TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 16 – Parte 3: EL ÁNGEL DE LA MANIFESTACIÓN DE LOS HIJOS (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


24 de junio de 2016




4 El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y las fuentes de las aguas; y se convirtieron en sangre. 5 Y oí al ángel de las aguas decir: "Justo eres tú, que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas; 6 porque ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre. Se lo merecen". 7 Y oí al altar diciendo: "Sí, Señor Dios, el Todopoderoso, verdaderos y justos son tus juicios".

El tercer ángel se llama la Manifestación de los Hijos, también conocido como "el ángel de las aguas". La tercera copa se relaciona con la segunda. La principal diferencia es que la segunda copa se derramó sobre el mar, mientras que la tercero fue derramada sobre los ríos y manantiales. El resultado es el mismo, ya que en ambos casos el agua se convirtió en sangre. Esto, por supuesto, nos recuerda la primera plaga sobre Egipto, donde el río Nilo y toda agua en la tierra se convirtieron en sangre.

Mientras que el Ángel de limpieza trajo "la voz de Dios" para pronunciar juicio sobre la "Santa Sede", el Ángel de la Manifestación de los Hijos ahora justifica la presente sentencia. "Se lo merecen", es el veredicto divino, y el propio altar, en el que las copas de vino se vierten, habla dando su propio testimonio de la verdad, que los juicios de Dios son "verdaderos y justos".

Esto se debe a que la Iglesia, al igual que el rey Saúl, fue descalificada para gobernar más allá de cierto punto en que Dios levantó a los vencedores, como Dios levantó a David para reemplazar al reino rebelde y opresivo de Saúl. Por esto el tercer ángel trae la palabra de esta sustitución, y esto se ve confirmado por el Salmo 50: 16-23, que los sacerdotes cantaban cuando la tercera copa se derramaba en el altar.

16 Pero al impío Dios le dice: "¿Con qué derecho hablas tú de mis estatutos, y tomas mi pacto en tu boca? 17 Porque a ti no te gusta la corrección, y echas a tu espalda mis palabras.

Cuando "los malvados" tratan de enseñar a las leyes de Dios y reclamar Su pacto, actúan hipócritamente. Dios dice que los que "odian la disciplina", aquellos cuyos corazones no reciben la corrección, no tienen derecho a ocupar cargos de gobierno o el sacerdocio.

Aquí debo mencionar que en realidad hay dos tipos principales proféticos de la Iglesia en el Antiguo Testamento: el rey Saúl y el sumo sacerdote Elí. El primero habla de la reivindicación política del papa, mientras que el segundo habla de la reivindicación del Papa como sumo sacerdote ("Pontifex Maximus"). Tanto Saúl como Elí fueron sustituidos al final a causa de su pecado y su negativa a arrepentirse. Saúl fue sustituido por David, y la línea de Elí fue sustituida por Sadoc y su linaje. Así también, la iglesia romana ha sido sustituida por los vencedores, que son del orden de Melquisedec.

La tercera copa de vino, derramada por el tercer ángel, habla de esta sustitución. El Salmo 50 es compatible con esto dando la acusación en contra de los que han gobernado en forma corrupta e hipócrita. El Salmo 50:18 continúa,

18 Cuando ves a un ladrón, te vas enseguida con él, y con los adúlteros alternas.

Una de las razones de por qué la Iglesia se ha dañado se debe a que las promociones se basan en gran medida de la capacidad de recaudar dinero para la Iglesia. El amor al dinero impregna la Iglesia, que santifica sus motivos ocultos por el principio de que el fin justifica los medios. Así que la Iglesia desarrolló la práctica de vender "indulgencias", por las cuales vendía librar tiempo de Purgatorio. Si la Iglesia verdaderamente tenía tal poder para sacar a la gente del Purgatorio, uno podría pensar que iban a querer a sus feligreses lo suficiente como para extender tal salvación libremente.

De hecho, hubo un papa que fue verdaderamente justo en este sentido. Celestino V fue un nombre ermitaño, Pedro Morone, y cuando los cardenales en 1294 no pudieron ponerse de acuerdo sobre la elección de un Papa, se decidió por un capricho arrastrar a Pedro de su cueva y hacerlo Papa. Su primer acto fue perdonar todo y declarar un Jubileo de forma gratuita. Además, comenzó a dar grandes sumas de dinero a los pobres. Los cardenales se alarmaron, porque él estaba arruinando la Iglesia. Así que su secretario de Estado, Benedicto Gaetani, lo convenció para renunciar y posteriormente fue elegido como el Papa Bonifacio VIII. Pedro Morone regresó felizmente a su cueva familiar, pero pronto Bonifacio lo detuvo y lo echó en la cárcel, donde murió al poco tiempo, ya sea por veneno o por inanición.

El tiempo era 1.260 años desde el día de Pentecostés (33 a 1293 dC). Al final de 3½ "tiempos" Dios dio a la iglesia romana la oportunidad de arrepentirse y un segundo "Pedro" dio a la iglesia una oportunidad para un nuevo comienzo. Pero la iglesia no pudo cambiar sus formas, ya que había rechazado la disciplina divina y había dejado de lado la Palabra de Dios. Ellos preferían robar el dinero de la gente y estafarlos con su práctica de vender indulgencias.

El Salmo 50: 19-21 continúa,

19 Das suelta a tu boca para el mal, Y tu lengua trama engaños. 20 Tomas asiento, y hablas contra tu hermano; Contra el hijo de tu madre dices infamias. 21 Estas cosas hacías, y yo he callado; ¿Pensabas que de cierto sería yo como tú? Pero te redargüiré, y las pondré delante de tus ojos.

Después de un largo tiempo de silencio divino, su corrección se produjo en 2001, en el año después de que se derramase la segunda copa de vino. Este fue un acto de juicio ante la Corte Divina, cuando "el caso" fue declarado, o presentado a Dios para el juicio. Los resultados se observaron al año siguiente.

El resto del Salmo 50 da la conclusión del asunto:

22 Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, No sea que os despedace, y no haya quien os libre. 23 El que ofrece sacrificios de alabanza me glorifica;
Y al que ordene su camino, Le mostraré la salvación de Dios.



Esto habla de los justos, los vencedores, a quienes Dios ha levantado para reemplazar a aquellos "que se olvidan de Dios". Aquellos que tienen un corazón obediente, aquellos que aceptan la disciplina cuando van por mal camino, son los que van a ver "la salvación de Dios". La palabra traducida como "salvación" es la palabra hebrea Yasha, que es una forma de Yeshua (Jesús). Aunque el salmista no dio detalles acerca de esto, el hecho de que se leyera en Tishri 16, el segundo día de los Tabernáculos en el momento de la libación, nos dice que se cumple por el Ángel de la Manifestación de los Hijos. En otras palabras, se trata de una promesa de que los vencedores se Manifestarán como los Hijos de Dios, al final de la edad en que los muertos son resucitados en la Primera Resurrección y los vencedores vivientes son transformados a Su imagen.

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario