TRADUCTOR-TRANSLATE

"FIJACIÓN BAJO LA LEY": 10- MI SIERVO MOISÉS HA MUERTO, Joseph Herrin



Un hermano en Cristo, me escribió después de leer el capítulo anterior sobre la vida de Moisés como un tipo y sombra de la Ley. Sus comentarios son pertinentes para el tema de este capítulo.

El título es una cita tomada del versículo siguiente:


Josué 1:1-2, Y aconteció que después de la muerte de Moisés, siervo de Yahweh, que Yahweh habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: "Moisés mi siervo ha muerto; ahora, pues, levántate, cruza este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a ellos, a los hijos de Israel".

El hermano que me escribió compartió algunas ideas adicionales de Moisés como un tipo y sombra de la Ley. Me pareció que sus comentarios son excelentes y quisiera compartirlos con ustedes.

Estimado hermano José, he sido muy bendecido por su serie de enseñanza “Fijación Bajo la Ley”. Mis ojos se han abierto a muchas cosas y he sido desafiado a buscar una cada vez mayor vida en el Espíritu. Es mucho más fácil cumplir la Ley y tener una apariencia de justicia, que coger nuestra cruz y seguir al Cordero por dondequiera que va. Sin embargo, la verdadera libertad sólo se encuentra en Cristo y la vida en el Espíritu; de lo contrario, nos encontramos que permanecemos esclavos del pecado como Pablo declara:

Romanos 7:21-25, Así que descubro esta ley: Aunque quiero hacer el bien, el mal está en mí; porque en el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mí, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mí. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo que está sujeto a la muerte? ¡La gracia de Dios, que me ofrece por medio de Jesucristo nuestro Señor!

En la lectura del reciente artículo sobre la vida de Moisés siendo una parábola, o tipo de la Ley, un pensamiento adicional vino a mi mente que realmente impulsa la decisión de la casa de Dios de poner fin a la Ley. Puedo estar equivocado, pero creo que Moisés es la única persona en la Biblia que fue enterrado personalmente por el Señor. Consulte las siguientes referencias de versículos en relación con el cuerpo de Moisés (es decir, el cuerpo de la Ley).

Deuteronomio 34:5-6, Y Moisés, siervo de Yahweh murió allí en Moab, como Yahweh lo había dicho. El lo enterró en Moab, en el valle delante de Bet-peor, pero hasta la fecha nadie sabe dónde está su tumba. Moisés tenía ciento veinte años cuando murió, sin embargo, sus ojos no eran débiles, ni su fuerza se había ido.

Judas 1:9, Pero incluso el arcángel Miguel, cuando estaba disputando con el diablo sobre el cuerpo de Moisés, no se atrevió por sí mismo a condenarle con injurias, sino que dijo: "El Señor te reprenda".


Podemos discernir desde el primer versículo que fue el Señor mismo quien enterró el cuerpo de la Ley y que era Su intención. En el segundo versículo, se nos recuerda que parece que el diablo tiene un interés indebido en el cuerpo de la Ley e incluso disputa con Miguel sobre él. Estoy seguro de que hay una búsqueda continua del diablo intentando reactivar la Ley, para que los santos puedan ser mantenidos bajo servidumbre y nunca llegar a la madurez. El diablo sabe que una vez que los 'hijos de Dios' se manifiesten su tiempo es corto, por lo que cuanto más tiempo pueda mantener a los santos sujetos a servidumbre no habiendo alcanzado la madurez, más tiempo podrá conservar su gobierno como príncipe de este mundo. Sin embargo, sabemos que va a suceder de acuerdo con el horario de Dios y de nadie más, a pesar de los intentos en vano del diablo de que los tiempos cambien, o en este caso de conseguir más tiempo.

Otra cosa que me llamó la atención, también en los versículos anteriores: En el comienzo de la Ley, usted ha mencionado que 3.000 murieron, y en Pentecostés (inicio de la vida en el Espíritu) que 3.000 fueron salvados. Del mismo modo, en la muerte de la ley, Moisés tenía de 120 años, y en Pentecostés (renovación del Pacto de la Promesa) 120 estaban en el Aposento Alto. Es sólo una observación, ¡pero como usted ha dicho, el Señor es un Dios de datos y nada es por casualidad!


Gracia y Paz, hermano Andrew Eberly.

Andrew es correcto en que Moisés es la única persona llamada que han sido enterrada por Yahweh. Tal acontecimiento inusual, ciertamente lo confirma un examen cuidadoso. Voy a añadir algunas reflexiones adicionales sobre este asunto. Andrew, en el Escritura citada leemos: "Moisés tenía ciento veinte años cuando murió, sin embargo, sus ojos no eran débiles, ni su fuerza se había ido". Lo que esto significa es que la Ley nunca disminuyó en su capacidad para mostrar al hombre su condición (sus ojos no eran débiles). Además, la Ley conserva su fuerza hasta el final, teniendo el poder de poner los hombres a la muerte (ni su fuerza se había ido).

Sin duda, es simbólico que Moisés a la edad de cuarenta años, sintiendo que había sido llamado de Dios, mató a un egipcio. La Ley es un homicida. Su ministerio es uno de condenación y muerte.

II Corintios 3:9, Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, el ministerio de justicia lo supera mucho más en gloria.

II Corintios 3:7-9, Pero si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, ¿cómo no será más glorioso el ministerio del Espíritu?

Leemos que cuando Moisés descendió del monte con las tablas de la Ley, mandó a los levitas matar a sus hermanos y 3.000 cayeron en ese día. Más tarde, Moisés ordenó a los que habían transgredido pecando en el asunto de Baal Peor que fueran colgados. Una y otra vez vemos a Moisés aplicando la Ley, matando a los hombres, porque la paga del pecado es muerte.

La Ley no pudo liberar a los hombres de su esclavitud al pecado. Sólo podía aplicar el juicio por el pecado. Moisés, al igual que la Ley, retuvo su fuerza hasta el final. En verdad, el último acto de la Ley fue poner al Hijo de Dios a muerte. Era increíble la fuerza de la Ley.

Hebreos 2:2, Porque si la palabra dicha por los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió una pena justa ...

Cristo no murió por Sus propios pecados. Él tomó el pecado de la humanidad sobre Sí mismo. La Ley efectivamente mató a todos los hombres cuando Cristo estaba en la cruz, porque Él murió en nuestro lugar. Hasta el final, la Ley conservó su poder. Cuando se llevó a cabo su último acto, matando a cada hombre, Cristo quitó el guardar la Ley.

Colosenses 2:13-14, vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, habiéndonos perdonado todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que eran hostiles a nosotros; quitándola de en medio y clavándola en la cruz.

Es aún más significativo el hecho de que Moisés fue enterrado, no en Israel, sino en Moab. Leemos: "El lo enterró en Moab, en el valle delante de Bet-peor, pero hasta la fecha nadie sabe dónde está su tumba". Moab estaba fuera de la tierra de Canaán. Yahweh no les dio a los israelitas nada que perteneciera a Moab.

Deuteronomio 2:9, Entonces el Señor me dijo: "No molestes a Moab, ni lidies con ellos en guerra, porque no te daré nada de su tierra por heredad".

¿Por qué Satanás contendió con Miguel por el cuerpo de Moisés? Moisés estaba muerto, y Miguel fue enviado a enterrarlo. Satanás se opuso a esta acción. Todavía se opone hasta este día. A pesar de que el poder y dominio sobre el hombre terminó cuando Cristo fue inmolado por la Ley, Satanás trata de mantenerla viva hasta nuestros días. No se encuentra vida en la Ley.

Gálatas 3:21, Y si hubiera habido una Ley determinada que fuera capaz de impartir vida, la justicia hubiera verdaderamente sido por la Ley.

Satanás, con mucha astucia y engaño quiere llevar siempre a los hombres lejos de la verdadera fuente de vida y dirigirlos a centrarse en lo que está muerto.

Tenemos que vernos unidos a Cristo y muertos a la Ley. La Ley fue un ministro de condenación y muerte. Mató a todos los hombres. En Cristo Yahshua somos hechos vivos.

Romanos 7:4, Por lo tanto, hermanos míos, también fuisteis muertos a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.

Veamos un último detalle de la muerte de Moisés antes de pasar a otras cosas.

Leemos, "lo enterró en Moab, en el valle delante de Bet-peor, pero hasta la fecha nadie sabe dónde está su tumba". En el hebreo la palabra Bet significa "casa". Peor significa "abierta, franca, o bostezo"; en combinación significan "casa abierta" o "casa enorme". Se habla de una habitación que está abierta. La puerta no está cerrada. ¿Cómo fue que la Ley vino a su lugar de descanso final? ¿No fue en la persona de Cristo? ¿No es esto lo que se hizo patente cuando Moisés puso las tablas de la Ley en el arca de oro? El Hijo de Dios satisfizo plenamente todos los requisitos justos de la Ley. Cristo aceptó el juicio de muerte de la Ley por el pecado de la humanidad. Fue crucificado y entonces puesto en un sepulcro. La Ley fue allí con Él.

Romanos 10:4, Porque Cristo es el fin de la Ley para justicia a todo aquel que cree.
Cristo ya no está en el sepulcro. La tumba está abierta, franca, bostezando. La tierra no podía retenerlo. La muerte no pudo sujetarlo. Se levantó. Su muerte, sepultura y resurrección marcaron un punto de inflexión de Yahweh con Su pueblo. La Ley se cumplió y sepultó en la persona de Cristo. Cristo, entonces envió Su Espíritu para que podamos ser participantes de la naturaleza divina. Los que están en Cristo (Traductor: Tabernáculos) han pasado de siervos a hijos, de la infancia a la madurez, de la Ley como tutor y maestro, a la vida en el Espíritu.

¡Qué cosas tan gloriosas se han revelado en los tipos y sombras que Yahweh nos ha dado!


Proverbios 25:2, Es gloria de Dios encubrir una cosa, pero gloria de los reyes es investigar un asunto.

Publicaciones Heart4God :