham fue instruido a partir varios animales a la mitad, y un temor profundo cayó sobre él. Un horno humeante y una antorcha (linterna) se observaron pasar entre las piezas. Estas cosas apuntaban a la labor que debía realizarse por Cristo.

Un hermano que me escribió hace unos días se opone a mi enseñanza actual sobre la Ley. Defendió la continuidad del Pacto Mosaico diciendo que Cristo no trae un Nuevo Pacto, sino que simplemente renovó el Pacto Antiguo. Hay verdad en que el Nuevo Pacto en la sangre de Cristo es un pacto RENOVADO. Hay que entender, sin embargo, que no es el pacto instituido por Moisés el que fue RENOVADO. Fue el anterior Pacto de la Promesa. Cuando el Señor cortó pacto con Abraham, Su plan era que la promesa se quedara durante muchos siglos más. Así como la promesa de Dios se demoró por Abraham en un sentido natural, también se demoró en un sentido espiritual.

Isaac es un tipo y sombra de Yahshua. Isaac fue llamado "risa" porque su aparición trajo alegría y gozo a los corazones de Sara y Abraham, de la misma manera que la aparición de Cristo traería alegría y gozo al mundo. Yahweh tenía muchas más cosas en mente que iban a ser realizadas en Isaac, cuando prometió a Abraham una simiente. Isaac no era la verdadera simiente. Yahshua era esa simiente. Dios se había comprometido a dar a luz a través de Abraham a un heredero justo. Isaac estaba en esclavitud del pecado, al igual que su padre, pero la semilla tan esperada no lo estaba. Yahshua fue tentado en todo como nosotros, pero sin pecado. Nos encontramos con otra parábola espiritual en la vida de Abraham. Cuando la semilla natural que iba a ser realizada en Isaac se demoraba, Abraham tomó para sí otra mujer. Abraham ya estaba casado con Sara, y tomó para sí Agar, sierva de Sara, como esposa. El matrimonio representa un pacto entre dos partes. Este pacto se sella cuando el hombre íntima con la mujer. Agar habría sido virgen cuando se le dio a Abraham, por lo tanto, un pacto de sangre fue cortado cuando Abraham tuvo relación con ella. Es necesario entender que Agar era la esposa de Abraham por alianza con el fin de percibir las cosas que siguen.

Génesis 16:3-4, Entonces Sarai, mujer de Abram, tomó a Agar su sierva egipcia, y se la dio a su marido Abram para ser su esposa, después de que había habitado Abram diez años en la tierra de Canaán. Por lo que se llegó a Agar, la cual concibió.

Así vemos que Abraham entró entonces en dos pactos. El primero fue con Sara. El segundo con Agar. Cuando el fruto del primer pacto se demoraba en aparecer, un segundo pacto fue introducido. De la misma manera, los descendientes de Abraham entraron en dos pactos. Los descendientes de Abraham no pudieron mantener el Segundo Pacto; lo violaron repetidamente.

Hebreos 8: 9, Ellos no permanecieron en mi pacto ...

Aún así, Abraham no guardó su pacto con Agar. A pesar de que era su esposa y le dio un hijo, Abraham la despidió sin herencia o disposición. Esto fue para que se cumpliesen los tipos y sombras de la Ley. Cuando la simiente prometida vino de acuerdo con el más antiguo Pacto de la Promesa, el Pacto de la Ley se alejó. La Ley nunca tuvo la intención de permanecer para siempre. Se dio solamente hasta que la simiente prometida viniera.

Gálatas 3:19, ¿A qué propósito entonces sirvió la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa.

En verdad, la alianza con Agar fue "añadida a causa de las transgresiones", porque fue la incredulidad de Abraham y de Sara lo que condujo a esta obra de la carne. Piense bien que el Señor permitió a Abraham seguir este curso en la toma de Agar como su esposa. Sin embargo, el fruto de su carne no era aceptable a los ojos de Dios. Ismael no era un producto de la fe y la obediencia, vino de la incredulidad y el esfuerzo. Aun así, el Señor permitió que Su pueblo tuviera la experiencia luchando por 1.500 años, hasta que apareciera la simiente prometida. Este esfuerzo revelaría la vanidad de todo esfuerzo carnal para alcanzar a la justicia de Dios. La Ley nunca podría satisfacer el corazón de Yahweh. La permitió por un tiempo hasta que viniese la simiente, quien cumpliría el deseo de Yahweh, que es «HIJOS OBEDIENTES". La Ley sólo podía ofrecer un sacrificio para expiar temporalmente por los pecados que eran cometidos continuamente. Yahweh quería obediencia, no sacrificios.

I Samuel 15:22, "¿Tiene Yahweh tanto contentamiento con los holocaustos y víctimas, como en obedecer a la voz de Yahweh? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que el sebo de los carneros".

Yahweh deseaba hijos a Su imagen, de la misma manera que Abraham anhelaba un hijo de sus lomos. Vemos la insatisfacción de Yahweh con la Ley en el siguiente pasaje

Isaías 1:11-14, ¿Para qué sirve la multitud de vuestros sacrificios me ha dicho Yahweh? Estoy harto de los holocaustos de carneros, y de sebo de animales gordos; y yo no me deleito en la sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos. Cuando venís a presentaros delante de mí, ¿quién demandó esto de vuestras manos? No me traigáis más vanas ofrendas para hollar mis atrios, el incienso es una abominación para mí, las lunas nuevas y sábados, el convocar asambleas, no lo puedo soportar; sino que vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes son maldad. Mi alma las aborrece, son un problema para mí, estoy cansado de soportarlas [Biblia de Noah Webster 1833].

Debido a que la Ley (Agar) no pudo producir rectitud en el corazón del hombre, nunca fue una mujer agradable para los descendientes de Abraham a los ojos de Dios. La descendencia que produjo era rebelde. Sus corazones siempre iban por mal camino. Al igual que Ismael, no podían domar la indisciplina de sus propias almas. Todos los nacidos de Adán son como Génesis 16: 11-12 dice, "un hombre asno salvaje". Y el ángel de Yahweh dijo a [Agar]: "He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo. Tú deberás llamar su nombre Ismael, porque el Señor ha escuchado tu aflicción. Él será un hombre salvaje; ... su mano será contra todos, y la mano de todos contra él, y él habitará en presencia de todos sus hermanos".

En el hebreo, las palabras traducidas en castellano como "hombre salvaje" son "Adam Pere". Adán significa "hombre". Pere es una palabra hebrea que describe al onagro, que era un asno salvaje del desierto. Dios estaba testificando que Ismael, el hijo de Agar, sería un hombre con la naturaleza de un asno salvaje. La terquedad y rebelión serían su naturaleza. Ismael es un tipo y sombra de cada hombre nacido del primer Adán. En la medida que es el hijo de Agar, Él es un símbolo de todos los que entran en el pacto de la Ley buscando complacer a Dios a través de las obras de la carne. La Ley no puede contener a los hombres pecadores. Como Pablo testificó, simplemente excitaba el deseo de violar sus órdenes.

Romanos 7: 5, Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo para llevar fruto para muerte.

Sin recibir el nuevo nacimiento en Cristo, todos somos asnos salvajes. Difícilmente nosotros podremos ser restringidos. Siempre vamos a encontrar alguna manera de liberarnos de aquello que nos sujeta. Yahweh no tiene ningún aprecio por el fruto de la carne del hombre. Lo mejor que puede producir el hombre caído no está a la altura de la voluntad de Dios. Aquello que hace diferencia debe ser llevado a efecto por Su Espíritu.

Génesis 17:18-19, Y dijo Abraham a Dios: "Oh, que Ismael viviera delante de ti!" Entonces Dios dijo: "No, Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para su descendencia después de él".

La falta de consideración de Dios hacia Ismael encuentra un paralelo en su testimonio de la generación de Israel a la que se le dio la Ley.

Hebreos 8:7-9, Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para un segundo. Porque reprendiéndolos, dice: "he aquí que vienen días, dice Yahweh, en que haré un Nuevo Pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá -no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos no permanecieron en mi pacto, y yo los menosprecié a ellos, dice Yahweh".

La Ley es Agar. Habla largamente de mantener la fascinación del deseo del hombre. La Ley parece fértil. El hombre cree que si tan sólo lograra entrar en unión con la Ley el buen fruto será el resultado. La unión con la Ley, sin embargo, sólo produce rebelión y pecado.

Romanos 7: 8-11, Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda clase de codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. Yo vivía en un tiempo aparte de la ley; pero cuando vino el mandamiento, el pecado revivió y yo morí; y este mandamiento, que era para vida, demostró que resultó en muerte para mí; porque el pecado, aprovechándose del mandamiento, me engañó, y por él me mató.

El hombre natural abarca la Ley con la esperanza de producir vida. En efecto, hacia el exterior, puede parecer que el hombre ha logrado su objetivo. Hay una apariencia de vida hacia el exterior, pero los ojos de Dios sólo ven muerte.

Mateo 23:27-28, "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que sois como sepulcros blanqueados, que por fuera en verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera parecéis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad!"

Pueblo de Dios, la presente sentencia pronunciada por Cristo se aplica a todos los hombres que creen que ellos con sus obras encontrarán la aprobación delante de Yahweh. Después de que el Espíritu había sido dado al cuerpo de Cristo, el apóstol Pablo dijo que aún había hombres que querían llevar a los participantes de la Nueva Alianza de nuevo bajo la Ley, para que pudieran hacer un buen papel en la carne; a pesar de que Dios estaba dando a luz a algo mucho mejor para Abraham que lo que había logrado en su propia carne. Observen lo difícil que era para este hombre dejar de lado lo que había producido. Abraham pidió a Yahweh, "que Ismael viva delante de ti". La vida no iba a ser obtenida a través de la Ley; por lo tanto, cuando la vida (Yahshua) apareció, el hijo de la esclava tuvo que ser expulsado.

Considere esto con cuidado. Pablo nos dice que estas dos mujeres son los dos pactos. Abraham realmente tenía dos esposas. Se hizo convenio para ambas. Sin embargo, cuando Sara (la Jerusalén de arriba) trajo la simiente prometida, Agar (la Jerusalén de abajo) fue expulsada con su hijo.

Gálatas 4:30, "Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la sierva no ha de heredar con el hijo de la libre".

Para que no pensemos que esto era un acto injusto precipitado por Sara, tenga en cuenta que el Señor le dijo a Abraham que lo que Sara decía era Su voluntad.

Génesis 21:9-13, Y vio Sara al hijo que Agar la egipcia le había dado a Abraham, que se burlaba. Por lo tanto, dijo a Abraham: "Echa a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de heredar con mi hijo, es decir, con Isaac". Y el asunto era muy desagradable a la vista de Abraham a causa de su hijo. Pero Dios le dijo a Abraham: "No te parezca desagradable a causa del muchacho o de tu sierva. En todo lo que te dijere Sara escucha su voz; ... porque en Isaac te será llamada descendencia".

Leemos que Agar, después de haber dado a luz a Ismael, también actuaba con arrogancia hacia su señora Sara. Una importante verdad se revela aquí. Estos dos pactos están en antipatía uno hacia el otro, no pueden estar juntos en armonía. El tiempo de Agar en la tienda de Abraham era sólo hasta que la simiente prometida debía venir. Luego fue enviada lejos, con su hijo. Lo mismo sucede cuando nos encontramos con que la Ley se mantuvo sólo hasta que la simiente prometida apareció. Se renovó el Pacto de la Promesa. Cristo se ha convertido en Su Mediador. La esclava y su descendencia han sido despedidas.

Antes de pasar a otros tipos y sombras, consideremos un contraste mayor entre Ismael, el hijo de la esclava (Ley) y Cristo. Hemos visto describir que Ismael era un hombre asno salvaje. Era incapaz de gobernar sobre la terquedad y rebeldía de su alma. Por el contrario, vamos a mirar a la magnífica parábola que se encuentra en una de las últimas manifestaciones de Yahshua.

Marcos 11:1-2, Ahora bien, cuando se acercaron a Jerusalén, junto a Betfagé y a Betania, frente al monte de los Olivos, envió a dos de sus discípulos; y Él les dijo: "Id al pueblo que está enfrente de vosotros, y tan pronto como hayáis entrado en él encontraréis un pollino atado, en el cual nadie se ha sentado; soltadlo y traedlo.

Mateo. 21:4-7. Todo esto fue hecho, para que se cumpliese lo que fue dicho por el profeta que dijo: "Decid a la hija de Sion: He aquí, tu rey viene a ti, manso, y sentado sobre un asno, y un pollino hijo de asno. Y los discípulos fueron, e hicieron como Yahshua les mandó, y trajeron el asno y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos, y se sentó sobre ellos.


Los discípulos llevaron a Cristo un pollino en el que nadie había montado todavía. Esto es una parábola. Ningún hombre jamás había sido capaz de dominar la naturaleza bestia interior. Ningún hombre había conquistado la rebelión y el pecado obstinado del hombre natural. Cristo fue el primero en hacerlo. Se sentó sobre el potro, enviado para llevarlo a donde Él debía ir. Así también, siempre gobernó sobre Su alma; nunca hizo nada por Su propia iniciativa; vivió para hacer la voluntad del Padre. En Cristo, el deseo del Padre se realizó en un Hijo obediente. Todos aquellos que por la fe están unidos a Cristo también se transforman en hijos obedientes.

Publicaciones Heart4God :

No hay comentarios:

Publicar un comentario