TRADUCTOR-TRANSLATE

DEJANDO EL CAMPAMENTO. CONCLUSIÓN, (Hebreos 13), Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 13
Hebreos 13:
Dejando el Campamento

El capítulo trece de Hebreos es la conclusión del libro. A la vista de todo lo que se ha dicho en los primeros doce capítulos, ¿cuál es el curso de acción que el autor está recomendando al pueblo hebreo? Lo primero es recordar amarnos unos a otros.

1 Que el amor fraternal [griego: Philadelphia] permanezca.

La palabra griega, Filadelfia, significa "amor fraternal". Jesús tenía mucho que decir acerca de esto, así como del amor de Dios (ágape). Phileo significa "amor", y adelphos significa "hermano".

2 No os olvidéis de la hospitalidad [griego: Philoxenia], porque por ella algunos hospedaron ángeles sin saberlo.

La palabra griega philoxenia significa "amor a los extraños", que se manifiesta como hospitalidad. Pablo habla de ella en Romanos 12:13, donde se traduce "hospitalidad" en la NASB. Xenos es una palabra griega que significa "extraño".

3 Acordaos de los presos, como si estuvierais presos con ellos, y de los que son objeto de malos tratos, ya que también vosotros estáis en el cuerpo.

Debido a que el sistema penitenciario era una invención del mundo y no se basaba en ninguna Ley bíblica, era inevitable que prácticamente todos los prisioneros estuvieran siendo maltratados. La Ley de Dios hacía trabajar a los transgresores de la Ley, si no podían pagar la restitución. Si el delito fue tal que la restitución no era posible, o si el infractor se negaba a pagar una indemnización, era puesto a muerte. Pero nadie debía ser confinado detrás de las rejas de acuerdo con la justicia bíblica. Así que a los ojos de Dios, todos los presos, por definición, son "maltratados", es decir, tratados injustamente.

El versículo 3 nos recuerda que, en cierto sentido todos estamos prisioneros "en el cuerpo", porque el yo real está confinado en "el cuerpo de muerte", es decir, un cuerpo mortal de pecado. Por lo tanto, todos podemos solidarizamos con los que están en prisión, ya que esta condición es común a todos los hombres.

4 Que el matrimonio se celebre en honor entre todos, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.

El derecho romano prohibió la poligamia y el adulterio, a pesar de que permitió la libertad a los hombres a cometer fornicación con tantas mujeres como quisieran. Los cristianos se mantienen a un nivel superior por la Ley divina. Esa Ley no fue abolida por la cruz, y por esta razón "Dios juzgará" tales pecados. Obviamente, si la Ley hubiera sido abolida, no habría ningún juicio por el pecado, porque, como dice Pablo en Rom. 4:15, "donde no hay ley, tampoco hay violación".

5 Permitan que su carácter sea libre del amor al dinero [aphilarguros, "avaricia"], contentándose con lo que tienen; porque Él mismo ha dicho: "Nunca te abandonaré, ni jamás desampararé". 6 De manera que podemos decir confiadamente: "El Señor es mi ayudador, no temeré; ¿qué podrá hacerme el hombre?"

Aquí vemos otra forma de la palabra griega fileo. Es la palabra griega aphilarguros, que viene de fileo, "amor", y argurion" dinero". Pablo usa esta palabra en 1 Timoteo 3: 3, y estos son los únicos usos de este término en el Nuevo Testamento.

El amor al dinero de la mayoría de la gente tiene sus raíces en el temor de que Dios no está con ellos o que Él los ha abandonado. No tienen la seguridad de conocer Su presencia, por lo que ponen su confianza en el dinero, pero encuentran que no importa lo mucho que tengan, nunca es suficiente para aliviar su miedo.

Por lo tanto, se nos recuerda que Dios ha prometido que nunca nos dejará. La cita en el versículo 5 no es de ningún pasaje de la Biblia específica, pero el autor puede muy bien haber tenido en cuenta la historia que se encuentra en Éxodo 17. En esta historia, los israelitas se quedaron sin agua y casi apedrearon a Moisés por conducirlos a un desierto aparentemente sin Dios. Entonces Dios les dio agua de la roca. Ex. 17: 7 dice,

7 Y él llamó el lugar Masá ["tentación"] y Meriba ["conflictos, luchas"] debido a la disputa de los hijos de Israel, y porque tentaron al Señor, diciendo: "¿Está el Señor entre nosotros o no?"

Dios a menudo se oculta con el fin de poner a prueba nuestra fe y ver si realmente creemos Su palabra. Este tipo de pruebas es para mostrarnos la condición de nuestros corazones, porque Dios ya lo conoce. El problema es que a menudo pensamos que tenemos fe cuando en realidad no la tenemos. La fe es probada y revelada a través de las dificultades, porque cuando todo va bien, no hay necesidad de ejercitar la fe.

Entre las últimas palabras de Jesús a Sus discípulos, cuando los envió como apóstoles por el mundo, fue la promesa de que nunca los dejaría. Mateo 28:19,20 dice,

19 Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Sí, de hecho Jesús ha prometido que nunca nos dejará ni nos abandonará. Por esta razón, cuando nuestra fe es probada, podemos decir con confianza: "El Señor es mi ayudador, no temeré". Esta es una cita de la versión de los Setenta del Salmo 118: 6 (En realidad, es el Salmo 119: 6 en la Septuaginta, debido a que los salmos están numerados de manera diferente).

En vista de la gran comisión, esto es una promesa maravillosa, porque los apóstoles fueron enviados a un mundo a menudo hostil. De hecho, este verso podría ser visto como otro de los nombres de Dios, Yahweh Boethos, "El Señor nuestro ayudador".

Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; y considerando cual haya sido el resultado de su conducta [o teniendo en cuenta los resultados de su manera de vivir], imitad su fe.

En aquellos días, ser líder de la Iglesia era una cuestión de ser ejemplo a seguir por otros, a causa de su fe en Dios y en su estilo de vida. Hoy en día, sin embargo, uno debe tener más cuidado en seguir este consejo, viendo que tantos líderes se esfuerzan tanto por ser ricos y prósperos, en lugar de tener una vida virtuosa.

8 Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Jesucristo es inmutable en Su esencia, Su vida y Su justicia. A pesar de ello, ha dado la Escritura de una manera progresiva, no revelando todo Su carácter a la vez. Por ejemplo, se reveló como El Shaddai a Abraham, Isaac y Jacob, pero más tarde se reveló como Yahweh a Moisés (Éxodo 6: 2,3). Fue el mismo Dios, pero la percepción de Él de los hombres era progresiva y acumulativa. Por último, El vino en la carne y se reveló en la persona de Jesucristo. Se siguen poniendo de manifiesto diferentes aspectos de Sí mismo progresivamente hasta el día en que le veremos plenamente como Él es. Cuando seamos como Él, también seremos capaces de comprenderle (1 Juan 3: 2).

No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afianzar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas.

En esta revelación progresiva de Jesucristo, nos permite no dejarnos llevar por enseñanzas extrañas, es decir, por una comprensión no bíblica de Su persona y carácter. Es lamentable, sin embargo, que a medida que la Iglesia se hizo más y más carnal en su visión de Dios, la verdad misma se convirtió en "extraña". Por lo tanto, debemos mirar a las Escrituras para ver la verdad, y no juzgar la verdad por su divergencia de la enseñanza estándar o "corriente principal" del pensamiento cristiano. Recordemos que la Iglesia en el desierto encontró la fe de Moisés como extraña, y no estaba de acuerdo con él más a menudo que si. La Iglesia bajo Pentecostés no es tan diferente.

El corazón físico, al igual que todos los demás órganos, es, sin duda reforzado por el tipo de alimentos que comemos, junto con el ejercicio. Sin embargo, el "corazón" al que se hace referencia aquí es el hombre interior con su voluntad, emoción y deseos. Los alimentos físicos sirven para el cuerpo, pero el "corazón" es "fortalecido por la gracia".

En otras palabras, el verdadero "alimento" para el corazón es la sólida enseñanza bíblica. Si no alimentamos el corazón con "diversas y extrañas enseñanzas", sino más bien con una buena enseñanza bíblica, entonces el corazón se fortalece. Esta es otra referencia a la idea hebrea de que observar las leyes de la alimentación de una manera física tenía algo que ver con el propio carácter justo. Las leyes de la alimentación eran las leyes de salud de Israel que tenían un valor físico, no valor espiritual en cuanto se refiere al carácter de uno.

10 Tenemos un altar, del cual los que sirven al tabernáculo no tienen derecho a comer.

En otras palabras, los levitas que sirven en el templo de Jerusalén, que cada día comían del sacrificio (Lev. 6: 16-29, 7: 6, etc.), "no tienen derecho a comer" del Sacrificio de Cristo en el verdadero templo de Dios. Esta es quizás una de las declaraciones más fuertes contra el judaísmo en el libro de Hebreos. Después de mostrar las cosas "mejores" de la Nueva Alianza, el nuevo templo, el nuevo sacerdocio, y el nuevo sacrificio, la conclusión del asunto es que aquellos que continúan en la forma religiosa antigua no tienen derecho a participar de Cristo. Jesús mismo explicó este principio en Juan 6: 53-58,

53 Entonces Jesús les dijo: "En verdad, en verdad os digo, que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene la vida eterna, y yo le resucitaré en el último día. 55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. 56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. 57 Como el Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me come, él también vivirá por mí. 58 Este es el pan que ha bajado del cielo; no como vuestros padres comieron, y murieron, el que come de este pan, vivirá para siempre".

Jesucristo es el verdadero sacrificio que ha de ser comido. Él es también el maná que descendió del Cielo, mediante la cual la Iglesia en el desierto se alimentó durante cuarenta años. Sólo los que comen de Su carne en vez de la carne de animales en el templo tienen vida en ellos.

En el siglo venidero, esta verdad no va a cambiar, ya que "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos" (Heb. 13: 8). Esta verdad no va a cambiar para acomodar el judaísmo en la era venidera. El judaísmo y todas las demás religiones tendrán que cambiar sus puntos de vista para ajustarse a la verdad de Jesucristo. La idea dispensacionalista de que los sacrificios de animales serán reintegrados en un templo físico en Jerusalén es una de esas "diversas y extrañas enseñanzas" del versículo 9.

11 Porque los cuerpos de aquellos animales, cuya sangre es llevada al lugar santo por el sumo sacerdote como ofrenda por el pecado, son quemados fuera del campamento.

Esta es una referencia a Éxodo 29:14, que dice:

14 Pero la carne del novillo y su piel y su estiércol, lo quemaréis en el fuego fuera del campamento; se trata de una ofrenda por el pecado.

Debido a que Jesús es el anti-tipo de todos los sacrificios de animales en la Ley, es por lo que tuvo que ser crucificado "fuera del campamento". Esto se definía en aquellos días en el sentido de 2.000 codos fuera de los muros de la ciudad, es decir, "camino un día de sábado". Cuando la vaca roja era quemada "fuera del campamento" (Num. 19: 3), sus cenizas debían ser guardadas en un lugar limpio también "fuera del campamento" (Num. 19: 9).

Estas cenizas debían ser mezcladas con agua y rociadas sobre los impuros para purificarlos, cuando entraban en Jerusalén desde el este. Los registros históricos muestran que estas cenizas se guardaban en la cima del Monte de los Olivos, que estaba a 2.000 codos fuera de la puerta del este de Jerusalén. Era el lugar donde David también hizo el sacrificio (2 Sam. 15:30). Este fue también el lugar donde Jesús cargó con Su cruz y fue crucificado con el fin de cumplir con todas las cosas.

12 Por lo tanto, también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. 13 Por lo tanto, salgamos a Él fuera del campamento, llevando su vituperio.

Así como el mismo Jesucristo sufrió "fuera de la puerta" y "fuera del campamento", así nosotros -Su cuerpo- somos exhortados a salir con Él, "llevando su vituperio". Tenga en cuenta que estas palabras están escritas principalmente a los cristianos hebreos que parecían no poder o no querer dejar el viejo orden de culto en el templo. Muchos temían el reproche que caería sobre ellos si salieran. Ciertamente, serían considerados pecadores y sin Dios. Pero ese es precisamente el punto del libro de Hebreos. Así como el mismo Jesucristo fue crucificado como un blasfemo y considerado ser un pecador y sin Dios, así también el cuerpo de Cristo debía identificarse con Él, "llevando su vituperio". No hay ninguna advertencia a convertirse en un cristiano sionista aquíNo hay ninguna advertencia a los cristianos de convertirse al judaísmo, como muchos hoy en día en las últimas décadas están haciendo. No hay ninguna advertencia de honrar a la antigua Jerusalén y su pacto, como queriendo decir que Agar puede dar a luz a Isaac.

Así como la gloria de Dios se vio salir del templo e irse a la parte superior del Monte de los Olivos en Ezequiel 10 y 11, así también Jesús tomó el mismo camino que llevó Su cruz. Del mismo modo, Su cuerpo está llamado a tomar Su vituperio y salir "fuera del campamento" de Jerusalén a un Nuevo Pacto, una Nueva Jerusalén, un nuevo templo, y un nuevo sacerdocio.

Sionismo Cristiano es la antítesis del libro de Hebreos. El autor dice que estas personas no tienen derecho a participar del altar en la Nueva Jerusalén.

14 Por aquí no tenemos una ciudad permanente, sino que buscamos la que está por venir.

Jerusalén no era una "ciudad permanente", aunque era "eterna" a los ojos de los judíos. Tampoco es Roma la "ciudad eterna", como tanto el imperio pagano como la Iglesia romana creen. Los verdaderos creyentes cristianos, que creen lo que el libro de Hebreos enseña, no tienen "una ciudad duradera" en la Tierra que sea el centro del culto. La Nueva Jerusalén no es la misma que la antigua Jerusalén, ni lo es Roma o Salt Lake City o cualquier otro lugar en la Tierra.

Buscamos una ciudad que ha de venir, así también como Abraham buscó la Jerusalén celestial cuyo constructor es Dios (He. 11:10). Si alguien busca una ciudad diferente, como la vieja Jerusalén, confiesa que su madre es Agar y que él es un ismaelita espiritual.

15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16 Y no os olvidéis de hacer el bien y de la ayuda mutua; porque de tales sacrificios se agrada Dios.

El verdadero sacrificio, agradable a Dios, no es una cuestión de sacrificar animales. El requisito de Dios se muestra incluso en el Antiguo Testamento. Salmo 51:17 dice,

17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y contrito, oh Dios, no lo desprecias.

Los sacrificios de sangre de los animales estaban destinados sólo para profetizar sobre el verdadero sacrificio. El hecho de que Dios nunca le gustó el sacrificio de animales se ve claramente en Oseas 6: 6,

6 … me deleito en la lealtad [jesed, "misericordia, o bondad"] en lugar de sacrificio, y en el conocimiento de Dios más que en los holocaustos.

De hecho, los "holocaustos" estaban destinados a darnos, a través de tipos y sombras, un mejor conocimiento de Dios y de Su gran plan de redención y salvación. La misericordia y el conocimiento de Dios eran la intención de Dios, el espíritu de la Ley del Sacrificio. El autor de Hebreos se refiere también a Oseas 14: 2 cuando habla de "el fruto de los labios" en relación a los sacrificios verdaderos:

2 Llevad con vosotros palabras de súplica, y volver al Señor, y le decidle: "Quita toda iniquidad, y acepta lo que es bueno, y te ofreceremos en vez de terneros la ofrenda de nuestros labios.

Este es el sacrificio de alabanza que agrada a Dios. Sin esto, los sacrificios de animales y libaciones eran "una abominación" a Dios (Isaías 1:13).

17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque eso no sería provechoso para vosotros.

A menudo la Biblia nos exhorta a someternos a los líderes, tanto civiles como espirituales. Hay límites para el sometimiento de uno, por supuesto. Tres amigos de Daniel enviadas al rey Nabucodonosor, se sometieron hasta que se les ordenó adorar a un ídolo de oro (Dan. 3:18). A pesar de ello, no hizo uso de la situación como una excusa para fomentar una revolución violenta o para trazar la muerte del rey. Ellos actuaron con justicia en equilibrio entre la "desobediencia civil" y "sumisión a la autoridad".

Así es también con los líderes espirituales. Si uno no puede someterse a un líder sin violar la Ley de Dios, entonces uno debe desistir por completo. Los miembros de la iglesia obligan a una persona de diversas maneras, dependiendo de la denominación. Algunas denominaciones permiten una mayor libertad de pensamiento que otras. Cada persona debe tomar su propia decisión al respecto.

18 Orad por nosotros, pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo. 19 Y os ruego tanto más de hacer esto, que yo os sea restituido más pronto.

Estas palabras de cierre en el libro de Hebreos nos dan evidencia de que Pablo fue el autor del libro. Los versículos 18 y 19 implican que el autor estaba en la cárcel y estaba siendo impedido de visitar a la gente a la que estaba escribiendo. El versículo 24 nos dice que la carta fue escrita desde Italia. El versículo 23 nos dice que Timoteo había sido detenido con él, pero había sido puesto en libertad. Fue, sin duda, que él entregó esta carta de Italia a las iglesias en las que Pablo había ministrado.

Todas estas cosas indican que Pablo fue el autor del libro. Pablo estuvo en Italia dos veces. La primera vez fue cuando pasó dos años allí (61-63 dC) antes de aparecer ante Nerón la primera vez. Entonces, fue absuelto e hizo su viaje misionero final a España, Gran Bretaña y la Galia antes de regresar a las iglesias de Asia a las que se dirigió en este libro, es decir, los creyentes hebreos de esas iglesias. Posteriormente, fue detenido de nuevo entre el 64-67 dC. Fue juzgado y condenado y decapitado como ciudadano romano, mientras que Pedro fue crucificado cabeza abajo como un no-romano. (Véase el capítulo 22 de Lecciones de Historia de la Iglesia, Libro 1, el período apostólico- http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/01/libro-lecciones-de-historia-de-la.html).

20 Y el Dios de paz, que resucitó de entre los muertos al gran Pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, a Jesús nuestro Señor, 21 os haga aptos en toda obra buena para hacer su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él; , por medio de Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Esta es la bendición del libro de Hebreos antes de dar las últimas instrucciones:
22 Pero a vosotros hermanos ruego, que soportéis esta palabra de exhortación, pues os he escrito brevemente. 23 Tomad nota de que nuestro hermano Timoteo ha sido puesto en libertad, con el cual, si viene pronto, iré a veros. 24 Saludad a todos vuestros dirigentes y a todos los santos. Los de Italia os saludan. 25 La gracia sea con todos vosotros.


Conclusión


El libro de Hebreos es un libro acerca de las cosas mejores que Jesucristo trajo al mundo. La palabra "mejor" implica que el judaísmo es inferior al cristianismo, y el atractivo era para las personas hebreas ajustaran su perspectiva de Dios en consecuencia.

Por lo tanto, el libro presenta a Jesucristo como el cumplimiento de todos los tipos carnales del sistema aarónico instituido por Moisés. Nunca tampoco insinúa que las personas hebreas deben permanecer en el judaísmo, o que los cristianos hebreos deberían inspirarse por el culto del templo en Jerusalén, su sacerdocio, o sus sacrificios.

Para ser un verdadero hebreo había que ser un inmigrante, como la palabra “hebreo” implica. Pablo usa el verdadero significado de la palabra hebreo para inspirarlos a emigrar del judaísmo al cristianismo. Se habrían sacudido la cabeza con incredulidad al escuchar algunas de las declaraciones escandalosas de los ministros cristianos de hoy, con las que tratan de apaciguar las sensibilidades judías afirmando que los judíos se salvan aparte de Cristo, con tal que cumplan la Ley como buenos judíos. Todo el libro de Hebreos fue escrito para refutar tal herejía.

El libro también se inspiró en la profecía de Jesús de que la ciudad de Jerusalén sería destruida debido a su rechazo del Mesías. Cuando Jesús citó Jeremías 7:11, diciendo del templo en Mat. 21:13, "vosotros la habéis hecho cueva de ladrones", presento el mismo veredicto de Dios sobre ese lugar que había precedido a la destrucción de Jerusalén en los días de Jeremías.

Pablo sabía lo importante que era para la Iglesia primitiva obtener su independencia del templo de Jerusalén. También sabía lo importante que era para la Iglesia que se construyera en el gran principio de la igualdad, abandonando la idea judía común de que los no-judíos eran seres inferiores y menos calificados para acercarse a Dios. La pared intermedia de separación (Ef. 2,14) había dividido a la humanidad el tiempo suficiente, y fue suprimida por medio de Cristo, a fin de crear "un nuevo hombre".

El evangelio de Pablo fue bien recibido por los griegos, pero muy disputado por los judíos, que no querían renunciar a su lugar privilegiado en Dios. Los judíos hoy todavía odian a Pablo por la destrucción de esta pared intermedia de separación, porque la doctrina de la igualdad destruyó toda la base de sus aspiraciones carnales de gobernar el mundo con todos los demás siendo sus esclavos.

Pablo no destruyó la Ley, pero mostró cómo la Ley había profetizado estas cosas. Él interpretó la Ley de acuerdo con la mente de Cristo, quien fue Su autor. Sin embargo, al hacer esto, él mostró que ciertas disposiciones de la Ley habían sido alteradas para adaptarse a la nueva realidad de la era de Pentecostés y la Nueva Alianza.


El libro de Hebreos fue uno de los libros más importantes del siglo I, cuando la Iglesia estaba en su etapa de formación. El libro de nuevo se ha convertido en uno de los libros más importantes de la actualidad, debido al reciente cambio en la teología cristiana que trata de restablecer la desigualdad inherente entre judío y no-judío. La idea dispensacionalista que Dios va a reinstaurar la vieja Jerusalén, un sacerdocio levítico, y los sacrificios de animales, incluso con la venida del reino antiguo, también hace este libro de suma importancia. Así que estudiémoslo con cuidado, no sea que dejemos las cosas mejores y restablezcamos lo que es peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario