TRADUCTOR-TRANSLATE

FIJACIÓN BAJO LA LEY: 5- LA LEY MORAL - UNA SOMBRA DE LAS COSAS POR VENIR, Joseph Herrin


Muchos han establecido el argumento de que la Ley ceremonial, y la Ley de las Ofrendas y Sacrificios, se han reservado para los que están en Cristo, pero la Ley Moral todavía tiene influencia sobre la vida de un individuo. Ellos enseñan que la Ley Moral todavía sirve como código de conducta del creyente y una guía para la vida recta. Que los apóstoles y los padres de la iglesia tenían en cuenta las porciones morales de la Ley cuando declararon que los cristianos han muerto a la Ley es evidente en las Escrituras, y se revelará a todos los que con razón dividen la Palabra de Dios. Considere el siguiente pasaje de los escritos de Pablo.

Romanos 7:6-7, Pero ahora hemos quedado libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en vejez de letra. ¿Qué diremos entonces? La ley es pecado? ¡De ningún modo! Por el contrario, yo no habría llegado a conocer el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no hubiera dicho: "No codiciarás".

Para quienes sostienen que Pablo estaba simplemente dejando de lado las adiciones talmúdicas a la Ley, dejo que ellos consideren los argumentos de Pablo en este capítulo de Romanos. ¿Dónde encontramos la orden "no codiciarás"? Es en la Ley de Moisés, en ese subconjunto muy pronunciado que se conoce como los Diez Mandamientos.

Éxodo 20:17, "No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo".

Pueblo de Dios, la orden de no codiciar sin duda pertenece a la división de la Ley que algunos han descrito como la Ley Moral. ¿Qué dice Pablo en lo que se refiere a ella? "Pero ahora hemos quedado libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra".

Hay una serie de cosas que se deben observar en esta declaración. El Espíritu ha suplantado el papel de la Ley. El Espíritu de Cristo es mucho más completo, más sustancial, potente y capaz que la Ley entregada a Moisés. El Espíritu no sólo es capaz de revelar a los hijos de Dios la voluntad del Padre en todas las cosas, sino que es capaz de impartir la vida divina necesaria para obedecer.

Una segunda cosa que hay que observar en esas palabras es que hemos de seguir sirviendo a Yahweh. Al ser liberados de la Ley vamos a entrar en un servicio más completo a Dios. Este servicio no es continuar en "el arcaísmo de la letra". Pablo da testimonio de que hemos muerto a esa manera de vivir. Este servicio, más bien, se encuentra en la novedad del Espíritu.

Gálatas 5:18, Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

Al compartir con los santos de Dios a lo largo de muchos años que los que están en Cristo ya no están bajo la Ley, incluyendo la Ley moral, se me han planteado muchos argumentos emocionales. Uno de los argumentos más comunes es preguntar: "Entonces, ¿qué cree, que ahora está bien cometer asesinato, o cometer adulterio o robar?" Otros preguntarán, "Entonces, ¿qué parte de la Ley Moral es la que quieres violar?" Pueblo de Dios, tales argumentos no han logrado comprender lo que las Escrituras enseñan. Ellas no promocionan la ilegalidad. Ellas están declarando que existe una más excelente manera de discernir la mente y la voluntad del Señor que a través de la Ley. La Ley era débil, y contenía sólo una sombra de la voluntad de Dios. El Espíritu es capaz de revelar la voluntad de Dios en plenitud. No me gusta andar sin restricción alguna. Deseo saber la voluntad del Padre, y hacerla. La Ley no puede revelarme la voluntad del Padre con la misma precisión y plenitud que el Espíritu residente de Cristo. Recuerde, Moisés puso a los hombres bajo el gobierno de Yahweh mediante el establecimiento del pacto de la Ley. Cristo lleva a los hombres bajo el gobierno del Padre en un grado muy superior. Su vida establece el patrón para ser vivido por todos aquellos que han nacido de Su semilla. Yahshua no se guió por la Ley. Él fue guiado por el Espíritu y Él cumplió perfectamente la voluntad y el placer del Padre. Desde el momento en que el Espíritu descendió sobre Él en el Jordán en la forma de una paloma, leemos acerca de la vida de Cristo siendo dirigido por el Espíritu Santo.

Marcos 1: 9-13, Y aconteció en aquellos días que Yahshua vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y luego, cuando subía del agua, vio que se abrieron cielos y el Espíritu que descendía sobre él como una paloma. Luego el Espíritu le impulsó al desierto. Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían.

Fue la voluntad del Padre para Su Hijo que comenzara Su ministerio terrenal con un ayuno durante cuarenta días, que habitara en el desierto, y fuera tentado por el diablo. Cristo no llegó a este conocimiento de la voluntad de Su Padre a través de la Ley. Cristo reveló el patrón de Su vida en las siguientes palabras:

Juan 5:19-20, Por lo tanto Respondió Jesús y les decía: "En verdad, en verdad os digo, que el Hijo no puede hacer nada por sí mismo, a menos que sea algo que él ve hacer al Padre; porque lo que el Padre hace, estas cosas también hace el Hijo de igual manera. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y el Padre le mostrará obras mayores que éstas, de manera que os maravillaréis".

¿Cómo es que el Padre daba a conocer lo que estaba haciendo al Hijo? Era a través del Espíritu.

I Corintios 2:11-13, Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así también los pensamientos de Dios nadie los conoce sino el Espíritu de Dios. Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que podamos conocer las cosas que nos han sido dadas gratuitamente por Dios, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

Quiero compartir con ustedes aquí una de las consecuencias más trágicas de mirar a la Ley como una guía para la vida recta. Debido a que la Ley contiene sólo una sombra de la voluntad del Padre, y no el contenido completo de Su voluntad, los que son guiados por la Ley van a dejar de descubrir y caminar en todo lo que el Padre ha designado para sus vidas. Aquellas áreas de la voluntad del Padre que son las más propensas en que fallemos en entrar son en las que el santo experimenta sufrimiento y persecución.

Veamos a Cristo una vez más como un patrón. Fue el Espíritu quien dirigió a Yahshua a sanar en el día de reposo. Aunque la Ley no prohibía estrictamente la curación en sábado, ni decía que hay que curar en sábado si se presentaba la oportunidad; Yahshua entendía que si Él sanaba en sábado, los líderes religiosos judíos lo condenarían y, finalmente, tratarían de quitarle la vida. Si hubiera estado guiado por la Ley podría haber razonado, "puedo esperar hasta que el día de reposo haya terminado para curar a la gente; todavía serán sanados, y así evitaré la condena y la persecución". Así, sin embargo, no era como Cristo tomaba Sus decisiones. Tuvo cuidado de hacer todo lo que veía hacer al Padre, y Él vio al Padre curar a ciertas personas en el día de reposo. Si Yahshua iba a lograr toda la voluntad del Padre, Él tenía que someterse a hacer todo lo que el Espíritu le revelara. Observe cómo este tema de la persecución enlaza con el pasaje que leímos anteriormente.

Juan 5:16-19, Por esta razón los judíos perseguían a Yahshua, porque hacía estas cosas en sábado. Pero El les respondió: "Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo también trabajo". Por esta razón, por tanto, los judíos estaban buscando aún más matarlo, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios. Por lo tanto Respondió Jesús y les decía: "En verdad, en verdad os digo que el Hijo no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; todo lo que el Padre hace, estas cosas también hace el Hijo de de igual manera".

Yahshua vio al Padre hacer curación en sábado, por lo tanto, Él sanó en sábado. Esta sumisión a la dirección del Espíritu dio lugar a la persecución de Cristo. Si Yahshua hubiera sido dirigido por la Ley fácilmente podría haber esperado y curado el próximo día y evitar la persecución.

Muchos cristianos hoy en día están dirigidos por la Ley, o buscan algún código de moral cristiana como fuente de dirección en la vida, están haciendo continuamente decisiones similares. Al vivir por un código de conducta evitan la persecución y el sufrimiento. Se liberan de una vida dirigida por el Espíritu. La mente del cristiano se convierte en aquello que los dirige, mediante la elección de la mejor manera de aplicar la Ley a sus circunstancias. Pueblo de Dios, permítanme decir claramente, que con el fin de ser conformados a la imagen de Cristo debemos vivir por el Espíritu. El Espíritu siempre llevará a los hijos e hijas de Yahweh a experiencias en las que les encierren, les condenen, les desprecien y les persigan. El Espíritu siempre dirige a los santos a una ruta de aflicción que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

No conozco ningún mayor engaño hoy entre el pueblo de Dios que el de aferrarse a la Ley (la letra de la Ley, digo yo, Txema, el que traduce, porque una cosa es la letra de la Ley y su cumplimiento externo y otra actuar conforme al espíritu de la Ley; recordemos que Pablo nos dice que la Ley es espiritual) con argumentos apasionados de querer hacer la voluntad del Padre. La aceptación de la Ley proporciona una excusa para evitar el sufrimiento, manteniendo una apariencia de justicia. Se separa a los cristianos de la sumisión al Espíritu de Cristo con el resultado de que la cruz del discípulo sea evitada. Esta es la razón por la que Satanás trabaja sin descanso para sembrar la confusión entre el cuerpo de Cristo en relación con el papel de la Ley. Satanás sabe que la Ley no hace a nadie perfecto, pero la vida en el Espíritu da a luz hijos e hijas maduros. Satanás no quiere ver a Cristo formado plenamente en los hombres, por lo que los lleva lejos de la única vía que puede producir santos que han llegado a la plenitud de la estatura de Cristo. Si uno camina por el Espíritu tiene que ir donde el Espíritu le lleva a ir, y hacer lo que el Espíritu le dirige a hacer. El mismo Espíritu que llevó a Yahshua a sanar en el día de reposo para enfrentar el pecado y la corrupción del sistema religioso judío, conducirá a los discípulos de hoy a las obras y las palabras que darán lugar a su persecución.

Gálatas 6:12, Todos los que quieren hacer un buen papel en la carne, éstos os obligarían a ser circuncidados, solamente para no padecer persecución por la cruz de Cristo.

¿Percibe lo que Pablo está diciendo aquí? La Ley permite que los hombres y las mujeres hagan un buen papel en la carne, evitando al mismo tiempo la persecución de la cruz. Déjeme darle un ejemplo para ilustrar esto. La Ley dice a un hombre que debe dar los primeros frutos de su ganancia a Yahweh. Él es libre de hacer con el resto sea cual sea lo que su alma desee, siempre y cuando no viole la justicia que se encuentra en la Ley. Esta es una sombra de la voluntad de Dios, pero no la sustancia en su totalidad. La sustancia se realiza en Cristo.

Lucas 14:33, "Así que, ninguno de ustedes puede ser mi discípulo si no renuncia a todo lo que posee".

Cristo trae en la plenitud de la voluntad del Padre para la humanidad. Todo lo que un hombre posee es para ser entregado al Padre para ser utilizado como Él dirija. Los que viven por una Ley de justicia para hacer un buen papel en la carne, dan al Padre un diezmo de su ganancia. Los que caminan por el Espíritu deben entregar al Padre TODO.

Lucas 14:33, ''entonces cada uno de vosotros que no puede deshacerse de lo que el mismo tiene, no puede ser mi discípulo" (Traducción literal de Young).

Había un joven rico que guardaba la Ley de Moisés. Era, hacia el exterior, de un carácter muy piadoso. Tomando prestada la descripción de Pablo, hacía una buena actuación en la carne. No dudo de la sinceridad de este hombre ... yo no creo que era un hipócrita, o un actor de juegos; el quería ser aprobado por el Dios de Israel. Este joven rico vino al Mesías y le dijo lo siguiente:

Mateo 19:16, "Maestro bueno, ¿qué bien deberá he de hacer para tener la vida eterna?"

Yahshua le respondió citando algunos de los diez mandamientos. El joven rico aseguró a Yahshua que había guardado todas estas cosas. Luego dijo: "¿Qué más me falta". Observen de cerca la respuesta de Cristo. No le dice al joven rico que es perfecto por haber guardado los mandamientos, la Ley no hace nada perfecto. En su lugar, Cristo responde:

Mateo 19:21 ,"Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; y ven, sígueme".

Este encuentro con el joven rico se registra en tres de los evangelios. Marcos presenta estas últimas palabras de Cristo al rico de esta manera.

Marcos 10:21 Entonces Yahshua, mirándolo, lo amó, y le dijo: "Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; y ven, toma la cruz, y sígueme".

En cada relato de este encuentro el escritor revela que Cristo le dijo al joven que había guardado la Ley, que todavía le faltaba. Cristo dijo: "SI QUIERES SER PERFECTO" hay algo más que debes hacer. La palabra traducida como "perfecto" aquí es la palabra griega "teleios". Significa, "perfecto, entero, que no le falta nada". Para llegar a ser "teleios" Cristo le dijo al joven que él debía ir más allá de la Ley, y "tomar la cruz y seguirle".

¿Cómo se puede seguir a Cristo? Recibiendo el Espíritu de Cristo y entregándose para ser guiado por Él en todas las cosas de la misma manera que Yahshua lo hizo. El Espíritu conduce a todos los hombres a una cruz. Los que son guiados por la Ley son capaces de hacer un buen papel en la carne, evitando al mismo tiempo la cruz. Aquellos de ustedes que leen este escrito, les declaro que si se aferran a la Ley como su guía para vivir, ustedes serán capaces de hacer un buen papel en la carne. Los hombres les aplaudirán por su apariencia justa, pero se quedarán cortos de convertirse en "perfectos, enteros y que no les falta nada". Si se entregan a ser guiados por Espíritu en todas las cosas, ustedes también pueden ser obligados a vender todo lo que tienen, y distribuirlo a los pobres. Los hombres no les aplaudirán por esto. Los miembros de la familia les dirán que ustedes están equivocados. Las personas religiosas, y amantes del dinero, les dirán que ustedes necesitan sostener sus posesiones para que el mundo vea que la obediencia a Dios resulta en prosperidad. Sin embargo, Cristo, hablando a través de la inspiración del Espíritu de Su Padre reveló que esta es la voluntad de Dios para este joven. Si él quería ser perfecto, tenía que ir más allá de la Ley, hasta una vida totalmente entregada al Espíritu. Cristo declara que este es un costo que TODOS los discípulos deben aceptar. Todo lo que usted posee debe ser cedido al Espíritu para ser utilizado como Él dirija.

Consideremos ahora la razón por la que Ley es tan atractiva para los hombres y mujeres de hoy. La aceptación de la Ley los libra de sufrir, mientras que les permite hacer un buen papel en la carne. Aquellos que están preocupados de que mi enseñanza en esta serie dará lugar a la ilegalidad, ahora saben la verdad. Se trata de una adhesión a la Ley por la que uno se aleja de completa sumisión a la voluntad de Dios y evita a los hombres llegar a la madurez espiritual.

Les pido que examinen esta cuestión en su propia vida. ¿No es más fácil que usted dé al Señor un diezmo de sus productos que someter todo lo que posee a Él para su reparto? ¿No infunde esto miedo en el corazón, al considerar lo que podría resultar de una entrega total al Espíritu en este ámbito? Si usted ha abrazado la Ley como su guía, puede consolarse con la idea de que ha hecho bien en dar a Dios un diezmo. Usted puede evitar preguntar a Dios si tendría que darlo todo. Si esta es su experiencia, la Ley le ha separado del Espíritu de Cristo. La Ley ha usurpado el papel del Espíritu como la voz de Yahweh para revelar Su completa y perfecta voluntad para usted.

Gálatas 5: 4, Los que están tratando de ser justificados por la ley, de Cristo os habéis separado ...


¿No es un gran motivador el miedo a sufrir? Muchos, sin discernir la dinámica de la atracción de la Ley para el alma del hombre, se están encontrando defendiendo con firmeza la permanencia de la Ley. Ellos declaran que están defendiendo la justicia y la lucha en nombre de Yahweh, pero en verdad están por debajo de entrar en una plena sumisión a Su voluntad. Las consecuencias en sus vidas serán trágicas. Ello no será suficiente para alcanzar la plena estatura de Cristo. La perfección no se encuentra en la Ley.

Publicaciones Heart4God :