TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 15 – Parte 2: EL TEMPLO ABIERTO Y GLORIFICADO (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones



21 de junio de 2016



5 Después de estas cosas miré, y se abrió el templo del tabernáculo del testimonio en el cielo,6 y los siete ángeles que tenían las siete plagas salieron del templo, vestidos de lino, limpio y brillante, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro.

Después de ver a los vencedores de pie sobre el mar de vidrio (es decir, la fuente), Juan ve entonces el templo celestial "abierto" por una mano invisible, y los ángeles de las siete iglesias se adelantan a derramar sus copas de vino. Como las iglesias son descritas en Apocalipsis 1:20 como las "estrellas" o lámparas en el candelabro en el templo, se deduce que sus ángeles estarían en el templo hasta que fuesen llamados a desempeñar su responsabilidad profética.

La escena de las siete copas nos da el significado, desde el lado profético, de la Fiesta de los Tabernáculos, en particular de las siete libaciones que se ofrecían durante esa semana. En la fiesta de los Tabernáculos, los sacerdotes establecían cuatro grandes candelabros en el atrio exterior, cada uno de 50 codos de altura, con lo que la luz salía del templo hacia la gente, e incluso hacia toda la ciudad. Así también Juan nos dice que el templo se abrió, y los siete ángeles ("estrellas" en los candeleros en Apocalipsis 1:20) salieron del templo celestial a la Tierra (es decir, el "atrio").


Agua y Luz
La fiesta de los Tabernáculos era en primer lugar un festival de la cosecha al final de la temporada de crecimiento. Era un tiempo de regocijo cuando el pueblo daba gracias a Dios por la lluvia necesaria para producir una cosecha. La lluvia también significaba la efusión del Espíritu Santo, como los profetas habían predicho. Por esta razón, enviaban a un sacerdote a diario con una jarra de plata para tomar agua de la piscina de Siloé, que derramaban en libación en el altar, junto con el vino.

En segundo lugar, por la noche se establecían cuatro grandes candelabros en el patio de las mujeres, cada uno con cuatro lámparas, para un total de dieciséis lámparas. Cuatro es el número bíblico de la creación terrenal, y dieciséis es el número de amor. Por lo tanto, esto proféticamente significaba el amor de Dios enviando luz a toda la creación. La luz del candelabro, que se había escondido en el templo, era llevada a todo el mundo.

Por supuesto, Apocalipsis 16 también se correlaciona con la 16ª letra hebrea, ain, que significa "ojo" y significa ver, buscar, o manifestar. Esta letra tiene un valor numérico de 70, lo que significa "restauración de todas las naciones". Por lo tanto, la caída de Babilonia, mientras parece negativa desde la perspectiva de los hombres malos, se hace para restaurar las naciones hacia el corazón del amor de Dios en el momento de la Manifestación de los Hijos de Dios.


Los Efods
Hasta ahora, no se nos ha dado ninguna descripción de estos siete ángeles, aparte de que fueran identificados con las siete estrellas. Pero aquí ahora los vemos "vestidos de lino, limpio y brillante" y que tiene "cintos (fajas) de oro". Una nota al pie en el Diaglotón Enfático dice que un manuscrito dice Lithon ("piedra") en lugar de linon ("lino").

Dado que los textos difieren, es útil ver que el Panin Numérico Inglés del Nuevo Testamento dice que los ángeles estaban "vestidos con preciosas piedras puras, brillantes, y ceñidos por los pechos con bandas de oro". El Panin estudió los valores numéricos de cada palabra, frase, párrafo, y los libros del Nuevo Testamento con el fin de discernir qué lecturas fueron "inspiradas", según el sistema de numeración interna. Respecto al uso de la palabra "piedra" aquí, se dice que esta palabra conserva los valores inspirados incorporadas en el texto.

Por lo tanto, hemos de entender que estos ángeles fueron descritos como estando adornados con piedras preciosas puras, brillantes, con prendas de "lino" solamente implícitas. En otras palabras, estos ángeles cada uno llevaba un efod, al igual que los sacerdotes usaban en la antigüedad (Éxodo 28: 15-21). El efod contenía cuatro hileras de piedras preciosas con tres piedras en cada fila que significan las doce tribus de Israel.

Exodus 28:15 llama a este efod "un pectoral del juicio", que significa que el que lo lleva es llamado como un juez para administrar justicia a las doce tribus. El sumo sacerdote, por supuesto, debe de hacer el juicio de Dios, en lugar de sus propias opiniones. Aunque muchos sumos sacerdotes en la historia de Israel no pudieron administrar justicia correctamente, los siete ángeles administran justicia perfecta.

Ellos son descritos usando efods primero para establecer su autoridad espiritual y en segundo lugar para informarnos que su justicia es "pura" y de acuerdo con la voluntad y la mente de Dios.


Las siete copas

7 Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive por los siglos de los siglos.

No se nos dice cuál de los cuatro seres vivientes suministra las copas de oro, pero sí sabemos que los cuatro animales (león, hombre, toro, águila) representan las cuatro tribus principales de Israel alrededor del Trono (Tabernáculo) en particular, y toda la creación en general. Por lo tanto, por su participación en este proceso judicial, los cuatro seres vivientes aprueban de la presente sentencia divina, porque ellos están de acuerdo con el Cordero que está en el Trono (Apocalipsis 5: 8,14). Esto se correlaciona con el hecho de que el 15º capítulo de Revelación se manifiesta la 15ª letra del alfabeto hebreo, la samech, "apoyo, o de apoyo", o en este caso, un testigo doble.

La imagen que surge, entonces, es de los siete ángeles que caminan adelante después de que el decreto divino se ha pronunciado. Los cuatro animales responden con su habitual "Amén", y equipan a los siete ángeles con cada juicio particular que han de decretar en la Tierra. Cada ministerio es compatible con los otros en perfecta armonía, lo que garantiza que se cumplirá la Palabra de Dios.

Las siete copas son las de la Fiesta de los Tabernáculos, donde siete copas de vino se derramaban como libación, junto con siete jarras de agua, en los dos tubos a cada lado del altar de bronce. Juan menciona sólo "siete copas de oro, llenas de la ira de Dios", no distingue entre el agua y el vino. Tal vez esto se debe a que la ofrenda de agua no fue mandado por Moisés específicamente en sus instrucciones en Números 29. Tal vez se entienda en el término plural, "libaciones" (Números 29:21,24,27, etc.). O esto puede haber sido una revelación más tardía que fue añadida cuando los profetas hablaron de la efusión del Espíritu (Isaías 32:15; Joel 2:28; Ezequiel 36: 25-28).

Sea lo que fuera que sucediese, la combinación de agua y vino sirvió para demostrar que el próximo juicio sobre las naciones debía ser acompañado por el derramamiento del Espíritu Santo. La combinación de estos dos factores es necesaria para cumplir con el Plan Divino para establecer el Reino de Dios sobre la Tierra.


El circuito alrededor del Altar
En cada día de la fiesta de los Tabernáculos, los sacerdotes marchaban en procesión alrededor del altar del sacrificio, cantando (del Salmo 118: 25), Oh Yahweh, sálvanos ahora, te ruego!; ¡Te ruego, oh Yahweh, que nos hagas prosperar ahora!". Pero en el séptimo día de los Tabernáculos, marchaban alrededor del altar siete veces. Estos circuitos se realizaban para recordar cómo Jericó había caído cuando Israel entró por primera vez en la Tierra de Canaán. Josué 6: 3,4 da las instrucciones, diciendo:

3 Y marcharéis alrededor de la ciudad, todos los hombres de guerra, rodeando la ciudad una vez. Vosotros deberéis hacerlo durante seis días. 4 ... y al séptimo día marcharéis alrededor de la ciudad siete veces …

La caída de Babilonia fue prefigurada en la caída de Jericó, por lo que Apocalipsis 16 debe leerse a la luz del relato de JosuéAmbos deben entenderse a la luz de la práctica común del templo en tiempos de Jesús, con la que Juan estaba tan familiarizado. Como veremos, la caída de Babilonia llega al final de la séptima copa derramada en Revelación 16:17,18,19. De hecho, el metafórico "terremoto" que destruye Babilonia sugiere que un sismo físico real puede haber sacudió Jericó, colapsando sus muros.

Los siete salmos proféticos
Mientras que los sacerdotes estaban derramando las siete libaciones (agua y vino) en la fiesta de los Tabernáculos, cantaban salmos proféticos. Cada día cantaban un salmo diferente. Estos nos son dados por Alfred Edersheim en su libro, El Templo, hacia el final del capítulo 14.

Día 1. Salmo 105
Día 2. Salmo 29
Día 3. Salmo 50:16
Día 4. Salmo 94:16
Día 5. Salmo 94: 8-15
Día 6. Salmo 81: 6
Día 7. Salmo 82: 5

Estos salmos son la base de la revelación de los eventos en cada una de las siete copas que se derraman sobre Babilonia en Apocalipsis 16 de Juan.


El templo llena de Su gloria

8 Y el templo se llenó de humo por la gloria de Dios y por su poder; y nadie podía entrar en el templo hasta que se cumplieron las siete plagas de los siete ángeles.

Cuando la gloria de Dios llenó el templo de Salomón, ocurrió un evento similar. 2 Crónicas 5: 11-14 dice:

11 Y cuando los sacerdotes salieron del lugar santo ... 12 y todos los levitas cantores ... y con ellos ciento veinte sacerdotes que tocaban trompetas 13 al cuando hacían resonar las trompetas, y cantaban al unísono para hacerse oír con una sola voz para alabar y para glorificar al Señor ... y alabando al Señor decían: "Él es en verdad bueno para siempre es su misericordia", entonces, la casa, la casa del Señor, se llenó de una nube, 14 de manera que los sacerdotes no podían estar allí para ministrar a causa de la nube, porque la gloria deYahweh había llenado la casa de Dios.

En la glorificación del templo con 120 sacerdotes que participaron en armonía con los cantantes. Años más tarde, en el día de Pentecostés en Hechos 2, el Espíritu llenó una reunión de 120 discípulos (Hechos 1:15), que formaron el comienzo de un nuevo templo hecho de piedras vivas. Ellos también tuvieron un tiempo en que les fue difícil estar levantados sobre sus pies, y algunos pensaron que estaban ebrios (Hechos 2:13,14,15).

El templo de Salomón, por supuesto, fue destruido por los babilonios por cuenta de los pecados de Judá y los sacerdotes de Jerusalén. La gloria se había marchado justo antes de esta destrucción (Ezequiel 11:23), yéndose hacia el Monte de los Olivos. Cuando los hijos de Judá regresaron de Babilonia y construyeron el segundo templo, la gloria no llenó ese lugar, pues lo había abandonado "como Silo", donde el nombre Icabod fue escrito.

Jesús se llevó esa gloria al Cielo cuando ascendió desde el Monte de los Olivos (Hechos 1:10,11,12). Diez días más tarde, la gloria volvió y llenó Su nuevo templo pentecostal. Pero Pentecostés, siendo una fiesta con levadura, no podía soportarla, así que se vió al Espíritu Santo irse y venir muchas veces en los diversos "avivamientos del Espíritu Santo" durante la era de Pentecostés.


No es hasta Apocalipsis 15: 8 que el templo de Dios se llena de nuevo. Esto viene en el contexto de la Fiesta de los Tabernáculos y la Manifestación de los Hijos de Dios, que son los vencedores. Leemos que "nadie fue capaz de entrar en el templo hasta que se cumplieron las siete plagas de los siete ángeles". ¿Qué significa entrar en el templo? ¿Por qué los sacerdotes no podían desempeñar sus funciones, mientras que el humo permanecía en el templo? ¿Cómo profetiza esta situación de la actualidad? Estas son preguntas que las Escrituras no abordan directamente, pero si relacionamos las siete "plagas" (copas) con los siete días de los Tabernáculos, parece que incluso con el templo "abierto" en el inicio de Tabernáculos, los vencedores tendrán que esperar hasta el octavo día de la fiesta para presentase a Dios en el templo en el Cielo.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario