TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO 24: EL HOMBRE FUE CREADO PARA DAR FRUTO, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 24
EL HOMBRE FUE CREADO PARA DAR FRUTO


Santiago 5: 7 y 8 dice,

7 Sean pacientes, por lo tanto, hermanos, hasta la venida del Señor. He aquí, el labrador espera el precioso fruto de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y tardía. 8 Sed también vosotros pacientes; fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca.

La paciencia es una parte del fruto del Espíritu (Gal 5,22). Dios creó el tiempo con el fin de producir este fruto. A Moisés se le dieron 80 años para producir este fruto en cantidad suficiente para calificar para dirigir a Israel en el desierto. Dios les dio a José y David doce años para producir este fruto para que pudieran gobernar adecuadamente.

Aquellos que se rebelan contra el tiempo no están calificados para gobernar en el Reino, porque ellos aún no han producido el fruto de la paciencia en su vida. He conocido a muchos que consideran el tiempo como su enemigo, en lugar de su amigo. Muchos piensan que si se reconoce el tiempo, no se puede vivir en el Espíritu, que es el Reino Eterno; pero eso es como decir que Jesús no podía vivir en la carne, mientras que al mismo tiempo estaba en el Espíritu. El Cielo y la Tierra, a menudo se yuxtaponen, pero no están en conflicto. El objetivo de la historia es reconciliar todas las cosas que Dios ha creado -no amar unas y despreciar las otras.


5 … y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que hubiera brotado, porque el Yahweh Dios no había enviado lluvia sobre la tierra; y no había ningún hombre para cultivar la tierra … 7 Entonces el Yahweh Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente. 8 Y Yahweh Dios plantó un huerto hacia el oriente, en Edén, y puso allí al hombre que había formado. 9 Y de la tierra el Señor Dios hizo nacer cada árbol que es agradable a la vista y bueno para comer …

El propósito de la creación del hombre fue para dar fruto en la Tierra. Al igual que en el mundo físico, así también era hombre llamado para producir los diversos frutos del Espíritu. Cultivar la tierra o cuidar huertos fue diseñado para enseñarle diferentes leyes de la paciencia, de lo contrario, Dios pudo haber creado la forma por la cual el hombre pudiera producir la col instantáneamente. De hecho, hoy nuestra "instantánea" sociedad, con la mentalidad de tarjetas de crédito, ha dado a luz a una generación de estadounidenses que tienen poca o ninguna paciencia. Somos la generación del "ahora".

Santiago nos dice que Dios mismo es el Gran Labrador de la tierra. Aunque él ha delegado autoridad a la humanidad, Él ha conservado un interés activo en la gestión y dirección de las actividades en su gran finca. La actividad física de la agricultura está diseñada para producir frutos en la humanidad. De hecho, todo lo que Él manda y nos dirige a hacer está diseñado para producir fruto en nuestras vidas.

Por lo tanto, Él es el gran ejemplo de paciencia, porque el fruto del Espíritu es Su carácter que se está forjando en nosotros. Santiago implica que la paciencia está vinculada a "la venida del Señor". Esta fue una de las razones por las que Dios ha diseñado dos venidas de Cristo, en lugar de sólo una. El tiempo provisional, que conocemos como la Edad de Pentecostés, está diseñado para producir el fruto de la paciencia.

No hay duda de que Dios podría haber logrado Su obra en una sola venida de Cristo, si hubiera optado por hacerlo; pero en cambio, Él diseñó desde el principio que el cetro fuera separado de la primogenitura (1 Cr. 5:1,2), de manera que Cristo, naciendo en carne humana viniera primero del linaje de Judá y más tarde del de José, cuya túnica fue teñida en sangre. Esto fue profetizado en la Ley, como lo he demostrado en mi libro, Las Leyes de la Segunda Venida (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/05/libro-las-leyes-de-la-segunda-venida-dr.html), pero los rabinos las comprendieron.


La impaciencia en la Iglesia

La Iglesia bajo Pentecostés ha tenido una ventaja sobre los rabinos porque reconoce las dos venidas de Cristo. Muchos judíos se han vuelto amargados por esperar tanto tiempo para la llegada del Mesías, y muchos han abandonado por completo. Los cristianos han entendido generalmente que tienen que esperar a la Segunda Venida de Cristo (Heb. 9:28), pero muchos han tratado de eludir el tiempo, ya que no les gustan las limitaciones de la paciencia. Por lo tanto, muchas doctrinas han surgido de la impaciencia.

El Preterismo, por ejemplo, afirma que Cristo vino alrededor del 70 dC en el momento de la destrucción de Jerusalén y su templo. Su punto de vista no entiende la conexión entre el reino profético del rey Saúl y la Edad Pentecostal. Por lo tanto, no tienen demasiada confianza en Pentecostés como suficiente para establecer el Reino completo de Dios en la Tierra. Ni entienden la idea de la filiación o la Fiesta de los Tabernáculos; por lo tanto, creen que Cristo vino en el año 70, y que ahora estamos totalmente equipados, a través de Pentecostés, para establecer el Reino.

Si hubieran entendido que Saúl fue coronado el día de Pentecostés (conocido como el día de la "cosecha de trigo" en 1 Sam. 12:17), podrían ver que el reino de Saúl era un tipo del Reino de Dios bajo la unción pentecostal. La unción de Saúl era legítima, pero no fue permanente. Al ser pentecostal, la dinastía de Saúl no pudo establecerse de forma permanente.

De hecho, por ser de la tribu de Benjamín, su tribu con el tiempo tendría que dar paso a David, cuya tribu fue profetizada por Jacob-Israel en Gén. 49:10,

10 El cetro no se apartará de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Silo, y a él sea dada la obediencia de los pueblos.

Aun así, el Reino de Dios bajo Pentecostés fue un interludio temporal hasta la forma final del Reino 40 jubileos después. Así como Saúl reinó 40 años, también, como hemos visto, había ciclos de 40 años, años sabáticos y Jubileos.

40 años a partir de 33-73 dC para derrocar a Jerusalén y Judea.
40 años de Sábado del 33 al 313 dC para derrocar Roma.
40 Jubileos desde el 33 hasta 1993 dC para derrocar a Babilonia.

No muchos en la Iglesia entienden los tres ciclos de 40 en la Escritura.

Los testigos de Jehová afirman que Cristo vino en 1917, y cuando su visión resultó ser equivocada, lo interpretaron como una venida espiritual e invisible, sin darse cuenta de que la Iglesia había entrado en una nueva cautividad de Babilonia a través de la Ley de la Reserva Federal.

Algunos ignoran (o incluso rechazan) el Mensaje de Filiación: Cristo dado a luz en nosotros a través de la fiesta de los Tabernáculos. Otros personalizar totalmente Su venida, alegando que es una experiencia individual, y rechazan cualquier histórico cumplimiento de una Segunda Venida. La Escritura enseña tanto una aplicación personal como un cumplimiento histórico, por lo que debemos ver las dos caras de la misma sin rechazar un aspecto u otro. Aquellos que rechazan el cumplimiento histórico, sin embargo, tratan de eliminar cualquier momento designado, con la esperanza de que ellos puedan entrar en la experiencia aparte del resto del Cuerpo.

Por ejemplo, la fiesta de Pentecostés se cumplió históricamente en Hechos 2, pero individualmente algunas personas fueron llenas del Espíritu Santo mucho antes. El Espíritu de Dios estuvo involucrado con ello desde la misma Creación (Génesis 1: 2).

Abraham fue lleno del Espíritu cuando Dios cambió su nombre, poniendo el aliento de Dios (la letra hebrea eh) en el medio de su nombre (Génesis 17: 5).

Moisés tuvo una experiencia de Tabernáculos cuando salió del monte con el rostro resplandeciente (Ex. 34:30).

En la historia de Sansón en Jueces 13:25, se nos dice que "el Espíritu del Señor comenzó a agitarlo", y en 14, 6 y 19, "el Espíritu del Señor vino sobre él".

Todos estos ejemplos personales ocurrieron mucho antes de que el día de Pentecostés se cumpliera históricamente en Hechos 2. En cada caso, se podría decir que Cristo vino a cada persona individualmente; pero de ninguna manera esto hizo a un lado la necesidad de un cumplimiento histórico a una hora determinada. Por lo tanto, las experiencias individuales se producen de forma independiente de los cumplimientos históricos.

Cuando Jesús murió en la cruz, Él cumplió la Fiesta de la Pascua en un nivel histórico, aunque todos los santos del pasado, por experiencia personal, habían sido justificados por la fe en Su sangre.

Del mismo modo, cuando el Espíritu de Dios vino sobre los 120 discípulos en el Aposento Alto, marcó el cumplimiento histórico de Pentecostés, a pesar de que muchos habían experimentado esto de forma individual ya durante miles de años.

Lo mismo es cierto con la Fiesta de los Tabernáculos, aunque un menor número de personas en la historia han madurado hasta ese lugar en sus vidas. Mi punto es mostrar que la aplicación individual es independiente del cumplimiento histórico. Por esta razón, la Fiesta de los Tabernáculos aún no se ha cumplido históricamente. Se cumplirá cuando la Entidad Corporativa de Vencedores sea transformada con la vida de resurrección y reciba su tabernáculo de arriba (2 Cor. 5: 1-4).

En esa realización histórica, los vencedores recibirán sus nuevos tabernáculos (o prendas de vestir, como dice Pablo en 2 Cor. 5: 2) al mismo tiempo. Esta es la característica principal de la Manifestación de los Hijos de Dios. Leemos en 2 Tes. 2:10 del tiempo …

10 cuando venga para ser glorificado en sus santos en aquel día y para ser admirado entre todos los que han creído ...

Pero Pablo deja bien claro que estaba hablando de un futuro evento histórico que se iba a producir en el Cuerpo Colectivo de los santos al mismo tiempo. Ciertamente, debemos manifestar este patrón de forma individual, así como en nuestra propia vida, a medida que crecemos en Cristo a través de las experiencias de justificación (Pascua), santificación (Pentecostés), y Glorificación (Tabernáculos).

No obstante, si alguno repudia el cumplimiento histórico de estas fiestas, aún no ha aprendido a tener paciencia, ni ha adoptado esa parte de la Creación de Dios que llamamos tiempo.


Criaturas de Dios

Santiago nos dice en 5: 7 (NASB),

7 ... He aquí, el labrador espera el precioso fruto de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y tardía.

El término griego para "agricultor" es georgos, lo que significa, literalmente, un labrador. Hay una conexión íntima entre un granjero y un marido, y esto se refleja en la terminología bíblica. Por esta razón también, leemos una profecía en Isaías 62: 4,5,

4 Ya no se podrá decir de ti, "Desamparada", ni a tu tierra se dirá jamás: "Desolada"; sino que serás llamada "Mi deleite está en ella" (Hefziba) y tu tierra "Casada" (Beula). Porque el querer del Señor estará en ti, y tu tierra será casada. 5 Pues como el joven se casa con una virgen, se casarán contigo tus hijos; y como el gozo del esposo con la esposa, así tu Dios se regocijará en ti.

Los agricultores son, por tanto, labradores, porque engendran los frutos de la tierra, están demostrando el mismo tipo de fructífera relación de un matrimonio santo que da a luz hijos. Por otra parte, este es el modelo divino de Dios mismo como Él da a luz a los hijos de Dios.

La labranza de Dios se demuestra históricamente cuando Él plantó una "viña" en la tierra de Canaán. Lo hizo a través de Josué (Yeshua), que dio a las familias de Israel su herencia en la tierra. Isaías 5: 7 dice,

7 Ciertamente la viña de Yahweh de los ejércitos es la casa de Israel, y todo hombre de Judá su deleitosa planta. Por lo tanto, esperaba juicio [mispat], y he aquí, derramamiento de sangre [mispakh]; por justicia [Tsedakah], y he aquí, un grito de angustia [tsaakah].

Dios plantó los israelitas en Su viña. Isaías 5: 2 dice: "Se esperaba que produjera buenas uvas, pero produjo uvas silvestres". Por esta razón, Dios destruyó la nación y echó a Israel de la tierra, como dijo en Isaías 5: 5,

5 Así que ahora deja que te diga lo que voy a hacer a mi viña; quitaré su vallado, y será consumida; derribaré su muro y será hollada.

Dios también destruyó a la nación de Judá en los días de Jeremías y otra vez, por la misma razón, en el primer siglo.

Jesús habló de esto en su parábola de la viña (Mat. 21: 33-44). Los líderes que estaban en autoridad sobre el viñedo se negaron a rendirle el fruto que Él requería, sin embargo envió a muchos servidores (profetas) para recibir los frutos de la viña.

Después que los profetas habían ido y venido durante siglos, finalmente Dios envió a Su Hijo, diciendo: "Tendrán respeto a mi hijo" (Mateo 21:37). Sin embargo, cuando lo reconocieron, decidieron matarlo, en lugar de darle a Dios el fruto del Espíritu que le debían.

38 Pero cuando los labradores vieron al hijo, se dijeron entre sí: "Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su herencia".

Incluso se permitió a los líderes religiosos que determinasen su propio juicio en 21: 40-42,

40 Por tanto, cuando venga el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores? 41 Ellos le dijeron: "Llevará a esos miserables a un fin lamentable, y arrendará la viña a otros labradores, que se le abonen el importe correspondiente a su tiempo. 42 Por lo tanto, el reino de Dios será quitado ^de vosotros y será dado a gente que produzca los frutos de él.

Anteriormente, en el mismo capítulo, maldijo la higuera sin fruto, que era el símbolo de Judea (la nación), y la prohibió dar fruto nunca más (Mat. 21:19). Esto se produjo al final de tres años de ministerio de Jesús, en los que había buscado el fruto en la nación de Judea. Durante tres años Jesús había buscado el fruto, pero no encontró ninguno (Lucas 13: 6-9).

El Hijo de Dios fue enviado a recibir el fruto de la viña y de la higuera (es decir, de Judá). En Lucas 13 el resultado era todavía incierto, pero en la última semana de Su ministerio, Jesús dejó claro en Mateo 21 que los guardianes de la vid ciertamente lo matarían él, en lugar de producir los frutos que Dios requería.


Dios está todavía en busca del fruto

No hay duda de que Santiago conocía bien lo de la higuera maldita. Esa higuera tenía una gran cantidad de hojas, pero no había fruto (Mateo 21:19). Del mismo modo, Jerusalén afirmó tener una abundancia de fe, pero su "fe" no producía ningún fruto que Dios deseaba y requería de ellos. Esta fue la razón de la maldición de Jesús: "Ya jamás salga ningún fruto de ti".

Santiago vio esto prácticamente todos los días cuando él intercedía por la ciudad. Sin embargo, él vio esto como un problema universal, no sólo de Jerusalén, Judea y Samaria, sino también de los confines de la Tierra.

Dios no ha renunciado a su búsqueda del fruto de la fe. Él todavía está buscando el fruto, y un factor importante de este es la paciencia. Dios ha experimentado fracasos en los cultivos principales en el pasado. Incluso estos fueron planeados, por supuesto, pero ilustran la paciencia y la persistencia de Dios. Él seguirá con su cría hasta que reciba un aumento de cien veces. A nivel personal, los creyentes de la Pascua dan a luz treinta veces; los creyentes llenos del Espíritu de Pentecostés dan a luz sesenta veces; y los vencedores de Tabernáculos dan a luz un centenar de veces.


Las lluvias tempranas y tardías

Había dos lluvias en Canaán. La lluvia temprana llegaba en otoño después de la temporada de los Tabernáculos; la lluvia tardía llegaba en la primavera entre la Pascua y Pentecostés. Pentecostés en Hechos 2 fue el cumplimiento de la lluvia tardía, que se requería para llevar la cosecha de trigo a buen término.

Hay otra lluvia por venir, que es en realidad la "lluvia temprana" asociada con los Tabernáculos. Se necesitaba esta lluvia para hacer germinar la semilla que fue plantada en octubre o noviembre. Profetiza de la época en que los Hijos de Dios se siembran en la tierra, acompañados de un Gran Derramamiento del Espíritu Santo. Después de esta Manifestación de los Hijos de Dios, la Edad de Tabernáculos comenzará, en la que los Hijos de Dios provocarán la cosecha más grande jamás vista en la historia.

Esta es la cosecha que Dios ha esperado recibir pacientemente. Santiago escribió su epístola mucho después de la "lluvia" de Pentecostés, y esto muestra que Santiago se refería a otra lluvia y a otra cosecha de fruto aún por venir. Por lo tanto, les dice a sus lectores en 5: 8 que sigan el ejemplo de Dios,


8 Sed también vosotros pacientes; fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario